Hoy estamos comenzando una nueva y emocionante adición a nuestro diario. En el primer domingo del mes tendremos una Historia de Salvación, compartiendo sobre nosotras y nuestros seres amados, comenzando conmigo y luego historias grandiosas de mi propia familia: hermanos y hermanas, sobrinas y sobrinos y mis propios padres. Para comenzar, El Señor me guió a empezar con el mío que espero no solo te inspire, pero que te motive a compartir tu propia Historia de Salvación

Mi Historia de Salvación

Por Erin Thiele

Como muchos de ustedes saben, yo fui salvada a tan solo 7 años de edad. Esto sucedió mientras atendía una escuela Católica y fue la monja quien nos preparó para nuestra Primera Santa Comunión, quien fue criada Bautista quien me guio a Él.

Ocurrió durante la preparación para cuando íbamos a hacer nuestro “ensayo” para nuestra primera confesión (cuando llegábamos tarde al confesionario y decirle al padre nuestros pecados). Eso fue cuando nuestra monja nos explicó que aunque había un sacerdote allí, que imagináramos que estábamos hablando con Dios mismo, confesándonos a Él. Entonces nos dio tiempo para que hiciéramos eso mismo, mientras nos arrodillamos en silencio en la oscura iglesia. Fue allí en la banca donde cambiaron las cosas. Inmediatamente después de confesarme a Dios en mi corazón, levante mi cabeza y me sentí extraña pero maravillosamente diferente, mis ojos en lágrimas pero sin entender porque.

Seguidamente  nuestra monja pasó cerca con huéspedes “no consagrados”, que más tarde (durante nuestra verdadera comunión) serían bendecidos por el sacerdote, y como nos habían dicho, convertirse realmente en el cuerpo de Cristo. Con los no consagrados en nuestras manos, estábamos urgidos a pedir al Señor Jesús entrar en nuestros corazones. Pedirle a Él entrar y morar allí, entregando nuestras vidas a Él. Inclinando mi cabeza otra vez y en ese momento yo cambie instantemente y radicalmente.

El cambio en mi fue tan profundo que mis padres creyeron que fue la escuela Católica y les daba la misma explicación cuando le preguntaban “¿Que le entrò a Erin? Ella ya no es esa chica revoltosa que les daba tantos problemas.”

En ese tiempo había una broma que talvez le ayude a entender mejor, decía asi: había un niño horrido que impacientaba siempre a sus padres, ellos habían intentado de todo hasta que alguien le recomendó mandarlo a la escuela Católica. Aunque no eran católicos sabían que tenían que intentar de todo. Después del primer día en la escuela el niño cambió completamente. Cuando los padres le preguntaron que había pasado, preguntándose si le habían pegado, castigado o sermoneado, sin comprender que era lo que había causado un cambio tan drástico en él, el niño dijo: “cuando entre en mi sección y mire hacia arriba y mire ese hombre colgado en esa cruz, ¡sabía que no bromeaban! (Refiriéndose, por supuesto, al crucifijo, o la cruz donde esta Jesús colgado.)

Mis padres creyeron lo mismo. Que de alguna manera la enseñanza estricta y las monjas fueron lo que me cambió. De alguna manera estaban en lo correcto, fue una monja la que me introdujo al perdón y a aceptar al Señor en mi vida. Y a como dije, desde ese día en adelante nunca volví a ser la misma. Ese año Jesús se convirtió en mi mejor amigo debido a la manera en que Dios había orquestado mi vida. Como muchas personas en la Biblia, mi vida estaba separada de casi todos. Mis hermanos eran mucho mayores y como yo era marimacha, mis hermanas no querían nada que ver conmigo.

Tanto como amigos de colegio, nuestra familia vivía en el valle, pero atendíamos la escuela en Hollywood. Entonces como se tomaba más de una hora llegar a casa en el bus público, nunca pude quedarme después de clases para interactuar con otros niños. Encima de eso había poca o ninguna interacción durante un día de clases. Y fue hasta el otro día que le estaba explicando esto a una de mis hijas, explicando lo estricto que era nuestra escuela. Había unos 10 minutos, luego 15 y más tarde 30 minutos de tiempo libre como receso cada día. Y aun mientras teníamos almuerzo nos sentábamos en nuestros escritorios y nos era prohibido hablar.

Mucho de mi soledad tenía que ver conmigo siendo marimacha o chimbaron. Como mencione anteriormente esto significa que nunca tuve amigas cercanas. Encima de eso, hablando a compañeros de clase no era posible porque erran largas distancias y costosas. Los niños del barrio eran mucha más jóvenes que yo y durante cualquier otra actividad, como el del ballet que tomaba, y más tarde el de natación, también me mantuvieron cerca de otras niñas, pero nunca amigas cercanas con nadie debido a que eran en otras ciudades ajenas a donde vivíamos. ENTONCES, esto significaba que en la mayoría de mi niñez solo tuve a UN fiel amigo cercano, Jesús.

La otra cosa que nunca tuve fue una Biblia. Durante este periodo en la iglesia Católica, tener una Biblia era ceño fruncido, incluso una Biblia Católica. Nos habían dicho que solo un sacerdote podría comprender los profundos misterios debido a que ellos tenían un doctorado en teología. Por tanto, no fue hasta que mi esposo se fue y dejó atrás su biblia que yo realmente abriera y leyera la Biblia en su extensión. Por supuesto, durante mi crisis, como muchas de ustedes, yo devoré cada palabra y mientras hacía eso, el RSM y MS fueron escritos de pura memoria. Yo no tuve nada tan grandioso como Biblegetaway.com como tenemos ahora.

Fue un poco después de casarme que deje de asistir a la iglesia Católica y misas. Si mi memoria me sirve bien, creo que tomábamos turnos atendiendo una iglesia Católica y luego una iglesia Cristiana local. Luego se convirtió en solo una vez al mes para la Católica hasta que fui retirada de ella. Honestamente, estaba aterrada, porque había sido instruida que el no atender era un pecado mortal. Aunque, debido a mi relación personal con el Señor, podía sentir que no había hecho nada tan horrible o El ciertamente no se hubiera quedado tan cerca de mí.

Aunque creo que llevaba una Biblia a la iglesia Cristiana, porque todos los demás lo hacían, en la mayoría del tiempo solo me inclinaba y leía junto con el predicador de la biblia de mi esposo—principalmente porque no era capaz de encontrar ningún verso. Yo no sabía que habían muchos “libros” en la Biblia, por lo que siempre iba embarazosamente perdida y despacio. De todas maneras estaba fascinada cuando en los domingos el predicador Cristiana nos hacía leer Mateo 6:9, el cual era las palabras iniciales de lo que los Católicos llamaban “El Padre Nuestro.” No era ese verso, sino el verso antes que ese, la porción justo arriba, la que me llamo la atención y estremeció mi fe:

Mateo 6:7-9 Reina Valera Actualizada (RVA-2015)

Y al orar, no usen vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que serán oídos por su palabrería. Por tanto, no se hagan semejantes a ellos, porque el Padre de ustedes sabe de qué cosas tienen necesidad antes que ustedes le pidan. Ustedes, pues, oren así:

Padre nuestro que estás en los cielos:

Santificado sea Tu nombre,

Esta revelación me pego duro. Toda mi vida crecí repitiendo “El Padre Nuestro” por penitencia después de ir a confesión y mientras decía el rosario. Entonces yo no podía entender como la iglesia había omitido la porción justo antes de eso. Cuando Jesús dijo que NO se REPITIERA una oración una y otra vez. Aun así nunca tuve ninguna epifanía, no hasta  años después, pero podía intuir que mi fe Católica había sido quebrada en su fundación debido a su inconsistencia.

El colapso total mío considerándome que ya no era Católica ocurrió cuando leí otra cosa. Mientras leía diferentes porciones de la Biblia, me di cuenta como los ángeles usualmente comenzaban con “No tengas miedo.” Como cuando el ángel vino a hablar a María sobre concebir a Jesús por medio del Espíritu Santo.

¿Entonces porque esto me preocupó?

La razón es porque un amigo muy cercano era sacerdote, y durante uno de nuestras discusiones teológicas me dijo que llegaban personas con frecuencia a su parroquia a decirle que habían visto a un ángel. A él Le habían enseñado en el seminario que la primera cosa que se debía hacer era preguntar, “¿Cómo se sintió?” y cuando dijeran “temerosos” o “asustados” entonces que les asegurara que no habían visto a un ángel. Que  definitivamente tenía que ser algo más porque SI hubieran visto realmente a un ángel entonces lo único que habrían sentido sería paz. Sin embargo, si ver a los ángeles traía paz, ¿por qué los saludos más comunes de los ángeles comenzarían con "No tengas miedo"?

Fueron con estos dos errores e inconsistencias, junto al saber de qué todavía estaba a diestra con Dios, aunque empecé a faltar a misa una y otra vez (especialmente más tarde cuando deje de ir completamente), aun así Jesús no me había dejado. Sin embargo, como yo nunca había sido rebelde desde el momento que fui salvada a los 7, que es como mis padres se dieron cuenta que algo radical me había sucedido, todavía luchaba contra el sentimiento de culpa. No fue hasta muchos años más tarde, no hasta que estuve lo suficientemente madura espiritualmente y más avanzada en mi fe, cuando entendí que la culpa y la condena no eran para nada de Dios, pero que en lugar, era del enemigo para separarnos del amor de Dios.

Agradecidamente mi trayecto con el Señor, la que comenzó a una edad muy joven, y me llevo a casarme con alguien que no era Católico, quien después me deja, ¡fue utilizado y funcionaron juntamente para mi bien! Fui yo a quien Él llamo para ser pionera de mi familia.

Una vez que entendí completamente que ninguno de mis hermanos habían experimentado la misma salvación que yo cuando tuvieron su primera comunión (la monja que me introdujo al Señor tenía apenas dos años de estar en nuestra escuela) y, más que probable mis propios padres no lo conocían a Él personalmente de la manera que yo lo conocía. Que dependía de mí hacer algo.

Aun así, en vez de debatir con mis hermanos (ya que estamos llamados a la paz) o confrontar a mis padres (lo que habría insubordinación) con preguntas como: “¿Saben ustedes donde irán cuando se mueran?” a como nos han dicho que debemos hacer cuando estamos testificando a los “no salvos.” En lugar, clamé al Señor, y comencé a viajar junto con mi familia en su jornada de salvación, que comenzó, como siempre con una crisis. Mi hermano mayor y favorito estaba muriéndose de leucemia.

Esta es la otra Historia de Salvación que me anima compartir con ustedes después.

Pero, mientras espera, háblale al Señor y pregúntale si estás listo para Compartir tu propia Historia de Salvación. Si no estás segura de conocerlo a Él de esta manera o, si esta enganchada a una religión, todavía con miedo de soltar para comenzar una relación con el Señor como yo hice cuando tenía solamente 7, entonces dile eso a Él. Estoy segura de que si no lo hubiera conocido a Él personalmente, nunca hubiera estado dispuesta a desligarme de mi iglesia, la cual hubiera significado la diferencia entre donde mi familia pasaría la eternidad.

En las próximas semanas tengo más de una docena de Historias de Salvación de mi propia familia que estoy animada por compartir para ayudarte a ver cuán MARIVILLOSAMENTE trabaja el Señor cuando simplemente confiamos en Él y en Su palabra.

Hechos 16:31 Palabra de Dios para Todos (PDT)

Le respondieron:

—Cree en el Señor Jesús y serás salvo tú y todos los de tu casa.

¡¡No es lo que hacemos NOSOTROS, sino lo que Él ha hecho!!

Éxodo 14:13 Palabra de Dios para Todos (PDT)

—“No se atemoricen. Sólo deténganse a ver cómo el SEÑOR los va a salvar hoy…”

2 Crónicas 20:17 Nueva Biblia Latinoamericana de Hoy (NBLH)

No necesitan pelear en esta batalla; tomen sus puestos y estén quietos, y vean la salvación del Señor con ustedes. . . No teman ni se acobarden. . . el Señor está con ustedes.”

Y en vez de “testificar” confrontando a otros sobre “donde irán cuando se mueran” en lugar, queremos que ellos experimenten conociéndolo a Él de manera que vivan cada día con Él!! Y eso es de lo que otros necesitan ser testigos en nuestras vidas.

* Atestiguar es ser una epístola o libro abierto leído por todos los que miran nuestras vidas.

2 Corintios 3:2 "Tú eres nuestra carta, escrita en nuestros corazones, conocida y leída por todos los hombres".

* ¡¡Asegúrese por favor de tomar el tiempo de dar CLICK en cada uno de los enlaces de los versículos de la Biblia (arriba) para leer el mismo versículo en otras versiones  esto mejorara su experiencia!!