Sharing is caring!

 Así obedeció Sara a Abraham, llamándolo señor

y ustedes han llegado a ser hijas de ella

si hacen el bien 

y no tienen miedo de nada que pueda aterrorizarlas.

—1 Pedro 3:6

 

 “Paz en medio de todo”

Hace cuatro semanas, abrí el correo encontrando una carta del abogado de mi ET. Me decía que mi ET había solicitado el divorcio y contenía copias de algunos de los trámites legales que uno recibiría al ser notificado. Antes de RMIEW, esa carta me habría desalentado. Habría colapsado y me habría dirigido al teléfono para llamar a amigos y familiares. Habría contratado a un abogado. La ira y las habladurías se habrían agitado por todos lados.

En su lugar, me dirigí al nido de oración que he hecho con algunas almohadas y mantas suaves junto a mi lado de la cama. Hablé con mi EC. Recité todos mis versículos de memoria y salmos. Canté mis himnos favoritos. Derramé mis lágrimas. El Señor mantuvo a mis hijos (mis dos menores de 18 y 22 años) ocupados y alejados la mayor parte del fin de semana. Nadie sabe que se ha presentado el divorcio. Sólo esto es un milagro, ya que yo solía ser la más habladora que conocía. ¡Bendito sea el Santo nombre de Jesús!

Mi EC está aquí a mi lado. Estoy increíblemente tranquila. Solo hago lo siguiente que hay que hacer. Puedo enfocarme en bendecir a otros. Él también está protegiendo a mis hijos. Hace dos semanas, cuando finalmente me notificaron, era de noche y mi hija estaba esperando que llegara un amigo. Normalmente, no habría respondido a la puerta, pero estaba caminando frente a ella. ¡Una mujer me entregó el papeleo del divorcio en un sobre enorme! Si mi hija (que por casualidad estaba en el baño) hubiera respondido a la puerta (ella es lo suficientemente mayor para que le hubieran entregado los documentos en este Estado), no podría haber pasado por alto lo que eran. (Mis hijos todavía no saben sobre la presentación del divorcio.) Mi EC la protegió de ver. También creo que la notificadora se sorprendió mucho cuando sonreí y le agradecí muy gratamente.

La semana pasada, fui llamada nuevamente para ayunar, algo nuevo para mí desde que me uní a este ministerio en abril. La primera vez que ayuné tres días, fue muy difícil. La comida ha sido algo reconfortante para mí, lo que me ha hecho engordar durante la última y estresante década. Sin embargo,hace un año comencé a perder peso, después de que Dios me ayudó a hacer una conexión de por qué comía por estrés. El ayuno es una buena disciplina para mí, ya que me ha mostrado que todavía tiendo arecurrir a la comida cuando estoy aburrida o inquieta, en lugar de acudir a Dios. Así que el ayuno me estáayudando a deshacerme de algunos malos hábitos, mientras me centro en el Señor. Así que, una vez 

terminada la celebración del 4 de julio, comencé lo que pensé que sería un ayuno de tres días. Sin embargo, Dios me llamó a extenderlo, verificó que debía extenderlo nuevamente, ¡y terminé completandoun ayuno de siete días! No fue fácil, pero no fue horrible, y mi EC dejó claro que debía continuar y cuándo debía terminar. Nadie sospechó, ¡y pude hacer todas las cosas mencionadas anteriormente durante el ayuno!

Estoy bendecida. Dios es bueno. ¡Soy querida, y nunca estoy sola! ¡Alabado sea el Señor!

~ Ursula en Missouri 

Firmando los papeles del divorcio

Durante la primera vez que atravesé por este valle del divorcio, pude, a través de la sabiduría y el favor, no tener que firmar mis documentos de divorcio. A decir verdad, tenía tanto miedo de firmar los papeles porque aprendí cómo se sentía Dios con respecto al divorcio ( Él lo odia), así que temía que firmar los documentos de divorcio significaría que era “cómplice” del pecado.

Es divertido cuando lo recuerdo, porque también conocía el principio de la sumisión a nuestros esposos. Dios le dice a las mujeres que sigan solo dos ejemplos con respecto a la sumisión: Jesús (en 1 Pedro 2) y Sara (1 Pedro 3). Si miramos la vida de Sarah, sabemos que su esposo, a quien llamó señor, le pidió que acepte ser tomada como la esposa del Faraón, ¡no una, sino dos veces!

Ciertamente, ser “cómplice” en la medida en que se le pidió a Sarah que se sometiera a su esposo de ninguna manera es una comparación con lo que Dios me llamó a hacer, que era firmar papeles de divorcio esta vez. Pero Dios es bueno, sólo nos pide que hagamos lo que podemos hacer. Y en ese momento de mi vida, solo tuve fe para creer que Dios me libraría de tener que firmar. Leí en “Restaura tu matrimonio” que favoreceríamos a nuestros esposos para que se libraran de tener que firmar, si exhibíamos un “espíritu apacible y tranquilo.” Cuando dije que lo haría si era necesario, pero que él ganaría por defecto, esa “respuesta gentil” alejó toda “ira.” Perdí por defecto, pero no hubo discusión alguna.

Y Dios usó mi testimonio previo para ayudar a muchas otras mujeres que leen el primer libro de Enfrentando el Divorcio que Erin armó. ¡Muchas mujeres escribieron que pudieron aprender de mi testimonio y el de las otras mujeres que compartieron sus testimonios, y que Dios fue fiel en librarlas también! Aquí está mi testimonio de 1991:

En mi situación, después de leer el testimonio de Erin que condujo al comienzo de RMI, también elegí perder mi divorcio “por defecto.” Tomé las Escrituras literalmente cuando me entregaron los documentos de divorcio de mi esposo. No firmé los documentos, ni me presenté a la audiencia, ¡y Dios me libró! Al igual que Erin, si hubiera ido a un abogado o hubiera asistido a la corte, no habría visto la poderosa liberación de la mano de Dios, ¡porque usó mi obediencia para anular mi divorcio unas semanas más tarde!

Nuestro matrimonio fue restaurado milagrosamente solo tres meses después de otorgado el divorcio, debido en parte a mi obediencia a no obtener un abogado. Dios me libró cuando se descubrió que, a pesar de que el juez había otorgado el divorcio, los documentos que había presentado el abogado de mi esposo estaban equivocados. Para que el divorcio “sea legal”, su abogado dijo que se le exigiría a mi 

esposo que presentara documentos adicionales a los tribunales. Para el momento en que se descubrió este error, el corazón de mi esposo se había vuelto hacia mí y ¡lamentaba haber presentado una demanda! Cuando le pregunté qué pensaría si descubriera que no estábamos divorciados, dijo: “¡Divorciarme de ti fue el mayor error de mi vida!”

Mi esposo estaba emocionado de que Dios de alguna forma lo había librado de su divorcio y simplemente pidió (cuando le conté lo que su abogado me había dicho) que no “le contara a nadie”, lo que significaba no decirle nada a la OM. Mi restauración no ocurrió de inmediato, había otras pruebas que necesitaba pasar y pruebas por las que tuve que pasar, pero Dios fue fiel a pesar de todo.

Cuando le dije a mi esposo por primera vez que no iba a impugnar el divorcio y que no contrataría a un abogado para mí (cuando leí el libro de RSM), se mostró escéptico hasta que comprobó que podía obtener el divorcio sin que yo firmara los papeles de divorcio o me presentara en la corte. En el caso de Caroline a continuación, su esposo insistió en que ella apareciera. Caminando en obediencia, mientras oramos para ser liberadas, como verán, Caroline me ayudó a atravesar por el divorcio nuevamente, sin temor.

¡Alabando a Dios con una alegría indescriptible!

¡Tengo los ojos hinchados por el llanto, no por la tristeza, sino por la alegría indescriptible! Mi corazón está tan lleno en este momento, que es difícil expresar realmente lo maravilloso que es nuestro Señor, y cuán agradecida estoy por este ministerio y la bendición que me ha dado la obediencia a estos principios radicales.

Dios usó mi obediencia al no conseguir un abogado, al no escuchar a mi madre, a mi padre, o incluso a mi pastor, todos los cuales trataron de informarme con vehemencia que no tenía que simplemente “pasarpor encima” en estos procedimientos. Ellos querían que consiguiera un abogado agresivo que realmente hiciera sentir a mi esposo las consecuencias de su conducta actual.

Por la sorprendente e increíble gracia de Dios y, estoy segura, las oraciones de mi compañera de ánimo y los miembros de RSM; hoy obedecí estos principios y confié en Dios.

No solo Dios trajo bendición financiera en la audiencia (a la que mi esposo me pidió firmemente que asistiera hoy), Dios también me usó como testigo ante el representante de la corte, que nunca vio “gente tan agradable y amable” en todos sus años de participación en más de 19,000 divorcios en nuestro condado. (¡Dios ayudanos!)

¡¡Pero lo más importante para mí, después de más de seis meses de separación y años de mi comportamiento contencioso, finalmente vi la pared de odio de mi esposo caer ante mis propios ojos!! Mientras hablábamos de asuntos de dinero y custodia en el transcurso de estas dos horas, Dios cerró mi boca y solo la abrió cuando tuve algo fabuloso que decir acerca de mi esposo: su integridad, su gran capacidad de ganancia, su cuidado de los niños y ¡Su manera responsable de satisfacer todas nuestras necesidades y administrar nuestro dinero! Aunque me arrepentí al principio de esta “aventura espiritual”, mi esposo no estaba dispuesto a escuchar nada de lo que yo quería confesar (estoy segura, porque había escuchado cosas “religiosas” de mi boca arrogante y farisea muchas veces antes) Dios continuó cambiándome, así que solo esperé.

Hoy, Dios me dio la oportunidad de admitir a mi esposo (y al empleado): mis problemas para manejar el dinero, mi desorganización, mi irresponsabilidad y los problemas pasados que tuve al usar productos 

farmacéuticos fuertes (legítimamente, pero ahora, alabado sea Dios , ¡Estoy libre de ellos!) para controlarmi dolor crónico.

Al final de la “entrevista”, cuando admití que era “escamosa”, mi esposo en realidad me contradijo y me elogió frente al empleado. ¡Dijo que realmente podía producir grandes cosas cuando me lo proponía! ¡También dijo que era sensible y afectuosa con los niños, y cuán comprensiva soy acerca de su exigente horario de trabajo! ¡Hablando de BLOQUEAR la memoria! ¡Lo molesté CONSTANTEMENTE por su trabajo durante los últimos 10 años! ¡Y ni siquiera le pedí a Dios por eso! ¡Alabado sea! ¡Él sabía que lo necesitaba!

Mientras que antes, cuando nos veíamos, era distante y brusco, sin mirarme ni hablar más de lo necesario; hoy tomó el ascensor conmigo (estoy discapacitada) en lugar de las escaleras. Luego salió deledificio conmigo, compartió conmigo algo sobre cómo sería su día, y luego (¡Aleluya!), ¡aceptó cenar con nosotros mañana por la noche! Me escuché a mí misma decir: “Si es muy difícil alejarse del trabajo, no teestreses por eso. No se lo diré a los niños, en caso de que no puedas hacerlo.” (¿¡Huh !? Sé de dónde vino ESO y no fui yo!)

Él dijo, con convicción, “¡lo haré realidad!” Luego gritó: “Nos vemos mañana”, mientras corría hacia su automóvil. Si tuvieras una idea de cómo es su trabajo, ¡estarías saltando de alegría porque nuestro Dios pudo cambiar su corazón lo suficiente como para DECIR algo así!

Vengo al sitio para leer informes de alabanza cuando me siento desanimada. Solo elevar mi voz en alabanza a Dios por lo que está haciendo por los demás levanta mi semblante y hace que se eleve en míla “fe que mueve montañas.” Entonces, por favor, querida hermana, toma tu tiempo ahora mismo para usar tu voz en acción de gracias y alabanza a nuestro magnífico y viviente Señor, ¡que incluso puede tomar una audiencia en la corte y usarla para Su bien! Y “ten valor” porque Dios está trabajando en tu nombre, ¡incluso cuando lo obedeces en este preciso momento!

~ Caroline* en Kentucky

¿Cuántas de ustedes han oído hablar de un informe como ese con respecto a una audiencia de divorcio?Nunca. En cambio, a todos les encanta compartir “historias de terror” de divorcio para asustarte y conseguir un “buen” abogado. Solo recuerda, “Aunque caigan mil a tu lado y diez mil a tu diestra,

a ti no se acercará.” (Salmos 91: 7). En cambio, “No seas vencido por el mal, sino vence el mal con el bien.” (Romanos 12:21). Libera a tu abogado y confía solo en Dios para librarte y protegerte. Ora por oportunidades para bendecir a tu esposo antes e incluso durante el divorcio, si no puedes renunciar a presentarte a la audiencia.

Si tu esposo te pide que firmes, sin importar lo que digan los documentos de divorcio, tu no eres cómplicede un delito, en su lugar estás siguiendo los principios que Jesús nos dijo que hiciéramos y que traerán lavictoria. En primer lugar, Él dijo que no debemos resistirnos a ningún mal (eso cluye el divorcio), que no solo aceptemos caminar esa milla, sino que luego recorramos la segunda milla (y sin que nos pregunten), y que cuando nos demanden (esto significa ser demandada por el divorcio) entonces debemos dar lo que se nos pida, ¡e ir más allá y dar más!

Esta no es mi idea loca, sino la de Dios. No tengo idea de cómo los consejeros cristianos, pastores y amigos cristianos pueden ignorar este principio. Aquí está el versículo de nuevo. Léelo para ver qué tan claro es Dios acerca de lo que se supone que debemos hacer, en comparación con lo que todos los demás te dicen que hagas.

“Ustedes han oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente”. Pero Yo les digo: no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa. Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado, no le vuelvas la espalda.” (Mateo 5: 38-42).

Caroline tuvo la victoria y el gozo que ahora la hace llorar, porque fue a la corte (porque su esposo insistió) humildemente y confió en Dios. Ella conocía y aplicaba los principios que no solo le permitieron enfrentar la audiencia pacíficamente, ¡sino que también derribó el muro del odio mientras bendecía a su esposo en las ocasiones más radicales!

Aquí hay algunos versículos más que pocos pastores o cristianos conocen o te animan a seguir.

“¿Se atreve alguno de ustedes, cuando tiene algo contra su prójimo, a ir a juicio ante los incrédulos y no ante los santos?” (1 Cor. 6: 1).

Esta es una Escritura muy firme. ¿Desafiaríamos a Dios? Si simplemente eliges aparecer en la corte, estás parado “ante los incrédulos”. Algunos creen que esta es su oportunidad para arreglar su situación, no es así. Caroline no eligió aparecer; su esposo la presionó. Ella oró para ser liberada, pero Dios tenía otros planes.

“Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni sus caminos son Mis caminos», declara el SEÑOR. «Porque como los cielos son más altos que la tierra, así Mis caminos son más altos que sus caminos, y Mis pensamientos más que sus pensamientos.” (Is. 55: 8-9).

Cuando nos apoyamos en nuestro propio entendimiento y hacemos nuestro propio plan, Dios simplemente se hará a un lado y permitirá que caigas para que aprendas que Su plan está muy por encima de tu plan. Una vez más, camina en obediencia y si lo necesitas, ora para ser liberada, pero sólo recuerda, eres bendecida si debes atravesar el horno de fuego de una audiencia-Dios tiene un plan más grande y te bendecirá porque lo atravesaste confiando en Él. Sin embargo, no elijas saltar al horno de fuego, ¡o podrías encontrarte como un mártir sin causa!

Sin embargo, por muy difícil que sea no contratar a un abogado y negarse a luchar por la ayuda económica, hay algunos a quienes se les llama más alto, como a Janet en Pensilvania:

¡Jesús, nuestra fuente!

Alabo al Señor por Su fuerza que es perfecta en nuestras debilidades. Él puso en mi corazón durante varios meses para retirar la ayuda conyugal que recibo de mi esposo. Sabía hacerlo, pero tenía miedo dehacerlo con nuestras dos niñas.

Una noche, Dios me habló nuevamente sobre el tema. Le dije a mi esposo que estaba dispuesta a retirar la manutención conyugal y de mis hijas. Él estaba sorprendido. Inmediatamente me preguntó cómo lo haría. Yo respondí que lo haría. Apreciaba que dejara de recibir la manutención del cónyuge, pero no mepermitió retirar la pensión alimenticia. No se sentiría bien si no estuviera apoyando a nuestras niñas. Él estaba agradecido, y yo fui obediente.

Cuando colgué, una paz inmediata se apoderó de mi corazón y mi mente. Comencé a orar y recibir un gran avance en mi intercesión como no lo había hecho en mucho tiempo. Lo haría por la gracia de Dios. Jesús es nuestra fuente: ser bendecidos y ser obedientes. Confía y obedece, no hay otra manera.

~Janet en Pennsylvania

La paz y una puerta abierta a Dios es algo a lo que no podemos ponerle precio. Y cuando estamos dispuestas, como Janet, a dar un paso de fe, Dios nos bendecirá.

¿Juzgaremos a los ángeles?

¿O no saben que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo es juzgado por ustedes, ¿no son competentes para juzgar los casos más sencillos? ¿No saben que hemos de juzgar a los ángeles? ¡Cuánto más asuntos de esta vida!(1 Corintios 6: 2-3).

En este versículo, Dios se burla de nosotros, mostrándonos cuán mezquinos e insignificantes son los asuntos de este mundo en comparación con nuestra vida con Él.

Si tenemos miedo de cómo los tribunales nos tratarán y tratamos de apelar a ellos (o a nuestros esposos o esposas), perderemos las bendiciones de Dios. Dios puede volver el corazón de los reyes, jueces, abogados y esposas / esposos: sus corazones también están en las manos de Dios.

“Como canales de agua es el corazón del rey en la mano del SEÑOR; Él lo dirige donde le place.” (Prov. 21: 1).

Y es cuando Dios ve nuestro corazón: alguien que confía en Él, alguien que con gozo sigue Sus principios, y cree en Sus promesas: ¡esto es lo que causa que Él vuelva ese otro corazón hacia nosotros!

“Entonces, si tienen tribunales que juzgan los casos de esta vida, ¿por qué ponen por jueces a los que nada son en la iglesia?” (1 Corintios 6: 4).

Los tribunales de mi país (los Estados Unidos de América) ya no siguen las enseñanzas bíblicas como lohicieron cuando se fundó este país. Como resultado, tenemos decisiones y cargas sobre los creyentes que ni Dios ni nuestros padres fundadores tenían en mente. Si eliges los tribunales para ayudarte, elegirás su juicio sobre la protección y las provisiones de Dios.

Proverbios 29:26 dice claramente: “Muchos buscan el favor del gobernante, pero del SEÑOR viene la justicia para el hombre.”

Incluso en países que le permiten tener unos pocos años para esperar un divorcio, si simplemente dices que no lo quieres, tu esposo/esposa te detestará ¡porque te interpones en el camino de lo que él /ella cree que lo hará feliz! Sería mejor que te salieras del camino de los impíos (Salmo 1: 1), dejes de resistir el mal y camines la otra milla, dale tu abrigo (Mateo 5:39) y ve aparecer a Dios.

Esto también es cierto para el sentimiento de que tienes que hacer una declaración de que no quieres un divorcio.

Realmente creí la primera vez que enfrenté el divorcio que tenía que dejarle en claro a mi esposo que el divorcio no era nada de lo que quería, una vez más, porque temía no ser cómplice del delito de divorcio yterminar como la Safira de Ananías. ! (Ver Hechos 5). Pero esta vez estaba muy consciente de que Dios 

conocía mi corazón, y Él también conoce tu corazón. Sabía que no quería un divorcio, y que para mí, asegurarme de decírselo a mi esposo significaría que todavía era una farisea del peor tipo.

Sin embargo, si tú fuiste quien siguió hablando o amenazando con el divorcio, o si fuiste quien lo inició, entonces declarar que no quieres uno sin duda estaría justificado y es una muy buena idea. No lo sigas diciendo, solo deja en claro que fue un error si fuiste tú quien habló de ello.

En la situación de Kris, leerás que Dios también la llamó a un nivel más alto de fe y obediencia. ¡Fue sutestimonio y fe, junto con el de Vivian (que leerán inmediatamente después de Kris) lo que ME dio la fe y elcoraje para firmar los documentos de divorcio esta vez cuando mi esposo me lo pidió!

¡Soy verdaderamente una nueva criatura en Cristo!

“Quería tomarme un momento para alabar a mi Señor y Salvador. Él te dará la gracia y la paz para caminar a través de cualquier cosa si solo abres tu corazón a Él.”

Mi esposo vino el viernes y me pidió que firmara el decreto final de divorcio. Pude hacer esto con una sonrisa y sin la “escena” que hubiera sucedido hace solo cinco meses. Estoy muy agradecida con el Señor por darme la bendita oportunidad de mostrarle a ÉL que he cambiado. El Señor me dio la oportunidad de ver qué ha hecho Su amor y fe en Él para cambiarme. El Señor me ha mostrado que soy verdaderamente una nueva criatura en Cristo, y no podría estar más agradecida.

He sido tan bendecida cuando el Señor retrasó los procedimientos judiciales y causó confusión a cada paso, pero ahora, esto está realmente en las manos del Señor. Según tengo entendido en este punto, mi esposo y su abogado pueden ir a la corte cualquier día, pedir que lo agreguen al expediente, y el juez firmará el decreto. No soy necesaria y no recibiré más notificaciones antes de que sea definitivo.

O el Señor me libera y separa el Mar Rojo, o pasaré esta prueba. En cualquier caso, no tengo miedo y estoy firme. Mentiría si dijera que no hubo algunas lágrimas después de que mi esposo se fue, pero las palabras “renuncio” nunca entraron en mi cabeza. El Señor me prometió que Él estaría conmigo; Él prometió que Su Palabra era buena; Él prometió liberación; prometió restauración, si yo estaba firme; Él no prometió que esto no sería incómodo o incluso doloroso. Así que, este es otro paso que duele un poco, no es el final. El Señor puede detener este divorcio, pero incluso si tiene que pasar por Su plan perfecto, entonces voy a esperar para ver esto que el Señor va a hacer por mí.

Entonces, ¡agradezco y alabo a mi Señor y Padre celestial por todo lo que Él ha hecho y está haciendo no solo en mi matrimonio, sino también en mí! Le agradezco que no importa lo que yo vea, Él está trabajando y cuidando a mi esposo y a mis hijos. ¡Le agradezco que haya podido no desmayar y mostrarle a mi esposo la alegría y la paz que viene del Señor!

Si parece que te estás acercando, o estás en el lugar donde estoy ahora, ¡NO TE RINDAS! Confía en el Señor y permanece en el camino. El llanto puede durar una noche, pero la alegría realmente vendrá por la mañana. ¡Dios te bendiga!”

~ Kris en Texas

Un mes después, RMI recibió este correo electrónico de Kris:

Querida Erin y toda la gente maravillosa en RMI,

Solo quería agradecerte por poner mi testimonio de alabanza sobre la firma de los papeles de divorcio enel boletín de abril. Fue un recordatorio oportuno de todo lo que el Señor ha hecho en mi vida, ya que el divorcio se llevó a cabo en marzo. Algunas mujeres me han preguntado si haría o no todo tal cual lo hice 

(soltar a mi abogado, firmar como se me pidió, etc.), sabiendo que el Señor aún habría dejado que el divorcio sucediera. La respuesta es un simple sí. Lo haría de la misma manera otra vez.

Podría estar amargada (como he visto a muchas otras) y lamentar eso porque hice todo lo que el Señor le mostró a Erin que había que hacer y aún así no detuvo el divorcio en mi caso porque lo hice todo mal, y supongo que la ira podría derramarse en todas las áreas de mi vida, incluso en mi caminar con Dios. PERO solo porque puede no haber tenido el “resultado deseado” como algunos lo ven, aún así hice lo que el Señor me indicó que hiciera, así que tuvo el resultado exacto que el Señor tenía en mente, que a su vez es el resultado deseado por mí también. Les daría a otras mujeres el mismo consejo que en el libro de Enfrentando el Divorcio sin dudarlo ni tener reservas, porque creo que el consejo es directo del Señor.

De todas las cosas que han pasado por mi mente (y con las que he luchado estas dos últimas semanas),que debería haber hecho cosas relacionadas con el divorcio de manera diferente siguiendo los principios de RYM eso no es una de ellas. ¡Creo que veré la bondad del Señor en la tierra de los vivos, y que todas las cosas realmente funcionan para Su bien, y que algún día Él tendrá un testimonio en mí para demostrarlo!

¡Que el Señor los bendiga ricamente a todos en RMI!

~ Kris en Texas

¡El abogado del esposo ora para que no haya divorcio!

Fui donde el abogado de mi esposo durante mi hora de almuerzo hace dos días para firmar los formularios de consentimiento. Le pedí a Dios que fuera delante de mí y que fuera a mi retaguardia. ¡Alabado sea Dios, fue tan fiel!

Cuando fui a firmar los documentos en obediencia a mi esposo, su abogada me preguntó si estaba segura de que quería seguir con esto. La miré y dije que estaba de acuerdo. Me preguntó si iba a ir a la audiencia una semana después. Le dije que no, ya que no era obligatorio para mí hacerlo.

Ella me preguntó: “¿No te gustaría ver a tu esposo?” No creo haber respondido. Pero con sus preguntas, mis ojos comenzaron a lagrimear. Espero que ella no lo haya notado. Ella me preguntó si había pensado en invitar a salir a mi esposo. Dije que no. Ella dijo que los dos parecíamos tan agradables que pudimos resolver todo por correo electrónico. Dije que mi esposo es un hombre muy agradable.

Ella dijo: “¿Por qué no lo intentan de nuevo?” Le dije que era una esposa terrible. Ella preguntó por qué no nos reuníamos? Le dije que se lo dejaría a mi esposo. ¡Ella sonrió y dijo que hablaría con él sobre invitarme a salir! Ella dijo que con la audiencia, se aprobaría el decreto nisi (divorcio temporal). Y después de tres meses, sería definitivo. Ella fue muy amable, realmente sentía que iba a derrumbarme y llorar.

Luego me preguntó si aún iba a la iglesia. Dije que si. ¡Ella dijo que mi esposo le dijo que él también fue ala iglesia! Ella sonrió de nuevo y dijo que oraría por nosotros. Ella me dijo que no perdiera la esperanza. Ella me animó y dijo que aún faltaban tres meses para que el divorcio se volviera definitivo. Todo el tiempo, intentaba no llorar. Cuando salí, ella me dijo que hay problemas en cada nuevo matrimonio y queno me preocupe.

¡Nunca pensé que saldría de la oficina de un abogado después de firmar documentos de consentimiento para un divorcio, sintiéndome animada! ¡Incluso la abogada de mi esposo está orando por nosotros! ¡Mira cómo trabaja Dios!

De hecho, la mente de un hombre planifica sus caminos, ¡pero el Señor dirige sus pasos! Todavía estoy orando para que Dios pare el divorcio si es Su voluntad, pero si Él lo permite, ¡oro para que lo use para BIEN!

¡Wow Señor, eres tan increíble!

~ Vivian en Singapur

¿Por qué tuve que firmar?

Cuando mi esposo me abordó acerca del divorcio, una vez más, me dijo que iba a hacer que me hiciera cargo de TODAS nuestras deudas familiares y comerciales, y que no volvería a pagar la manutención infantil, de nuevo. Y déjenme interponer algo que creo que cada una debería saber y comprender. Debido a que mi esposo sabía sobre mi parte en RMI durante años, lo que nos llevó a estar restaurados, conocía todas las convicciones que yo tenía. Y entonces usó mis convicciones en mi contra. Se aprovechó de mí por completo. ¿Escuchaste lo que dije? ¡Se aprovechó de mis convicciones y abusó de los principios en los que yo creía y sabía que seguiría! Por eso sabía que podía “salirse con la suya” sin pagar la manutención infantil, dejando atrás todas las deudas, etc., etc.

Es importante que comprendan lo que acabo de decir porque muchas de ustedes temen que si hacen lo correcto se aprovecharán de ustedes. De modo que Dios, en su sabiduría y amor por , me envió a mí y a muchas otras por delante y nos “preparó” asegurándonos que nos puso en apuros muy difíciles y nos permitió caminar por valles diferentes y muy difíciles para tu bien.

Esta vez no era ingenua o ignorante de lo que estaba sucediendo como lo fui durante la primera vez. Esta vez supe completamente lo que estaba planeando hacer y, debido a sentir Su amor por mí, de buena gana di mi vida.

“Por eso el Padre me ama, porque Yo doy Mi vida para tomarla de nuevo. Nadie me la quita, sino que Yola doy de Mi propia voluntad.” (Juan 10:16-18).

Es por eso que “con entusiasmo” acepté, porque mi esposo sabía que no quería firmar los documentos de divorcio, pero cuando se lo explicó a su abogado, le dijeron que el juez nunca aceptaría el no dar la “manutención infantil” a menos que yo firmara los papeles. ¡Y recuerda esto querida lectora, si te piden que firmes, no será más difícil para Dios restaurar tu matrimonio!

“Yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne, ¿habrá algo imposible para Mí?” (Jeremías 32:27). ¿Tú responderás diciendo…

“¡Ah, Señor Dios! Ciertamente, Tú hiciste los cielos y la tierra con Tu gran poder y con Tu brazo extendido. Nada es imposible para Ti”! (Jeremías 32:17)…como yo elegí hacerlo?

Sabiendo que Dios me estaba llamando a un nivel más alto de obediencia y confianza en Él, “con entusiasmo” le dije a mi esposo que ¡firmaría cuando me dijera lo que su abogado había dicho! No tenía idea de cuándo me pedirían que firmara, pero ¿creerías que Dios me llevó a Segunda Crónicas 20:6–25 el día ANTES de que me pidieran que firmara los documentos finales del divorcio! Como dije, no sabía 

que me pedirían firmar los documentos al día siguiente, ¡pero Dios lo hizo! Yo leí.

“Cuando el enemigo venía en contra de Josafat, el oró diciendo: “Oh Señor, Dios de nuestros padres, ¿no eres Tú Dios en los cielos? ¿Y no gobiernas Tú sobre todos los reinos de las naciones? En Tu manohay poder y fortaleza y no hay quien pueda resistirte."

“Si viene mal sobre nosotros, espada, juicio, pestilencia o hambre, nos presentaremos delante de esta casa y delante de Ti (porque Tu nombre está en esta casa), y clamaremos a Ti en nuestra angustia, y Tú oirás y nos salvarás. . .cómo nos pagan, viniendo a echarnos de Tu posesión, la que nos diste en heredad.”

“Oh Dios nuestro, ¿no los juzgarás? Porque no tenemos fuerza alguna delante de esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer; pero nuestros ojos están vueltos hacia Ti."

“. . . así les dice el SEÑOR: “No teman, ni se acobarden delante de esta gran multitud, porque la batalla no es de ustedes, sino de Dios.’”

“Desciendan mañana contra ellos . . . No necesitan pelear en esta batalla; tomen sus puestos y estén quietos, y vean la salvación del Señor con ustedes. . . No teman ni se acobarden; salgan mañana al encuentro de ellos porque el SEÑOR está con ustedes.”

¡Aquí es donde el Señor me llevó el día antes de que me pidieran que firmara los documentos finales deldivorcio! ¡No fue hasta esa noche que volví a este pasaje y noté que dice dos veces que tenía que salir mañana! ¡¡Eso fue más de una confirmación de lo que necesitaba, pero tal vez esto es lo que necesitabas escuchar para ayudarte cuando te lo pidan!!

Como resultado de la Palabra del Señor para Josafat, él respondió al Señor inclinando “rostro en tierra, y . . . se postraron delante del SEÑOR, adorando al SEÑOR.” Y luego “se levantaron para alabar al SEÑOR, Dios de Israel, en voz muy alta.”

¿Cuáles fueron los resultados de esta confianza y alabanza al Señor?

¡¡¡¡Sus enemigos se destruyeron a sí mismos!!!!

Así dice, “Se levantaron muy de mañana y salieron . . . Cuando salían, Josafat se puso en pie y dijo: «Óiganme, Judá y habitantes de Jerusalén, confíen en el SEÑOR su Dios, y estarán seguros. Confíen en Sus profetas y triunfarán.”

“Den gracias al SEÑOR, porque para siempre es Su misericordia.”

¡¡Ellos dieron gracias antes que Dios hiciera cualquier cosa!!

“Cuando comenzaron a entonar cánticos y alabanzas, el Señor puso emboscadas . . . destruyéndolos completamente; y cuando habían acabado . . . se pusieron a destruirse unos a otros”!!—“ninguno había escapado.”

Y como si eso no fuera suficiente … 

“Al llegar Josafat y su pueblo para recoger el botín, hallaron mucho entre los cadáveres, incluyendo mercaderías, vestidos y objetos preciosos que tomaron para sí, más de los que podían llevar. Estuvieron tres días recogiendo el botín, pues había mucho.”!!

El día que me pidieron que firmara los documentos de divorcio fue un día lleno de citas. Sabía que esto tenía que ser parte del plan de Dios, de modo que estaría demasiado ocupada como para dejar que mi mente reflexionara sobre lo que estaba a punto de hacer, lo que podría haberme causado miedo o ansiedad. Cuando entré para firmar, no tenía absolutamente ningún miedo. Pude estar emocionada y entusiasmada con el asistente legal que me llevó a la sala para firmarlos. Mis manos no titubearon ni temblaron. ¡Señoras, esto era Dios! Me había preparado para este “día de batalla” y sabía que iba a luchar por mí.

¡Si no hubiera sido por el testimonio de Kris y Vivian, sé que no habría podido firmar los documentos “sin miedo”! Dios nos dice que podremos vencer al malvado (que, por cierto, no es tu esposo /esposa o la OM/OH) por la sangre del Cordero y la palabra de su testimonio. (Lee Apocalipsis 12:11)

¡Ten en cuenta siempre que lo que Dios te está pidiendo que atravieses hoy o mañana será algún día el único testimonio que le permita a otra persona atravesar por algo más “sin temor”! ¡Estoy agradecida por Kris y Vivian que construyeron el puente para “firmar sin miedo” por tí y por mí!

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.