Sharing is caring!

"No tengan miedo por temor a ellos ni se turben"
—1 Pedro 3:13-15

"Pero viendo la fuerza del viento tuvo miedo"
—Mateo 14:30

 

La obediencia para seguir Sus principios es imposible cuando se combina con el miedo. ¡Temor, que siempre querrá impedir que obtengas todo lo que Dios tiene para ti! Permíteme compartir otro testimonio de edificación de la fe ¡para mostrar cómo Dios anhela ser bondadoso con nosotros!

"(Dios es bondadoso y justo) Por tanto, el SEÑOR desea tener piedad de ustedes, y por eso se levantará para tener compasión de ustedes. Porque el SEÑOR es un Dios de justicia; ¡Cuán bienaventurados son todos los que en Él esperan!"-Isaías 30:18

Cuando me hice cargo de las finanzas, uno de los aspectos de la deuda que más me preocupaba era una promesa de construcción que habíamos hecho (mi esposo y yo) casi dos años antes y que yo sabía que estaba a punto de ser pagada. Por alguna razón, cuando lo hicimos, sentí que había algo muy significativo en nuestro compromiso.

¿Cómo lo supe? Porque mi esposo realmente se resistió y se resistió “incluso a orar” para hacer la promesa; él discutió conmigo sobre eso, aunque nunca dije una palabra, pero cuando él siguió presionándome, mi única respuesta fue: “¿Puedes orar al respecto?” cuando me preguntó qué pensaba.

“La suave respuesta aparta el furor, pero la palabra hiriente hace subir la ira”. (Proverbios 15:1).

Estimado lector, cada vez que veas una resistencia como esa, que está fuera de proporción con lo que se está discutiendo, puedes estar segura de que el enemigo está al acecho, tratando de robarte algo (o a tu familia o a tu ministerio). Y no puedes culpar de cualquier pérdida a tu esposo (o ex-esposo), jefe o padre, ya que ¡tienes el poder de guardar y ganar toda bendición a través de tu obediencia y confianza en el Señor! ¡Y si alguien trata de robarte algo es cuando realmente puedes regocijarte ya que Dios promete una doble recompensa!

Isaías 61:7-9 dice: ¡“En vez de su vergüenza tendrán doble porción, y en vez de humillación ellos gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto, poseerán el doble en su tierra, y tendrán alegría eterna. Porque Yo, el SEÑOR, amo el derecho, odio el robo en el holocausto. Fielmente les daré su recompensa.”!

Después de que mi esposo finalmente oró, tuvo un cambio inmediato de opinión y se entusiasmó. Dijo que ahora sabía lo importante que era comprometerse, ¡y era mucho más de lo que hubiera soñado alguna vez que daríamos!

Sin embargo, debido a que nunca fui incluida en las finanzas, estaba totalmente en la oscuridad en relación a cuánto habíamos pagado de la promesa (pagándola cada mes durante dos años como la iglesia dice que debemos hacer). Cuando se anunció en la iglesia que las promesas debían pagarse en unas pocas semanas, fue durante el tiempo en que mi esposo se divorció de mí y ya me había entregado las finanzas.

Cuando le pregunté a mi esposo cuánto debíamos, mi esposo dijo que no sabía, pero que podía llamar al contador de la iglesia por el saldo. Para mi sorpresa, ¡todavía se debían tres cuartas partes (miles de dólares!). Para mí, pagar esto realmente tendría que provenir de Dios: lo necesitaría a Él para hacer un camino.

El significado de esta promesa se confirmó una y otra vez cuando, una y otra vez, mi esposo intentaba convencerme de que no la pagara. Me dijo que él había hecho la promesa, no yo, así que no tenía que pagarla. ¡Me dijo que debía ponerme en contacto con el pastor que se ocupaba de las madres solteras y las viudas para pedirle que me liberara del compromiso! Les dijo a mis hijos que si actuaba de forma tan estúpida seguramente perdería nuestra casa, así que ellos también empezaron a rogarme que no lo pagara. Sin embargo, para mí, cada intento de detenerme me confirmaba que dejar de pagarlo sería una gran pérdida para mí y para nuestro futuro en lo que respecta a nuestras finanzas.

Permítanme agregar algo aquí: cada vez que mi esposo me habló, todavía estábamos legalmente casados, pero desde que se mudó y solicitó el divorcio, no dejaba de decirme que tenía que tomar la decisión yo misma (que solo estaba preocupado y no quería que cometiera un error que significaría perder nuestra casa. ¡Recuerda que te dije que era una cantidad muy grande!). Y cada vez, le aseguré que no haría nada más que orar por eso, lo cual hice. Y cada vez que lo hice, Dios continuó diciéndome que quería que lo pagara y que Él me mostraría el camino.

Este es el otro punto que quiero señalar: no había manera de que yo pudiera haber encontrado la forma de pagarlo. ¡Estaba tan atrasada hasta el Mar Rojo que se me mojaban los talones! Dios tenía que ser Quien lo hiciera, lo que seguía asegurandoles a mi esposo y a mis hijos: no había forma de que yo lo hiciera, pero si Él quería que se pagara, Él encontraría una forma.

El día en que debía pagarse la promesa, vino y se fue. Dios no me mostró una manera de pagarla, pero cuando oré, ¡todavía creía que Dios quería que lo buscara a Él para pagarla, aunque fuera tarde! Entonces, una tarde, nuestro pastor principal hizo un anuncio, “¡Cualquier persona que aún no haya pagado se libera de lo que debe!” Sin embargo, cuando oré y le pregunté si era Él hablándome, Él, una vez más, me aseguró que Él me daría la forma para pagarlo!

Casi un mes después de que se venciera el plazo de las promesas, ¡¡Dios me mostró un camino!! Estaba tan emocionada de escribir el cheque, mis manos temblaban de emoción. ¡Sin embargo, necesitaba esperar tres días más para nuestra reunión de oración para poder ponerla en la ofrenda! Y aun así, solo dos minutos antes de que yo tuviera que poner el sobre en la ofrenda, el enemigo hizo que una amiga querida se adelantara para decirme algo para robarme la alegría que estaba experimentando, ¡¡mientras miraba el plato de ofrendas que bajaba por mi fila!!

¡Pero ALABADO SEA  EL SEÑOR! ¡Dios obtuvo la victoria, y menos de tres horas después, Dios me bendijo más allá de mis sueños! ¡¡Incluso ahora mis ojos se llenan de lágrimas cuando pienso en lo maravilloso que es Dios !!

Sólo un poco más de dos horas después de poner el cheque en la ofrenda, recibí un correo electrónico de una amiga que se había mudado a la costa este, que dijo que Dios había puesto en su corazón ¡¡“Sembrar una semilla sustancial” en mi ministerio para mujeres!! La semilla fue la cantidad EXACTA de todo el compromiso !!! No solo lo que había puesto en la ofrenda solo dos horas y media antes, sino TODO lo que dimos durante los dos años: ¡todo el compromiso!

Pero ese no es el final de la bendición: cuando llamé y les dije a mis hijos, ellos a su vez le dijeron a su padre, quien me llamó y me dejó un mensaje en mi teléfono celular: “Tenías razón, Michele, y yo estaba completamente equivocado” y él continuó diciéndome que estaba muy feliz por mí. ¡Esto fue enorme (como estoy segura que sería para ti también)!

Las bendiciones continuaron mucho después del divorcio

Casi un año después del día en que mi esposo anunció que se estaba divorciando de mí, pude hacer un esfuerzo adicional que me abrió la puerta para guiar a innumerables personas a conocer al Señor. Sin embargo, es tan absurdo que muchos cristianos crean que estoy completamente loca. Sin embargo, son las almas perdidas las que lo necesitan, ¿no? Así que me alegro de que el Señor haya proporcionado estos impactantes testimonios que han demostrado sacudir a quienes los escuchan.

Cuando mi esposo se iba, hizo todo lo posible por ayudarme a manejar las finanzas, aconsejándome que consolidara nuestra deuda mediante un segundo préstamo sobre nuestra casa. Como simplemente estaba siguiendo la guía del Señor, nunca me vino a la mente hasta que comencé a viajar mucho fuera del país. Mientras estaba lejos por largos períodos, fue difícil pagar tantas facturas diferentes, así que el Señor me llevó a buscar un préstamo de consolidación para poder pagar la mayor parte de nuestra deuda, dejándome con una tasa de interés más baja y solo una factura en lugar de docenas.

Fue el último día antes de firmar los papeles cuando recibí una llamada de una mujer (mi vecina y amiga) que me dio una noticia impactante. En medio del divorcio, los papeles de mi divorcio estaban redactados de tal manera que decían que tenía una enorme “sentencia” en mi contra. Mi esposo no sólo pedía no pagar la manutención de los hijos y dejarme toda la deuda a mí, sino que quería la mitad del patrimonio de nuestra casa. Así que su abogado le dijo que la única manera de conseguirlo (ya que el juez de divorcio nunca lo aceptaría) era presentar una sentencia contra mí por la mitad del patrimonio. Dios consideró oportuno meterme en el Mar Rojo de nuevo. Una enorme sentencia en mi contra significaba que me arruinaba financieramente, incluso peor de lo que lo haría una bancarrota (ya que una sentencia permanece en tu historial durante diez años, no sólo siete como una bancarrota).

Mi amiga (que manejaba mi préstamo de consolidación) me pidió que llamara a mi ex esposo, ya que podía enmendarlo fácilmente a través de su abogado y me permitía pagarlo cuando refinanciara la casa. Inmediatamente mi esposo estuvo de acuerdo, pero un día después me dijo que su abogado le dijo que NO lo hiciera, ya que esa era la única forma en que estaba seguro de que obtendría su dinero. Le recordé gentilmente cómo le había dado más de lo que me pidió cuando solicitó el divorcio, le había dado en lugar de prestarle dinero, y que eso debería ser prueba de que haría lo mismo cuando la casa fuera refinanciada. Sin embargo, dijo que había orado al respecto y Dios dijo que no lo hiciera.

“Entonces el SEÑOR dijo a Moisés: «Preséntate a Faraón, porque Yo he endurecido su corazón y el corazón de sus siervos, para mostrar estas señales Mías en medio de ellos” -Éxodo 10: 1.

Los cristianos son conocidos por dar siempre al enemigo el crédito por un desastre o por causarnos dificultades, cuando a menudo es Dios quien quiere hacer algo especial en la vida del creyente cuando estamos dispuestos a ser usados por Él y ¡no a protegernos o luchar!

“... no devolviendo mal por mal, o insulto por insulto, sino más bien bendiciendo, porque fueron llamados con el propósito de heredar bendición.”  1 Pedro 3:9

Cuando mi esposo se negó rotundamente a enmendar el juicio, le dije a mi amiga lo que dijo, lo que me llevó a una oferta muy sorprendente de la compañía de préstamos. Dijeron que si yo pedía otro préstamo y pagaba a mi ex esposo cinco años antes, entonces ellos tramitarían el primer préstamo. Inmediatamente me sonó a Dios, ya que Él nos dice que tenemos que bendecir a nuestros enemigos, ¡y darle a mi ex esposo una enorme suma de dinero cinco años antes de lo previsto sería ciertamente una bendición!

Como este era un gran paso, le dije a mi amiga que me diera 24 horas para buscar al Señor; sin embargo, inmediatamente el Señor me trajo la respuesta en la forma de otra situación sorprendente. Mi hijo entró y se sentó junto a mí con su computadora portátil, y me preguntó cómo iban las cosas. Le dije que estaba buscando a Dios sobre el pago del juicio, y le dije que mi única duda era algo que había sucedido unos meses antes. Estaba a punto de bendecir a mi ex esposo con una suma de dinero mucho menor, pero mis hijos me habían detenido y me suplicaron que no lo hiciera. Cuando les pregunté por qué, dijeron que les preocupaba que usaría el dinero para regresar a nuestra área. Ya no confiaban en él y temían que hiciera alarde de su nuevo estilo de vida, y aparecieran en el centro comercial, o en un restaurante con su novia, lo cual tendrían que explicar a sus amigos.

Para mi sorpresa, mi hijo dijo que ya no estaban preocupados de que su padre usara el dinero para vivir cerca. Un poco desconcertada por cómo el sabía eso por seguro, continuó diciendo que su padre acaba de anunciar que estaba comprometido con la novia de su escuela secundaria por la que nos había dejado. Le di las gracias profusamente a mi hijo, ya que ahora tenía mi respuesta: darle a mi ex esposo el enorme dinero antes.

“Pero Yo les digo: no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa.Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos. Al que te pida, dale; y al que desee pedirte prestado, no le vuelvas la espalda.” Mateo 5:39-42

Entonces, esa misma noche me desperté en medio de la noche con el pensamiento más absurdo e indignante, que le dije a Dios que tenía que ser Él (porque un pensamiento como el que estaba teniendo nunca se me pasaría por la cabeza), pero para estar segura, lo descartaría y solo volví a dormir. Si era Él, le pedí que lo confirmara por la mañana.

Cuando me desperté el absurdo se duplicó, con un plan más de lo que Él ahora me pedía que hiciera. No necesité esperar más allá de las 8 de la mañana (cuando sabía que mi ex-esposo estaría despierto) para dar un paso al frente y exponer la forma descabellada que Él me había mostrado que quería que hiciera. Cuando llamé por teléfono, empecé diciéndole que al día siguiente recibiría un cheque certificado por el importe total de la mitad de la plusvalía de nuestra casa, enviado por correo especial. Estaba tan aturdido que ni siquiera podía hablar, pero luego trató de agradecerme una y otra vez, y también de disculparse al mismo tiempo por no haber firmado los papeles para liberarme y que sabía que había una clara posibilidad de que nunca me recuperara de mi ruina financiera ocasionada por el juicio que me puso.

Le dije que estaba bien, y “de nada”. Luego pasé a compartir con él lo que el Señor me habló en el medio de la noche, y luego de nuevo, aún con más detalles esa mañana. Le dije: “Escuché que hay que felicitarles. ¡He oído que estás comprometido! “Él murmuró, “Sí, lo siento, había planeado decírtelo yo mismo.” Le dije que no era un problema, y ​​que quería hacer algo especial para bendecirlo a él y a su prometida con un luna de miel especial.

Nuevamente se quedó en silencio, así que continué diciéndole que tenía bastantes millas nuevas de viajero frecuente, y que lo llevarían a él y a su nueva novia casi a cualquier parte del mundo, excepto a África. (Les expliqué que estas eran las millas que iba a utilizar para visitar a una amiga en África, pero me quedaban pocas millas). Luego completé el paquete de luna de miel con una semana en un centro vacacional porque también obtuve en el divorcio un tiempo compartido a nivel de corona que podrían usar (él no quería el tiempo compartido porque vencían los pagos en curso, ¡pero el Señor me ayudó a pagar!). Aunque trató de no aceptar, finalmente cedió y nuevamente me dio las gracias una y otra vez.

Damas, no estaba haciendo esto para impresionarlo a él, a tí o a cualquier otra persona. Lo que hice fue el plan de Dios, eso es todo. ¿Y por qué?, puedes preguntar, ¿Querría Dios bendecir a un hombre que cometió adulterio, que dejó a su familia y acaba de arruinar el crédito financiero de una familia (entre muchas otras cosas)? Porque, recordarán, fue cuando aún éramos pecadores, sí, pecadores, que Él entregó su vida y murió por nosotros. Este principio es tan poderoso hoy como lo era en aquel entonces.

Cuando compartí esto con mujeres en Nairobi, Kenia, una de sus principales líderes femeninas no pudo superarlo y le dijo a la audiencia que si fuera ella, y su esposo le hubiera hecho lo mismo,  ¡habría encontrado el objeto más grande que pudiera encontrar y le habría golpeado con el! Pero luego dijo: “Que Dios nos ayude a todos a tener la humildad que es posible por la relación que Michele tiene con nuestro Salvador”.

Nuevamente, esto no es sobre mí; No soy una superestrella (o tal vez solo pienses que soy más una tonta o una ingenua), pero creo que Dios está buscando a alguien, solo alguien, que esté dispuesto a ser usado por Él para demostrar que Él es tan sorprendente como Él ¡realmente lo es!

Lo que es emocionante es que he compartido esta historia con varios extraños por teléfono (al cerrar cuentas de tarjetas de crédito mientras se pagaban, y porque eran las cuentas de mi ex-esposo que estaba pagando y cerrando, pude compartir fácilmente mi fe con ellos también porque preguntaron por qué hice lo que hice). La mayoría de ellos me decían que este no era el Dios del que habían oído hablar en absoluto, y me preguntaban qué significaba todo esto, así que a menudo pasaba casi una hora compartiendo sobre el Esposo que tenía ahora y que la iglesia (cualquiera que aceptara Su regalo de vida eterna) era Su novia.

Una de mis respuestas favoritas fue el taxista en Hong Kong que pisó bruscamente el freno, se giró y me gritó: ¿Por qué hiciste eso ? ¡¡¡¿Por qué hiciste eso ?!!!” Mi respuesta fue simple: “Porque mientras éramos todavía pecadores, Jesús murió por nosotros.” Su respuesta, “Este Jesús es alguien que necesito conocer. Por favor, háblame de Él.” De eso se trata el testimonio de alguien. Cuando atestiguan tu paz en medio de horribles y horrendas tormentas , ¡sólo entonces suplican conocerlo a Él también!

Al concluir este capítulo, espero que todo lo que he compartido con ustedes les dé la fe para confiar en el Señor ¡con todo y cualquier cosa que esté sucediendo ahora y en tu futuro!

Cuando enfrentamos el divorcio, no importa lo que quiera tu esposo, sólo asegúrate de dar más de lo que él / ella te pida. No importa si hay mentiras que tu cónyuge te está diciendo o si hay mentiras en los documentos del divorcio.  No importa si tu cónyuge trata de robarte, o si la otra persona en la vida de tu cónyuge (o los padres o el otro hombre/mujer) que ha puesto a tu cónyuge a hacerlo-¡bendícelo a él/ella dando tu abrigo! ¡Dios es tu Fuente! Si miras a Él y das todo lo que tienes cuando te lo piden (y luego más), ¡entonces Dios abrirá las ventanas del cielo sobre tu vida también!

¡¡¡Puede que incluso veas que un plazo viene y se va, pero Dios no está atado por los plazos o la muerte!!! ¡Él a menudo espera, como lo hizo con Lázaro (cuando esperó a que estuviera en la tumba 3 días y comenzara a apestar) antes de aparecer en tu situación!

Y si tienes otras personas que pueden ayudarte financieramente (yo no tenia, para que no represente una tentación), ¡no vayas a ellos en busca de ayuda! Todos, a excepción de Dios, tienen un suministro limitado y siempre hay condiciones. ¡No te vendas por poco! ¡Busca a Dios que lo tiene todo y es más generoso (y amoroso) que cualquier otra persona que haya sido creada jamás!

Actualización: Dios me bendice de muchas maneras, una fue la que sucedió un año después de que le di la luna de miel a mi ex esposo en Hawai. Pude bendecir a mi hijo con una boda en Kauai, Hawai, con una luna de miel, una semana completa en un hermoso resort junto a la playa.

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.