W@H ESP

.

Sacando el Mayor Provecho de

Las Comidas Rápidas y

Sencillas ¡Comidas que Trabajan para
que Usted no Tenga que Hacerlo!

Se levanta de madrugada,
da de comer a su familia
y asigna tareas a sus criadas.

—Proverbios 31:15

 

Mientras nos volvemos organizadas en nuestros hogares y tratamos de estar dos pasos adelante, en lugar de cinco pasos atrás, existen algunos días que aún son frenéticos; por lo tanto, las comidas sencillas son necesarias. Siendo la madre de siete y teniendo que alimentar una familia de nueve, yo siempre he tenido que planear de antemano y ser creativa.

No obstante que hay solo cinco niños y mi persona en casa ahora, yo tiendo a alimentar más personas ahora—¡mis hijos y todos sus amigos!

Cuando me case yo no podía cocinar nada. Yo solo me convertí en una mejor cocinera cuando decidí humillarme. “Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo. Depositen en él toda ansiedad, porque él cuida de ustedes” (1 Pedro 5:6–7).

Cuando mi esposo me abandonó en 1989, yo les dije a las mujeres en las clases que yo daba que yo simplemente no podía cocinar. Esa semana una amiga me dijo que ella vendría y me ayudaría a hacer un delicioso y “sencillo” tarta. “Sencillo” era la palabra que yo estaba buscando. Ella vino y paso a paso me enseñó a hacer la receta de tarta que está en el capítulo previo. ¡Era Dios haciendo algo nuevo en mi vida!

Pronto, muchas mujeres comenzaron a darme recetas con la palabra “sencilla” en el título, y yo estaba progresando muy bien. Ahora, yo quiero compartir con usted algunas de las comidas más sencillas que tienen asegurado gustar mucho.

Filete de Jamón Cocinado en Microondas

Una de las comidas más sencillas es el filete de jamón. Yo compro un jamón, le pido al carnicero que rodaje 1/2 jamón (comenzando por la parte redonda) en rodajas finas (pido “rallado”, lo cual es mucho mejor) y dejo 1/2 para rodajarlo grueso. Esto me da carne para sándwiches y una cena para mi familia.

Yo agrego el jugo de una lata de trozos de piña en un trasto que se pueda utilizar en microondas y le coloco las rodajas gruesas del jamón para cocinar por alrededor de 1/2 minuto. Las primeras rodajas son para los más jóvenes, para que estén frías cuando la última rodaja sea cocinada. Yo lo sirvo con trozos de piña encima de la carne, panecillos y algún vegetal. ¡Esta comida toma tan solo 10–15 minutos hacerla! 

Nachos

Yo siempre mantengo carne molida COCINADA en el congelador, y luego descongelo un poco en el microondas cuando la necesito. Si usted cocina carne molida cuando usted llegue a casa, sabe tan fresca Y puede ser utilizada para muchas comidas rápidas y sencillas.

Para nachos, agregue un paquete de sazonador para tacos o agréguele su propio condimento. Coloque chips de tortilla en una bandeja para galletas, vierta la carne para tacos y queso rallado encima, y cocine a la parrilla. Yo los sirvo con salsa para dip y todos nos sentamos alrededor de la mesa a disfrutar de una deliciosa y divertida comida. 

Pollo Dallas

El nombre de esta comida es en honor a mi hijo, Dallas, quien fue capaz de hacerla a los cinco años mientras cuidaba a su hermano Easton.

Tome pechugas de pollo deshuesadas y sin piel y córtelas en trozos para comer de una mordida (¡yo hice este paso!). Luego ponga una lata de sopa de crema de pollo y un pequeño vaso de crema agria en un molde para hornear y revuélvalo. Ahora, revuelva los trozos de pollo y cocine por alrededor de una hora a 325°. Sirva sobre arroz, fideos o una papa horneada con algún vegetal. ¡Simple y delicioso! 

Quiche Sorpresa

Yo siempre mantengo cortezas de tarta congeladas a mano para los cobblers y los quiches.

Cada vez que le sobre carne, queso o vegetales―¡usted puede preparar una rápida, sencilla y deliciosa comida! Los restaurantes en California cobran seis dólares por un pedazo de quiche con las combinaciones más extrañas en sus ingredientes―¡así que sea creativa! 

Sencillamente corte todos sus ingredientes y colóquelos en una corteza de tarta ya preparada. Bata cuatro huevos con un poco de leche y viértalos encima y hornee hasta que el centro del huevo esté cocido. 425° por 15 minutos, reduzca a 300° por otros 15 minutos y luego déjelo estar por otros 10 minutos. Sírvalo con panecillos y una ensalada.

Papa Horneada Rellena

Cocine sus papas en el microondas. Colóquelas en un círculo, cocínelas durante 5 minutos, luego púyelas de nuevo con un tenedor para comprobar su cocimiento. Siga cocinándolas durante intervalos de 5 minutos (o menos) hasta que estén cocidas.

Luego, si le gustan las cáscaras doraditas trasládelas a su horno por unos 10 minutos, mientras usted prepara el resto de ingredientes. Saque sus carnes sobrantes, vegetales, quesos, crema agria y pedacitos de tocino para verter sobre su papa. ¡Es mejor y mucho más barato que cualquier restaurante que sirve la misma cosa!

Pollo Frito Sureño

Mi vecina de al lado me dio la receta secreta de su familia por la cual ella era tan famosa. No obstante que ella utilizaba pollo regular en trozos, yo utilizo pollo sin hueso y sin piel. Sumerja el pollo en suero de leche y luego en harina con levadura que tenga sal y pimienta. Fríalo en aceite de maní a temperatura muy alta (solo no deje que se queme). La carne es tan jugosa y sabrosa―¡incluso la que no tiene piel!

Chuletas de Cerdo

Mi madre, a quien bendigo, no podía cocinar, pero todos amaban sus chuletas de cerdo (si a usted no le importaba que estuvieran quemadas). Su secreto estaba en espolvorearle sal sazonada a cada chuleta, pasarla por harina, y freírla en aceite. Yo ahora compro las chuletas sin hueso que tienen menos grasa y tienden a ser más gruesas y más jugosas. Sírvalas con compota de manzana para el verdadero estilo McGovern (ese era el nombre de mi criada).

Enchiladas

Si usted mezcla su carne molida cocinada o pollo en lata con su salsa favorita de tacos y un poco de agua o con salsa, su carne está lista―solo necesita armar sus enchiladas.

Caliente las tortillas de maíz en el microondas para que estén suaves, vierta su carne y enróllelas. Cúbralas con salsa enlatada de enchilada, espárzales queso y hornéelas por alrededor de 15 minutos a 350°.  

Las enchiladas se acompañan bien con frijoles refritos (en lata) y chips de tortilla. Si a usted le gusta el arroz español, cocine arroz blanco con el jugo de tomates estofados y un poco de sal y pimienta.

Las Recetas Favoritas de mi Familia 

Tortitas de Atún

Esta era una receta que mi mamá acostumbraba a hacer y es similar a las tortitas de cangrejo más caras. En realidad mis hijos se vuelven locos con ellas.

Utilice el atún que viene enlatado con aceite, pique un poco de cebolla (puede utilizar un procesador para esto), y agregue un huevo crudo por lata grande de atún (esto ayuda a unir el atún y la cebolla). Mézclelo temprano en el día. Si usted quiere el método simple, fríalas en una plancha, pero la forma más sabrosa es freírlas en aceite (ocasionalmente salpican y se revientan, así que tenga cuidado). 

Utilice una cuchara para galletas de tamaño mediano para tener la medida correcta. Aplánelas como hamburguesas (puede llamarlas Hamburguesas de Atún si lo prefiere), y freírlas hasta que estén doraditas de cada lado. Nosotros las servimos con macarrones estilo coditos, y preparamos una salsa con una lata de sopa de tomate con un poquito de agua. La salsa puede ir encima de ambas cosas, o solo encima de los fideos, de acuerdo al gusto del individuo. 

Tarta de Pollo

Utilice cualquier carne de pollo que usted desee para llenar el fondo del molde que usted planea utilizar. Yo acostumbraba a hervir pollo deshuesado en caldo, y lo dejaba enfriar antes de desmenuzarlo. Después del Y2K, tenía a mi disposición un suministro de por vida de pollo enlatado y carne de pavo (¡en realidad nos alcanzó para casi cinco años!).

Caliente una lata de sopa de crema de pollo mezclada con tan solo un poquito de leche (alrededor de 1/4 de la lata) en una cacerola, y viértala en un plato que pueda utilizar en el microondas.

Adiciónele un poco de vegetales mixtos (le puede agregar trozos de papa también si están cortados de tamaño pequeño) y el pollo, y cubra la mezcla con la corteza del tarta que se encuentra refrigerada (si usted prefiere más corteza, usted puede cubrir la parte de abajo del molde con otra corteza). Corte hendiduras en la parte de arriba para que el vapor pueda salir, y hornee a 425° por 30 minutos o hasta que la corteza esté dorada suave.  

Carne Asada

La carne asada no es algo nuevo, pero déjeme incentivarla a colocar la suya en una olla de cocimiento lento con todo y sus condimentos (nosotros utilizamos una mezcla de sopa de cebolla deshidratada). Usted la puede dejar cocinando mientras está en la iglesia. Si usted la coloca congelada, asegúrese que la olla esté en la potencia más fuerte, y si usted planea usar una carne barata, con menos grasa, asegúrese de colocarla desde la noche antes de ir a la iglesia.

Coloque algunas papas en su horno para que se cocinen a temperatura baja alrededor de 325°. Cuando su familia regrese de la iglesia, usted puede tener una cena lista para la hora en la que ellos se cambien de ropa y se sienten en su mesa (ya arreglada).

Salsa

Un asado es normalmente seco y no produce mayor interés sin una salsa, al menos para la mayoría de hombres. Mi exesposo era un fanático de la salsa y mis hijos heredaron su preferencia. Yo intenté aprender la técnica de mi madre; sin embargo, como el destino lo quiso, yo nunca aprendí. La verdad es que su salsa, aunque quedaba blanda, tenía muy poco sabor porque ella utilizaba leche como líquido.

Una noche, hace años, fuimos invitados a una cena que se estaba realizando en la iglesia para todos los nuevos miembros. Era una iglesia pequeña, y las ancianas utilizaban esta ocasión periódicamente para dar la bienvenida a las nuevas familias. En el menú estaba un asado con puré de papas y SALSA. ¡Mi exesposo estaba en el cielo! No solo la carne estaba suave, ¡sino que además la salsa estaba espectacular! Mi ex le mencionó a nuestro mesero que si él no estuviera casado, él se casaría con la persona que había hecho esta deliciosa salsa.

Cuando la cena terminó, un hombre mayor muy amable se acercó a él y le dijo, “¡Escuché que usted quería casarse conmigo!” Mi exesposo estaba sorprendido hasta que el hombre continuó, “¡yo hice la salsa!” Aunque él no se casó con este hombre, JAJAJA (riendo en voz alta), ¡él sí se casó, pero soy yo quien aún hace la salsa!

Aquí está la receta que es fácil y siempre deliciosa, ¡sin importar qué clase de carne usted esté sirviendo!

Cuando su carne se esté cocinando, vierta agua en una jarra de vidrio o en un contenedor de Tupperware con una tapadera apretada. Coloque un poco de harina en él y muévalo hasta que se vea como si fuera leche. Para una salsa más cremosa, utilice más harina con el agua de modo que se vea como una crema densa. Para una salsa más blanda, coloque suficiente harina para que se vea como leche descremada. Ahora, vierta el jugo de la carne en una cacerola y llévelo a ebullición. 

Con un batidor, comience a batir el jugo de la carne hirviendo, y lentamente vierta la combinación de la harina y el agua. Vaya despacio, y calcule el espesor que le gusta a su familia, luego pare. Recuerde, usted siempre puede añadir harina/agua para hacerla más espesa, así que tenga cuidado de no añadir demasiado jugo. 

Si no tiene mucho jugo de la carne, haga su salsa más liviana, añadiéndole MENOS harina/agua, para que se aumente. ¡Yo prefiero una salsa más liviana ya que tiene más sabor!

Lasaña Fácil

¡El truco para hacerla más fácil es no tener que cocinar la pasta! Para lograr esto, simplemente utilice el doble de la salsa de lo usual y asegúrese de que cada lasca de pasta esté bien cubierta con la salsa. Además, hágala con antelación para que pueda reposar por un par de horas antes de hornearla.

1 paquete de pasta para lasaña

2 jarras de la salsa favorita de su familia

1 pequeño paquete de queso ricotta

2 paquetes de queso mozzarella

Queso parmesano

Mezcle el queso ricotta con un paquete de queso mozzarella. Usted puede sazonar el queso con ajo o mezclarle un poco de espinaca si desea, pero mi familia lo prefiere solo. Vierta suficiente salsa para cubrir un molde. Coloque tres lascas de pasta y vierta salsa encima (si la pasta no está cocida, dele la vuelta y cubra el otro lado).

Ahora, unte la mitad de la mezcla de queso encima de la pasta. Coloque otra fila de tres lascas de pastas encima y cubra generosamente con salsa (de nuevo de ambos lados si la pasta no está cocida). Unte la mitad sobrante de la mezcla encima de la pasta y coloque una fila más de tres lascas de pasta encima y cúbrala generosamente con salsa; dele la vuelta y vierta más salsa encima para que ambos lados estén cubiertos. Termine con el paquete sobrante de queso mozzarella, y espolvoree queso parmesano encima del queso. Cubra con papel aluminio y hornee a 350° durante 45 minutos, remueva el papel aluminio y hornee durante 10 minutos más hasta que el queso quede doradito. ¡Déjela enfriar durante 15 minutos mientras prepara la ensalada!

Recientemente la prometida de mi hijo me contó que su madre se lesionó la espalda, así que ofrecí llevarle la cena para ayudarla. Cuando recogí mi molde, ella me contó que a todos, incluyendo a los comensales más melindrosos, LES ENCANTÓ esta simple receta y se la comieron toda. ¿Acaso no es eso de lo que se trata? ¡Gracias Señor! 

Pastel de Carne 

Hay muchas maneras de ser creativa con el pastel de carne. Déjeme compartirle una de las mías, para que después usted deje fluir su creatividad y desarrolle nuevas recetas por sí misma. El pastel de carne mexicano es un favorito de mi familia. Utilice las migajas de sus chips de taco (usted también puede utilizar los chips saborizados) para reemplazar la miga de pan. Utilice salsa para tacos para remplazar la kétchup y condimento para tacos en vez de su sazonador (¡solo sea cuidadosa de no utilizar mucho sazonador!). Sírvalo con arroz, frijoles, y chips de tortilla.

Al cambiar el molde que utiliza, usted puede encender el entusiasmo de su familia. Utilice dos moldes para tarta y el pastel de carne puede ser cortado en pedazos de tarta. Sirva su puré de papas con una cuchara de helado y se verá como un tarta a la moda. ¡Divertido y fácil!

Guisado de Carne Espeso

El guisado es simplemente usar carne guisada o cortar un asado barato. Yo lo he hecho de muchas maneras, pero durante una crisis, cuando se me olvida colocarlo temprano en la olla de cocimiento lento, he encontrado la forma más sabrosa de prepararlo con la carne más suave.

Corte su carne en pedazos pequeños—más como pedazos del tamaño de un bocado. También corte sus papas en trozos pequeños. Luego coloque tanto la carne como las papas en una cacerola, cúbralas con agua alrededor de una pulgada por encima, y añada sazonador (nosotros también utilizamos una mezcla de sopa de cebolla para mayor facilidad y sabor que mi familia comerá). Traiga a ebullición y hiérvalas hasta que la carne esté suave y las esquinas de las papas estén redondeadas y suaves. 

A unos minutos de servir añada sus vegetales. Los vegetales congelados toman tan solo unos minutos  (ya que son escaldados justo antes de ser congelados) y se mantienen frescos un poco más. Los enlatados ya están tiernos, así que solo colóquelos el tiempo necesario para que estén calientes.

Si a usted le gusta su guisado espeso, lea esto. Mi madre acostumbraba “enharinar y freír” su carne antes de cocinarla en el guisado como la mayoría de mujeres hacen. Ya que a mí gustaba utilizar mi olla de cocimiento lento, yo obvie este paso. Sin embargo, yo fui incapaz de duplicar la salsa espesa, y mi familia, especialmente mis chicos, rogaban por la salsa. Yo oré y encontré otra manera—voila, ¡salsa!

Cuando su guisado esté listo, alrededor de 10–15 minutos antes de servirlo, simplemente mezcle la harina y el agua en la jarra (vea la receta de la salsa arriba). Mientras revuelve el guisado, lentamente vierta la harina y el agua en su guisado hasta que agarre la consistencia deseada; luego pruebe. Puede que tenga que añadirle un poco más de sazonador para que recupere el sabor.

Recetas de la Olla de Cocimiento Lento

Pollo a la Parmesana

Coloque su salsa de espagueti favorita (con un poco de agua) en la olla de cocimiento lento con algunas pechugas de pollo deshuesadas o caderas. Cocine todo el día. Cocine alguna pasta y un vegetal (calabacín o zuchinni es delicioso con esta receta). Luego coloque una pechuga o cadera encima de la pasta con la salsa y espolvoréela con queso parmesano. ¡Yum!  

Guisado de Carne en Olla de Cocimiento Lento

¡Sus chicos amarán su guisado si usted les dice que es lo que los vaqueros comían! Coloque carne guisada y cualquier vegetal sobrante o congelado que usted tenga por ahí. Añada sazonador (yo utilizo la mezcla de sopa de cebolla de Lipton). Cocine todo el día y sirva con panecillos o pan (como los vaqueros). Para variar esto, yo hago el guisado espeso al añadirle harina mezclada con agua—la agito en un contenedor de Tupperware o en una jarra (vea Guisado de Carne Espeso arriba). Además, usted puede añadir tomates guisados y frijoles para mayor variedad y nutrición extra.

Sándwiches de Barbacoa

Uno de nuestros lugares favoritos para comer barbacoa tenía unos sándwiches de carne picada increíbles. Mi exesposo comentó que tenían un sabor como a vaqueros (usted puede utilizar cualquier marca de salsa de barbacoa que le guste). Yo coloco carne guisada en la olla de cocimiento lento, le vierto salsa encima y la cocino todo el día. Al final del día, no remueva el agua, solo deshaga la carne con una cuchara de madera y añádale más salsa si desea. Sírvala en un pan de hamburguesa o en una tostada texana.

Otra favorita es cuando utilizo esta misma receta, pero en lugar de carne guisada uso pechugas de pollo deshuesadas. Ambas son muy buenas recetas para servir a sus invitados. 

Más Recetas

Pedirles recetas a sus amigas es la mejor manera de encontrar comidas grandiosas y de darles a sus amigas el beneficio de un verdadero cumplido. Si usted no sabe cocinar, haga lo que yo hice—humíllese a sí misma y pida ayuda.

Asegúrese de ver algunos programas de cocina para inspirarse. Muchos de los shows ahora están orientados a mujeres que no fueron instruidas en la cocina, de hecho muchos son de mujeres que aprendieron cocinando por sí mismas que siendo chefs. 

Si a usted le gusta algún tipo de comida en particular y no sabe cómo prepararla, intente visitar este sitio web que yo encontré recientemente.

www.recipezaar.com

Un día yo estaba ocupada tratando de cocinar (creo que tenía la casa llena de refugiados de una tormenta de hielo) y mi hermana me pidió que propusiera una comida para la directora del hogar compartido donde ella vive. Su directora mujer había asistido a uno de mis seminarios  de “planeando sus comidas una vez al mes" (del capítulo 10) y decidió pedirle a cada uno de los residentes que propusieran dos de sus comidas favoritas para que fueran preparadas cada mes. ¡Brillante idea!

Mi hermana y yo decidimos que la comida mexicana era su favorita, y que la sopa de tortilla sería una cena especial. Así que me metí a internet para buscar una receta y “tropecé” con el sitio web de arriba como una respuesta a mi oración.

Lo que más me gusta del sitio web son las calificaciones (de una a cinco estrellas) y las críticas (asegúrese de programar su "búsqueda" basada en las críticas). Yo leo todas las críticas (luego de que las ordeno en base a las críticas; escogiendo las de cinco estrellas) para saber POR QUÉ a las personas les ha gustado la receta (en caso de que sea exactamente el por qué a mi familia no le gustaría).

La otra cosa grandiosa acerca de este sitio web es que usted puede crear la receta según la cantidad de comensales a los que les servirá (al cambiar el tamaño de la porción en la parte superior derecha), y le da la opción de imprimir una receta fácilmente.

Además hay muchas otras opciones que usted encontrará en el lado izquierdo del sitio web tales como: Añadir al Libro de Cocina, Añadir al Plan de Comidas, Añadir a la Lista de Mercado, y Añadir al Menú. ¡Vaya a echar un vistazo y vea si le resulta de utilidad!

Algún día quizás tome el tiempo para publicar todas mis recetas para compartir con otras personas  ¿o acaso *son castillos en el aire? (La frase castillos en el aire es definida como una "noción no realista: un objetivo, una esperanza o un plan tan fantástico que es poco probable que se lleve a cabo.)

Diario