W@H ESP

Sacando el Mayor Provecho de las

Compras de Supermercado

Creando una Lista Personalizada

Muchas personas hacen una nueva lista cada vez que tienen que salir corriendo a la tienda, o puede ser que utilicen una lista estándar impresa que viene junto con algún organizador, lo cual tiene un poco más de sentido. Con tan solo un poco de tiempo invertido, usted puede crear una lista de abarrotes profesional, eliminando la necesidad de estar quebrándose la cabeza cada semana. Incluso utilizar una lista estándar requiere de energía mental para llenar los espacios con aquello que su familia necesita, lo cual usualmente resulta en artículos olvidados, ¡y que luego conlleva a tener que correr rápidamente a la tienda justo antes de la cena!

Además, las listas que usted hace o la variedad estándar no incluyen los pasillos en donde estos artículos están localizados. Con una lista personalizada, nos podemos mover a través de la tienda ahorrando la mitad del tiempo que usualmente utilizamos y eliminamos tener que volver a pasar por los mismos lugares cuando se nos olvida algo de un pasillo en particular. ¡Hay una forma más sencilla! 

  1. Cree una lista de abarrotes profesional caminando a través de su supermercado, solo una vez, con un portapapeles. Camine de arriba a abajo a través de los pasillos, escribiendo los artículos que usted compra de cada lado del pasillo. Anote el número de pasillo.  

Haga su lista cuando usted no esté en la tienda comprando sus abarrotes!

  1. Vaya a casa y pase su lista a la computadora (o escríbala a mano) y saque copias. No imprima las listas de un año ya que (cada vez que compre) usted verá cosas que se le pasaron o que usted desea cambiar en su lista. Haga listas suficientes como para un mes y adhiéralas a su portapapeles para poder colgarlo en algún lugar conveniente: cerca de su escritorio, en su cocina o quizás en su lavandería.

**¡Esta media hora invertida le ahorrará una docena de horas de compras y horas de quebrarse la cabeza cada vez que tenga que ir al supermercado! 

 

  1. Utilice esta lista cada semana leyendo los ingredientes que usted ha anotado en el reverso de sus tarjetas de comidas de 3x5 y resalte su lista con los artículos que necesita. Para asegurarse de que usted no se quede sin ningún ingrediente, vaya revisando su lista impresa y marque con una x lo que usted no necesita esa semana y resalte todo lo demás que usted vea que necesita.

 

  1. Luego de realizar las compras, guarde la lista de cada semana al final del portapapeles y utilice estas para actualizar su lista de forma periódica con las cosas que usted ya no utiliza y agregue aquellas que usted puede haber empezado a utilizar. ¡Yo tenía pañales en mi lista durante casi un año después de que yo ya no tenía un bebé en pañales!

 

  1. En lugar de correr al supermercado, o quedarse sin artículos, escoja un día cada semana para hacer sus compras. Intente escoger un día en el que usted no esté muy ajetreada (nunca planee algo que usted no tenga que hacer en un día lunes). Los fines de semana o después de las 5 p.m. son los días más ocupados en los supermercados, así que si usted puede evitar estos días y horas hará que sus compras sean más fáciles.  

 

Si a usted le gustan las gangas, vaya al supermercado temprano por la mañana (cuando su familia aún está durmiendo). En la mayoría de tiendas, alrededor de las 6–7 a.m., usted puede dirigirse al mostrador de las carnes y obtener carnes a un precio reducido. Yo compro la carne más cara, como el solomillo, por menos de lo que me cuesta la carne molida más barata. (Si usted no es una persona mañanera, vaya al supermercado temprano por la mañana solo una vez al mes y súrtase de sus carnes.) Otro beneficio adicional de ir de compras temprano es que siempre está menos concurrido. Si usted no puede ir tan temprano, más tarde por la mañana también es una buena hora. Solo trate de no ir nunca al supermercado los fines de semana o después de las 5 p.m. entre semana. 

Consejos para las Fiestas

Aproveche las fiestas como Halloween, Navidad, el Día de San Valentín y Pascua―y “reparta el botín” “…¡Y la que se queda en casa repartirá el botín!” (Salmos 68:12).

El día después de cada fiesta, lo primero que hacemos por la mañana es ¡ir al supermercado y comprar dulces o decoraciones con un 50–75% de descuento! Los dulces de chocolate duran por meses en el congelador y usualmente alcanzan de una fiesta a la siguiente. Esto es perfecto especialmente porque de forma frecuente los dulces más caros son los que sobran, ¡pero son menos caros que los dulces baratos si usted los compró solo un día antes! 

Yo también compro mi papel para regalo, listones, moñas y etiquetas el día después de Navidad y lo guardo en mis cajas de Navidad para el año siguiente. Además, trato de encontrar papel para regalo, bolsas para regalo u otras decoraciones (como platos de papel) que no se vean como de alguna fiesta en particular y los utilizo para los cumpleaños.     

En octubre, muchas de las cadenas de comida rápida ofrecen cuponeras por tan solo un dólar para quienes celebran Halloween. Durante muchos años vivimos en medio de la nada, y antes de eso tuvimos un pastor alemán en nuestro jardín, ¡lo cual significaba que a nuestra casa no venían a pedir dulces! Un año, yo compre una cuponera de un dólar para 12 órdenes de papas fritas y las utilizamos después. Ahora, es una tradición. Algunas cadenas de hamburguesas ofrecen papas fritas; otras ofrecen helados en cono, galletas, o papas fritas.

*Vea la fecha de vencimiento. Algunos pueden utilizarse hasta finales de noviembre; otros pueden utilizarse hasta finales de año. 

Con bolsas de papas fritas por menos de diez centavos, junto con hamburguesas de 99¢, ¡usted no puede hacer que sea más barato que eso en casa! Esto puede resultar de utilidad con todo el bullicio y ajetreo de las fiestas. ¿Acaso no es bueno Dios?

Consejos acerca de las Listas

El método indicado arriba es la manera en la que yo mantengo mi hogar abastecido con comida y con artículos para el aseo que mi familia necesita; sin embargo, también utilizo la pizarra como una forma en la que entre la familia nos podemos comunicar cuando algo se nos ha terminado.

Coloque su pizarra a un lado del refrigerador o en su área de lavandería. Al percatarse usted, su esposo o sus hijos de que algo se ha acabado o que necesitan algo—simplemente escríbalo en su pizarra. Nuestros hijos mayores son muy atentos al llamar a casa y preguntar que está escrito en la pizarra para ver si ellos pueden pasar comprándolo por mí antes del día en el que usualmente hago mis compras.

Consejos acerca de dónde Comprar

Si a usted le gusta ahorrar dinero, escoja una tienda en la que usted empaque sus compras por sí misma. A mí no solo me gusta ahorrar dinero, sino que además me gusta organizar mis bolsas de acuerdo a como los artículos van colocados en mi cocina para ahorrar tiempo al llegar a casa. 

Si usted tiene varios lugares en los cuales compra, como ir a una panadería de descuento, vaya a estos lugares de primero de serle posible. Incluso Sam’s Club puede que no tenga lo que está escrito en mi lista, así que ir allí primero me permitirá trasladar lo que necesito a mi lista de supermercado. 

Consejos para su Día de Compras Semanal

Hacer mi lista y comprar en un solo día abarcaba mucho de mi tiempo, requería mayor esfuerzo y  usualmente yo me sentía apurada. Así que algunos años atrás yo dividí la tarea en dos días. ¡Esto hizo toda la diferencia del mundo! Ahora tomo más tiempo y esfuerzo para asegurarme de que todo esté incluido en mi lista. Además me di cuenta que rara vez omitía artículos que necesitaba. 

Con una nueva lista impresa, vaya a su pizarra y anote en su lista con un resaltador todos los artículos detallados, y luego bórrelos.

A continuación, utilice su lista impresa revisando su alacena y su refrigerador contra los “ingredientes necesarios” para ese menú semanal. 

Si usted utiliza cupones, coloque una “C” al lado de cada artículo y luego adhiera los cupones a su portapapeles. Esto le ayuda a asegurarse de que está escogiendo el artículo correcto que está siendo ofertado y que usted le entregue los cupones al cajero. 

Para los días más calurosos del verano, yo invertí en hieleras y en loncheras tipo hielera para trasladar a casa de forma segura mis comidas congeladas y refrigeradas.

También ayuda tener un par de canastas de lavandería rectangulares en su baúl para colocar adentro las bolsas plásticas de sus compras, lo que le ahorrará tiempo y esfuerzo al bajarlas cuando llegue a casa. De la misma manera, le ayudará a prevenir que los artículos se derramen mientras maneja a casa. 

Incluyendo a sus Hijos

Si usted quiere hacer de esto una “experiencia de aprendizaje” para su hijo, dele un portapapeles junto con un lápiz y los cupones mientras usted empuja el carrito. Haga que su hijo le diga el siguiente artículo que usted buscará y la marca o requerimiento (compra dos y lleva uno gratis) del cupón. 

Si usted tiene otros hijos, deje que sean ellos quienes busquen el artículo y lo coloquen en el carrito. Haga que sus ayudantes le entreguen los cupones al cajero y asegúrese de que sus hijos vacíen el carrito de compras.

Al vaciar el carro en un día de compras, mi familia ha sido enseñada que debe ayudar. Ellos colocan todas las bolsas en el mostrador o la mesa, y una vez que el carro está vacío, ellos sacan toda la comida de las bolsas. Los niños mayores (o yo) colocan la comida en la alacena en el orden apropiado. Yo tengo una repisa etiquetada para el cereal, para los chips, para la comida enlatada, para hornear, etc. 

Si usted tiene varios niños que pueden ayudar, reparta esta labor para mayor eficiencia y rapidez. Yo ponía al más alto a guardar las bebidas gaseosas y los chips que iban en la alacena arriba del refrigerador. Mi organizada hija guardaba las comidas enlatadas, siempre cuidando de colocarlas en el orden apropiado, con las etiquetas mirando hacia adelante. Otro niño guardaba los artículos refrigerados, y el chico que siempre estaba apresurado guardaba las cosas que iban en el congelador. El niño más pequeño recolectaba todas las bolsas plásticas desechadas.  

Prepare de Antemano

Si usted cocina su carne molida cuando usted llega a casa del supermercado, no solo estará lista para incluirla en una comida, sino que además sabe más fresca y puede ser guardada durante más tiempo en el refrigerador sin que se arruine. (En una ocasión yo le pague a uno de mis hijos para hacer esto. Él necesitaba el dinero y yo odiaba este trabajo en particular.) 

La carne molida ya cocinada también se mantiene bien en el congelador; utilice bolsas plásticas zip lock  para ahorrar espacio y para evitar comprar muchos contenedores plásticos. Recientemente tuvimos una fiesta en la que servimos tacos. Yo cociné carne extra adrede para asegurarme de que no hiciera falta, y además porque sabía que podía utilizarla más adelante. Ya que cociné la carne cuando estaba fresca, yo pude meter en una bolsa la carne ya sazonada que sobró y tener el equivalente a tres cenas en mi congelador—¡me encanta!

Haga su pastel de carne, vierta la salsa sobre sus costillas en barbacoa, haga su lasaña, y colóquelas en su refrigerador. Esto no solo hace más fácil el día de cocina; sino que además realza el sabor de sus comidas.

¡Gozo!

¡Lo más importante que usted puede hacer es disfrutar el trabajo que Dios le ha dado y buscar “gozo” en el mismo! Al estar preparada y mantenerse un paso adelante de esta muy importante tarea de comprar y preparar las comidas para su familia, usted estará menos propensa a odiar el trabajo. Cualquier cosa en la que usted sea buena, usted la disfrutará. Por la otra parte, las cosas contra las cuales lucha en su vida, no puede evitar odiarlas. 

Una vez que usted utilice este capítulo para dominar esta tarea, comience a disfrutar el reto de preparar cosas divertidas de maneras divertidas. Corte sus sándwiches en formas especiales con un cortador de galletas. Si sus hijos detestan las orillas, ¡corte diferentes formas en el centro, y luego tome las orillas y enróllelas en un “wrap” que ellos se comerán!

En el verano, para los almuerzos compre canastos plásticos para hamburguesas o simplemente para hacer una divertida cena de hamburguesas. Colóquele un mamón a la canasta para hacer un postre divertido.  

Tal y como lo mencioné en el último capítulo, evite que sus hijos coman de más y ahorre en “trastos para servir”, en lugar de colocar su comida sobre la mesa “estilo country,” alinee sus platos en el mostrador en orden de edades, y sírvale a cada niño las porciones apropiadas. Incluso los esposos comerán menos y mantendrán su peso bajo con este método. Y si alguno quiere “repetir,” tiene que hacer el esfuerzo (y llamar la atención) al ir de regreso a la cocina o a la estufa.

Con sus comidas y sus compras organizadas, usted ahora puede encontrar placer al crear comidas deliciosas, nutritivas, divertidas y gourmet.

Finalmente, asegúrese de poner la mesa temprano en el día y de arreglarla bonita, divertida e invitadora para su familia. ¡Eso les mostrará cuánto realmente a usted le importa!

Diario