Sharing is caring!

Bendito es el hombre que confía en el SEÑOR,
Cuya confianza ES el SEÑOR.

—Jeremías 17:7

 

Cuando se escribió este libro por primera vez, fue porque muchas mujeres y hombres continuaban llamando y escribiendo a RMI desesperados por ayuda cuando sus esposos o esposas les dijeron que él/ella estaba planeando, o había solicitado el divorcio. Este libro ha ayudado a tantas personas que sabía que continuarán contactando RMI, usualmente en pánico, ya que ninguno de nosotros está realmente preparado para enfrentar el divorcio desde el punto de vista del creyente ¡por fe! 

Incluso en la iglesia tratan el divorcio como una sentencia de muerte, algo que hay que temer, o algo de lo que hay que “recuperarse.” Sin embargo, si lo atraviesas con entusiasmo y no con miedo, siguiendo estos sencillos principios, te garantizo que serás un nuevo hombre o mujer y no alguien quebrantado. 

Entre más “renueves tu mente” al leer la verdad en este libro, más reemplazarás las mentiras del mundo con fe en tu Señor.  Luego, entre más fe tengas, más se irá desvaneciendo el miedo que estás experimentando. Y aún mejor, lo que quedará será “la paz que sobrepasa todo entendimiento”. Y si quieres experimentar  una “inexplicable alegría y gloria completa” entonces abraza y aliméntate con estas verdades para que seas capaz de atravesarlo con entusiasmo y no temerosamente con ansiedad. 

Por cierto, nunca, nunca, te saltes la lectura de los versículos de la Escritura, aún si ya te los sabes de memoria. Los versículos harán algo maravilloso en tu espíritu. Hay una “limpieza con agua con la Palabra” que limpiará tu mente, alma, y espíritu. Esto sacará el fuego del temor y te iniciará en tu camino hacia la vida abundante. Empieza leyendo este versículo:

 “Con sabiduría se construye la casa;  con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros.”(Prov. 24:3-4)

Al leer este libro, creo, que ganaras sabiduría, entendimiento y conocimiento que vas a necesitar para hacer “lo correcto” al soltar primeramente a tu abogado, y dejar de intentar pelear en contra del divorcio basada en este poderoso versículo que Jesús nos enseñó. 

“Pero yo les digo: No resistan al que les haga mal. Si alguien te da una bofetada en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Si alguien te pone pleito para quitarte la camisa, déjale también la capa.  Si alguien te obliga a llevarle la carga un kilómetro, llévasela dos.” (Mat. 5:39-41)

¿Cómo puedes hacer esto?  Sencillamente . . .

“Confía en el SEÑOR de todo corazón,  y no en tu propia inteligencia. Reconócelo en todos tus caminos,  y él allanará tus sendas.” (Prov. 3:5-6)

La sabiduría ganada al leer este libro, especialmente los versículos de la Escritura, Te ayudará a saber “qué” hacer, pero la única forma de ganar entendimiento es obedecer lo que sabes que está correcto, lo cual como leíste arriba en Mateo 5:39-41¡¡es dejar de resistirse!!

Luego viene el conocimiento, el cual te ayudará a discernir cómo manejar la siguiente crisis, y cómo ayudar a guiar a otros quienes están pasando por la misma crisis o una similar, ya que esto es por lo cual has sido llamada a atravesar por esta prueba.  Muchos hombres y/o mujeres quienes se enfocan en sí mismos, ignoran a las personas a su alrededor quienes necesitan ayuda, encuentran que ellas se olvidaron de su propia restauración ya que otro principio que necesitas obedecer es “Den y les será dado”.

Suelta a tu Abogado

Suelta a tu abogado y ya no te interpongas en el camino del esfuerzo de tu esposo(a) para divorciarse, esto requerirá fe y confianza en el Señor.  Esta fe, creo yo, será ganada a través de leer los muchos sorprendentes testimonios de quienes escogieron confiar en su Señor, y Él fielmente ¡“los liberó de todas sus preocupaciones.”!

“Entonces en su angustia clamaron al Señor, y Él los libró de sus aflicciones." (Salmo 107: 6).

“Entonces en su angustia clamaron al Señor Y Él los salvó de sus aflicciones.” (Salmo 107: 13).

“Entonces en su angustia clamaron al Señor Y Él los salvó de sus aflicciones." (Salmo 107: 19).

“En su angustia clamaron al Señor Y Él los sacó de sus aflicciones.” (Salmo 107: 28).

¿¡Te diste cuenta que Dios dijo esto cuatro veces!?

Si quieres ser bendecida debes confiar en el Señor, sola y completamente.  Aquí está lo que la Biblia dice, 

“Así dice el SEÑOR, Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza, y del SEÑOR se aparta su corazón. Será como arbusto en lugar desolado y no verá cuando venga el bien; habitará en pedregales en el desierto, una tierra salada y sin habitantes.

“Bendito es el hombre que confía en el Señor, cuya confianza ES el SEÑOR.Será como árbol plantado junto al agua, Que extiende sus raíces junto a la corriente; No temerá CUANDO venga el calor, Y sus hojas estarán verdes, en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto.” (Jer. 17:5–8).

Escribir todo lo que pasé en este libro es absoluta audacia que vino de ver a Dios librarnos a mí y a tantos otros a quienes he tenido el privilegio de ministrar. Nuestro Señor y Salvador nos liberó a todos de la "boca del león" y del "horno de fuego" mientras Él nos conducía "a través del valle de la sombra de la muerte" de abogados, papeles de divorcio y temor que intentaron paralizarnos.

Cuando originalmente comencé a escribir este libro, entendí lo que tú estás enfrentando ahora, porque el alguacil me entregó mis documentos en la puerta (cuando vivía sola en una casa horrible con dos niños pequeños). Había muchas mentiras en mis documentos de divorcio (que fueron fabricados por mi esposo y la OM), y mis documentos indicaban una cantidad para la manutención infantil que sabía que nunca satisfaría las necesidades de una madre soltera con niños pequeños. También sabía que al no ir al tribunal  perdería por "defecto," y no tuve el testimonio de nadie más que me dijera qué significaba eso cuando mi divorcio fuera definitivo.

Y al igual que tú, yo también tuve que “caminar por la fe” cuando todos, incluidos los Cristianos y los pastores, me decían que “consiguiera un buen abogado cristiano para protegerme y proteger a mis hijos pequeños.” Y al no hacerlo, me dijeron que estaba siendo una tonta e incluso que “me merecía” lo que iba a suceder, porque no estaba tratando de proteger a mis propios hijos.

Sin embargo, esta vez, años más tarde, Dios consideró oportuno hacerme caminar un camino de fe aún mayor. Esta vez, cuando mi esposo me demandó por el divorcio, yo tenía seis hijos viviendo en casa, y él estaba decidido a no pagar ninguna manutención infantil. Esta vez me pidieron que tomara miles y miles de dólares en deudas que también se negó a pagar. Esta vez, el Señor me pidió que firmara con entusiasmo los documentos que acordaban todo esto y más porque, querida, ¡Él quería un testimonio para ti!

"Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio, y no amaron su vida aun cuando se enfrentaron a la muerte" (Apoc. 12:11).

Debido al testimonio que el Señor diseñó para tí, no tienes que enfrentar tu divorcio con terror o lo desconocido. He recorrido el camino para ofrecerte una vía segura y certera. Todo lo que compartiré contigo en este libro es algo que he vivido.

¡Querida amiga, nuestro Dios es fiel y más poderoso que cualquier abogado, o cualquier cónyuge o amigo o cualquier circunstancia que pueda venir en tu contra! Experimentarás la misma alegría que experimenté a través de mi divorcio, si simplemente confías en Él y abres tu corazón a Su amor.

“No hay miedo en el amor; pero el amor perfecto echa fuera el temor ...” (1 Juan 4:18).

Y a través de los muchos testimonios de hombres y mujeres fieles que aplicaron los principios de este libro, les prometo que si tienen un poquito de fe, pueden ir más allá de la paz: experimentarás ALEGRÍA, ¡¡tal como lo estoy haciendo esta segunda vez !!

Solo mantén tus ojos en Aquel que puede salvarte fácilmente de cualquier destrucción, pero en cambio quiere bendecirte. No elijas permitir que el miedo te impida las bendiciones de la paz y la alegría. El miedo es la forma en que el enemigo empuja a los cristianos a hacer lo que el enemigo sabe que conducirá a su destrucción. Nunca obtendrás tu milagro si operas con miedo. ¡La confianza, la fe y la obediencia a Su Palabra traerán la victoria en tu vida y un testimonio para compartir con los demás!

¡Que el Señor te bendiga con una alegría indescriptible mientras liberas a tu abogado y tomas la mano de Jesús!

Aquí está el primer testimonio:

¡¡Todo esto sucedió por una razón!!

“Mi esposo se había mudado y estaba  viviendo con la OM, una compañera de trabajo. Él no estaba feliz y se sintió no deseado en nuestro matrimonio de más de 20 años. Antes de decidir confiar en el Señor para mi matrimonio, le envié correos electrónicos con citas de las Escrituras y señalando sus pecados y faltas. ¡Esa era la manera incorrecta de manejar las cosas! ¡Desde entonces me ha compartido que eso solamente logró enojarlo y confirmarle que había hecho lo correcto al irse!

Después de aproximadamente seis semanas de separación y avanzar hacia el divorcio, me di cuenta de que el divorcio no tenía que ser la respuesta. Fue entonces cuando un amigo pastor del otro lado del país me remitió al sitio web de RMI (AyudaMatrimonial). Inmediatamente ordené sus libros y los leí en un par de días.

No despedí inmediatamente a mi abogado. Me costó mucho pensar en despedir a mi abogado, pero oré al respecto, y en un par de días supe que tenía que seguir adelante. ¡Inmediatamente se me quitó un peso de encima una vez que liberé a mi abogado! ¡Todos, deben dar ese paso! ¡Mi perspectiva cambió inmediatamente!

Sabía que Dios era el único que podía restaurar nuestro matrimonio; fue solo cuestión de días antes de que comenzara a ver cambios en mí misma y me detuviera a pensar en lo que había hecho para cambiar. Me di cuenta de que no era yo, ¡era Dios trabajando de maneras increíbles! Los cambios se produjeron después de que comencé a darme cuenta de las cosas que había hecho mal, oré para que Dios me cambiara y oré por la voluntad de Dios para nuestro matrimonio. Tenía que entregar todo a Dios y confiar en Él por completo.

Mi esposo comenzó a notar pequeños cambios cuando pasó brevemente a ver a los niños o por el correo. Un amigo en común también le estaba diciendo cuánto había cambiado. Le pedí a mi esposo que me perdonara por mi contención en el pasado. Pasar por esos caminos fue un alivio para mí; ¡es mucho mejor vivir una vida no contenciosa! La vida es mucho más agradable, y yo también soy más feliz. ¡Por supuesto, esto también viene de tener el Espíritu de Dios viviendo dentro de mí!

Mi esposo no podía imaginarse que los cambios eran reales y que yo no estaba fingiendo, tratando de recuperarlo por las razones equivocadas. No hablábamos mucho, pero de vez en cuando nos escribíamos para hablar de los niños. Al igual que Erin menciona en su libro, él me ponía a prueba a veces cuando hablaba conmigo. Sentí que esto sucedía en varias ocasiones en las que él decía algo para ver si yo reaccionaba. No reaccioné, como lo habría hecho en el pasado, lo que le demostró que yo era realmente una persona nueva.

Habo varios eventos diferentes durante las vacaciones, y esperaba que asistiéramos a ellos juntos como marido y mujer. Pero no fue así. Los niños y yo estábamos con mi familia en una zona turística para Navidad, y había invitado a mi esposo, haciéndole saber que podía unirse a nosotros en cualquier momento de la semana. Oré para que se presentara en Navidad: ¡era lo único que quería! Me fui a la cama llorando y orando, pero también dándome cuenta de que ocurriría en el tiempo de Dios, no en el mío. Una vez que le reconocí a Dios que sólo Él podía saber cuándo estábamos listos los dos, fue cuando ocurrió la restauración.

Era el 28 de diciembre y mi esposo se presentó en el complejo. ¡No lo esperaba, y mi esposo no supo hasta 30 minutos antes de dejar nuestra ciudad natal para ir al resort que volvería a casa! No estaba seguro de por qué estaba allí, pero le aseguré que era Dios quien lo había traído.

Damas [y caballeros], asegúrense de entregárselo a Dios. Cuando esperas y tienes un día difícil, ¡ora y ora un poco más! ¡Si no fuera por mi fe, por nuestro asombroso Dios y por la oración, no habría salido adelante ! No luches en la carne, solo te frustrará y ralentizará tu restauración. Descubrí que pasaron tantas cosas como Erin dijo que pasarían en el libro de la Restauración y la Mujer Sabia. Seguí su consejo, leí las Escrituras y oré, y eso es lo que me ayudó a superarlo. Te ayudará a superarlo también.

"Si Dios te lleva a eso, Él te llevará a través de eso". Todo esto sucedió por una razón. Dios tenía un plan, y ahora mi esposo y yo somos mucho más felices. Estamos viviendo para Dios, tenemos un gran matrimonio, ¡y cada día mejora!

Gracias, Erin, por tu ministerio. ¡Es increíble cómo has ayudado a tantos matrimonios, incluido el nuestro! Dios es maravilloso y ¡qué regalo te ha dado Él!

Lydia en Colorado, ¡ahora RESTAURADA!

¡De nuevo juntos después de 19 meses!

¡Esta donación viene con alabanza a Dios por lo que Él ha hecho! ¡Mi esposo y yo estamos de nuevo juntos después de haber estado separados durante 19 meses! Después de que estuvimos separados un año, mi esposo solicitó el divorcio, declarando que no había forma de que él volviera a estar conmigo.

Había leído sus libros y escuchado sus cintas, y debo decir que era muy escéptica con respecto a algunas de las cosas que tenía que decir, parecían bastante radicales, especialmente la parte sobre soltar a mi abogado. Pero, durante los meses de separación de mi esposo, me aferré a Dios, realmente presionando para buscarlo a Él con todo mi corazón. ¡Dios fue tan fiel a mí, llevándome a través de las increíbles pruebas de la separación y proveyó completamente todo lo que yo necesitaba!

En el momento de nuestra separación, tenía dos hijos pequeños, de cuatro y dos años, y yo estaba embarazada de tres meses con nuestro tercer hijo. Además, mi esposo me había sacado de nuestra cuenta bancaria, así que no tenía ingresos. Fue increíblemente estresante y difícil, pero cuando miro hacia atrás, es increíble ver cómo Dios amorosamente me cuidó a través de todo lo que enfrenté. Él me protegió y me trajo a un lugar de descanso en Él.

En febrero, después de 15 meses de separación, finalmente decidí soltar a mi abogado. Fue completamente un acto de fe porque mi esposo era extremadamente hostil hacia mí. Además, el caso de divorcio era inminente y no habíamos aceptado ningún acuerdo financiero o matrimonial. Estaba confiando en que Dios me proveería.  Sentí la increíble presión de mis abogados para que no hicieran lo que estaba haciendo. No creo que trataran de asustarme a propósito, estoy segura de que sentían que solo intentaban hacer su trabajo y cuidar de mis intereses, pero me dieron advertencias muy severas de que me estaba dejando desprotegida y que el abogado de mi esposo trataría de aprovecharse de mí. A pesar de la presión y el miedo, seguí adelante y solté a los abogados. Le dije a Dios que le daría todo el dinero que me fuera devuelto del anticipo legal que había pagado.

Entonces, ¡alabado sea el Señor! Este dinero proviene del depósito legal. Si no hubiera sido por la sabiduría que recibí a través de su ministerio, es posible que nunca hubiera soltado a mis abogados (y probablemente hubiera terminado en un tribunal de divorcio). ¡Al cabo de un mes de haberlos soltado, mi esposo quitó su demanda de divorcio! Y ahora, finalmente, después de un viaje increíble, mi esposo se mudó conmigo y nuestros tres hijos. Dios ha devuelto completamente el corazón de mi esposo a mí. ¡Alabado sea Dios, no puedo alabarlo lo suficiente!

Darlene* en Virginia, ahora RESTAURADA.

¿Tienes este tipo de fe? ¡Ahorra el dinero que le pagarías a un abogado que destruiría tu matrimonio y dónalo donde obtendrás una cosecha abundante ¡al ayudar a restaurar matrimonios!

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.