W@H ESP

Sacando el Mayor Provecho de

Planear con Tiempo

Más Formas de Utilizar el
Sistema de Tarjetas de 3x5

  

La mente del hombre planea su camino,
pero el SEÑOR dirige sus pasos.
—Prov. 16:9

Conforme fui teniendo más hijos, se hizo necesario que me volviera más organizada. A continuación he enumerado algunas maneras de usar el sistema de tarjetas de 3x5 para organizar su vida. 

Prepárese. Cuando usted está planeando ir a algún lado con los niños, usted gasta mucha energía mental tratando de pensar en qué es lo que debe llevar. Yo me di cuenta que si hacía una lista permanente en una tarjeta de 3x5, yo podía ir escribiendo artículos adicionales que había olvidado en cada ocasión, de manera que ya los tendría escritos para la próxima vez. También podía borrar lo que realmente no necesitaba llevar. 

Yo tomé un divisor blanco e hice un archivo de “Alistarse―Vamos” donde mantengo todas estas listas permanentes a las cuales les “agrego” en lugar de hacer nuevas. A continuación hay algunas sugerencias:

Pañalera: Escriba lo que usted debe llevar: cuántos pañales, un vaso para el bebé, toallas húmedas (yo mantengo dos toallas de manos dentro de una bolsa de sándwich para las manos pegajosas o para un pañal muy sucio, en lugar de toallas húmedas, ya que son más seguras), un par de juguetes, pantalones de entrenamiento para el niño pequeño, y biberones limpios. Después de cada paseo, yo vuelvo a surtir mi pañalera tan pronto como llego a casa para que esté lista para la próxima salida (revisando mi tarjeta de la pañalera con el contenido de la lista). Este es un trabajo que comencé a delegar a mis hijos mayores cuando los últimos tres nacieron.

Bolso: Mi madre acostumbraba a cargar todo en su bolsa de mano (era del tamaño de una maleta) y solo la limpiaba anualmente. En cuanto a mí, prefiero ordenar mi bolsa una vez a la semana. Tengo una tarjeta de “ordenar bolsa” en mi archivo de “Alistarse”. Para “limpiar” cualquier cosa apropiadamente, primero necesita sacar todo. Remueva toda la basura, apile todo lo que necesita ser “colocado fuera” en cualquier otro lugar y luego vuelva a guardar todo aquello que necesita dentro de su bolsa. Luego, revise su lista de tarjetas de 3x5 para ver si hay cosas que usted necesita surtir nuevamente, y agregue cualquier “nuevo artículo” que usted necesite agregar a su lista (o borre de su lista cualquier artículo que usted ya no necesite cargar en su bolsa). Aunque a mí me gusta hacer esto semanalmente, puede que usted solo necesite hacerlo mensualmente.

Sugerencia: Yo cargo una tijera pequeña en mi bolsa todo el tiempo. Yo corto hilos que veo en la ropa de mi esposo o hijos, e incluso las etiquetas de mis compras. Pero la manera realmente grandiosa de usar las tijeras que lleva en su bolsa es para cortar la carne o la pizza para sus hijos cuando son pequeños. Es imposible cortarla con los cuchillos plásticos que dan en los restaurantes de comida rápida.

Sorprendentemente es más fácil cortar la carne, el pollo, la pizza y cualquier otra cosa con tijeras, de lo que es cortarla con un cuchillo para carne. Yo compré las de mango brillante con la punta redondeada (la buena variedad que corta bien), y me parece que este artículo es usado y prestado más que cualquier otra cosa que haya en mi bolsa. Por supuesto, después de utilizar sus tijeras para cortar artículos de comida, usted debe asegurarse de limpiarlas bien antes de volver a guardarlas en su bolsa. Y por obvias razones, nunca utilice tijeras oxidadas para cortar la comida.

“Escapada” de pareja. Una vez, mi esposo me sorprendió con unas noticias emocionantes, que él me llevaría a una “escapada” de fin de semana. (¡Estamos casi seguros que nuestro séptimo hijo fue el “fruto” de esta escapada!) Él dijo, “¡Solo echa algunas cosas en un bolso!” Mi cabeza estaba dando vueltas, ya que tenía que ver que hacía con seis niños (bueno, ¿necesitan que lo explique?) Yo de hecho eché “algunas” cosas en una bolsa―¡muy pocas! No tenía nada que usar para dormir―por supuesto que mi esposo estaba encantado. No me limpié la cara por dos días, ya que olvidé mis limpiadoras, y él se miraba muy a la moda utilizando sus zapatos de vestir sin calcetines. Yo aprendí mi lección.

Cuando regresé a casa, yo hice una lista de todo lo que hubiera deseado llevar ese fin de semana, e hice una tarjeta de 3x5 rotulada “Escapada de pareja”. Más tarde agregué una tarjeta “Escapada de pareja con bebé”, ya que en el impulso del momento, mi esposo frecuentemente sugería una escapada cuando yo tenía un bebé al cual estaba amamantando. 

Bolsas de emergencia. Incluso si usted tiene una pañalera bien surtida, de nada le sirve si ésta se queda en casa. Así que yo tengo un contenedor plástico para cada vehículo, lleno con pañales de emergencia, biberones, una manta para bebé (ésta es muy útil para muchas cosas), y ropa interior extra para aquellos que aún tienen algún accidente ocasionalmente. También llevo conmigo un cepillo, un peine y desodorante (¡para los adolescentes sudorosos!) Por supuesto que hice una tarjeta correspondiente etiquetada “Bolsa de emergencia” para cada vehículo. Asegúrese de incluir una linterna, bengalas, etc. No se olvide de la cámara “desechable” para grabar un accidente o cualquier evento que de otra manera se lo perdería. Son baratas y se pueden reponer fácilmente.  

Viajes especiales. Cada año, hacemos un viaje a un río y nos quedamos en una cabaña. Sin lugar a dudas, muchas cosas se nos olvidan, lo cual hace que “se vuelva dificultoso.” Yo tengo dos tarjetas que están unidas con un clip que enumeran todo lo que necesitamos. Cada año, yo la actualizo y le hago añadiduras  inmediatamente después de desempacar. 

En una tarjeta, escribí lo que cada niño debe empacar en su propio maletín. Escribí cuantos pares de pantalones, camisas, ropa interior, calcetines, también una sudadera, pijamas, etc. Bajo artículos de tocador, los ordené en categorías tales como cuidado del cabello (cepillo, peines, hules, gorros, gel o spray para cabello), cuidado de ojos (lentes de contacto, gafas o gafas para el sol), cuidado del cuerpo (desodorante, protector solar, etc.), cuidado del rostro (bolsa de maquillaje, productos para el acné, etc.). Los cuatro mayores (les dejó empacar por su cuenta cuando ya tienen 10 años o más) arreglan sus propias pertenencias, mientras yo empaco para los tres menores. Ellos colocan todo sobre su cama y yo reviso para asegurarme de que hayan hecho un buen trabajo (no los deje empacar sus propios maletines primero ya que hace que sea más difícil ver qué fue lo que empacaron).

¡Por años, su maleta fue tan solo una funda de almohada! Cada uno tenía un color diferente, y realmente funcionaba bien. (Por supuesto, con nuestra gran familia, nosotros nunca volábamos a ningún lado. Ahora que lo pienso, nosotros usábamos bolsas de lona militares cuando volábamos―cuando teníamos cuatro niños.) El año pasado, cada uno de los niños mayores obtuvo un maletín deportivo de nylon para el equipo de natación que ahora utilizamos para los viajes. A los más pequeños les compré una mochila para su cumpleaños. (No utilice estas mochilas para cuando vaya a la playa―¡la arena estará para siempre entre sus pertenencias!)

Ahora que el dinero no es un problema, hemos podido comprar un juego de maletas de las que tienen ruedas. Nosotros compramos las maletas para los tres niños pequeños y los niños más grandes compraron las suyas. Esto se convirtió en un “artículo necesario” cuando comenzamos a ir a resorts en lugar de cabañas y cuando comenzamos a volar con nuestros niños. Cada uno está en una etapa diferente de su vida; haga lo que mejor se ajuste a su estilo de vida.

Salir a comer: Cuando salimos a comer todos, se nos quedan observando lo suficiente ¡sin necesidad de que todos me vean tratando de descifrar lo que cada niño quiere en su papa horneada! En la mayoría de restaurantes o lugares de comida rápida, usted encontrará, como nosotros lo hicimos, que cada uno tiene su comida favorita que le gusta pedir, así que ¿por qué no anotarla? Yo comencé haciendo una tarjeta de 3x5 para mi madre, a quien le gustaba llevar a los niños a cenar, para hacerle las cosas menos complicadas. Luego de eso, yo guardé la tarjeta con mi dinero (billetes) en mi billetera. Después comencé a hacer una por cada lugar al que nosotros salíamos a comer. Inclusive anoté cuánto valía, lo que me ayudaba a ver si llevaba suficiente dinero conmigo (antes de que cargáramos todo para ganar “millas de viajero frecuente”). ¡Un beneficio adicional era que yo sabía si me habían cobrado de más! ¡Y si usted está utilizando un cupón y lo une a su tarjeta de 3x5 con un clip, usted se acordará de usarlo!

Para aquellas de ustedes que simplemente dejan a sus hijos “escoger” lo que quieran, incluso si ustedes no pueden pagarlo, esto hace que sus hijos se vuelvan maleducados. La mayoría de los niños que vienen con nosotros se sienten indignados cuando les digo que deben escoger “una” cosa del menú de “un dólar” cuando siempre se les ha permitido pedir lo que ellos quieren. Y cuando se les deja escoger que pedir, por lo general escogen de manera insensata y piden demasiado. Entonces ellos dejarán mucha comida sin comer o comerán de más.

Las mujeres jóvenes deben ser instruidas para ser “mesuradas” con sus elecciones, ya que la mayoría de parejas de casados tienen un presupuesto ajustado. También, los hombres jóvenes deben aprender a ser prudentes con sus elecciones, ya que ellos tendrán una familia de la cual deberán hacerse cargo. Todos sabemos que es “fácil” aprender a gastar dinero, pero es difícil aprender cómo manejarse con pocos medios; por lo tanto, un niño debería ser instruido para hacerlo de esa manera.

“No que hable porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme cualquiera que sea mi situación. Sé vivir en pobreza, y sé vivir en prosperidad; en todo y por todo he aprendido el secreto tanto de estar saciado como de tener hambre, de tener abundancia como de sufrir necesidad” (Fil. 4:11-12).

Libros. Yo acostumbro pedir prestados y prestar muchos libros, y es extremadamente difícil llevar el record de ellos cuando ya no los tengo. Así que ahora cuando presto o pido prestado un libro, yo escribo en una tarjeta blanca: “Pedí prestado a Sue” (o pedí prestado a la biblioteca) o “Di prestado a Sue” y la fecha en la cual lo presté o lo pedí prestado. Luego coloco la tarjeta en mi archivo fechado para que aparezca cuando el libro debe ser devuelto a la biblioteca o un mes después yo devuelvo el libro o pido de vuelta el libro que presté.

Cuando yo devuelvo un libro, trazo una línea encima del nombre y escribo “devuelto”, junto con la fecha, pero guardo la tarjeta por un tiempo. Muchas veces puede surgir la duda por parte de quien lo prestó o incluso en su propia mente en cuanto a si usted realmente lo devolvió.

Yo también escribo en otra tarjeta los libros recomendados que no puedo comprar en ese momento, y utilizo esa tarjeta cuando alguien me pregunta que me gustaría recibir como regalo. Yo guardo la tarjeta en el mes de mi cumpleaños o en la sección de diciembre para regalos de Navidad.

Cuando leo un libro, especialmente uno prestado, yo hago anotaciones en una tarjeta de 3x5 para futuras referencias. Todas estas son guardadas en una tarjeta en blanco titulada “Libros” que mantengo en mi archivo cerca del final (atrás de los días del mes 1-31 y los meses de enero a diciembre).

¡Cumpleaños! En la sección de meses (enero–diciembre), yo tengo una tarjeta rosada de 3x5 para los cumpleaños. El nombre del mes está al inicio de la tarjeta. A continuación está el día del mes, seguido del nombre de la persona y el año (por ejemplo ’78). Luego, le coloco “enviar” con suficiente tiempo para que la persona lo reciba a tiempo. El tiempo de envío del correo es más corto si se trata de tan solo una tarjeta; es más tardado si se trata de un paquete. 

Por ejemplo, yo escribo debajo de enero “7 Maura 1958, enviar tarjeta el 1°.” Cuando yo escucho que un nuevo bebé ha nacido en la familia, yo escribo el día al final de la tarjeta de ese mes; junto con el nombre, el año y ¡cuando enviar la tarjeta (o regalo) para su primer cumpleaños!

La tarjeta rosada se saca el día 25, para que usted tenga algunos días para comprar la tarjeta o el regalo y pueda enviarlo por correo. (Si es en el primer día del mes, sería sensato colocarlo en la tarjeta de 3x5 del mes anterior, especialmente si usted acostumbra a enviar por correo un regalo a esa persona).

Yo mantengo la tarjeta rosada de este mes en mi sujetapapeles todos los días hasta que ya he comprado la tarjeta o el regalo para cada cumpleaños de ese mes. ¡Luego, coloco la tarjeta rosada en el día en que la próxima tarjeta o regalo debe ser enviado! Al final del mes, yo coloco la tarjeta en el mes en el que corresponde.

Por ejemplo, después de que yo envíe la tarjeta de Maura el 1°, luego coloco la tarjeta al frente del día 5 cuando yo necesitaré enviar la tarjeta de cumpleaños de Jim, ya que su cumpleaños es el día 9 del mes.

Consejo: Si usted es como yo, le gusta comprar por adelantado para los cumpleaños y para Navidad cuando usted encuentra una buena oferta o algo que usted sabe que realmente les gustara. Sin embargo, muchas de nosotras tenemos problemas encontrando donde esconder las compras. En una tarjeta blanca de 3x5, escriba para quién es el regalo, qué es el regalo y dónde lo escondió. Colóquela DETRÁS de la tarjeta rosada de cumpleaños para ese mes. Usted será alertada acerca de lo que compró y donde lo escondió en el día 25 del mes previo. ¡Realmente funciona!

Fiestas y otros compromisos: No hay nada peor para las mujeres que utilizar el mismo vestido cuando están con las mismas personas, porque no pueden recordar qué fue lo que utilizaron la última vez. (¿Le pasa esto a usted o es que yo me estoy volviendo vieja?) Lo que yo hago para recordar cuando voy a dar una charla a algún lado es escribir con lápiz en una tarjeta la fecha en la cual me pidieron dar la charla y que es lo que yo planeo utilizar de vestimenta. Yo coloco esta tarjeta en la fecha (o un día antes) en la que tengo agendado hablar. Cuando coloco la tarjeta de vuelta, yo escribo lo que en efecto utilicé, así sé que no lo debo volver a utilizar. (Si yo no tengo otro compromiso para dar una charla en mi agenda, entonces yo guardo esta tarjeta en la sección del archivo de “¡Alistarse—Vamos!”) Si hay una fecha, entonces la coloco cerca del día de mi siguiente compromiso.

Usted también puede utilizar este método para la vestimenta para asistir a la iglesia, cenas de negocios o incluso, para las reuniones de padres y maestros (aunque probablemente estas requieren de vestimenta casual ahora, así que no debiera importar).

Closet de ropa de baño: En nuestra primera casa después de nuestra restauración, únicamente teníamos un baño con una pequeña estantería en donde guardar los artículos de aseo, medicinas, curitas, etc. Era casi imposible encontrar algo hasta que utilicé mi sistema de tarjetas de 3x5. Comencé por guardar algunos galones de plástico de helado con sus respectivas tapaderas, para poder ordenar y guardar las cosas. Yo enumere cada recipiente y le escribí la tarjeta de 3x5 correspondiente. Yo hice una lista del número del recipiente, su contenido y su ubicación (en cuál de las tres estanterías estaba) en cada tarjeta. Esta puede ser guardada al final de su archivo de tarjetas con un divisor titulado “baño” o en la propia estantería en un gancho. Cuando usted, sus hijos o su esposo necesiten algo, solo hojee las tarjetas para encontrar en cuál recipiente está localizado el artículo y en cuál estantería. 

Este sistema se hizo muy útil cuando estaba en cama enferma o dando de mamar a un bebé. Mi esposo o mis hijos me llevaban las tarjetas y ¡luego iban a traer el recipiente para que yo pudiera encontrar el artículo para ellos! Después, algunas horas más tarde, yo pedía la caja de las curitas o de la crema para la picazón para poder colocarla de nuevo en el recipiente y enviarlos a colocarlo de vuelta en la estantería. ¡Aunque tenemos muchos más baños y muchas estanterías, este método probó ser más eficiente del que tenemos ahora!

Videos caseros. Cuando compramos una videocámara, yo estaba emocionada. Pero localizar un evento que quisiéramos ver era frustrante. Así que un día, nosotros (los niños y yo) nos sentamos a ver todos nuestros vídeos “por diversión” para que yo pudiera documentar los eventos principales del vídeo en una tarjeta blanca de 3x5. Yo enumeré las cintas 1–10 y enumeré la correspondiente tarjeta de 3x5. Si yo sabía la fecha del evento que estábamos viendo, la escribía (o frecuentemente trataba de adivinarla), seguido por el evento (como el cumpleaños número 10 de Axel, los primeros pasos de Macy, los premios de fútbol de A & E, vacaciones en la playa Fort Walton 1998). Desafortunadamente, yo no supe que existía un botón que marcaba la fecha en la película durante los primeros años que tuvimos nuestra videocámara. Con este método, ahora podemos encontrar cualquier cosa que queramos ver.   

Este método fue útil después de que mi padre falleció y pudimos ver todos los momentos que compartimos con él. Yo tengo la esperanza de poder juntarlos todos en un único vídeo y regalárselo a mis hermanos y hermanas para Navidad algún año.

Consejo: Hicimos un video de una entrevista con la bisabuela Brown algunos años antes de que falleciera. Ella se vistió con uno de sus vestidos de la iglesia y nosotros le dimos un ramillete de muñeca. Mi esposo, su nieto, usó su esmoquin de la banda de la iglesia. Seguimos el formato de “Programa de Entrevista” mientras mi esposo la presentaba y le hacía preguntas acerca de su vida. 

En determinado momento, nosotros (supuestamente) apagamos la cámara para tomar un descanso—pero en realidad lo grabamos sin que la Abuela tuviera conocimiento. Con la cámara apagada, ella comenzó a “soltarse el cabello” y ser menos formal. Allí fue cuando comenzó a decir cosas que ella nunca habría dicho con la cámara encendida, lo cual nos hizo reír tanto que estábamos casi histéricos.

Cuando escuchamos que había fallecido, hicimos una copia y la enviamos a Minnesota. Más tarde, la familia se reunió en su casa y puso el vídeo después de su funeral. Ellos llamaron para decir que ellos habían reído hasta llorar. Nos dijeron que eso les ayudó a recordar cómo acostumbraba ser ella antes  que enfermara; ¡dijeron que fue maravilloso! Nosotros hicimos lo mismo con mi padre, y también fue una gran bendición. Por cierto, el vídeo de la Abuela fue tomado con una cámara rentada. Si usted aún no tiene la capacidad económica para tener una, rente o pida una prestada, y haga un vídeo con cada uno de sus padres para que sus hijos los recuerden. ¡Hágalo ahora antes de que sea muy tarde!

Diario