W@H ESP

Sacando el Mayor Provecho de los

Juguetes

Eliminando la Locura de los Juguetes

  

Pero el muchacho dejado por su cuenta
avergüenza a su madre . . .
—Prov. 29:15

¿Es la cantidad de juguetes regados por toda su casa uno de los desórdenes más molestos y que aún continúa en su hogar? Si sus hijos o nietos tienen demasiados juguetes, aquí hay una solución que yo encontré hace años ¡que realmente funciona! Cuando mis hijos más grandes eran pequeños, yo traté varias ideas que había leído en revistas, libros o que había escuchado en programas de televisión. Todas ellas comprobaron ser ideas que inventó alguien que no tenía hijos, o que sólo tenía uno. 

Ahora, años después, ¡a mí todavía me encanta aprender nuevas formas de organizar y ver a los expertos en organización! Una vez más, algunas de sus soluciones son ridículas y verdaderamente son un chiste. 

Las cajas de juguetes, para mí, son un chiste. Los niños acostumbran a jugar únicamente con los juguetes de hasta arriba, o sacarán todo para buscar algo que está abajo. Durante algunos años, yo probé el método Montessori y coloqué estanterías en nuestro cobertizo y traté de hacer que ellos colocaran sus juguetes de nuevo en las estanterías. Honestamente, esto era tanto trabajo que de verdad no valía la pena tanto esfuerzo―no obstante yo solo tenía dos hijos y mucho más tiempo para dedicarle a los juguetes.  

Un cesto para la ropa, sin embargo, es grandioso para los juguetes de un niño pequeño (niñito) y le caben casi suficientes juguetes sólo para él. Incluso los niños más pequeños pueden aprender a recoger sus juguetes y colocarlos en el cesto, a menos que usted no haga que los recojan cuando hacen un berrinche. Pero solo recuerde que cuando usted cede ante ellos―si usted no puede controlar a un niño de dieciocho meses, ¿cómo va a controlarlo cuando cumpla dieciocho años?   

Hoy, no existe duda de que los niños en los Estados Unidos tienen muchos, muchísimos juguetes. Yo veo programas todo el tiempo en el que los padres dicen que necesitan habitaciones más grandes o una casa más grande por todos los juguetes que sus hijos tienen. ¡Qué ridículo! Ellos obtienen juguetes de sus padres que trabajan, abuelos (que ahora tienen una cantidad limitada de nietos por los cuales han esperado por tantos años), y de sus amigos. Las prendas usadas que se van heredando y los juguetes de ventas de garaje también pueden provocar un exceso de juguetes y demasiado desorden.

Así que, una vez más, las habitaciones están desordenadas y no hay lugar para jugar debido a los resbaladeros plásticos y todos los bienes innecesarios que los padres equivocadamente piensan que son necesarios que sus hijos tengan para mantenerlos ocupados y felices. Algunas de ustedes pueden compartir mi forma de pensar, pero pueden ser sus padres o sus suegros los culpables. Hay una solución fácil si los abuelos viven en la zona, y es decirles que cualquier cosa que les compren debe quedarse en su casa. ¡Oh que alegría será para sus hijos ir a la casa de sus abuelos donde hay tantos juguetes! Mi exesposo me decía que fuéramos a la casa de sus abuelos casi semanalmente. Ellos no tenían nada con qué jugar, a excepción de un pequeño banquillo para los pies al cual él le daba vuelta y jugaba como si fuera un carro de carreras. ¡Oh, cómo han cambiado los tiempos! 

¡Recientemente escuché que se estaban volviendo populares los té de canastilla para las abuelas! La abuela obtiene juguetes y otros muebles de bebé para tener en su casa para cuando sus nietos llegan de visita. Ay, eso es aterrador.

Bueno, luego de veinte años de éxito comprobado, aquí hay una manera segura de controlar el problema de los juguetes en su hogar o en el hogar de la abuela (si ella quiere ayuda).

Primero. Ordene todos los juguetes de sus hijos en categorías o en conjuntos, o haga un montón de cestos variados. Utilice cualquier tipo de recipientes que usted tenga, tales como las cubetas grandes del detergente para ropa, cajones Rubbermaid, cestos para la ropa, y mantenga cualquier conjunto en su caja original si usted las conserva (y si caben de regreso una vez armados). Tire cualquier juguete al que le hagan falta piezas o que esté roto y sin reparación. 

¡Ahora, guárdelos bajo llave! A continuación, busque un closet con cerrojo para colocar dentro todos los juguetes ya ordenados, y saque un solo conjunto para un día entero. ¿Horrorizada? ¿Usted cree que no estarán contentos hasta que ellos puedan tener en sus manos cada juguete que ellos quieran? El T.D.A. (Trastorno de Déficit Atencional) no es una enfermedad, sino una conducta que nosotros incentivamos y nutrimos en nuestros hijos o nietos.

Un niño al que se le deja correr de un evento a otro, ver cuanta televisión quiere y que tiene poca o cero disciplina (inclusive la palabra “no” no es utilizada) está en problemas o pronto será un estudiante que necesitará ser “drogado” cuando llegue a la escuela y sea incapaz de sentarse quieto por cinco minutos a la vez.

Cuanto más bendecida sea usted financieramente, sus hijos tendrán más, y entonces será mayor la destrucción que esto traerá si usted no es muy, pero muy cuidadosa. Si su hijo es obligado a jugar con un solo conjunto, él o ella también es obligado (a) ¡a “ser creativo (a)”! Usualmente viene sobre ellos rápidamente cuando le dicen que están “aburridos”. ¡Mi cura para el “aburrimiento” son las tareas de la casa!

Yo inmediatamente dejo de hacer lo que estoy haciendo, y entusiasmadamente (con una gran sonrisa en mi rostro) les digo “¡Magnífico! ¡Yo podría necesitar de tu ayuda!” y les pongo a hacer alguna tarea. Este método no es efectivo si solo los “amenaza” con que harán tareas si se quejan cuando están aburridos. Usted debe cumplir para que ellos aprendan que quejarse que están aburridos es la consecuencia natural de no ser creativos y aprender a entretenerse ellos mismos.

Si usted no es una madre o abuela tan determinada como yo lo soy, usted fácilmente puede modificar este método y solo dejar que se saque un conjunto en cada ocasión. Y a menos de que sea recogido, otro no les será dado. Pero créame que los niños que son forzados a ser creativos (con un solo conjunto al día) son los más bendecidos.

Horario. Ahora que nuestros juguetes están organizados en conjuntos, vea cuántos conjuntos tiene, y asigne un día para jugar a cada uno. Aquí hay un ejemplo de lo que yo hice:

Lunes: Legos

Martes: Teatro

Miércoles: Conjunto espacial

Jueves: Carritos (todos los Hot Wheels y los camiones)

Viernes: Conjunto de la granja

Sábados: Aeropuerto

Cuando mis cuatro hijos mayores eran más pequeños, nosotros rotábamos con un horario semanal. Ahora con mis tres hijos menores, tenemos suficientes conjuntos para rotarlos quincenalmente.

También tenía un día “musical” con todo tipo de juguetes que hacían ruido y otro día para rompecabezas. Yo no tenía estos en los días normales que rotábamos, pero los sacaba solo de forma periódica. Muy rara vez podía quitarle lo ruidoso al día musical, pero amaba el día en que hacían rompecabezas todo el día.

Usted podrá estar pensando que a usted no le importan los juguetes o que usted tiene suficiente espacio para permitirles tener todos sus juguetes disponibles cada día. Sin embargo, tal y como lo compartí anteriormente, hay muchos más beneficios al seguir la guía del Señor en cuanto a esto. Ayudó a que mis hijos aprendieran contentamiento. Hay tantos niños que se encuentran “aburridos” incluso cuando tienen una tienda de juguetes en su propia casa. Todo lo que quieren es más, mientras cambian rápidamente de una actividad a otra. Ame a sus hijos lo suficiente como para no consentir su aburrimiento; en su lugar, haga que crezcan a través de enseñarles contentamiento. Además ayudará a despertar la creatividad que Dios ha puesto en ellos y que ahora yace dormida. 

Piezas perdidas: No importa que tanto trate, usted encontrará piezas de algunos conjuntos debajo del sillón o detrás de la mesa. En lugar de tratar de colocarlas de vuelta en el conjunto al que pertenecen, yo coloco una cubeta que dice “Piezas Perdidas” y la coloco en el closet junto con los demás juguetes. Cuando algún niño o yo encontramos una pieza perdida, la colocamos en el recipiente. Luego, cada mañana después de sacar el conjunto para los niños, yo le daba vuelta a la cubeta en el piso para que los niños buscaran las piezas que correspondían al conjunto con el que estaban jugando. ¡Incluso papá sabía dónde colocar algo que había encontrado!

Este tipo de rotación puede funcionar también con los juegos de mesa, cuando sus hijos sean mayores. Solo defina un juego particular para ese día y usted verá que ellos se aburren menos con el mismo juego.

Esto también ayuda cuando los abuelos quieren saber qué comprarle a sus hijos para Navidad o para los cumpleaños. Usted puede ver qué conjunto necesita más Legos o carritos y obtener algo que sus hijos realmente necesitan, en lugar de algo con lo que no jugarán.

Otro consejo útil. Guarde un conjunto favorito o uno nuevo para cuando “papá llegue a casa.” Mi esposo me dijo una vez, cuando trabajaba fuera de casa, que algunas veces él se dirigía con gran temor a la puerta principal a las 5:30 p.m. debido al “ataque en masa” que le sobrevenía. Los niños le rogaban para que luchara o jugara con ellos, lo cual él hacía porque los amaba. Sin embargo, él me dijo que si tan solo tuviera un poco de tiempo para relajarse, él estaría bien.

Así que a la siguiente noche les dije a los niños que los dejaría jugar con su conjunto favorito “cuando papá llegara a casa.” Cuando ellos escucharon que él venía por la puerta, él nuevamente fue atacado con besos y abrazos, ¡pero luego corrieron a mamá, quien tenía su conjunto de juego favorito! Ellos jugaron alegremente hasta que la cena estuvo lista. Después, luego de cenar, ellos pasaron un tiempo increíble con papá, quien ya había tenido tiempo para poder relajarse luego de un arduo día de trabajo.

Esto también funciona cuando llegan adultos de visita. Solo saque un conjunto especial que se utilice para ocasiones similares. Hablando de visitas, cuando usted tiene niños de visita en su hogar, usted AMARÁ este método, con sus juguetes guardados bajo llave.

Cuando pequeños amigos vienen a jugar. Algunos niños son extremadamente destructores y rompen los juguetes, mientras otros son literalmente tornados creando un completo desorden por toda su casa. Cuando vienen amigos a jugar, asegúrese de insistir en que ayuden a recoger los juguetes. Los niños a quienes se les obliga (quizás por primera vez) a recoger los juguetes, serán menos capaces de destruir su hogar cuando ellos vuelvan a visitar (si es que ellos regresan).

Probablemente usted tendrá que supervisar la recogida, pero podría estar ayudando a esa madre que nunca pensó que su hijo fuera capaz de recoger su propio desorden. Asegúrese de enseñarles a sus hijos a recoger cuando estén de visita. Cuando otras mamás vean como sus hijos están instruidos, ellas podrían solicitar su ayuda. Entonces usted podrá remitirlas a nuestra página de internet para obtener libros gratuitamente, ¡los cuales esperamos que las puedan guiar a conocer al Hombre que murió por ellas!

Donde juegan los niños. Al inicio de mi maternidad, yo hice un hábito de no mantener juguetes en la habitación del niño, a menos que fuera una muñeca o un peluche. Yo siempre les mantuve a los niños libros de lectura en sus habitaciones, y eso era todo. Mis hijos aprendieron que las habitaciones son para dormir, para descansar o para leer. Esto evitó que sus habitaciones se vieran como la mayoría de habitaciones de los niños―un desastre que yo no quería tener que limpiar o intentar que ellos limpiaran.

Una manera grandiosa de mantener los peluches o muñecas alejados del suelo y darles un hogar (mientras que a la vez decora su habitación) es colocar pequeños ganchos en forma de copa alrededor de la puerta de su closet o ventana. Luego coloque un listón alrededor de su cuello y cuélguelos del gancho. Yo hice esto porque parecía que teníamos cincuenta peluches que siempre terminarian en el suelo. Rara vez mis hijos me pedían que los bajara para que jugaran con ellos, así que cuando nos mudamos de casa, los donamos a los pobres.

Incluso si usted vive en un apartamento muy pequeño, usted puede acomodar un lugar para jugar. Si es pequeño, hágalo divertido colocando una sábana o manta grande en el piso y dígales que necesitan mantenerse sobre ella. Créalo o no, hace que las cosas sean más divertidas. Otro beneficio es al momento de limpiar, especialmente si han estado jugando con pequeñas piezas tales como Legos―¡es casi instantáneo el recoger y echar las piezas de nuevo en el contenedor!

Para concluir, una tarea muy importante, incluso con los juguetes, es el limpiar el desorden periódicamente. Un buen momento para hacerlo es justo antes del cumpleaños de sus hijos y una vez más antes de Navidad. Entonces usted puede ver qué juguetes le beneficia a su hijo tener en casa, y deshacerse de los juguetes que están rotos, a los que les faltan piezas, con los que ya no juega o juguetes que ya están fuera del rango de edad de sus hijos. Dé los juguetes a la iglesia o a la caridad, ya que Dios nos bendice por regalar, no por vender.

Utilice el método del Capítulo 2 para ordenar sus juguetes, y concéntrese principalmente en los juguetes que sus hijos han dejado atrás debido a su edad. Regale esos juguetes a amigos, a los pobres, o guárdelos en cajas para sus futuros hijos (pero solo si serán utilizados dentro de los siguientes dos años).

Si su hijo no está jugando con un juguete, probablemente sea la mayor parte del desorden que usted limpia, o en el que se pare a diario. Hágase un favor a usted y a sus hijos al deshacerse de los juguetes que ya no utilizan o necesitan, luego organizando y guardando el resto, tal y como se ha sugerido en este capítulo.

Diario