Sharing is caring!

"Y se llamará Su nombre

Admirable Consejero,

Dios Poderoso,

Padre Eterno,

Príncipe de Paz"

—Isaías 9:6

 

No hay duda de que las personas que conocen tu situación te están aconsejando que consigas un buen abogado cristiano para protegerte a tí, tus bienes y a tus hijos. Puede ser un compañero de trabajo, un amigo cristiano, un consejero, tus padres o hermanos, o tristemente, podría ser incluso tu propio pastor.

Cuando mi esposo se estaba divorciando de mí la primera vez, recibí este mismo consejo de todas las personas bien intencionadas en mi vida-¡pero alabado sea Dios que encontré al “Admirable Consejero” cuando vine a RMI! Esto es lo que encontré en mi Biblia cuando estaba buscando más de lo que Dios tenía que decir sobre el tema de cualquier tipo de litigio (divorcio, órdenes de restricción-cualquier y todos los asuntos legales).

Encontré en Su Palabra que Él había prometido protegerme y defenderme -¿Por qué ninguno de los cristianos en mi vida, especialmente nuestro pastor principal, me dijo o me recordó eso? Sin embargo, cuando leí esta promesa una y otra vez en mi Biblia, la decisión fue fácil: Elegí al Admirable Consejero para que me representara y protegiera, haciendo exactamente lo que Su Palabra me decía que hiciera. Y Dios no sólo fue fiel, sino que, por supuesto, Él también fue más poderoso que cualquier abogado o tribunal porque Él es DIOS, ¡y todo lo que tuve que hacer fue poner mi confianza sólo en Él!

El Señor demostró ser tan fiel la primera vez, fue una obviedad cuando volví a enfrentar el divorcio, ¿quién sino Dios fue lo suficientemente bueno para representarme o guiarme? ¡Y junto con Él, tuve aún más fe que antes, lo que significaba que me alejé con bendiciones aún mayores! Y déjenme asegurarles, la mayor fe no se ganó porque ya había tenido un divorcio, sino primero debido a mi clara relación con el Señor siendo mi Esposo, siendo yo Su novia, lo que no me di cuenta la primera vez. Además, ¡gran parte de mi fuerza y determinación provenía de los testimonios de las otras mujeres que habían enfrentado al divorcio! Y, en tercer lugar, porque conocía los principios, como la palma de mi mano, de revisar los libros de Erin una y otra vez, ¡mientras escribía mi propio relato de enfrentar el divorcio, otra vez!

Estimada lectora, tienes justo lo que tuve la segunda vez, la verdad de que no estás sola. Tienes un Amante, su nombre es Jesús y te ha pedido que seas Su novia y Él promete ¡ser el mejor Esposo para ti también! ¡Por lo tanto, tú también puedes experimentar alegría y bendiciones que no estaban ahí para aquellos que fueron antes que tú! Todas construimos un puente para que puedas caminar hacia la Tierra Prometida.

“Porque tu esposo es tu Hacedor, El Señor de los ejércitos es Su nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra.

“Porque como a mujer abandonada y afligida de espíritu, te ha llamado el Señor, y como a esposa de la juventud que es repudiada», Dice tu Dios.” Isaías 54: 4-6

Aquí hay otro poderoso testimonio que ha ayudado a sentar las bases para encontrar esa puerta estrecha. “Entren por la puerta estrecha, porque ancha es la puerta y amplia es la senda que lleva a la perdición, y muchos son los que entran por ella. Pero estrecha es la puerta y angosta la senda que lleva a la vida, y pocos son los que la hallan.” Mateo 7: 13-14

Al leer este testimonio, y todos los demás de este libro, recuerda que se trata de mujeres como tú  y como yo. Lo que sucedió es real; no es un programa de televisión o una película, sino la vida de alguien como tú, tu vecina o tu amiga. Mantén eso en tu mente cuando leas todos los testimonios que me dieron permiso para usar en mi libro.

Cuando alguien recurre a la gracia y la misericordia de Dios, y elige Su protección por encima de cualquier otra cosa, ¡el resultado es siempre la paz!

 

¡Paz al Fin!

Dejé mi casa en la que había vivido durante diez años para vivir en un apartamento en febrero, debido a una orden judicial iniciada por mi esposo. Mi esposo tiene la custodia de nuestros dos hijos y es el único ocupante de nuestra casa.

Estaba muy molesta. Tenía los materiales de RSM, pero mi carne estaba enfadada. Amenacé con apelar la decisión, pero nunca lo hice. Me presenté ante Dios ayunando y orando con la esperanza de que Él cambiara el corazón de mi esposo. Dios tenía otros planes: Tuve que mudarme de nuestra casa, quedándome involuntariamente sin nuestros dos hijos.

Lloré preguntando: “¿Por qué a mí?” Mientras tanto, mi esposo le dijo a nuestra hija que el divorcio no podía detenerse. Sin embargo, no hay divorcio, y nunca fui a los tribunales para luchar por la custodia de nuestros hijos. Se lo entregué todo al Señor. Me fui prácticamente sin dinero en mi cuenta. Dios me envió ayuda para el carro, la calefacción, la lavadora y la fontanería, cuando todo se estropeó después de mudarme.

Mi vida ha cambiado para mejor: espiritual, mental, física y emocionalmente. He perdido más de veinticinco kilogramos [que es más de 55 libras] y me veo mejor que antes de casarme: ¡ASD!

Dios me habló y me mantuvo a raya. Aprendí a buscar primero el amor de Dios y no el de los hombres. ¡Alabado sea Dios por haberme transformado! Todavía tengo un largo camino que recorrer para convertirme en la mujer que Él quiere que sea. Su buena obra no se detendrá hasta que Su nombre sea glorificado.

Gracias, RSM, por su ministerio y todos los testimonios alentadores que leo diariamente en su sitio.

Jody * en Pennsylvania

 

Los principios en este capítulo (y en todo el libro) son aquellos que he compartido con incontables personas. Cada una de ellas descubrió que seguir estos simples principios bíblicos a menudo cambiaba su situación, pero siempre traía la paz donde alguna vez hubo angustia y / o guerra.

¿Quién ha conocido la mente del Señor? “¡Oh, profundidad de las riquezas y de la sabiduría y del conocimiento de Dios! ¡Cuán insondables son Sus juicios e inescrutables Sus caminos! Pues, ¿quién ha conocido la mente del Señor? ¿O quién llegó a ser Su consejero?” (Romanos 11: 33-34). Habla con el Señor sobre lo que sea que estés enfrentando, luego siéntate en silencio y deja que tu corazón lo escuche.

“«¡Ay de los hijos rebeldes», declara el Señor, «Que ejecutan planes, pero no los Míos, y hacen alianza, pero no según Mi Espíritu, para añadir pecado sobre pecado! Los que descienden a Egipto sin consultarme, para refugiarse al amparo de Faraón, y buscar abrigo a la sombra de Egipto.” (Isa. 30: 1-2).

¿Has buscado la protección de tu abogado o del sistema judicial? ¿Confías en tu abogado más que en Dios?  “Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza.” Al final, confiar en otra persona hará que “del SEÑOR se aparta su corazón.” (Jer. 17:5)

Si un abogado fuera realmente una buena protección, entonces, veríamos a las mujeres y a los niños protegidos, pero no es así, ¿verdad? En cambio, ocurre lo contrario, como tú  y yo sabemos y tristemente escuchamos todo el tiempo. Y todo esto se debe a que las mujeres confían en la protección del hombre (tribunales y abogados), ¡en lugar de que los cristianos confíen sólo en Dios! Lo mismo ocurre con el hombre que intenta utilizar el sistema judicial en lugar de confiar en Dios.

No se acercará a ti. “Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa” (Mateo 5: 38-48). Este principio es uno que la mayoría de la gente elige ignorar. Jesús no sólo dijo que no debemos luchar ni defendernos, sino que estamos llamadas (si queremos ser bendecidas) a ir más allá de no resistir, ¡dando más de lo que nos quitan!

“... no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fueron llamados con el propósito de heredar bendición.” (1 Pedro 3:9).

¡Muchas de las mujeres en RMI han compartido las bendiciones de ofrecer un mueble adicional cuando su cónyuge trató de entrar y tomar las piezas por las que una vez habían peleado! ¡Al hacer esto, experimentaron mucho más de lo que ese estúpido mueble podría comprar - experimentan la paz, y casi siempre, el muro de odio que una vez se levantó entre ellos y su cónyuge, comenzó a caer ! Algunos llevaron a la reconciliación instantánea, otros encontraron que era un bloque de construcción para comenzar a reconstruir sus casas sobre la Roca.

A las mujeres les suele preocupar que sus esposos no se ocupen de ellas. Sé que la primera vez esto también me preocupaba. Tanto a los hombres como a las mujeres, nos preocupa que nuestro cónyuge se lleve demasiado de lo que nosotros (o nuestros hijos) merecemos. Querida lectora, si actúas como si tu cónyuge fuera tu enemigo y luchas, ¿no se defenderá él o ella? ¿No es eso lo que ha ocurrido en el pasado una y otra vez? ¿No es eso lo que ha dicho Erin una y otra vez?

Sin embargo, cuando elegimos no luchar, sino que elegimos una forma de ir el kilómetro extra, bendiciendo a los que nos hacen daño (entonces se nos promete por Dios mismo) ¡que heredaremos una bendición! Y las bendiciones dadas por Dios están muy por encima de lo que cualquiera en la tierra podría hacer por nosotros. ¡Es como si Dios nos preparara para una bendición y lo que pone en marcha la bendición es un enemigo que viene contra nosotros! ¡Cuando miras a tus enemigos de esta manera, no puedes evitar querer bendecirlos ya que ellos son los que nos aseguran las bendiciones de Dios que se derraman sobre nuestras vidas! ¡Y, entonces, por supuesto también significa que nunca debemos temer cuando las cosas vienen contra nosotros!

¿Cuán grande es tu bendición? Bueno, en general será algo que se compara con lo que se nos ha hecho. Y, si lo haces con una gran actitud entusiasta, ¡verás esas bendiciones multiplicadas!

Leyes

A pesar de que Erin cubre esto en su primer libro sobre Enfrentando el Divorcio, Erin y yo acordamos que era importante repasar algunas cosas más en este libro. Por ejemplo, en la mayoría de los estados de EE. UU., tú no infringes la ley si no firmas los documentos, y / o no te presentas en el tribunal; simplemente pierdes por defecto. Algunos estados te hacen firmar una renuncia a no comparecer, y en algunos (como en el estado de Colorado cuando me enfrenté a mi primer divorcio) no tenías que firmar los papeles ni presentarte.

Antes de que te entreguen los documentos, como dijo Erin, tómate tu tiempo para comprobar las leyes del lugar donde vives, y no te fíes sólo de la palabra de una persona si te dice que “tienes que” hacer algo. Descubrí que las leyes habían cambiado entre mi primer y segundo divorcio, y que ahora podía ir a recoger los papeles del abogado de mi esposo, que normalmente son entregados por un oficial que llama a nuestra puerta.

Muchos de los miembros de RMI envían reportes de alabanza acerca de cómo su esposo todavía paga las cuentas y les da dinero cuando el tribunal dictaminó lo contrario, que es lo que me sucedió después de mi primer divorcio. Una mujer acaba de escribir a RMI y dijo que no fue hasta que su esposo tuvo una orden de restricción en contra de ella que Dios cambió su corazón, y ella pudo pasar tiempo con sus hijos debido a que bendijo a su esposo. ¿Por qué? ¡Porque ella no mantuvo a su propio abogado y cuando no trató de negar las falsas acusaciones hechas contra ella y eligió quedarse fuera de la corte, Dios la bendijo abundantemente basado en la cantidad de su fe y confianza en Él!

Ante incrédulos. “Para vergüenza suya lo digo. ¿Acaso no hay entre ustedes algún hombre sabio que pueda juzgar entre sus hermanos, sino que hermano contra hermano litiga, y esto ante incrédulos?” 1 Corintios 6:5 - 6 Cuando la iglesia comenzó a ignorar las enseñanzas bíblicas, los miembros de la iglesia también comenzaron a ignorar la corrección de la iglesia, como con hombres o mujeres que estaban en adulterio.

Ni Erin ni yo hemos oído hablar nunca de un hombre o una mujer que se haya apartado de su pecado de adulterio después de ser confrontado por cualquiera que represente a la iglesia. Algunos cambiaron temporalmente, pero ¡en todos los casos volvieron a la otra mujer u otro hombre! Así que por favor ahórrate el dolor y la falsa esperanza, no le pidas a tu pastor que hable con tu esposo como lo hizo Jackie:

“Estaba empezando a conocer al Señor y estaba recibiendo consejería del pastor de la iglesia de mi vecino y le había pedido a mi esposo (después de haberse ido y estar con la OM) que viniera conmigo. Fue de mala gana, lo que solo lo enojó severamente una vez que el pastor comenzó a hacerle admitir su pecado..”

Qué tristeza. En lugar de tratar de hacer algo, permite que Dios vuelva y ablande el corazón de tu esposo; no trates de que nadie más trate de persuadirlo. Erin sabe esto de primera mano cuando comparte:

Cuando me enfrentaba al divorcio en 1989, oí hablar de una mujer cuyo esposo había vuelto a casa después de que alguien “espiritual” le hubiera hablado. Entonces, por fin, un querido amigo de la familia, un verdadero hombre piadoso, se ofreció a hablar con mi esposo. Incluso dijo que él y sus amigos “habían estado ayunando por alguna razón” y ¡yo estaba segura de que esta plática con mi esposo debía ser la razón!

Estaba muy emocionada, puse todas mis esperanzas en esta plática. Decidieron reunirse en mi casa de la ciudad (mi esposo estaba viviendo con la OM en el otro extremo de la ciudad en ese momento), así que me fui y esperé un tiempo razonable antes de volver. Cuando finalmente volví a casa, estaba segura de que mi esposo estaría allí esperándome, diciéndome que se iba a mudar a casa. Pero, en cambio, encontré una nota en la que decía que necesitaba estar solo durante un tiempo, lejos de mí (y de los niños). La cercanía que habíamos llegado a disfrutar, después de seguir los principios de Dios durante meses, desapareció en un instante. Pasó mucho tiempo antes de que volviera a venir.

Estimada lectora, el resultado de poner mi fe en alguien más, en lugar de en el Señor, casi tuvo éxito en que me diera por vencida por completo. Si lo hubiera hecho, no habría sido bendecida con más hijos y RMI nunca se habría convertido en un ministerio para ayudarte a tí ni a nadie más. ~ Erin

Solo piensa si Erin se hubiera derrumbado y se hubiera dado por vencida. ¡Tu y yo nunca nos hubiéramos sentido alentadas y probablemente nunca habríamos conocido que el Señor es nuestro verdadero y amoroso Esposo!

Mientras me enfrentaba al divorcio, el enemigo hacía todo lo posible por desanimarme. Cuando se le dijo a la iglesia, tanto mi esposo como yo fuimos requeridos a asistir a una consejería, con varios de los pastores que establecerían la ley con respecto al adulterio, por lo cual, si no se rendía, ¡resultaría en que mi esposo fuera removido de la iglesia como pastor! Yo admiraba a nuestra iglesia por su enfoque sin rodeos, pero desgraciadamente, mi esposo simplemente se negó a ir y, al igual que otros pastores, estaba dispuesto a perderlo todo por el pecado en el que estaba metido. “De sus propias iniquidades será presa el impío, y en los lazos de su pecado quedará atrapado.” Proverbios 5:22

Como dije, a mí también se me requirió ir a la consejería, ¡y realmente tuve que orar para no tropezar con lo que sabía que ocurriría durante la sesión de consejería!

Admirable consejero

La consejería es tan común cuando hay problemas matrimoniales, que todos tontamente creen que es parte de la solución. La verdad es que, a medida que aumentaba la consejería matrimonial, también lo hacía el divorcio y las segundas nupcias, ¡ya que esto es lo que a menudo sugiere el consejero a quien acude en busca de ayuda!

A través de mi participación en RMI, he estado ministrando a mujeres durante casi una década en nuestra iglesia, compartiendo la verdad con mujeres de primera mano, junto con cientos de testimonios que he leído que ayudan a Erin, quien confirma mi aborrecimiento total a todas las formas de consejería. Sólo en una ocasión RMI tuvo a alguien encarnado a Erin (en un correo electrónico) diciéndole lo mucho que le ayudó la consejería, entonces sólo semanas más tarde escribió de nuevo para decir que en realidad provocó que su esposo la dejara y solicitara la custodia con el fin de hacerle daño.

Si te ves obligada a ir, en cuestiones como la mediación o el arbitraje que el tribunal/juez podría exigirte que asistas, ve. Nunca se debe desacatar al tribunal. Sólo aconsejamos no asistir cuando los tribunales lo permitan. Sólo asegúrate de que no puedes perder por defecto. Sin embargo, a menudo este tipo de situaciones convocadas por el tribunal son para discutir la propiedad o la custodia, pero en todos los casos, nunca se trata de la restauración o la reconciliación. Ten esto en mente cuando asistas a una reunión convocada por el tribunal. De modo que si tú (o el abogado que contrataste para luchar o hablar en tu nombre) ofende a tu cónyuge, puede que consigas el dinero, o incluso los hijos (durante un tiempo), pero lo más probable es que pierdas la esperanza de restauración o, al menos, prolongues el viaje durante varios años. Y aunque vale la pena “luchar por” los hijos, ¿no preferirías que tus hijos estuvieran con los dos, restaurados?

Y como he compartido contigo, renunciar a todo lo que tienes, te dará paz y alegría, y te conducirá a los deseos de tu corazón, ¡cualquiera que sean!

Más bien ser injuriado o defraudado. “Así que, en efecto, es ya un fallo entre ustedes  (cuando vas a la corte o buscas ayuda legal) el hecho de que tengan litigios entre sí. ¿Por qué no sufren mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados? Por el contrario, ustedes mismos cometen injusticias y defraudan, y esto aún a sus propios hermanos.” (1 Corintios 6: 7-8). Dios dice que es mejor que seas injuriado y defraudado (engañado) antes que los tribunales decidan u obtengas cualquier tipo de ayuda legal. Esto no es sólo en relación con el divorcio, significa todas las formas de litigio, en cambio, ¡simplemente confía en el Señor! ¡Él es libre y es el único método garantizado por Dios para funcionar!

“«Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza. Bendito es el hombre que confía en el Señor, cuya confianza es el Señor será como arbusto en lugar desolado y no verá cuando venga el bien; habitará en pedregales en el desierto, una tierra salada y sin habitantes.”

Por otro lado...

“Bendito es el hombre que confía en el SEÑOR, cuya confianza es el SEÑOR. Será como árbol plantado junto al agua, que extiende sus raíces junto a la corriente; no temerá cuando venga el calor, y sus hojas estarán verdes; en año de sequía no se angustiará ni cesará de dar fruto.” Jeremías 17:5-8

La mayoría de las mujeres con las que hablo y que escriben a RMI, que están en el proceso de divorcio, están todavía tan atrapadas en lo que obtendrán, cuánto dinero para la manutención (los hombres por cuánto tendrán que pagar por la manutención), y cuántas posesiones que quieren obtener o las posesiones que pueden perder. Pero, si no te permites ser injuriada, estafada o engañada, ¿cómo vas a ver la mano de Dios? Si no te permites ser respaldada hasta el Mar Rojo, ¡nunca verás el poder de liberación de Dios! Recuerda que “pero las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se queda sin fruto.” (Mateo 13:22.) Esto significa que si miras lo materialista en lugar de lo que dices que es tu meta, la restauración, o si fallas al recordar cuál es la relación más importante, con el Señor, ¡ahogarás Su promesa de una vida abundante de tu corazón y de tu futuro!

En la Biblia, se nos dice que Demas dejó al apóstol Pablo porque las preocupaciones del mundo le ahogaban la Palabra. El siguiente versículo nos dice cómo. . . “Y aquel en quien se sembró la semilla entre espinos, este es el que oye la palabra, pero las preocupaciones del mundo y el engaño de las riquezas ahogan la palabra, y se queda sin fruto.” Mateo 13:22. La Escritura dice específicamente que fue por “preocupación” y por cómo las “riquezas” son tan engañosas. Creemos que tener riquezas o suficiente dinero nos traerá felicidad, pero los ricos de este mundo demuestran que esto simplemente no es verdad.

Por lo tanto, no te preocupes por nada, especialmente dinero o tus pertenencias. Confía en que “nuestro Dios suplirá todas sus necesidades”, incluso cuando los documentos legales dicen que tu esposo no tiene que pagar la manutención de los hijos (o tienes que pagar manutención por más dinero del que tienes) o cuando “no parece” que habrá suficiente dinero para que tú y tus hijos sobrevivan. Muchos han caído de su fe porque la Palabra fue ahogada por su fe en Dios para proveer para ellos, lo que simplemente no sucederá si pones tu fe y confías solamente en Dios!

Hace un par de días, una de las ministras de RMI, que tiene dos niñas gemelas, dijo que había sido puesta a prueba al confiar en que Dios seguiría proveyendo para ella. Ella había estado divorciada durante bastante tiempo, pero no había salido a trabajar para poder quedarse en casa con sus hijas. Pero las cosas se pusieron muy, muy difíciles cuando se encontró con que tenía que hacer frente a las facturas y al alquiler que no podía pagar. Todo el mundo le decía que tenía que volver a trabajar, pero ella optó por seguir confiando en el Señor, diciéndole (cada vez que pensaba en ello) “¡Señor, confío en que tú proveerás para mí!”

Entonces, un día se vio obligada a ponerse en contacto con su padre porque se sentía convencida de que no había hablado con él desde hacía tiempo. Le dijo que pensaba ponerse en contacto con ella porque había cobrado una póliza de seguro y quería que ella tuviera el dinero. ¡¡Era suficiente para los gastos de vida de muchos meses!! Erin dijo que RMI obtuvo su diezmo de la cantidad que casi nos dejó boquiabiertos. ¡Wow!

Durante mi primer divorcio los documentos decían que no recibiría ni por cerca, lo suficiente para alimentar a mis hijos y a mí misma, ni siquiera lo suficiente para sobrevivir. Pero, como lo leí, también elegí no decir nada y confiar en que Dios ablandara el corazón de mi esposo. Y como confié en el Señor y no luché, ni siquiera tuve que pedir más dinero ni contarle a mi esposo sobre mi terrible situación. Dios puso en el corazón de mi esposo que pagara todas nuestras cuentas hasta más tarde, ¡cuando fue reducido a un bocado de pan y también a la OM! Entonces, cuando esa fuente se secó, Dios instantáneamente se puso en marcha y proveyó para nosotros de muchas otras maneras. En una ocasión, había dinero en efectivo en un sobre en mi buzón, ¡que alguien habría necesitado una llave para abrir! En otra ocasión, una mujer me dijo que mientras ella y su esposo oraban, Dios les dijo que pagaran el alquiler de ese mes por mí. Qué locura, ¿no?

Querida lectora, Dios se moverá en nuestras vidas de manera sobrenatural SI ponemos nuestros temores a un lado y confiamos en que Él proveerá. ¡Puede que Él lo ponga en el corazón de alguien para darte el dinero que necesitas o podría provenir de otra cosa que nadie podría haber imaginado! Así que no trates de pensar o hacer que algo suceda. Mientras más callada estés al respecto, diciéndole solo al Señor, más se moverá Dios en tu situación.

Esta vez Dios eligió hacer algo tan sobrenatural, pero sólo después de que pude pasar una gran prueba, que compartí antes cuando me llamaron para pagar una promesa de construcción atrasada. Aquella vez recibí un cheque de $10,000 dólares sólo dos horas después. Luego, unos meses más tarde, me volvieron a poner a prueba. No tenía dinero en ninguna de mis cuentas, y en el momento en que vi que no había dinero, el Señor me dijo que regalara los libros que había comprado al por mayor a RMI, ¡libros por los que todavía debía dinero! ¡Lo hice, y ese mismo día recibí un correo electrónico diciendo que un cheque por más de $15,000 estaba en el correo para mí!

Como ya he mencionado, mi esposo me hizo firmar unos papeles para no pagar la manutención de sus hijos. Sabiendo que yo había hecho lo correcto, fui probada (o tal vez atormentada es una mejor palabra) cuando una señora que hace consejería cristiana en nuestra iglesia vino a donde me hacen las uñas. Sí, Jesús es un Esposo tan grande que aún se asegurará de que te hagas las uñas, o si no te has dado este gusto, tal vez empieces a hacerlo.

Sabiendo lo del divorcio, procedió a preguntarme sobre un montón de cosas que en realidad no eran de su incumbencia; sin embargo, creí que era una manera de que ella (¡y todos los demás que estaban escuchando en el salón!) escucharan el testimonio de lo asombroso que es Dios y lo bendecida que puede ser una mujer que confía en el Señor.

Cuando esta mujer escuchó que había firmado documentos para que mi esposo no tuviera que pagar manutención infantil, ¡comenzó a gritarme que no tenía ningún “derecho” a hacer eso! Que el apoyo era para mis hijos, no para mí, y así sucesivamente. Escuché en silencio (junto con todas las otras mujeres y técnicas de uñas en el salón), pero cuando finalmente se detuvo, le respondí suavemente, “Lo que dices es cierto, sin embargo, mi ex esposo no ha podido encontrar un trabajo desde el divorcio, y además, Dios ahora es el padre de mis hijos huérfanos y solo él puede dar lo que mis hijos realmente se merecen. Lo que cualquier hombre puede dar es limitado, ¡pero los recursos de Dios son infinitos!”

Aunque originalmente estaba indignada, era como si le hubieran salpicado agua fría en la cara, y en voz baja dijo que tenía que estar de acuerdo. Y la humillación se convirtió en gratitud cuando nuevamente el Señor me recordó la verdad al tenerlo a Él como mi esposo.

A continuación nos gustaría compartir el testimonio de Diana para que sepas que Dios no hace acepción de personas: lo que ha hecho por los demás, por mí y por Erin, ¡Él lo hará por ti si simplemente confías en Él por encima de cualquier cosa y de cualquier otra persona!

 

¡Soy TAN Bendecida!

“Sé que he presentado otros informes de alabanza que han enumerado lo que empiezo a enumerar aquí, pero sólo ¡quería agradecer a mi Señor y Salvador de nuevo por todo lo que ha hecho! Ayer estaba sentada aquí pensando en todas las bendiciones que me ha concedido. ¡Vaya, son tantas! Mi esposo nunca me ha dado tantos regalos!”

Primero que nada, mi esposo continúa pagando TODAS nuestras cuentas, incluso después del divorcio. ¡Me dio la mitad de su jubilación, la mitad de la venta de nuestra casa (ore para que nunca ocurra), apoyo conyugal que no era obligatorio y manutención infantil! ¡Dijo que debo usar nuestra cuenta como siempre!

Él me ha dado tantos regalos. Todavía tiene un armario lleno de ropa aquí y todo su correo se envía aquí. Me he dado cuenta de que es más respetuoso conmigo: me abre la puerta del automóvil, me habla con respeto, dice que quiere lo que tengo y que he cambiado tanto.

He orado tantas oraciones: por llamadas telefónicas, tiempo con él, fuerza, alegría, paz y amor incondicional en mi corazón, ¡y las he recibido todas! Mi esposo me compró un nuevo vehículo en mayo, ¡quería que tuviéramos un auto fiable tanto para mí como para los niños! Me regaló un escritorio, una nueva computadora  con impresora y escáner, $2,000 dólares porque quería que abriera una cuenta para mí, un juego de pintura de artista con caballete, en mi cumpleaños infló 40 globos, puso serpentinas en mi cocina, me compró un pastel y me dio un certificado de regalo, ¡y luego nos llevó a mí y a los niños a cenar! Me ha llevado a comer en varias ocasiones, nos envió a mí y a los niños durante el verano a Florida durante cinco semanas de vacaciones, ¡y nos compró a la familia un nuevo televisor de 36 pulgadas! En realidad no necesitaba el televisor, pero sé que le gustará cuando vuelva a casa, ¡así que se lo agradecí mucho!

También nos compró un teléfono celular nuevo para mí y los niños, y él dice que continuará pagándolo. Un hermoso collar y aretes, con los que soñé el día que me los regaló. Él me da un abrazo cada vez que se va, y palabras amables de lo maravillosa que él piensa que soy. Dios es tan maravilloso ¡Él me está bendiciendo tanto!

Supongo que se me ocurrirán más cosas más tarde, he recibido tantas bendiciones que era difícil recordarlas todas. ¡Dios es un Dios asombroso! Quiero que todos sepan que daría todas las cosas materiales porque mi esposo volviera a casa. ¡Viviría bajo un puente si tuviera que hacerlo para que nuestra familia fuera restaurada! Todas estas cosas son bendiciones maravillosas, pero quiero que todas ustedes sepan que lo más importante es nuestra relación con nuestro Señor y Salvador. ¡Él realmente suple TODAS nuestras necesidades y deseos cuando creemos en Él y en Su palabra!

~ Diana en Texas, divorciada y bendecida

 

Un fallo entre ustedes. “Así que, en efecto, es ya un fallo entre ustedes el hecho de que tengan litigios entre sí. ¿Por qué no sufren mejor la injusticia? ¿Por qué no ser mejor defraudados?” (1 Corintios 6: 7). Esta es tu respuesta: si vas al tribunal con tu cónyuge por temor o incluso porque “tienes un plan para detener el divorcio”, ya es una derrota para tí. Puedes obtener el dinero, las posesiones o incluso una audiencia para proclamar tu amor por tu cónyuge y tu deseo por tu matrimonio, pero ¡perderás la victoria! Aquí hay otro testimonio para alentarte a hacer lo correcto:

 

¡Agradecida al Señor!

Después de lo que comenzó como un día horrible, ¡el Señor lo ha terminado como lo que solo puedo describir como el mejor día de mi vida!

Tuve que ir a una clase ordenada por el tribunal (todos los casos de divorcio en nuestro condado con hijos deben tener ambos padres presentes antes de que se otorgue el divorcio) para ayudar a los hijos a sobrellevar el divorcio.

¡En realidad, era una oportunidad para atacar a los esposos, para aprender a seguir adelante y para aprender a empezar una nueva relación con alguien nuevo y hacer que funcione!

Tenía muy poco que ver con los niños y todo tenía que ver con ponernos en el “camino correcto” hacia la recuperación. ¡Fue horrible, pero conozco la verdad y pude ser capaz de mantenerme en la verdad!

Después de la clase, tuvimos nuestra reunión semanal de RSM aquí en mi casa. Mi hija (15), que por lo general no se queda para nada, se quedó sentada durante toda la reunión con nosotros hoy. Terminó diciendo algo acerca de su padre cuando todos se iban, y después de esta clase, yo ya había tenido suficiente, y ella podía decir que todo me estaba deprimiendo un poco. Mi hija incrédula (que todos hemos estado orando para que venga a Cristo) me miró y comenzó a MINISTRARME.

Mi hija me explicó que estaba demasiado cerca de este divorcio para ver la verdad. Me explicó que no puedo ver qué tan cerca está papá de volver a casa y ¿estás lista para esto?

Mi hija comenzó a decirme que el “pecado” solo se siente bien durante un corto período de tiempo, y que la bendición del Señor no estaba en esta otra relación en la que estaba su padre y que tan pronto como se rompieran las cuerdas, él estaría en casa.

Mi hija me explicó que el Señor no estaba manteniendo su relación, por lo que estaba condenada desde el principio. Continuó para decirme que la OM se está poniendo amarga y celosa y señaló cosas que había visto en su padre para apoyar esto (que solo se podía ver a través de “ojos espirituales”).

Mi hija entonces comenzó a decirme cómo Dios iba a restaurar este matrimonio y que ¡SE VA A REALIZAR! Mi hija está segura de que todo el dolor que he tenido y todo lo que he pasado en esta temporada en mi vida valdrá la pena cuando el Señor sane mi matrimonio para siempre. ¡Ella me dijo que tendremos años de felicidad por la restauración del Señor! Luego continuó diciéndome que ¡cree que el Señor hará algo grande y milagroso en este divorcio pendiente! Me explicó cómo ha visto al Señor cambiarme. Pude hacerle saber de nuevo que mis pecados son los que nos trajeron a este lugar y pude levantar a su padre en nuestra conversación.

Miré a mi hija, sonreí y le dije: “Te vas a convertir en cristiana a partir de todo esto, ¿verdad?.” Ella me miró, sonrió y dijo: “¡Probablemente!”. ¡Me miró como si le diera un vuelco el corazón incluso mientras hablábamos!

¡Qué Señor a quien servimos, no tengo palabras, aún cuando mi espíritu se eleva! Si nada más viene de esta separación total y del divorcio propuesto, la salvación de mi hija fue más que valiosa y, a decir verdad, con gusto tomaría eso a cambio de que incluso mi matrimonio sea restaurado.

Estoy asombrada, humilde y agradecida al Señor. Mi hija todavía tiene un camino que recorrer, pero el Señor la tiene en el camino correcto ahora, ¡y estoy siempre agradecida a mi Señor y Salvador! No tengo palabras, sólo agradecimiento en mi corazón por la obra del Señor en la vida de mi hija. ¡¡Alabado sea!

~ Kris en Texas, separada y pasando por propuesta de divorcio

 

Queridos RMI,

Estaba leyendo el reporte de alabanza de Kris en Texas el otro día y sentí que el Señor me estaba pidiendo que escribiera un reporte de alabanza que he estado postergando enviar debido al tiempo (sí, lo sé, es una pobre excusa). Pido perdón, el perdón de todos por parte de mi Señor y Salvador por no enviarlo.

Recientemente leí, en el boletín de octubre, una carta de donación de Kristen en Texas. Esta soy yo, y quería hacer un seguimiento de todas las cosas maravillosas que han sucedido desde esa (aún algo vergonzosa) donación de $5.00 que hice a tu ministerio. En ese momento, en agosto, había recibido los papeles iniciales de divorcio. Desgraciadamente, no conseguí el principio de no contratar un abogado en el momento de la notificación inicial de los papeles. Tuve un abogado  “apasionado” de forma gratuita de una subvención estatal de asistencia jurídica.

Después de tomar mi caso y comenzar el papeleo, etc. tomaron una decisión sin precedentes de abandonar mi caso debido a la carga de casos. Mi abogado particular luchó y discutió y todavía no pudo lograr que se reestableciera el caso. El abogado me dijo que esto nunca había sucedido antes, nunca. Simplemente sentí una calma que no podía explicar y sentí en mi alma que el Señor me estaba diciendo FUERTE y CLARO que no iba a necesitar un abogado. Desafortunadamente una vez más, era tan nueva en mi andar con el Señor y todavía no tenía los recursos de RSM. Hablé con mi pastor en la iglesia y me ayudó a conseguir una abogada de muy alto precio sin costo alguno.

¡Esta abogada fue una “luchadora” y de hecho demandó a mi esposo por honorarios legales después de decirme que no tendría que pagar! Realmente pensé que el Señor había dispuesto esta abogada, porque fue a través de mi pastor, y ella era una “abogada cristiana.” Sin embargo, el Señor realmente se apoderó de mí a través de RSM, y la despedí y le dije a mi esposo que lo había hecho.

A través de una serie de eventos, terminé teniendo que despedirla dos veces más; cada vez me esforcé por asegurarme de hacerlo rápidamente por obediencia a mi Señor. Finalmente, debo haberlo hecho de la manera y en el plazo adecuados, porque ella ha presentado el papeleo para destituirse y para que el juez firme la moción sin una audiencia. El abogado presentó ese papeleo y hasta la fecha, más de un año después, el juez no ha considerado oportuno firmar esa orden. Hay confusión y problemas de papeleo en todo este divorcio pendiente. ¡¡El Señor es tan maravilloso!!

¡¡¡No tengo ni idea de por qué el papeleo está retenido y es un problema tan grande, pero sólo alabo al Señor y sé que Él está trabajando!!! ¡¡Que maravilloso es el Señor al que servimos!! ¡¡No tengo idea de lo que el Señor tiene en mente en esto, pero sé que es un milagro!! Hasta la fecha, mi esposo sigue pagando todas las cuentas y me cubre con su seguro médico. También me da dinero para gastos. ¡¡Una mejor afirmación sería que el Señor me ha bendecido tan generosamente porque mi esposo sigue haciendo todas estas cosas!!

El Señor me ha llevado a asegurarme de donar a tu ministerio el diez por ciento de todo el dinero de gastos que me da mi esposo. Lo recibirán en el correo ordinario dentro de unos días. He recibido como regalo o he podido pedir todos los recursos de RSM ahora. Veo todos los vídeos que tengo todos los días durante todo el día. ¡No tenía ni idea de lo mucho que me iba a beneficiar y lo mucho que me iba a ayudar!

Animo a todas a que se saturen con todos y cada uno de los materiales de RSM que puedan obtener ¡¡y con la PALABRA!! Conocí a un amiga a través del grupo de compañeras en casa de RSM (aunque no lo dirijo, el grupo se reúne en mi casa todas las semanas), ella y yo nos pasamos horas revisando las Escrituras, usando nuestras nuevas concordancias y usando diferentes versiones de la Biblia. Con todas estas cosas en mi vida y en mi mente, no solo hay muy poco espacio para que el enemigo trabaje, pero cuando suceden las cosas, ¡las Escrituras son lo primero que se me viene a la mente! Es maravilloso poder decirle al enemigo: “¡Está escrito!”

¡¡La fe realmente viene del oír y el oír de la palabra de Dios!! “Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios.” (Rom. 10:17 RVC). También he dividido el Salmo 119 y leo una porción todos los días junto con los Salmos y los Proverbios como recomienda RSM, y añadí dos capítulos tanto del Nuevo como del Antiguo Testamento diariamente. La Palabra del Señor es realmente como dice en Hebreos 4:12, “Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que cualquier espada de dos filos. Penetra hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del corazón.”

Todas estas bendiciones vinieron de la obediencia de enviar una pequeña donación de $5.00 que no estaba segura de que ayudaría a alguien o al ministerio, pero el Señor quería que lo enviara y lo hice. ¡El Señor es tan maravilloso y realmente vamos de bendición en bendición cuando caminamos en obediencia! Malaquías 3:10, “Traigan todo el diezmo al alfolí, para que haya alimento en Mi casa; y pónganme ahora a prueba en esto», dice el SEÑOR de los ejércitos, «si no les abro las ventanas de los cielos, y derramo para ustedes bendición hasta que sobreabunde.” Y Juan 1:16 “Pues de Su plenitud todos hemos recibido, y gracia sobre gracia.”

Muchas gracias por tu fidelidad al Señor y por dar tanto de ustedes mismas a las personas que les buscan a través de su ministerio. Han ayudado a mi familia y a mí más de lo que podría expresar. También agradezco y alabo al Señor por guiarme hasta aquí y por todo lo que ha hecho por mí. Empecé este viaje para restaurar mi matrimonio, pero he encontrado amigas maravillosas y lo más importante EL SEÑOR que me ha dado un nuevo corazón, una nueva vida, y una nueva autoestima basada en Él en lugar de en mi matrimonio, en otros y en falsos ídolos. No tengo el suficiente don de la palabra escrita para siquiera acercarme a lo que siento y a todo lo que ha sucedido. Las palabras son realmente inadecuadas.

Bendiciones de Dios

~Terri en Tennessee

PD

Nadie verá al Señor. “Busquen la paz con todos, y la santidad, sin la cual nadie verá al Señor.” Hebreos 12: 14

Si deseas actuar como actuó el Señor (Jesús era totalmente inocente) recuerda que “no respondía ultrajando” (1 Pedro 2:23). Y cuando se te pide, es una oportunidad para bendecir a tu cónyuge, no para defenderte.

“También Tus testimonios son mi deleite; ellos son mis consejeros.” Salmo 119: 24 Usa el testimonio de Caroline para aconsejarte, como ella dijo:

“Mientras hablábamos de temas de dinero y custodia durante dos horas, Dios me cerró la boca y sólo la abrió cuando tenía algo fabuloso que decir sobre mi esposo: ¡su integridad, su gran capacidad para ganar dinero, su cuidado de los niños y su forma responsable de satisfacer todas nuestras necesidades y administrar nuestro dinero!!”

¿No quieres que tu cónyuge vea a Jesús en ti como lo hizo el esposo de Caroline? Pero la mayoría de nosotras apagamos la obra del Espíritu Santo cuando hacemos las cosas que “queremos” en lugar de las que “debemos.” Hazlo a la manera de Dios: ¡realmente funciona!

Sea quitada. “Sea quitada de ustedes toda amargura, enojo, ira, gritos, insultos, así como toda malicia.” (Efesios 4:31). Si tienes un abogado, no hay duda de que la calumnia y la ira se producirán o se habrán producido. De esto se trata el divorcio y por qué las personas usan abogados para representarlos. Debes quitar todo de tí. No puedes controlar lo que tu abogado le dice a tu cónyuge o al abogado de tu cónyuge. Él o ella también te aconsejará sobre asuntos legales, pero esta es una batalla espiritual, no una que se ganará en la carne. Y no te dejes engañar, no importa si tienes un abogado “cristiano” o no, “¡Pues vano es el auxilio del hombre.” (Salmos 108: 12). Ya leíste esto en uno de los testimonios anteriores, ¿recuerdas?

El auxilio del hombre es vano. “Danos ayuda contra el adversario, pues vano es el auxilio del hombre." (Salmos 108: 12). A RMI se le han enviado innumerables testimonios de todas las formas en que las personas intentan salvarse, sólo para descubrir que aunque el juez resuelva una cierta cantidad de dinero o protección, los tribunales no le harán pagar a tu cónyuge (ni te protegerán de la venganza o daño físico debido a la ira causada por el divorcio)!

La violencia física está aumentando. Hoy RMI recibe muchos cuestionarios que comparten historias de terror de esposos que han intentado matar a su esposa después de discutir o cuando simplemente no lo sueltan. Hay programas de televisión que siguen este tema, ya que sigue aumentando.

También se ha prestado mucha atención en los medios de comunicación a quienes no pagan la manutención de los hijos. Seguro que has oído historias sobre hombres que van por sus esposas para vengarse físicamente, ¡y las fuerzas del orden no pueden ayudarles! Incluso con la protección de la policía las mujeres, ex-esposas y madres son asesinadas por la ira y la venganza. POR FAVOR, permite que Dios convierta el corazón de tu cónyuge (Prov. 21:1) en lugar de utilizar el sistema judicial para que tu ex haga algo que no quiere hacer.

Tu cónyuge no necesita castigos más estrictos; ¡qué tontería pensar que eso ayudará! Lo que los hombres y las mujeres necesitan es un nuevo corazón, un nuevo corazón que los ame a tí y/o a tus hijos. “Además, les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes; quitaré de su carne el corazón de piedra y les daré un corazón de carne.” (Ezequiel 36:26). Y la manera de ayudar a que esta promesa de un nuevo corazón se cumpla es con esta promesa: “Cuando los caminos del hombre (tus caminos) son agradables al Señor, aún a sus enemigos hace que estén en paz con él.” (Proverbios 16:7). ¡Todos los testimonios en este libro, en el sitio web de RMI, y en los libros de Por la palabra de su testimonio, demuestran que esto es cierto!

Aunque Dios usó a mi esposo para mis ingresos la primera vez que se divorció de mí, esta vez el Señor me permitió mirarlo sólo a ÉL para todas mis necesidades financieras. Hay tantas mujeres que se quejan de que sus esposos no pagan, cuando en realidad, todo lo que cualquier mujer recibe es del Señor. ¿Verdad? Los hombres que buscan la restauración suelen quejarse aún más cuando se les “obliga” a tener que pagar una determinada cantidad pensando que son ustedes los que tienen que trabajar más para pagarla. Qué tontería, ya que Él nos dice que es el que quiere proveer, ¡incluso mientras dormimos!

“Es en vano que se levanten de madrugada, que se acuesten tarde, que coman el pan de afanosa labor, pues Él da a Su amado aun mientras duerme.” (Salmo 127: 2).

Creyendo de todo corazón en este versículo, el Señor eligió este momento para mostrar que este principio era cierto en mi vida y en la vida de otras mujeres cuyo esposo empezó a no pagar la manutención. ¿Cuál fue el resultado? Estas mujeres y yo descubrimos que teníamos MÁS, no menos, que antes. No sólo teníamos lo suficiente, sino que teníamos abundancia ¡la mayoría de nosotras terminó teniendo más que antes, más que antes del divorcio! Y ninguna de nosotras puede explicar cómo sucedió; fue simplemente por confiar en nuestro nuevo Esposo.

No sólo tenemos más, sino que cuando se trata de tener la posibilidad de dar regalos a mis hijos, para los cumpleaños y la Navidad, por ejemplo, doy mucho más a mis hijos que mi ex esposo porque mi Fuente es el Señor, ¡y Su fuente es ilimitada! Realmente no tiene ningún sentido, pero ha sucedido una y otra vez y dice mucho a mis hijos, que, por cierto, siempre están mirando.

Mi ex esposo, que ahora se ha vuelto a casar, tiene una familia con dos ingresos. Además, su esposa recibe la manutención de su ex esposo, y mi ex esposo no paga la manutención de sus hijos. Entonces, sólo para apilar las probabilidades (porque Dios quiere mostrar que nada es imposible para Él) mi ex esposo, mientras visitaba a mis hijos mientras yo estaba en Hong Kong, vino a nuestra casa y destruyó el almacén de libros de bolsillo (después de que yo iniciara una empresa de libros cristianos para mantener nuestros ingresos perdidos después de que él se fuera). Esto significó que básicamente no tenía NINGÚN INGRESO, y sin embargo, continué siendo la que fue constantemente bendecida, y como resultado, ¡estaba en posición de poder bendecir a mis hijos!

Cuando miras a tu esposo, a los tribunales, o a cualquier otra persona (incluso tratando de averiguar cómo TÚ harías el dinero que necesitas), ¡te perderás lo que el Señor anhela hacer por ti! Él es quien nos da incluso mientras dormimos. No se gana, es un regalo, ¡al igual que la salvación para todos los que creen y anhelan sólo a Él! No podemos ganar la salvación, es un regalo gratuito.

Refugiarse en el Señor “Es mejor refugiarse en el Señor que confiar en el hombre.” (Salmo 118: 8). Un abogado no puede sustituir al Señor. ¿Puede un cristiano tener un abogado y la protección de Dios, o están realmente en oposición el uno al otro? Aquí está tu respuesta: “Maldito el hombre que en el hombre confía, y hace de la carne su fortaleza.  Bendito es el hombre que confía en el Señor,

Cuya confianza es el Señor.” (Jeremías 17: 5-8).

Hemos encontrado en el área del divorcio o la custodia de los hijos que puedes ser bendecida por confiar en el Señor o maldecida por lo que tú y un abogado pueden hacer apelando a los tribunales y jueces. Debes decidir en última instancia. Yo decidí la primera vez que realmente perdería si intentaba luchar contra mi esposo. Podría ganar más dinero, pero afortunadamente, yo quería al Señor más que las posesiones terrenales; ¡quería más de Él! Y desde que lo gané a Él, ¡todo lo demás me fue añadido! (Mateo 6:33)

Ahora, “Estén quietos, y sepan que Yo soy Dios.” (Salmo 46: 8-10). ¡Aquí hay otro testimonio para alentarte!

 

¡Gracias, Dios, por todas Tus maravillosas obras en mi vida!

¿Cómo se puede comenzar a expresar el gozo y la paz completa que viene al andar en obediencia a Dios? Las palabras parecen inadecuadas y, sin embargo, con todas las bendiciones y respuestas a la oración en mi vida, sé que tengo que encontrar una manera de escribir sobre la omnipotencia de Dios, Su fidelidad y Su poder en un informe de alabanza.

En las últimas cinco semanas, mi vida ha cambiado por completo. He conocido tal angustia, tal quebrantamiento, tanta tristeza, y Dios tomó todo esto y me hizo nueva. Las palabras más alegres que pude haber imaginado fueron dichas por mi esposo una noche, cuando una vez más me habló de su propio dolor y sufrimiento causado por mi contención, manipulación y falta de sumisión. Él dijo: “¿Cómo se divorcia uno de la persona más agradable del mundo? ¡Has cambiado tanto!”

Aunque mi esposo estaba en nuestra casa, él no planeaba quedarse, y él me dijo de su odio hacia mí, que ya no me amaba, y que había otra mujer a la que “le gustaba él tal como era.” Él no quería saber nada de mí y estaba buscando el divorcio.

En las últimas cinco semanas, le he confesado mis fallas, a lo que él respondió que “el pasado está en el pasado, y podemos avanzar ahora.” Me ha hablado sobre la importancia de Dios en su vida, y no intenté hacerle pensar como yo creo, o creer lo que creo. Alabado sea Dios, ahora puedo escuchar y mantener mi boca cerrada. ¡Este es un milagro en sí mismo, de enormes proporciones!

Él es FELIZ cuando está a mi alrededor; me ha dicho que me veo hermosa cuando, anteriormente, me dijo que no era muy atractiva para él. Él busca mi compañía en lugar de evitarme. Nos hemos reunido físicamente como una sola carne a pesar de que él me dijo que nunca podría volver a hacerme el amor, que todos sus sentimientos por mí habían desaparecido, y que ya no era deseable para él.

Él se hizo cargo por completo de las finanzas de nuestra familia, después de confesar lo abrumado e inadecuado que me sentía yo a este respecto. Él es el jefe de nuestra casa ahora. Discuto todas las cosas con él y no tomo decisiones en su contra o sin su dirección.

Viaja con su trabajo y Dios ha respondido mis oraciones, brindando trabajo cerca de casa e incluso demorando varias veces su próximo trabajo (en la ciudad donde vive la OM), dándonos más tiempo para estar el uno con el otro, y más oportunidad para presentarme y mostrarle los cambios que Dios está haciendo en mí. Dios me ha dado paz mental. Dios me ha hecho capaz de hacer frente a la incertidumbre, porque no hablamos en absoluto sobre la OM, ni hago ninguna referencia a su existencia. Afortunadamente, leí tus libros y sabía sobre ganar sin una palabra de Una Mujer Sabia, ¡Alabado sea Dios!

Después de decirme que odiaba nuestra casa, y temía pasar tiempo aquí, que evitó regresar a casa tanto como le fue posible, ha despertado un nuevo interés. En una de nuestras muchas conversaciones desgarradoras, le dije que estaría dispuesta a vender nuestra casa y mudarme a otra si él era tan infeliz aquí. Él respondió que simplemente pensó que le gustaría agrandar la cocina que, de hecho, no deseaba vivir en ningún otro lado; a él le gusta la ubicación, la casa y el vecindario. Dios está trabajando de la manera más increíble. A veces, me siento físicamente débil por la grandiosidad abrumadora de todo.

He estado cuidando completamente a mi esposo. Recientemente ha tenido una operación y ha estado enfermo con gripe estomacal, y fue un placer, una alegría, cuidar de él, de todas sus necesidades. Ya no me siento agotada, resentida o desconsolada. Encuentro alegría completa en el cuidado de mi esposo y mi familia, porque sé que estoy en obediencia a Dios. No hay mejor sentimiento que caminar con nuestro todopoderoso Padre. Alabo a Dios y le agradezco a Dios que he sido apenada hasta el punto del arrepentimiento, y que él me ama tanto que he sido perdonada de mis pecados y hecha nueva.

Mi esposo ha comenzado a hacer pequeñas cosas por mí. . . bajar la ropa, preparar mi desayuno, hacerme té, ir de compras conmigo, volver temprano a casa, preguntar cómo dormí, si tengo frío, pequeños gestos que no había hecho en tantos años. Ya no ESPERO estas cosas, sino que me regocijo de que Dios está convirtiendo su corazón de piedra a carne. Él no dice todavía que me ama, pero actúa amorosamente, se ríe y me abraza. Pero sé que Dios me ama completamente, y se hará Su voluntad. Porque nuestro Dios maravilloso odia el divorcio, como las Escrituras nos dicen, y Él me hizo, así como hizo a Eva, una ayuda “idónea” para mi esposo. ¡Gracias, Dios, por todas tus maravillas en mi vida!

~ Ginger en Louisiana, casada

 

No es Demasiado Tarde

Nada es imposible. Algunas de ustedes han leído mi Novela de Viaje de Restauración después de haber sido parte de un divorcio, o tal vez incluso haberlo instigado y ahora lo lamentan, creyendo que para ustedes ya no hay esperanza, debido a sus errores.

Si ha sido una jugadora clave en el proceso de divorcio, no todo está perdido. Simple, pide el perdón del Señor y luego el perdón de tu cónyuge. Demuestra tu deseo de tener a la familia unida, dejando de lado cualquier acción legal o protección. Entonces Dios podrá comenzar a sanar la relación en este momento porque “para Dios nada es imposible.” (Mateo 19:26).

Nuevamente, si has contratado a un abogado, despídelo inmediatamente si deseas que El Mejor te defienda y te bendiga. Luego ora, “Señor, no hay nadie más que Tú para ayudar en la batalla entre el poderoso y los que no tienen fuerza. Ayúdanos, oh Señor Dios nuestro, porque en Ti nos apoyamos y en Tu nombre hemos venido contra esta multitud. Oh Señor, Tú eres nuestro Dios; que no prevalezca ningún hombre contra Ti».” (2 Crónicas 14:11).

Más difícil de ser ganado.  Si ya has pasado por un divorcio, la amargura, el resentimiento y la ira extrema son probablemente lo que tu cónyuge siente hacia tí ahora. Ora para que Dios perdone tus transgresiones y borre los malos recuerdos que tiene (Salmo 9: 4-8) y reemplace los malos recuerdos con buenos pensamientos. Pasa más tiempo con el Señor de lo que gastas en hacer cualquier otra cosa o con cualquier otra persona, lo que resultará en que seas más dulce (de nuevo, la dulzura del habla agrega persuasión) a todos, incluso a tu ex cónyuge. Y si las cosas no mejoran de inmediato, recuerda: “El hermano ofendido es más difícil de ganar que una ciudad fortificada,y los pleitos son como cerrojos de fortaleza.” (Proverbios 18:19).

En lugar de perseguir a tu cónyuge, mantén tus ojos en el Señor y tu corazón en SUS manos. Si Jesús es todo lo que quieres y todo lo que necesitas, y comienzas a perseguirlo ardientemente a Él, ¡pronto tu ex cónyuge comenzará a perseguirte! Simplemente permite que el cambio en tí comience a atraer a tu cónyuge. Hablando amablemente, y haciéndoles saber cómo te sientes a través de la mirada en tus ojos, bueno, ya sabes, la forma en que lo atrapaste la primera vez. O si realmente quieres que te persigan, una vez que seas una mujer enamorada del Señor, te volverás aún más atrayente.

 

Los deseos de tu corazón

En algún momento, como muchas de nosotras que pasamos por un divorcio, y empezamos a buscar al Señor en vez de a un ex-esposo, tú también puedes llegar a un lugar donde empiezas a querer al Señor permanentemente como tu Esposo y ya no quieres la restauración ó a tu ex-esposo. Algunas mujeres me dicen y escriben a RMI que se sienten culpables, como lo experimenté yo misma.

Para ustedes hombres, podría ser diferente. El apóstol Pablo escribió sobre esto en 1 Corintios 7: 1 - 2, 7-9 “En cuanto a las cosas de que me escribieron, bueno es para el hombre no tocar mujer. No obstante, por razón de las inmoralidades, que cada uno tenga su propia mujer... Sin embargo, yo desearía que todos los hombres fueran como yo. No obstante, cada cual ha recibido de Dios su propio don, unos de una manera y otros de otra… si se quedan como yo. Pero si carecen de dominio propio, cásense. Que mejor es casarse que quemarse.”

La primera vez que enfrenté el divorcio, era bastante claro que la voluntad de Dios para mí era buscarlo para un matrimonio restaurado. Y más tarde, debido a mi restauración, ¡fui bendecida con más hijos y encontré RMI! Al igual que Erin, desde el momento en que era una pequeña niña, los deseos de mi corazón eran tener una gran familia como nuestras madres. Mi restauración también resultó en encontrar un ministerio del que podría ser parte y ayudar a difundirlo en mi propia comunidad e iglesia. Si no hubiera permitido que Dios hiciera lo que ÉL quería, y restaurara mi matrimonio la primera vez, no habría cumplido el llamado que Él tenía para mi vida.

Esta vez las cosas fueron totalmente diferentes. Esta vez conocí la diferencia entre estar a solas con Él (esos dieciocho meses que mi esposo se fue la primera vez), y tener un esposo después de que fuimos restaurados. Honestamente, ningún hombre puede compararse con la clase de Esposo que el Señor podría ser para mí, ¡nadie! Así que esta vez le rogué al Señor que no restaurara mi matrimonio, ¡para poder ser sólo Suya!

“Mi amado es mío, y yo soy Suya ... Cuando hallé al que ama mi alma; lo agarré y no quise soltarlo ... Porque estoy enferma de amor.”(Cantar de los Cantares 2:16, 3:4, 2:5 ).

¿Tenía miedo ya que sería lo que el mundo vería como una madre soltera? No.

“En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor…” (1 Juan 4:18).

“'Porque Yo sé los planes que tengo para ustedes”, declara el SEÑOR, “planes de bienestar y no de calamidad, para darles un futuro y una esperanza.'” (Jeremías 29:11).

Con mi corazón queriendo ser sólo de Él, había muchos más fuegos por los que se me pediría que pasara, aguas que estaba segura que me ahogarían. Pero al final, y a través de todo ello, experimenté una paz sobrenatural y bendiciones demasiado numerosas para contarlas.

“Cuando pases por las aguas, Yo estaré contigo, y si por los ríos, no te cubrirán. Cuando pases por el fuego, no te quemarás, ni la llama te abrasará." Isaías 43: 2. ¿Soy la única que se siente de esta manera? Aquí hay algunos testimonios de que no estoy sola:

Con tantas mujeres que experimentan al Señor y viven como Su novia, RMI está viendo a muchas más mujeres experimentar matrimonios restaurados, pero también a muchas que anhelan cuando solamente eran Su novia.

“Fue mejor para mí antes que ahora”

Hace un mes que experimenté un matrimonio restaurado y he sido muy feliz, mi esposo y yo estamos tan enamorados. Es todo y más de lo que mi corazón deseaba para un matrimonio restaurado. A pesar de lo feliz que soy, ha faltado algo y sé muy bien lo que es.... Mi primer Esposo. Mi corazón, mi mente y mi espíritu (en el ajetreo del trabajo, de mi casa, de mi esposo, de mi hija, de lavar, de cocinar y de ordenar) anhela, desea fervientemente a mi Esposo y ambos queremos recuperar lo que teníamos juntos: el tiempo a solas con Él, hablando con Él, oyéndole hablar a mí. Una vez que conoces a ESTE impresionante ESPOSO no puedes volver atrás.

Cuando lo BUSQUES, Él te mostrará, como me mostró a mí. Cuando leí el “Ahora qué” que me enviaron de RMI después de presentar mi testimonio de matrimonio restaurado. Esto es lo que el Señor me mostró y es tan gracioso, LOL, porque antes de venir a RMI yo solía orar esta misma escritura para mi entonces separado esposo, desesperadamente, febrilmente-¡cuando él estaba viviendo con la om!

Oseas 2:7 “Ella (yo solía poner él o mi esposo) seguirá a sus amantes, pero no los alcanzará; los buscará, pero no los hallará. Entonces dirá: “Iré y volveré a mi primer marido, porque mejor me iba entonces que ahora.”

Por aquel entonces, solía orar desesperadamente por mi esposo, orando para que al correr tras sus amantes no las encontrara, para que las buscara y no las encontrara. Y AHORA LO SÉ. Estas escrituras eran para mí, ¡sí, para mí! Lo que me impactó fueron estas palabras de los versículos anteriores “¡“Iré y volveré a mi primer marido, porque mejor me iba entonces que ahora”!

Durante mi época de divorciada, mirando hacia atrás era “mejor para mí entonces que ahora”, mi relación con mi Esposo era idílica, vivía para Él, pasaba mucho tiempo con Él. Lo amaba y Él me amaba; fue una época tan especial, fue gloriosa, fue maravillosa y fue impresionante 🙂 🙂 ¡¡¡¡Me encantó!!!!

Señoras, quiero animarlas a que disfruten de su tiempo con su Esposo (mientras dure), porque antes de que se den cuenta, si se enamoran de su EC y dejan ir a su ET, serán restauradas a su esposo terrenal y anhelarán el tiempo que una vez tuvieron sólo para Él.

Alabo a Dios por mostrarme cómo era mejor para mí entonces que ahora, porque mi atención y enfoque era Él y cómo me enseñó a través de RMI a ponerlo a Él primero. "Sin embargo, tengo esto contra ti: Has abandonado el amor que tenías al principio". Apocalipsis 2:4.

Dios es tan impresionante y está tan en sintonía contigo cuando oras, ya que Él te muestra cosas grandes e inaccesibles.

Jeremías 33:3 “Clama a Mí, y Yo te responderé y te revelaré cosas grandes e inaccesibles, que tú no conoces.”

Así que estoy feliz de correr y saltar a los brazos de mi Esposo, ¡Su amor es increíble!

~ Atarah en Sudáfrica

 

“Extrañando la soledad después de la restauración”

“Me hizo bien haber sido afligido, porque así llegué a conocer tus decretos.” Salmo 119: 71 NVI

Esta escritura se ha convertido en el tema que resuena a lo largo de mi viaje de restauración. Nunca pensé en toda mi vida que estaría dando gracias a mi EC por permitir que la aflicción llegara a mi vida. Pero, si no fuera por mi aflicción marital, no habría llegado a conocerlo como mi Señor, Salvador, Esposo Celestial, Protector, Proveedor y Amigo. No habría aprendido a poner mi completa y total confianza en Él y ciertamente no habría conocido el principio del diezmo. A lo largo de este último año, he tenido el privilegio de ser testigo de cómo mi EC se ha movido en formas inimaginables. Tengo el privilegio de haber tenido la oportunidad de hacer este peregrinaje con las extraordinarias mujeres de este ministerio. He aprendido tanto y he experimentado tal cercanía con Él y me sorprendió que Él haya decidido restaurar mi matrimonio. 

 Sí, mis queridas, dulces, amadas hermanas, ¡estoy restaurada! Pensé que lo gritaría a los cuatro vientos, pero el hecho es que ahora me doy cuenta de que voy a extrañar la soledad pacífica que compartía con Él. Es una experiencia tan desafiante pasar de estar totalmente inmersa en nuestro EC a estar ahora restaurada y volver a ser una esposa. Esta vez estoy totalmente comprometida a construir mi casa sobre La Roca, y someterme a la dirección de mi ET. Esto ha sido una tremenda bendición y estoy muy agradecida de haber sido guiada a este ministerio.

Entonces, quería dar alabanzas a mi EC por todas ustedes. Gracias por permitirme el privilegio de presenciar cómo Él se está moviendo en sus vidas. Gracias por compartir sus luchas, alabanzas y avances, además de escuchar mientras compartía el mío. Gracias por su disposición de someterse a Su llamado y ser humildemente transparentes a lo largo de su viaje.

Continuaré BD ya que aún tengo que completar mis cursos, pero me someteré a Su guía y seguiré hacia donde este viaje me lleve. Los quiero mucho a todos, y continuaré orando por ustedes y alabando a nuestro EC por ustedes.

~ Cierra en Kentucky

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.