Sharing is caring!

"Extiende tu vara"

—Exodo 14:16

 

La pregunta que muchas de ustedes se hacen a sí mismas puede ser: “¿Hay vida después del divorcio?” ¡Absolutamente! Hay una vida maravillosa después del divorcio, siempre y cuando mantengas tus ojos en el Señor y busques la vida abundante que Él tiene para tí, contigo como Su esposa.

Aquí hay una nota de una de nuestras miembros de RMI, que vive en Texas con sus tres hijos pequeños.

Queridas RMI,

Oh, cómo amo a Jesús. Ninguna otra palabra puede expresar cuán querido es Él para mi corazón. Sé que entiendes lo que estoy diciendo, aunque muchos no lo entienden. ¡Su vida y sus mensajes semanales me han inspirado a vivir la vida que nunca pensé que fuera posible DESPUÉS del divorcio!

~ Tina en Texas

La vida abundante no es siempre (probablemente nunca si somos honestas) la vida que “pensamos” que queremos. En mi vida, siempre quise ser una madre que se queda en casa. Yo quería vivir una vida de oscuridad. Me encantaba quedarme en casa, nunca salir mucho. Esta es la vida a la que traté de aferrarme y le supliqué a Dios tener. ¡Pero Su vida abundante, la vida para la que tú y yo fuimos creadas para vivir, y no el tipo de vida al que probablemente intentamos aferrarnos!

Fui creada divinamente para ministrar a un pequeño grupo de mujeres, “para un tiempo como este” y debido a esto, me pidieron que viajara por todo el mundo con continuas invitaciones para venir y hablar. Aunque a una edad muy temprana le di mi vida a Dios, y convertí a Jesús en “Señor de mi vida”, supe que no era mío porque Él me había comprado por un precio: Él derramó Su sangre para que yo pudiera vivir. Pero aunque había dicho que era mi Señor, y obedecía cada mandamiento, principio y Su dirección, ¡todavía estaba tratando de aferrarme a lo que pensaba que me haría feliz!

Luego, cuando maduré espiritualmente, decidí dejar ir lo que pensé que me haría feliz, y en lugar de eso me aferre a Quien sabía que me haría feliz: el Señor, mi nuevo Esposo. ¡Cada día y cada año nuevo me lleva (y a mi familia) a un nivel superior de madurez espiritual y más alegría en todas nuestras vidas! Y aunque sé que aún no he “llegado”, estoy al menos un poco más avanzada en mi vida; finalmente estoy en un lugar de total y completa rendición. Comenzó enfrentando el divorcio por segunda vez, la deuda que me quedaba y la necesidad de las mujeres en todo el mundo (después de comenzar en mi iglesia, luego llegar a mi comunidad), de sacarme de mi zona de confort y para yo ¡comenzar a vivir la vida abundante que Dios tuvo para mí todo el tiempo!

Y ahora está a punto de completarse después de que me vaya con nada más que lo que puedo llevar en dos maletas y una maleta de mano para vivir en Europa. Todas mis posesiones mundanas, cada persona que amo, todas mis pertenencias, ahora han sido entregadas a alguien más, de modo que soy libre de permitir que el Señor me guíe a una vida que Él prometió cuando Él me mostró por primera vez que había una vida abundante por la que Él murió para darla a mí y a ti!

Dios ahora me está dando los deseos de mi corazón que Él colocó allí, pero no son los mismos que tenía en mi cabeza, los cuales yo había colocado allí durante años. Y tu futuro, el que Él pone en tu corazón, es tan increíble que parecería simplemente “demasiado bueno para ser verdad” y ciertamente “¡no eres tu!" 

Por el resto de mi vida, quién sabe, puedo estar viajando (algo que siempre he odiado hacer), ¡pero mi corazón está lleno de alegría que quiere desbordarse! Mis hijos estarán a millas de mí (del otro lado del mundo), pero sé que su Padre celestial los está cuidando, ya que Él es mi Esposo; por lo tanto, Él es su Padre y está siempre con ellos. Y por siempre Él siempre “nos rodeará de favor” tal como lo ha hecho en nuestras vidas desde que comencé a buscarlo sobre todas las cosas.

“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días de mi vida, y en la casa del SEÑOR moraré por largos días.” (Salmo 23: 6).

Y debido a mi obediencia al entregar mi vida al Señor, específicamente viajando cuando soy una simple hogareña, las lluvias de bendiciones (financieras y oportunidades) se abren y se derraman por toda mi familia, mi ministerio a las mujeres, y en ¡mi! Lo mismo sucederá contigo cuando entregues tu vida y esperes bendiciones que Él haya almacenado para ti. "Ningún ojo ha visto, ningún oído ha oído, ninguna mente ha concebido lo que Dios ha preparado para los que lo aman" (1 Corintios 2:9).

Avanzar

Una vez que se produce el divorcio, muchos de tus amigos y familiares tratarán de alentarte a “avanzar.” Aquellos que nos aman o que creen que saben lo que todos los demás deben hacer, seguirán presionando. Entonces, en lugar de prepararte para recibir más presión de amigos y seres queridos bien intencionados, ¡te animo a “estar de acuerdo” con ellos y avanza, desarrollando una relación más íntima con el Señor! Nunca sabrás lo que Él tiene por delante para ustedes dos.

Cuando te pregunten, no tienes que ser específica, pero una relación con el Señor es lo único que hará brillar tu futuro y sanará cualquier dolor o soledad que tengas.

La mayoría de la gente de hoy (familia, amigos y compañeros de trabajo) creen que es importante encontrarte a “ti misma”o tomarte el tiempo para “ti misma.” Sin embargo, la manera de encontrar la verdadera felicidad y dicha, dicha que nadie puede quitarte, es descubrir quién eres realmente en tu relación con el Señor. Para aprender cuán dichoso es ser Su novia, no solo la esposa de alguien.

Otro beneficio de estar de acuerdo es que, siempre y cuando tu ex cónyuge tenga alguna inclinación de que todavía lo quieres, y tú todavía no has dejado ir tu matrimonio, ¡verás a tu cónyuge más comprometido con el hombre o la mujer por la que tu cónyuge te dejó! Y aunque esa relación termine, seguirán enojados y con rencor hacia ti. Y como dije antes, si persigues al Señor, tu ex empezará a perseguirte, y a atraerte, ¡en vez de ser al revés! Lo sé.

Esto sucedió días después de que mi divorcio fuera definitivo; de hecho, ¡realmente sucedió incluso antes de eso! Cuando lo pienso, en realidad comenzó el día después de que los dos firmamos los documentos para el divorcio.

Mi esposo comenzó a decirme lo hermosa que era, haciendo diigencias para mí y siguiéndome por la casa cuando él estaba allí para visitar a los niños. ¡Incluso instaló su computadora portátil (que puede usar en cualquier lugar de la casa) a mi lado todo el día!

Debido a mi situación financiera, y debido a que su atracción (las cuerdas que lo ataron) era aún mucho hacia la UOM, se vio obligado a mudarse a horas de distancia, mudándose con su madre (en el mismo estado que la UOM). “De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado.” (Proverbios 5:22). Dios lo alejó por una razón, y parte de ello fue la anticipación (¿o debería decir, temor? ) de alejarnos de nuestros hijos, ¡e incluso de mí! ¡Imagina eso!

El día anterior a su mudanza, yo estaba volando para hablar con mujeres en otro estado, y él se iría antes de que yo regresara. Sabiendo que no me volvería a ver, llamó más tarde esa mañana para ver si podíamos salir a almorzar. Bromeé, "¿Ah, una cita para almorzar?" Y él dijo: "Sí, una cita. Iré a recogerte para que podamos tener más tiempo para hablar en el auto.” Una vez más tomando la posición ofensiva, en lugar de acobardarme en una posición defensiva, le pregunté si tenía algo serio para “hablar” conmigo. Él me aseguró que no.

Sin embargo, señoras, somos conscientes de que la mayoría de los hombres no están en el mismo campo de juego emocionalmente que una mujer, y tampoco son capaces de “entender” cómo las cosas pueden ser dolorosas para nosotros. Es por eso que la Biblia amonesta a los hombres a darse cuenta de esto. En 1 Pedro 3: 7 dice: “Ustedes, maridos, igualmente, convivan de manera comprensiva con sus mujeres, como con un vaso más frágil, puesto que es mujer, dándole honor por ser heredera como ustedes de la gracia de la vida, para que sus oraciones no sean estorbadas.”

Solo cuando los hombres vivan “por el espíritu” y sean guiados por Él, podrán ser capaces de tratar a las mujeres con “honor como la vaso más frágil, puesto que es [somos] mujeres.” Para que podamos esperar esto de un hombre que o bien no conoce al Señor, o no ha hecho a Jesús verdaderamente el Señor de su vida (de la manera en que lo hemos hecho) simplemente nos está preparando para el dolor y la desilusión.

Así que con esto en mente, aunque él “dijo” que no había nada de lo que necesitara hablar seriamente, supe que debía prepararme. El Espíritu Santo también se adelantó a mí, ya que me llevó a ayunar esa mañana. Cuando llegó, entró en mi habitación para ver si estaba preparada, cuando sacó un sobre que reconocí enseguida, ya que siempre lo guardaba muy seguro en el cajón superior de su cómoda o su clóset. Era la primera carta que le envié, junto con mi foto que guardó durante 24 años.

Como mencioné anteriormente, volví a tomar la ofensiva para no desmoronarme, y dije con entusiasmo: “¡Oh, gracias! Pondré estas fotos en nuestro álbum de fotos familiar. A los niños probablemente les gustará verlas algún día. Pero no quiero la carta que te envié, así que como no la quieres, simplemente la tiraré” y caminé para tirarla en la basura. En lugar de lastimarme, el dolor cayó sobre él y atravesó su corazón, no el mío. Sé que él esperaba que yo la guardara.

Mi intención no es lastimar a nadie más. Mi objetivo es asegurarme de caminar continuamente en la voluntad perfecta de Dios y de disfrutar la vida abundante que Jesús murió para darme. Cuando caminamos en Su amor perfecto, éste expulsa todo temor y no experimentamos más lágrimas ni más tristezas.

Aproximadamente una semana más tarde, el Señor me dijo que por cada incidente solo hay UN conjunto de heridas, un conjunto de dolor, un conjunto de vergüenza. Si estamos dispuestas a soportar el dolor o la vergüenza, ¡es nuestro! Pero si, por la dirección del Espíritu Santo, nos negamos a tomarlo, caerá donde debe estar para provocar un cambio en la otra persona: nuestros esposos e incluso la OM.

La primera vez, ¡estaba más que dispuesta a tomarlo todo! Toda la vergüenza, el dolor, la culpa, lo que sea, lo tomé, cada emoción negativa. El resultado fue que me encogí de dolor en mi pequeña casa, con miedo a salir (no sea que me encuentre con “ellos”). ¡Eso me hizo prisionera de todas esas heridas! Esta vez, ¡alabado sea el Señor, Él me ha liberado! ¡Y ahora mi deseo es liberar a cada una de ustedes!

No es solo para que podamos ser libres del dolor, sino que la Biblia dice que los pecadores necesitan experimentar el “dolor de Dios”sin remordimientos, ¡eso lleva al arrepentimiento! “Porque la tristeza que es conforme a la voluntad de Dios produce un arrepentimiento que conduce a la salvación, sin dejar pesar; pero la tristeza del mundo produce muerte.” (2 Corintios 7:10).

Nuestro objetivo es trabajar con Dios y ser conscientes de cómo Él hace las cosas; es aprender a entender los principios de la guerra espiritual, que muchos cristianos no tienen idea de cómo luchar correctamente. No es simplemente gritarle al diablo; es vivir los principios y las leyes espirituales por las cuales el universo fue creado.

Al final de la “cita” del almuerzo, él me mantuvo en el auto tratando de reunir el coraje para preguntarme qué era lo que realmente quería decirme antes de irme al día siguiente. Finalmente tuvo el valor de decir lo que quería decir; mi ex esposo me preguntó si las cosas no funcionaban con la “otra persona” (es decir, con la UOM) ¿alguna vez consideraría casarme con él otra vez?

Esto significa que dos semanas después de que el divorcio fuera definitivo, él ya había comenzado a buscarme activamente, pero era el plan de Dios que él no “me alcanzara.”

Justo el día anterior, había estado alentando a otra mujer restaurada, a través de un correo electrónico, ya que ella enfrentaba lo mismo con su esposo, que se retiraba una vez más, para perseguir a otra mujer. Así que le aconsejé que siguiera diciéndole al Señor que ÉL era todo lo que quería, ÉL era todo lo que necesitaba, y solo ÉL podía hacerla feliz.

Como todo lo que había pasado estaba fresco en mi mente, comencé otra “dosis” de esta receta yo misma.

¡Tanto es así que me encontré en mi closet de oración suplicando a Dios que lo mantuviera “de esta manera” siempre! Esa mañana, me sentí abrumada por este deseo ardiente: “Por favor, solo deja que seamos Tú y yo, Señor, ¡reconsidera la restauración! ¡Estoy tan feliz que seamos sólo Tú y yo!”

Entonces, cuando mi ex esposo me preguntó, sin pensarlo (pero claramente dirigida por el Señor), le dije: “No, no quiero volver a casarme nunca más.” Se rió entre dientes y dijo (ya que estaba consciente de los Principios del ministerio de RMI que enseñé en los estudios bíblicos de nuestra iglesia) que solo estaba diciendo esto porque él pensaría que lo estaba persiguiendo si dijera que sí. Ese “no” era lo que yo necesitaba decir, ya que necesitaba seguir los principios que enseñé.

Le aseguré, que no, que así es como realmente me sentía; que claramente no era buena para ser una esposa, y cuando no eres bueno en algo, realmente no lo disfrutas. Dije que, dado que todo esto sucedió, nunca había sido tan feliz en mi vida, y que en vez de eso, quería dedicarme a mis hijos, al Señor y a mi ministerio donde sea que eso me llevara.

Mi ex esposo se dio vuelta y cuando se volvió de nuevo, había lágrimas en sus ojos. Mientras él fue rechazado, me di cuenta de que el Señor me había preparado para decir exactamente lo que había dicho, y había puesto a mi ex esposo a escuchar que todas las puertas estaban cerradas para él. Que el Único al que podría recurrir sería al Señor, mientras que las cosas (con la UOM) no estaban funcionando, y me habló después de eso.

Honestamente, aunque sentí un poco de pena por él, la mayor emoción fue que esto era más asombroso que cualquier cosa que pudiera haber imaginado que sucedería. Llevo años admirando al Señor, pero ¡esto superó todo lo que había oído o visto! Fortaleció mi fe y mi confianza en Dios como nunca antes, y pude ver, claramente, ¡que cada promesa que Él me había dado se cumplirá!

Dios creó a los hombres para buscar a una mujer, y mientras haya una persecución, él es feliz y la persigue. Pero una vez que un hombre ha atrapado a la mujer, ya no está intrigado, y pronto buscará algo o alguien más. Como mujeres, nuestros ojos deben permanecer en el Señor. Fuimos creadas con un deseo insaciable de cosas espirituales, por lo que nuestra “persecución” tiene que ser para nuestro Señor. No estoy hablando de más estudios bíblicos, seminarios, libros o conferencias. Es el “tiempo en el closet” sola con el Señor, y pasar tiempo en Su Palabra (Sus cartas de amor para nosotras), en las noches de citas con Él y en esos momentos especiales que Él ha planeado para ti.

Aunque pasar tiempo con un esposo es agradable, ¡pasar tiempo a solas con el Señor es GENIAL! Al igual que solía “acurrucarme por la mañana” o “hablar toda la noche como en una fiesta de pijamas” con mi esposo cuando estábamos casados, ahora estoy haciendo eso con mi nuevo Esposo. ¡¡Wow!! Y este Esposo no trae ninguna pena o dolor con él. Ningún matrimonio es perfecto, pero algunos, como sé que ustedes saben, son realmente dolorosos. Con el Señor, no hay dolor, ¡nunca!

En lugar de experimentar este tipo de vida matrimonial, hoy las mujeres persiguen a los hombres para casarse con ellos y deben continuar persiguiéndolos cuando las dejen por otra relación. Mis hijos (antes de casarse) siempre enfrentaban este dilema, ya que las chicas siempre los perseguían, ¡y eso los hacía sentirse totalmente desinteresados! Incluso las madres de las niñas comenzaron a perseguir a nuestros hijos por sus hijas. Es un mundo oscuro y caído.

Solo cuando estemos dispuestas a soltarlo, veremos la salvación y las bendiciones del Señor. ¡Oro para que cada una de ustedes haga todo lo posible para encontrar la vida abundante que Dios tiene para ustedes! Perseguir al Señor con todo tu corazón puede significar restauración, ó puede que no; pero significará: gozo, paz y un corazón que desborda emoción cuando te levantas cada día.

*Para obtener más información o detalles que te animen a que hay vida después del divorcio, por favor lee los próximos dos Michele Michaels Mi Viaje de Restauración Novelas de historia real: Encontrando la vida abundante y Viviendo la vida abundante que escribió mientras estaba atravesando su proceso de divorcio ¡y lo que la llevó a ir más allá de sus sueños más locos!

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.