Hay algunos versículos difíciles en la Biblia, pero así como dicen que buscar una perla es rentable, también lo son algunos principios que también están ocultos, de los que con demasiada frecuencia nunca se habla.

Mientras buscaba esta mañana este versículo en 2 Samuel (abajo), me sorprendió que me tomara tanto tiempo. Honestamente, me tomó una eternidad encontrarlo, pero sabía que necesitaba leerlo una y otra vez, y también estudiarlo en varias versiones para obtener un significado más profundo.

La razón por la que fue tan importante encontrar y estudiar este versículo es que en él hay una joya que supe que había hablado a mi corazón después de que me lanzaran otro ataque de difamación personal y hecho públicamente. El primer versículo (a continuación) coincide con este principio, que también puede sentar las bases para que entienda el versículo más difícil que sigue, de no resistir el "mal" del que Jesús habló en …

Mateo 5:39 NIV “Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra.”

2 Samuel 16:11-12 “Luego David siguió diciendo a Abisay y a todos sus servidores: — Si mi propio hijo, salido de mis entrañas, atenta contra mi vida, ¿Qué no podrá hacer un benjaminita? ¡Déjenlo que maldiga... Tal vez el Señor tenga en cuenta mi aflicción y recompense con bendiciones estas maldiciones de hoy. David y sus hombres siguieron su camino, mientras que Simeí los seguía por la ladera del monte, maldiciendo, tirando piedras y levantando polvo. David y toda la gente que lo acompañaba llegaron agotados al Jordán y descansaron allí.”

Tal vez fue la palabra que memoricé hace años, la palabra que estaba buscando, que se define: por alguna casualidad; quizás. sinónimos: acaso, probablemente, posiblemente, por lo que uno sabe, podría ser, es posible, concebible.

Curiosamente, el polvo es a menudo una representación de la vergüenza y el dolor en la Biblia. Es por eso que aquellos que perdieron a sus seres queridos los echaron por encima de su cabeza y es por eso que se nos dice que nos lo quitemos de encima.

Permítanme explicarles que este es el período de tiempo en la vida de David cuando huye de su propio hijo, Absalón, que está dispuesto a destruirlo. Lamentablemente, ahora que los días se vuelven cada vez más malvados a medida que nos acercamos al fin de los tiempos, más y más padres piadosos tendrán que experimentar tristemente este desamor.

Sin embargo, hoy, lo que quiero que vean en este maravilloso principio que es tan dolorosamente difícil para nosotros de hacer y, sin embargo, como cualquier otro principio que somos capaces de comprender y luego abrazar, es que al abrazarlo experimentaremos recompensas inmensurables.

David no solo se niega a resistir el mal, sino que evita que otros lo detengan. Y la razón se encuentra cuando él se pregunta por qué. Quizás…

"Quizás Dios verá mi aflicción" que David espera recibir de Dios. En lugar de detener los ataques, espera que Dios le devuelva el bien. Y como sabemos, las bendiciones verdaderas, duraderas y más poderosas no provienen del hombre o de este mundo, provienen de Dios.

Como dije cuando inicié, cada vez se me han lanzado más ataques de difamación personal y públicos. Y la razón principal por la que Él me dijo que tengo que experimentar estos ataques es porque está a punto de llevarme a mí y a este ministerio más alto. No estoy segura si los ataques también ayudan a humillarnos o nos obligan a acercarnos más al Señor porque lo necesitaremos más, o si es simplemente que el enemigo está tratando de detener lo que Dios está a punto de hacer. Si tuviera que adivinar, creo que son las tres razones y posiblemente, incluso más, todavía no soy lo suficientemente madura espiritualmente para comprenderlo. Sin embargo, quiero poder no solo aceptar sino abrazar este principio. Sin embargo, no solo por mi propio bien, sino por lo que creo que Él quiere hacer y cómo quiere usar a RMI y a sus ministras aún más.

Con toda honestidad, puedo decir, “No quiero decir que haya logrado ya ese ideal o conseguido la perfección, pero me esfuerzo en conquistar aquello para lo que yo mismo he sido conquistado por Cristo Jesús.  Y no me hago la ilusión, hermanos, de haberlo ya conseguido; pero eso sí, olvido lo que he dejado atrás y me lanzo hacia adelante  en busca de la meta, trofeo al que Dios, por medio de Cristo Jesús.” Filipenses 3:12-14

¿Y que hay de tí?

En el mundo de hoy, incluso dentro de la iglesia, nadie habla ni vive este principio tan difícil. En cambio, se nos enseña que debemos defendernos y que el mal que nos han hecho nos va a destruir.

Por supuesto, esto ES cierto, es otra parte del plan del enemigo, pero no así para el creyente que está llamado a vivir un llamado más elevado. Y tampoco es así que nosotros, como creyentes, podamos ser elogiados o impresionar a otros, sino manejarlo bien con el propósito de permitir que el Señor escriba Su Buena Nueva en la epístola de nuestras vidas. La epístola de nuestras vidas que la gente lee todos los días.

Esto significa que debemos vivir nuestras vidas de tal manera que el mundo vea que aunque un enemigo esté dispuesto a lastimarnos y destruirnos, con Él, podemos superarlo y no solo superarlo, sino beneficiarnos de él. A esto, querida, se le llama simplemente un testimonio, que es importante que obtengamos para ayudar a otros a vencer al inicuo.

Apocalipsis 12:11—” Ellos lo vencieron por medio de la sangre del Cordero y por la palabra del testimonio de ellos, y no amaron sus vidas, llegando hasta sufrir la muerte.”

* Tenga en cuenta también que su testimonio no comienza ni termina con la restauración de su matrimonio. Su testimonio es cada vez que se cumple una de sus promesas y vive una lección, vive un principio y tiene buenas nuevas que se deben compartir para ministrar a las que tienen hambre, sed y están desesperadas.

Estas lecciones comienzan con pequeños rumores dentro de sus propias familias, donde usted trabaja o en su vecindario. Cuando pueda pasar los insultos más pequeños, sin defenderse, Él continuará avanzándola tanto así como el nivel de ataques para usarla a un nivel aún más alto.

Sí, porque somos humanos, preferimos los halagos y elogios de los demás, pero cuando los tenemos, nos acercamos peligrosamente a convertirnos en enemigos de Dios.

“¿No saben ustedes que la amistad del mundo es enemistad hacia Dios? Por tanto, el que quiere ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios.” (Santiago 4:4)

Debido a que el mensaje de hoy es muy difícil de aceptar para la mayoría de nosotras, DETÉNGASE ahora (o haga una cita más tarde) para selah lo que ha aprendido, en otras palabras, medite sobre todo. Busque los versículos que he compartido y medite en ellos. Y como siempre, programe una cita con su Esposo para estar a solas con Él y PÍDALE que comparta con usted cómo aplicar este mensaje a su vida. Luego siéntese en silencio y escucha Y mantenga vivo su amor viviendo así todos los días.

Mi Diario