Sharing is caring!

Den, y se les dará: 

se les echará en el regazo una medida llena, 

apretada, sacudida y desbordante

Porque con la medida que midan a otros, 

se les medirá a ustedes.

—Lucas 6:38

 

Respondiendo con Entusiasmo

Una de las actitudes más poderosas y liberadoras en que Dios trabajó en mi espíritu esta vez durante mi divorcio fue para responder "con entusiasmo" a todo lo que mi esposo dijo cuando quiso “hablar” conmigo. Comparé esto con la primera vez que mi esposo se divorció de mí, la primera vez sólo tuve la fe para tímidamente “estar de acuerdo,” y el acuerdo estuvo acompañado de dolor, duda, preocupación y mucha oración de “seguimiento” ¡una vez que estuve de acuerdo!

Amadas, esta no es la vida abundante por la que Jesús murió para darnos ¡es en cambio la carga que nunca tuvimos la intención de llevar! La primera vez, en lugar de confiar en el Señor que todo funcionaría para mi bien (Romanos 8:28), que el Señor anhelaba ser misericordioso conmigo (Isaías 30:18), y que en realidad estaba “esperando” para mostrarse a Sí mismo fuerte en mi nombre (2 Crónicas 16: 9), prefería dedicar mi tiempo a reflexionar sobre las consecuencias de lo que se me presentaba o me pedía, lo que me ocasionó una carga tan pesada que luché para sobrevivir.

¿Qué cambió? No fue la situación. Esta vez, el ataque fue mucho más rápido; las demandas mucho mayores, la pérdida sería mucho más sustancial y el escándalo mucho mayor. La diferencia estaba en mí. Había ganado más fe al leer los testimonios presentados al ministerio, había desarrollado más fortaleza espiritual al caminar en obediencia, y ahora estaba llena del Espíritu Santo, pero lo más importante, tenía una relación más íntima y cercana con el Señor . Él era mi Esposo ahora, y debido a esta intimidad, el Señor continuamente me mostraba lo que estaba “por venir” para que no me tomara por sorpresa.

“Pregúntame acerca de las cosas por venir …”(Isaías 45:11). “Tus oídos oirán una palabra detrás de ti, 'Este es el camino, anda por él', cada vez que te desvíes hacia la derecha o hacia la izquierda” (Isaías 30:21).

Todas estas ventajas, querida lectora ¡están disponibles para tí! Este libro y todo lo que ofrece el ministerio de RMI te ayudarán a aprender cómo escuchar y seguir al Señor. La clave, y lo que es más importante, es el tiempo de uno-a-uno con el Señor. Te dará la habilidad no sólo de atravesarlo, sino de ayudarte a prosperar, a ser bendecida y, lo más importante, a tener ALEGRÍA que te permita disfrutar, ¡no solo soportar el viaje! Esto puede sonar imposible para tí; Sé que si hubiera leído esto la primera vez, lo habría pensado también. ¡Pero está dentro del alcance de cada creyente!

"No es que hable por deseo; porque he aprendido a contentarme en cualquier circunstancia que estoy "(Filipenses 4: 1). ". . . estar contento con lo que tienes; porque Él mismo ha dicho: “Nunca te dejare, ni te abandonaré jamás.” (Hebreos 13: 5). “Pero la piedad es en realidad un medio de gran ganancia, cuando se acompaña de contentamiento.” (1 Timoteo 6: 6).

Cuando mi esposo vino a “hablar” conmigo, me dijo: “Voy de camino a hablar con un abogado. Me voy a divorciar de ti y planeo encontrar a otra persona para casarme.” Mi respuesta nos sorprendió a ambos, “Ah, está bien, lo entiendo” ¡y sonreí!

Como mi respuesta no era de miedo, conmoción ni horror, él estaba seguro de que no lo había dicho con la suficiente claridad, así que volvió a decirlo y con mucha más intensidad. Entonces, querida lectora, si eliges responder con gracia (mientras confías en el Señor y te niegas a interponerse en el camino de los malvados), debes estar preparada para más ataques. El calor será más intenso cada vez que tu cónyuge indique que él / ella te está dejando, y él / ella comenzará a incluir por qué. Pero, gracias a Dios, mi corazón había estado “escondido en el Señor” durante muchas semanas.

Dios realmente me había estado preparando para este momento durante casi un año (aunque no lo sabía ni sospechaba). Y créelo o no, Él también te ha estado preparando, aunque tú tampoco lo supieras.

Dios promete que los justos no serán sacudidos. “Echa tu carga sobre el SEÑOR y él te sostendrá; Él nunca permitirá que los justos sean sacudidos.” (Salmo 55:22).  Esta es Su promesa para ti y para mí. Por lo tanto, Él hace lo mejor que puede para mostrarte lo que viene, y también comienza a acercarte más a Él para que estés lista. En este momento, en medio de este lío y esta prueba, señoras, Él te está cortejando y atrayendo para que vengas a Él y seas Su esposa. Para ustedes, caballeros, Él también está allí para apoyarlos y fortalecerlos.

“Por tanto, he aquí, yo la atraeré, la llevaré al desierto y le hablaré amablemente.” (Os 2:14).

En mi situación, el Señor comenzó a mostrarme mientras leía mi Biblia todas las mañanas que mi esposo “se iría”. Él no me dijo cómo o por qué, solo que no estaría allí. Siguió apareciendo en tantos versículos que Él me guiaba a leer todos los días.

¡El Señor también comenzó a plantar en mi corazón que el Único a quien yo quería y el Único a quien necesitaba era a Él! Lo diría una y otra vez, y otra vez todo el día: “Señor, eres todo lo que quiero y todo lo que necesito”, especialmente cuando me acostaba por la noche para ir a dormir, y cada mañana cuando me despertaba. Mientras los “planes malvados” estaban “revolviendo” en la mente de mi esposo para dejarme por otra mujer, el Señor comenzó a acercarme más a Él para estar a salvo.

“Mantenme como la niña de tus ojos; escóndeme a la sombra de tus alas.” (Salmo 17: 8).

Es posible que el Señor haya estado tratando de llamar tu atención antes de que tu cónyuge mencionara el divorcio o antes de enterarte sobre la otra mujer u hombre en la vida de tu cónyuge. Si todo esto ha sucedido y te ha dejado conmocionada, no es demasiado tarde para comenzar a ser sensible al Señor y a la guía del Espíritu Santo. Simplemente toma tiempo con Él a través de: oración, tiempo en tu closet de oración, leer Su Palabra, mucho tiempo dándole gracias y alabándolo, pero lo más importante, simplemente sentándote calladamente en Su presencia y sintiendo Su amor por ti.

“Te he amado con un amor eterno; por lo tanto, os he atraído con misericordia.” (Jer 31: 3).

La oración es solo hablar con Dios acerca de todo lo que normalmente le dirías a tu amigo más cercano. Si Jesús va a ser el primero en nuestras vidas, Él necesita ser nuestro mejor amigo, y Él necesita ser Aquel a quien tú y yo acudimos cuando necesitamos hablar y necesitamos consuelo o seguridad. Jesús siempre está emocionado (a pesar de que ya sabe lo que vas a decir) de escucharte, y siempre es fiel para ayudarte a sentirte mejor. Cuando le cuentes acerca de algo traumático o doloroso que te acaba de suceder, ¡Él verdaderamente será alguien que se mantendrá más cerca que un hermano y te consolará más que a una madre!

Abuso

Y permítanme detenerme un momento para decir esto, la mayoría de las mujeres que enfrentan el divorcio y / o el adulterio, el abandono, etc., también experimentan muchas formas de abuso por parte de sus esposos. El abuso verbal generalmente precede al abuso físico.

Al nunca abrir la boca en tu defensa, o peor, pelear (o iniciar una discusión) con palabras crueles o cortantes (especialmente palabras que humillan o atacan el carácter de tu cónyuge) o lanzar físicamente el primer golpe, básicamente puedes detener toda la violencia física que puede venir hacia ti ahora. Sin embargo, prepárate: el abuso verbal probablemente continuará.

El remedio para el abuso verbal, y cuando tu esposo viene a tener una “charla” contigo con palabras que son aterradoras y a menudo impactantes, es que primero necesitas mantener la boca cerrada y solo escuchar al Señor que te hablará amablemente en una vocecita tranquila. Esto significa que ¡no hay comentarios ni preguntas sobre lo que le dice tu esposo! Deja que tu esposo hable por completo. Cuando termine, simplemente acepta: es así de simple.

Esto va para ustedes también hombres. ¡Solo estén de acuerdo!

¿Qué? Sin comentarios, pero ¿y si no estoy de acuerdo?

Seamos honestos, nada de lo que digas cambiará nada que tu cónyuge tenga en su mente, ¿verdad? Cada cónyuge que llega al lugar dónde quiere irse, y solicita el divorcio, ha tomado una decisión. Y, al tratar de detenerlo, sólo aumentará su pasión por completar lo que él / ella tiene en mente hacer.

“No tengas prisa por dejarlo. No te unas a un asunto malo, porque él hará lo que le plazca.” (Eclesiastés 8: 3).

Y en cuanto a las preguntas que tienes, honestamente, ¡ninguna pregunta que hagas te dará las respuestas que estás buscando! En su lugar, provocará mucho más dolor, confusión y cualquier otra emoción negativa con la que no tendrás que lidiar además de todo lo demás que él/ella ya ha dicho o hecho.

“La mente del hombre planea su camino, pero el Señor dirige sus pasos.” (Prov. 16: 9).

Tienes razón, lo que él/ ella dijo, las razones que él/ella declara no tienen sentido, pero es la forma de ser de alguien que es atrapado en adulterio.

“Con sus muchas persuasiones ella lo atrae; con sus labios favorecedores ella lo seduce. De repente él la sigue como un buey va al matadero, o como uno encadenado a la disciplina de un tonto, hasta que una flecha atraviesa su hígado; como un pájaro se apresura a la trampa, Entonces él no sabe que le costará la vida "(Prov. 7: 21-23).

“La boca de una adúltera es un pozo profundo; el que es maldito de Jehová, caerá en él.” (Prov 22:14).

Ah, y tal como lo leíste en el testimonio de Lidia, no cometas el error de citar las Escrituras (como la que acabas de leer) a tu cónyuge. ¡¡Solo hará que se sienta más enojado/a y más decidido/a alejarse lo más posible, tanto de tí como de Dios!!

La mayoría de los hombres se van debido a la caída en el pozo del adulterio. La primera vez lo supe de inmediato (lo atrapé en el acto) y sin embargo él lo negó. La segunda vez me dijo nuevamente que se iba “a buscar a otra mujer para casarse”, pero luego, más tarde, confesó (debido a la prueba que comenzó a revelarse) que estaba nuevamente involucrado, razón por la cual fue tan audaz y rápido en divorciarse de mí para casarse con ella.

Si no conoces a la otra mujer con la que tu esposo pueda estar involucrado, no intentes averiguarlo. Esta es la manera en que Dios te protege. Si esto es lo que está sucediendo, a Su debido tiempo, Él te facilitará toda la verdad.

Sin embargo, si tú eliges fisgonear, sospechar o confrontar a tu esposo, te espera un dolor terrible que ¡puede perseguirte durante años! Saber lo que está sucediendo no es el plan de Dios, sino que es el plan del enemigo para destruirte. Confía en el Señor y en mí, manteniendo tus ojos en el Señor. No estás siendo ingenua o estúpida, estás actuando de una manera sabia y amable como corresponde a un hijo de Dios.

La razón por la cual muchas mujeres dejan a sus esposos es por temor y / o por no sentirse amadas. Las mujeres NO son lo que los medios han convencido que son, y eres una tonta si lo crees. Una mujer que no se siente amada se irá en busca de amor. Los hombres y las mujeres son diferentes, así que echa abajo las mentiras con las que te has alimentado probablemente durante toda tu vida.

La Biblia les dice a los hombres, en este versículo, cómo lo han estropeado:

“Ustedes, maridos, de la misma manera, vivan con sus esposas de una manera comprensiva, como con alguien más débil, ya que ella es una mujer; y muestre su honor como un compañero heredero de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean obstaculizadas.” (1 Ped 3: 7). ¡Cada vez que la tratas con dureza y exigencia, la estás destruyendo a ella y a su amor por ti! A las mujeres se les dio un deseo interno por su esposo ... “Sin embargo, tu deseo será para tu marido.” (Génesis 3:16).

Pero la mayoría de los hombres tontamente no logran vivir con sus esposas de una “manera comprensiva” honrándola, y tratándola como la vasija más débil que ella es, ha empujado a su esposa fuera de su vida, y a menudo a los brazos de otro hombre.

Comprender la “forma” no significa que necesitas entender cómo piensa y siente, pero de una manera en la que seas lo suficientemente maduro como para escuchar, no sugerir o cuestionar, o peor, decirle qué hacer ya que las mujeres solo necesitan a alguien quien escuchará cómo se siente.

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.