W@H ESP
Sacando el Mayor Provecho de Su

Horario

Cuente Sus Días

 

Enséñanos a contar de tal modo nuestros días,
que traigamos
al corazón sabiduría.
—Salmos 90:12

Cada vez que me emociono con algo nuevo para probar con mi familia, alguna crisis ocurre. ¡El enemigo es un ladrón! Ya que usted ha orado por ayuda para su vida, y Dios le ha respondido dándole un nuevo plan, sin lugar a dudas el enemigo vendrá a tratar de arruinarlo. ¿Ya le ha sucedido esto la primera mañana en la que usted trató de establecer una rutina con su familia?

El bebé se enferma, su esposo le pide que haga algo inusual para él, o su familia decide llegar de visita esa misma semana. ¡Esto es parte de la vida cotidiana!

“¡Amados, no se sorprendan del fuego de prueba que en medio de ustedes ha venido para probarlos, como si alguna cosa extraña les estuviera aconteciendo, pero regocíjense!” (1 Pedro. 4:12) “Regocíjense en el Señor siempre. Otra vez lo diré: ¡Regocíjense!” (Filipenses 4:4) ¡Así que regocíjese! ¡Esto solo significa que va por el camino correcto, porque el enemigo está tratando de frustrar sus esfuerzos!

Siempre es importante planear de antemano, establecer una rutina en su vida (tal y como lo discutimos en el último capítulo), y organizar su hogar y su vida; pero recuerde, las pruebas, las adversidades, y las tentaciones vendrán a su vida cada día, así que usted debe estar lista con un plan de acción—¡no deje que las adversidades la tomen a usted por sorpresa!

Cuando usted se levante todas las mañanas, acuda a Dios y pregúntele cuál es Su plan. Esto es a lo que el versículo de Proverbios 3:6 se refiere, “Reconócelo en todos tus caminos, y El enderezará tus sendas.” Esto es especialmente cierto cuando una crisis la golpea. Acuda a Dios primero¸ reconozca que Él quiere ayudarla, y deje que Él dirija el siguiente paso que usted tome. ¡Es así como Dios puede transformar nuestras adversidades en triunfos! Y no se olvide de agradecerle a Él por cada adversidad, porque Él promete usarlas para nuestro bien. (Vea Romanos 8:28).

Primera de Corintios 10:13 dice, “No les ha sobrevenido ninguna tentación que no sea común a los hombres. Fiel es Dios, que no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que pueden soportar, sino que con la tentación proveerá también la vía de escape, a fin de que puedan resistirla . . .” Como amas de casa, todas enfrentamos adversidades, ¡pero lo importante es encontrar el camino de Dios a través de ellas!

Métodos de Organización para Ahorrar Tiempo y Frustración

Aunque lo inesperado sucede cuando usted menos lo espera, no podemos enfocarnos en días como estos. Dejando a un lado los eventos dramáticos, enfoquémonos en maneras de organizar su vida para que cuando las cosas sucedan, aún seamos capaces de funcionar o de retomarlas en donde nos quedamos.

Notas: ¡Usar y hacer notas solo es bueno si usted constantemente las consulta, las usa diligentemente, y las tiene cuando las necesita! En lugar de tener notas regadas por toda la casa, tales como “notitas pegajosas”, otros pedazos de papel o listas, usted puede considerar utilizar un organizador o agenda para mantener  sus listas juntas y todas las demás cosas que usted necesita.

Organizador: Los organizadores son maravillosos y yo los he usado por años. Sin embargo, cuando usted escoja uno, asegúrese de que sea sencillo y que se ajuste a sus necesidades. Pareciera que son diseñados para ejecutivos, y no para personas como nosotras; por lo tanto, las secciones que usted no vaya a utilizar, remuévalas, y ya sea tírelas o regálelas a la beneficencia. (Yo solía guardarlas pensando que algún día las utilizaría. En su lugar, solo se convirtieron en una cosa más que conllevó a que yo tuviera que limpiar el desorden de mi casa más pronto.) Lo mejor que usted puede hacer es solo conservar las secciones que cubren sus necesidades.  

Cuando nos mudamos a la granja y vivíamos muy lejos de todo, yo me percaté de que yo no salía tanto como lo hacía cuando vivíamos en la ciudad (cuando yo dependía sobremanera de mi organizador, el cual llevé conmigo a todos lados).

Esta sección fue escrita originalmente cuando yo estaba fuera de casa de forma frecuente, lo que significaba que yo debía mantener mi método de organización conmigo. La mayoría de ustedes no viven en entornos rurales ni pasan la mayor parte del tiempo en casa, así que quiero que este capítulo las ministre.

Lo primero que necesita hacer con un organizador es mantenerlo con usted.

Incluso ahora que vivimos en la ciudad de nuevo, me doy cuenta de que yo trato de no dejar mi hogar muy seguido, y si lo hago, es por períodos cortos. En casa, constantemente estoy en mi computadora, la cual alberga mi “organizador” o mi calendario diario y notificaciones de la oficina, que me recuerdan durante todo el día lo que necesito hacer y cuando debo hacerlo. También utilizo la alarma de mi teléfono para recordarme cuando hay algo que necesito hacer.  

A pesar de que yo claramente vivo en la “era de las computadoras” y en la vía rápida cuando viajo alrededor del mundo, me he dado cuenta que en realidad prefiero el método del organizador que una agenda electrónica. ¡La regla de oro es que usted debería usar el método que funcione para usted!   

¡Una vez más, la regla más importante al utilizar cualquier organizador es que usted debe mantenerlo con usted todo el tiempo! Esto significa que usted lo lleva consigo cuando usted se mueve a otra habitación en la casa, y asegúrese de que su bolso sea lo suficientemente grande para acomodar su organizador lo mejor posible.

Hay organizadores que en verdad se pueden acomodar en mi billetera o en mi bolso. Desde que comencé a viajar, me di cuenta que he simplificado mi vida y ahora solo cargo una bolsa para los billetes, monedas y tarjetas de crédito. Si yo salgo de la casa, usualmente es por un mandado corto, y si es por períodos largos, yo acostumbro cargar mi computadora portátil para trabajar y para tener mi organizador conmigo.

Otro aspecto: lo que funciona ahora, o lo que funcionó entonces, puede necesitar ser ajustado mientras su vida y sus necesidades cambian.

Otro gran consejo es asegurarse de utilizar un lápiz en lugar del lapicero con el cual puede venir su organizador. Esto aplica para una agenda o para un calendario de pared. Utilizar un lápiz hará que sea más fácil mover o cambiar las cosas tales como eventos, no solo día a día, ¡sino que a veces momento a momento!

Con un organizador (que yo cargo conmigo o el que está en mi computadora), ¡me he dado cuenta de que soy capaz de llevar a cabo mucho más de lo que podría si no tuviera uno y con mucho menos estrés! Aquí hay algunas de las cosas que yo mantengo en mi organizador que me ayudan a mantenerme organizada y según lo previsto.

Números de teléfono: Muy bien, este solía ser uno de mis mejores consejos, pero ahora, con el uso generalizado de los teléfonos celulares y la función de marcado RÁPIDO, la mayor parte de esto ya pasó de moda. Así que solo déjeme darle un par de sugerencias.

Asegúrese de utilizar la función de marcado rápido para los asuntos que frecuenta y especialmente para sus doctores o dentistas (me encanta que justo tengo esto en la mano cuando lleno formularios). Agregue el número de su banco, oficina postal, biblioteca, supermercado y su restaurante favorito de comida para llevar. El inconveniente con los teléfonos celulares es que yo solía tener en mi organizador las horas a las que abrían estos lugares. Quizás haya alguna manera de hacerlo en mi celular, pero yo no soy muy dotada con el uso de los teléfonos celulares. 

Calendario: Utilice el calendario “mensual” en su organizador si usted usualmente tiene un número mínimo de citas (de tres a cuatro citas o compromisos a la semana). O utilice “la semana en un vistazo” si usted es una persona razonablemente ocupada (más de una cita al día). Si usted está ocupada todo el día, usted querrá utilizar un calendario diario o solo utilizar el calendario diario para aquellos días en los que esté planeando muchos mandados o citas. También me gusta el listado de las horas para hacer listas.

Soy una persona que utiliza “notitas pegajosas”; por lo tanto, pareciera que las tengo escondidas por doquier para poder anotar cosas cada vez que lo necesito. Mi método es tomarlas y pegarlas en mi computadora y luego insertar la información anotada cuando estoy trabajando en mi computadora. También las utilizo cuando estoy haciendo mandados. La forma de hacerlo es simplemente anotando todo lo que se le venga a la mente, sin ningún orden en particular. Simplemente anote cada parada que deba hacer en la notita, y luego ennumere las notitas en el orden que necesite o quiera. Luego las pego en el tablero de mi vehículo y yo nunca me pierdo una parada o cita. 

Otro consejo útil es hacerse el hábito de “programar” cuando usted va a salir de la casa versus la hora de la cita. Solo asegúrese de anotarlo: “salir a las 9”, para que usted no llegue media hora antes. También, programe la hora en la que debe estar lista y la hora en la que debe comer (desayuno, almuerzo o cena). Si usted es una de esas personas que siempre llega tarde, cambie ese mal hábito previendo su tiempo. Deje 30 minutos, en lugar de 15 minutos.

Alguien que siempre llega tarde no solo tiene un problema con ser una persona desorganizada; él o ella también tienen un problema de orgullo. Lo que implica al llegar tarde es que su tiempo es más valioso que la persona a quien usted está haciendo esperar cada vez que usted llega tarde. Ya sea que se trate de una cita, un compromiso para almorzar o la iglesia—tómese el tiempo para redefinir su vida al permitirse suficiente tiempo para arreglarse y para llegar a donde debe llegar a tiempo.

Llegar antes, en lugar de llegar tarde, sencillamente requiere cambiar la forma en la que planea las cosas. Eso significa sin excusas. ¡Mi madre, Dios la bendiga, frecuentemente llegaba dos horas tarde! Su excusa eran sus 7 hijos; sin embargo, yo también tenía 7 y mi ex esposo me requería llegar temprano. Si él decía que nos iríamos a las 7:30 AM significaba que estábamos saliendo de la casa a las 7:15 AM. Nosotros llegábamos a la iglesia más de media hora antes y esperábamos. Y mi ex esposo tampoco creía que él debía ayudar a tener a los niños listos o dentro del vehículo. Señoras, yo realmente tuve que buscar al Señor para obtener Su ayuda y no ser un espino al lado de mi esposo y así deben de hacerlo ustedes. Incluso si no están casadas, sus hijos o su jefe o su amiga, quienquiera que sea, ellos quieren saber que a usted le importa lo suficiente como para llegar a tiempo.

Aquí hay un listado de otra información que usted puede querer utilizar en su organizador:

Sección de los niños: Anote las tallas de ropa y zapatos, el peso y estatura actuales, los números del seguro social, los números de las cuentas de ahorro, las fechas de nacimiento, el tipo de sangre, y las alergias que padecen al lado del nombre de cada uno de ellos. ¡Y siempre utilice un lápiz! Periódicamente, actualice la información cuando usted se percate que la talla o el peso de su hijo han cambiado. Usted puede recordar verificar la estatura y el peso de forma regular utilizando una tarjeta verde de 3x5 (o mensualmente), de lo cual hablaremos en el capítulo siguiente. 

Puede que usted piense que podrá recordar todo esto en su cabeza, ya que solo tiene un par de niños. Puede que usted sea capaz de hacerlo, pero que pasaría, Dios no lo quiera, si usted quedara incapacitada o falleciera de forma repentina. Esta información (y el método) serían invaluables para su esposo o para parientes tales como su madre o su suegra. Asegúrese de que las personas más cercanas a usted sepan que usted mantiene este tipo de información a la mano.

El peso es de utilidad especialmente con las medicinas. Aunque nosotros básicamente nunca vamos a donde el doctor, aun así a mí me gusta mantener escrita esta información. Usted también puede utilizar esto en su caja de memoria haciendo una nueva tarjeta cada vez que actualice la información (una vez más, los detalles los encontrará en el capítulo siguiente). Solo recuerde colocarle la fecha para que usted recuerde cuando fue que sus hijos tenían ese peso.

Para mi esposo, cuando estaba casada, yo anoté en la parte trasera de una tarjeta de negocios de color brillante los nombres de mis hijos, fechas de cumpleaños, y los números del seguro social para que él no tuviera que estarme preguntando al momento de llenar papelería. Él la ha mantenido en su billetera por años—¡mis hijos recientemente me dijeron que él aun la conserva!

Sección del esposo: Si usted está casada, recuerde anotar la talla de ropa y de zapatos de su esposo, el número del seguro social, los números de cuentas de ahorro y monedas, los teléfonos de sus compañeros de trabajo, etc. Una vez más, esto no solo es información invaluable a la hora de una emergencia, sino que también es útil cuando usted encuentra ropa con descuento o si su suegra quiere comprarle algo a su esposo para su cumpleaños o navidad.  

Direcciones. Cuando usted utilice la sección de direcciones de su organizador, una vez más, siempre escriba las direcciones con lápiz ya que nuestra sociedad es una que se muda con frecuencia. Si usted tiene una memoria pobre, usted puede llevar el record de un regalo, por ejemplo, cuando fue recibido bajo el nombre que corresponda (con la fecha) y cuando fue enviada la nota de “agradecimiento” (A). Yo comencé a hacer esto porque mi suegra le preguntaba a mi esposo si yo había recibido algo de alguien a quien yo realmente no conocía, y ella preguntaba además si yo les había agradecido, pero ya que se trataba de personas a quienes yo realmente no conocía, no podía recordarlo. Así que luego de orar, la solución fue mantener esta información para que pudiera revisar y verificar si de hecho yo había recibido el regalo y si había enviado la nota de agradecimiento.

Además, haga una anotación de las tarjetas navideñas (TN ’07) recibidas y de la fecha en la que fueron enviadas por correo por la misma razón. Cuando yo recibo mis tarjetas navideñas, las mantengo dentro de sobres en una bolsa de regalo para poder revisar y actualizar mi agenda de direcciones (que ahora la mantengo en mi computadora) tan pronto que la locura de las fiestas pasa.

Lista de oraciones. Anote la fecha y la petición, dejando un espacio para la respuesta a la oración. ¿No le sucede que muchas personas le piden que ore por ellas, y usted dice que lo hará, pero usted falla en mantener su palabra? Este es un lugar para anotar la petición para que usted pueda ser una mujer que cumple su palabra.

Si es una petición de oración de largo plazo, yo hago una tarjeta de 3x5 y la incluyo junto con los montones por las cuales oramos durante nuestra reunión familiar de oración cada mañana. Tenemos una lista específica Orar por los demás que, Alabado sea el Señor, nunca han quedado sin respuesta. Si es una Oración por la Salvación, la colocamos en esa lista de tarjetas de oración y, a menudo, incluimos una imagen si la tenemos. La mayoría de los misioneros tienen tarjetas con su imagen que siempre usamos y las agregamos a la lista de Orar por los Misioneros.

Cuando mi sobrina de Japón se quedó en nuestro hogar y ella gloriosamente fue salvada, fue tan divertido mostrarle la fotografía de ella y de su familia que nosotros habíamos utilizado por años para orar a diario.  Ella simplemente era una pequeña bebé y yo la estaba sosteniendo. La oración funciona, y también estas tarjetas como un método para recordarnos orar fielmente.

Sin embargo, en virtud de que a mí me solicitan orar acerca de muchas cosas, es necesario que yo lo escriba sin falta en mi organizador para luego poder orar fielmente por las peticiones cada mañana. 

Consejo de oración. Cuando alguien se me acerca con “podría usted orar acerca de algo …” ¡yo comencé a tomar sus manos (a menos que fuera un hombre) y a orar justo en ese momento y lugar! Me dejó de importar lo que la gente pensara o donde me encontrara. Simplemente pensaba, “¿Por qué esperar para orar?” Lo que es divertido es que muchas de las personas que siempre corrían tras de mí para que orara acerca de algo, dejaron de hacerlo. Algunas veces creo que a los cristianos les gusta tener a otras personas orando por ellos, en lugar de orar por sí mismos, o muchas veces, es una forma de quejarse acerca de lo que están viviendo.

Yo realmente amo orar y para mí es un privilegio el poder hacerlo; sin embargo, al no utilizar un buen método, como orar por las personas en ese momento y lugar, agregarlo a la lista de mi organizador y después agregarlo a mis tarjetas de 3x5 que utilizamos para orar por la mañana, se convirtió en una carga en lugar de un privilegio. ¡Yo espero que uno o todos estos métodos le ayuden a encontrar el método que funcione para usted!

Aprenda el secreto de planear anticipadamente. ¡Haga su listado de “cosas por hacer” para el siguiente día, la noche antes! Utilice su organizador como un diario para las cosas que debe recordar, así como las cosas que debe hacer. De manera frecuente, especialmente mientras voy envejeciendo, yo olvido si hice algo o no lo hice. Cuando soy cuidadosa en escribir mi lista de qué-hacer en mi organizador y revisarla mientras voy haciendo todo, entonces yo puedo revisarla si mi memoria me falla. ¡Esto es especialmente útil si su esposo le ha pedido hacer algo! Y asegúrese de poner sus peticiones como su máxima prioridad.

Hacer su lista de qué hacer la noche anterior:

  • Le ayudará a estar un paso adelante.
  • Le ayudará a dormir mejor.
  • Le ayudará a recordar si usted ya hizo algo.
  • ¡Y, si usted está casada, le ayudará a ser una mejor esposa al poner las peticiones de su esposo en el lugar número uno de su lista y al tratarlas con “prioridad”!

La Forma Correcta de Hacer una Lista

¡La forma correcta de hacer una lista es simple y funciona! Muchas personas tratan de hacer una lista en el orden de las cosas que necesitan hacer primero. Sin embargo, con cualquier tipo de escritura (y gracias a Dios por las computadoras), la forma de escribir un libro o una lista es sacar las ideas de su cabeza y anotarlas en papel, y luego organizarlas.

Intente esto: cuando usted haga una lista la noche anterior, o en cualquier ocasión en la que vaya a hacer mandados, escriba todo aquello que usted pueda pensar mientras lo vaya pensando. Entonces cuando su lista ya esté hecha, ennumere todo de acuerdo a su importancia (¡recuerde que si está casada, debe asegurarse que las peticiones de su esposo vayan primero!)

Si es una lista de mandados que hacer, cuando ya haya escrito todos los lugares a los que necesita ir, regrese y revise su lista para determinar su primera parada. Podría ser el lugar más cercano o el lugar más lejano, y luego ir haciendo cada uno en su camino de regreso a casa. ¡Yo le enseñé esto a mi esposo cuando estaba casada (no enseñándole propiamente, sino a través de ejemplos, ya que yo hacía listas para él) y también a mis hijos, a quienes sí les enseño! 

Si usted tiene un mapa, puede ser útil buscar una ruta para su camino, especialmente si usted no tiene un buen sentido de dirección. Yo tengo un mapa en mi mente (¡aunque yo lamentablemente no tengo absolutamente ningún sentido del tiempo!) y ver un mapa me ha ayudado a encontrar la ruta más corta a determinado lugar. Me di cuenta que la ruta que yo normalmente tomaba era claramente más larga que la que el mapa mostraba. Trabajar con un mapa también es una cuestión maravillosa para enseñarles a sus hijos, ya sea que usted los esté educando en casa o no.

Si algunas de sus paradas son citas que tienen una hora específica, entonces apunte la hora, en lugar del número a la par de ellas. Luego, yo trato de llegar a esa parte de la ciudad para estar a tiempo en la cita (previendo unos 20 o 30 minutos extra por aquello de que quede atrapada en el tráfico o me toque un cajero lento en una parada previa).

A no ser que tenga que hacer menos de tres paradas, cada vez que me subo al carro, yo escribo cada una de ellas en el orden que lo recuerdo en un pequeño artefacto que se pega a la ventana de enfrente del carro. Usted puede encontrar estas pequeñas gemas en la sección de vehículos de Wal-Mart. Traen un bloc de papel con un lapicero y unas ventosas para mantenerlo pegado al parabrisas. Todos nuestros vehículos los tienen. ¡Recientemente comencé a utilizar notitas pegajosas y estas funcionan mucho mejor!   

Una vez que he anotado cada parada, después yo las ennumero de acuerdo a la primera parada, hasta la última. Cuando estaba casada, mi esposo simplemente amaba este método, ya que era él quien usualmente manejaba. ¡Yo lo amaba porque yo no quería tener que decirle a donde debíamos ir después! A mí nunca me ha gustado escuchar a las mujeres decirle a sus esposos lo que deben hacer. Hace que una mujer sea mandona y que su esposo sea dominado por ella y por ende se convierta en un amargado—¡no es un buen ejemplo para mis hijas tampoco!

Pruebe este método usted misma y no olvide enseñárselo a sus hijos.

Diario