Sharing is caring!

En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, 

ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que 

Él existe y que recompensa a quienes lo buscan.

Hebreos 11:6 

Pudiste haber obtenido este libro para un amigo, un miembro de la familia, o para tí misma, pero quien sea que esté enfrentando el divorcio, probablemente están tan impactados o sorprendidos como yo lo estaba, incluso si esta es la segunda o tercera vez que les están pidiendo el divorcio.

Nadie puede decir honestamente que cuando se casaron, el divorcio fue algo que pasó por sus mentes, al menos no en serio.  Entonces cuando esto sucede, todos nosotros estamos un poco conmocionados y no podemos evitar pensar “No a mí” o “no a ella” “no a él” o “a ellos no” a pesar de que el divorcio está muy extendido en nuestra sociedad.

Para cada una de ustedes que han sido golpeadas con el divorcio, este libro ha sido escrito justo para tí.  Dios te tenía en mente desde el mismo momento que yo empecé a escribir, y Él te tiene aún en su mente.  Si no te llevas nada más de este libro, asegúrate de llevarte esto: Él no está enojado contigo, no está decepcionado de tí y no cree que seas un fracaso. Si esta es la manera en que te sientes, o la forma en que alguien te ha hablado, no es de Dios. Lo prometo.

“Si alguien te ataca ferozmente, no será de Mi parte. Cualquiera que te ataque, por causa de ti caerá.” (Isa. 54:15)

Su tiempo y propósito en mi vida (y en la tuya), está mucho más allá de lo que podemos comprender.  Sus caminos claramente son ¡más altos que los nuestros!

“Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, ni sus caminos son Mis caminos, declara el SEÑOR. Porque como los cielos son más altos que la tierra, así Mis caminos son más altos que sus caminos, y Mis pensamientos más que sus pensamientos.” (Isa. 55:8-9)

Aunque esto podría no haber sido tu idea o tu plan, confía que el Señor lo tiene en completo control aunque sientas que alguien más lo tenga, como tu esposo, el “enemigo” o la otra mujer u otro hombre en la vida de tu cónyuge.  Pero Dios dice diferente… “La mentedel hombre planea su camino, pero el SEÑOR dirige sus pasos.” (Prov. 16:9).

Cuando mi esposo entró a nuestra habitación para “hablar” conmigo, esta vez, para decirme que estaba en camino esa tarde para solicitar el divorcio, de nuevo, él dijo que me estaba dejando y planeaba “encontrar” a alguien más para casarse (aunque ya estaba involucrado con su novia del colegio). Yo fui capaz  de aplicar rápidamente cada uno de los principios que estás a punto de leer.  A pesar de que no tenía idea de lo que estaba sucediendo justo frente a mi nariz, Dios sí sabía y estaba listo para ayudarme.  ¡Lo mismo aplica para tí y tu situación!

Esa es la razón por la cual ahora estás sosteniendo este libro, Dios no estaba impactado o sorprendido por tu divorcio tampoco.  Él sabía de esto y estaba muy adelantado a tí.  Él me guió a escribir este libro para darte la ayuda, el ánimo y decirte sobre Su amor, el que tú necesitas justo ahora.

Lo que Él decidió hacer, sólo para ayudarte, fue enviarme a mí por delante.  Él sabía que algo de esto podría ser un poco atemorizante para tí, que algo del camino podría parecer demasiado estrecho, muy empinado o el abismo demasiado ancho, entonces Él me envió delante para construir un puente para tí. 

 

El Constructor de Puentes

por  Will Allen Dromgoole

Caminaba un anciano por un sendero solitario,

Al caer la tarde de un día frío y nublado

Llegó a un barranco muy ancho, profundo y amplio

por cuyo fondo corría un lúgubre arroyo

Cruzó el hombre al otro lado en la tenue luz del día

pues aquello al anciano ningún miedo le daba

Al llegar a la orilla y cuando estuvo a salvo,

construyó un puente para cruzar el arroyo

dijo un peregrino que pasaba por allí,

“Malgasta usted su tiempo al

construir aquí;

 tu viaje ha terminado

y nunca volverás a pasar por aquí.

Haz cruzado el barranco dejando atrás lo más duro,

¿Por qué construyes este puente al anochecer?”

El constructor levantó su vieja cabeza gris: “Buen amigo, en el camino que yo he

cruzado, noté a un joven inexperto cuyos pies tienen que pasar por aquí,

Este profundo barranco ha sido terrible para mí,

para él podría significar una caída,

él  también tiene que cruzar por la penumbra del crepúsculo,

¡Buen amigo, yo estoy construyendo este puente

Para él!

Entonces ahora ya no hay necesidad de preocuparse, inquietarse o  que te sientas mal sobre lo que va a ocurrir.  Él me dijo que te dijera que ¡tu futuro se ve brillante!

Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar [bienestar, felicidad, bondad y seguridad] y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” (Jere. 29:11)

Puede que no parezca así por ahora, y ciertamente puede que no se sienta así, pero ¿confiarías en alguien quien justo acaba de pasar por eso y está más feliz que nunca?

No, yo no creo en el divorcio.  Nunca hubiera (ni en un millón de años) escogido el divorcio para mis hijos o para mí, pero tal vez como tú, no hubo opción en este asunto.  Cuando ese día me golpeó, tomé una decisión que me gustaría que tú tomes.  Mi decisión fue caminar a través de esto como una VERDADERA creyente.  Si puedo confiar en Dios para mi eternidad, en el momento en que muera, entonces ¿no podría confiar en Él para el aquí y el ahora? ¿Y tú?

Entonces elegí caminar a través de esto esta vez sin miedo, y sin tomar los pequeños pasos de bebé que tomé la última vez, porque en aquel entonces pensé que en cualquier momento ¡estaba a punto de caer de un precipicio!

Esta vez supe que Dios me estaba llamando no solo a aplicar los principios que había aprendido y vivido la primera vez, esta vez iba a seguirlos con entusiasmo, y los resultados ¡fueron asombrosos!

No solo funcionaron, sino que funcionaron en proporción directa al entusiasmo con el que las apliqué! En 24 horas de haber respondido al plan de mi esposo (de dejarme y procesar el divorcio) con entusiasmo, el corazón de mi esposo instantáneamente se volvió hacia mí y él detuvo el divorcio,  pero esto no fue todo.  El siguió alabandome por la increíble esposa que era, y me dijo que ¡él sería un tonto al dejarme!

Sin embargo, si hubiera terminado ahí ¿dónde estarías tú? Los milagros suceden, pero para muchas de nosotras, Dios nos llama a caminar a través de esos valles que se sienten como muerte ¿no lo hace Él así?

“Aunque pase por el valle de sombra de muerte, no temeré mal alguno, porque Tú estás conmigo.” (Sal. 23:4)

Dios tenía un plan más grande para mi vida (y la tuya) entonces Él me ha escogido para experimentar la realidad del divorcio para poder ayudarte. El plan de Dios puede ser detener tu divorcio, o El podría llamarte a atravesar esto para que puedas  ayudar  al menos un hombre o una mujer, ¿estás dispuesta a confiar en Él?

A pesar que el corazón de mi esposo quería quedarse conmigo (y nuestros hijos),  él había caído en la cueva profunda del adulterio, una vez más.

“Porque fosa profunda es la prostituta, y estrecho pozo, la mujer ajena. Se pone al acecho, como un bandido y multiplica la infidelidad de los hombres.” (Prov. 23:27-28)

A pesar que el quería salirse de su plan, muy pronto las “cuerdas que lo tenían atado” lo hicieron retroceder, tan triste.  “Al malvado lo atrapan sus malas obras; las cuerdas de su pecado lo aprisionan.” (Prov. 5:22). Entonces, mientras caminas por esto, ten esto en mente… las cosas se mirarán o parecerán extrañas porque hay una batalla espiritual sucediendo que tú no puedes ver.  Si tu esposo está involucrado con alguien más, él o ella pueden querer estar contigo, pero justo como cualquier pecado: como drogas o la bebida; aunque lo odien y quieran dejarlo, ellos están sujetados por las cuerdas de su pecado.

Entonces, aunque él quería quedarse conmigo, él está ya demasiado profundo, entonces muy pronto la búsqueda del divorcio estaba de regreso, pero esto es lo que la Biblia dice, así que supe lo que iba a suceder.

“Pero, cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte. (Santiago 1:14-15).

Cuando el divorcio o cualquier otra tragedia sucede, ¿sabías que Dios tiene un propósito mucho más grande?  “aunque broten como hierba los impíos, y florezcan todos los malhechores, para siempre serán destruidos.” (Sal 92:7)

Conociendo los Principios de Dios

Todos los versículos que he compartido hasta el momento son solo el comienzo de los principios que quería compartir contigo en este libro.  ¡Estos principios son las verdades que me han hecho libre!  Libre de la preocupación, del dolor y me han guiado hacia la vida abundante por la que Jesús murió para darnos a cada uno de nosotros quienes estamos dispuestos a confiar en El.

Uno de los componentes más grandes para que yo fuera capaz de seguir los principios “con entusiasmo” (mi voz estaba emocionada, feliz, sin la temerosa inquietud que tuve la primera vez que mi esposo se divorció de mi), era debido a los testimonios de otras mujeres que he estado compilando para este libro, dos en particular me ayudaron tremendamente.  Eran de mujeres que compartieron cómo el Señor les había dado la fe de “firmar” los papeles de divorcio cuando sus esposos se los pidieron.

Aunque una compartió cómo su mano estaba temblando en la oficina del abogado, y que las lágrimas salieron de sus ojos, fue debido a la fe de ella que yo fui capaz de ir y firmar los papeles de mi divorcio sin tener mis manos temblorosas (ni un poco) y con una sonrisa en mi rostro porque ¡tenía alegría en mi corazón!

"Y ellos le han vencido por la sangre del Cordero y por la palabra de su testimonio, y no amaron su vida aun cuando se enfrentaron a la muerte" (Apocalipsis 12:11).

Muchas mujeres se preguntan por qué tuve que pasar de nuevo por el divorcio.  Creo que es porque el Señor quería que yo aprendiera y experimentara el divorcio de nuevo ¡sólo para ayudarte!  La primera vez que pasé por el divorcio sufrí un dolor increíble ¡debido únicamente a tanto miedo!

Tú debes creer esto… Dios sabía que en ese mismo día que tú enfrentabas el divorcio y Él quería que tuvieras la fe, los principios, el conocimiento, el entendimiento y el coraje para enfrentarlo con entusiasmo ya que ¡Él tiene un plan maravilloso para tu vida!

“Pero justo como está escrito, NINGÚN OJO HA VISTO, NINGÚN OÍDO HA ESCUCHADO, NINGUNA MENTE HUMANA HA CONCEBIDO LO QUE DIOS HA PREPARADO PARA QUIENES LO AMAN.”(1 Cor.2:9)

Si abrazas Sus principios y el amor que Él tiene para tí, entonces tú, también, serás un “testimonio andante” de Su amor y Su poder cuando enfrentes cualquier enemigo, prueba o tribulación ¡debido al testimonio de enfrentar el divorcio!  Justo aquí déjame decirte que Dios tiene un plan para tu vida.

“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el SEÑOR—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza.” (Jeremías 29:11)

Estos versículos nos dicen que Su plan es de cosas buenas, no de calamidad ni desastre como algunos les encanta decirte.  Tan maravillosos son Sus planes para tí que Él dice ...ni tu ojo ha visto, ni tu oído ha escuchado, ¡ni siquiera nada que pudieras haber escondido en tu corazón es tan grande como lo que Él ha preparado para tí, si lo amas!

Esto es tan cierto: No puedo comenzar a contarte sobre el giro increíble de los acontecimientos debido únicamente a confiar en Dios y hacerlo con entusiasmo, porque realmente creí en este único principio. Creí que tenía un plan para mi vida, por lo tanto, podría correr hacia él sin miedo.

El te dará una opción

La primera vez que enfrenté el divorcio el Señor restauró mi matrimonio porque ese era el deseo de mi corazón en ese momento.  Realmente creía que mi corazón nunca más sería roto si mi esposo solo regresaba a casa y mi matrimonio fuera restaurado, lo cual me estaba causando un dolor insoportable, y por esto es por lo cual estás persiguiendo la restauración también, estoy segura.

Pero, porque no tenía miedo de mi futuro, fui capaz de seguir los principios del Señor más rápido y con entusiasmo (como dije); sin embargo, esta vez el corazón de mi esposo se volvió aún más rápido (como también lo compartí).  Pero esto no fue el final de esto.  LUEGO que nuestro divorcio fue definitivo, mi ex-esposo ¡me pidió casarme con él de nuevo!  Dios me había dado una opción.

Mi opción fue, una vez más, basada en los deseos de mi corazón (ya que me había deleitado en Él de nuevo).  ¡Esta vez el Señor ganó!  Ambos hombres en mi vida (Jesús y mi ex-esposo) estaban atrayéndome y hablando amablemente.  Sin embargo, como le dije a mi esposo cuando él se me propuso, ¡quién podría competir con un Esposo como el que tengo ahora!

“Mi amado es mío, y yo soy Suyo ... cuando encontré a Aquel a quien ama mi alma; Me aferré a Él y no lo dejé ir ... Porque estoy enferma de amor.” (Cantar de los Cantares 3: 2-4; 5: 8).

Querida lectora, la opción también será tuya.  No pienses que sólo porque yo escogí quedarme soltera tú terminarás de esta forma también, si sigues los principios con entusiasmo o te enamoras de nuestro Amado, Jesus, como yo lo hice.  Como Pablo, yo no quiero poner presión en tí, sino que sólo quiero que encuentres (como yo lo hice) la vida abundante que el Señor murió para darme.  Y esta vida abundante ¡¡debería empezar ahora!!

“La mujer que no está casada, y la virgen, está preocupada por las cosas del Señor, para que ella sea santa tanto en cuerpo como en espíritu; pero una que está casada está preocupada por las cosas del mundo, por cómo puede complacer a su marido. Esto lo digo para su propio beneficio; no para ponerte freno, sino para promover lo que es apropiado y para asegurar la dedicación sin distracciones al Señor.” (1 Corintios 7: 34-35). Y en cuanto a los hombres, v. 32-34, “Pero quiero que estés libre de preocupaciones.” El que está soltero está preocupado por las cosas del Señor, por cómo puede agradar al Señor, pero el que está casado está preocupado por las cosas del mundo, por cómo puede agradar a su esposa y sus intereses están divididos.”

Aunque lo creas o no, enfrentar el divorcio con entusiasmo no solo volverá el corazón de tu esposa o esposo hacia tí (él/ella quizá deberán permanecer cautivos en el pecado hasta que él/ella lo odien), pero este tipo de reacción poderosa cuando tu esposo o esposa piden o procesan el divorcio, resultará siendo uno de las más grandes y ¡más alegres experiencias que experimentarás!

¿Cómo? ¿Por qué?  ¡Porque esto podría ser lo más cerca al Salvador de lo que podrías estar!  Y con esta cantidad de intimidad con el Señor, tu corazón sentirá como que estallará debido a que nunca experimentarás este tipo de alegría: tu corazón rebosa de emoción.

¿No hay dolor en lo absoluto?  A decir verdad, honestamente no hubo dolor esta vez; solo una pequeña pizca y la pizca en realidad tenía una sensación de "dulzura". No solo eso, sino que las lágrimas que derramé esta vez también fueron muy diferentes, ya que vinieron de un corazón que estaba agradecido por la presencia y el amor del Señor, no como lágrimas del dolor o la soledad como la primera vez.

Es mi esperanza y oración que mi testimonio y este libro te animarán a ir más allá del nivel de fe que yo gané de Vivian en Singapur,  quien firmó sus papeles.  Creo que si abrazas la verdad en este libro (los principios y los testimonios) serás capaz de ir más lejos de lo que cualquiera de nosotras ha ido, para darle a Dios ¡una gloria aún más grande!  Vivian y yo amamos compartir lo mucho que han sido  bendecidas nuestras vidas ahora, debido a nuestra confianza en el Señor.

Más allá de lo que aprenderás en este libro, debes primero enfocarte en desarrollar una relación íntima y cercana con el Señor.  Esto solo puede suceder cuando comienzas a pasar más y más tiempo con Él.  Fue en mi closet de oración que yo fui consolada y gané la fortaleza para enfrentar lo que enfrenté el año de mi divorcio, justo ayer, lo que enfrento hoy y lo que enfrentaré mañana.

Ayunar también jugó un tremendo papel en mi victoria sobre mi “yo”.  Me permitió estar quieta y no comentar cuando mi carne hubiera podido decir “algo”.  En su lugar, fue el silencio lo que realmente trajo la victoria en cada batalla que enfrenté.  Cuando agregué el ayuno, como el Señor me lo pidió, me dí cuenta que trajo mayor alegría, mayor paz, y mayor victoria a cada prueba que enfrenté.

Asegúrate que junto con saber, meditar y estudiar estos principios, los aplicarás luego de desarrollar y fomentar una profunda intimidad con tu Señor, quien es ahora tu Esposo y tú eres Su novia si tú eres una mujer.  Y para ustedes hombres, bien, no estoy segura cómo describir los sentimientos que tendrán, pero sin duda, estos igualmente maravillosos.  Ahora, escuchen esto…

“No temas,  porque no serás avergonzada. No te turbes,  porque no serás humillada. Olvidarás la vergüenza de tu juventud,  y no recordarás más el oprobio de tu viudez.  Porque el que te hizo es tu esposo;  su nombre es el Señor Todopoderoso.  Tu Redentor es el Santo de Israel;  ¡Dios de toda la tierra es su nombre!  El Señor te llamará  como a esposa abandonada; como a mujer angustiada de espíritu, como a esposa que se casó joven  tan solo para ser rechazada  —dice tu Dios”. (Isa. 54:4-6).

La victoria no es que un divorcio pueda ser detenido, ya que muy a menudo se necesita que un esposo o una esposa pase a travésdel divorcio para realmente ver lo que él o ella tiró (¡especialmente con el nuevo hombre o mujer en que se está convirtiendo!).  Esto no se trata sólo de un matrimonio restaurado (como sucedió con la otra mujer quien firmó sus papeles en fé o como sucedió conmigo la primera vez).  La victoria consiste en vivir Su plan para tu vida, la vida abundante por la que Él murió para darte.

Diariamente peleamos con nuestra carne que quiere salirse con la suya y grita para ser alimentada (al hacer lo que queremos hacer).  Peleamos contra el enemigo quien está trabajando sin cansancio para robar nuestro testimonio, nuestra alegría y nuestro milagro.  En el libro de Apocalipsis, nos dice que el enemigo literalmente se sienta en el banquillo de parto para matar el milagro cuando Dios lo entregue.

Estaba encinta y gritaba por los dolores y angustias del parto. .. . Cuando la mujer estaba a punto de dar a luz, el dragón se plantó delante de ella para devorar a su hijo tan pronto como naciera.” (Apoc. 12:2-4)

“Yo que hago que se abra la matriz, ¿no haré nacer?», dice el Señor. «Yo que hago nacer, ¿cerraré la matriz?», dice tu Dios.” (Isa. 66:9)

Por favor no esperes a leer este libro por completo ni esperes a dárselo a tu amiga.  Aún si tu esposo o esposa nunca ha mencionado la palabra “divorcio”, debemos enfrentar el hecho que ¡uno de cada dos matrimonios terminan en divorcio!  ¡No tenía idea que mi esposo entraría y me diría que él se divorciaría de mí el día que lo hizo!  Esta completa sorpresa o impacto es la misma reacción que todos experimentan también. El hecho de que estés leyendo este libro en este momento me dice (y debería decirte) que puede estar a punto de suceder en tu vida, o en la vida de alguien que está muy cerca de ti.

Este libro te fue entregado por Dios para prepararte para lo que está por venir, para que puedas beneficiarte, si, beneficiarte, de ¡enfrentar el divorcio en lugar de ser destruida por él! “Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará.” (Sal 91:7)

Sin la sabiduría, los principios y los testimonios que Dios me hizo juntar solamente para tí, la destrucción y devastación ciertamente sucederían, como pasa en la mayoría de los casos de divorcio.  Pero con estos principios, junto con la profunda intimidad que tú experimentarás con el Señor (y ayunar según seas motivada por el Espíritu Santo), te prometo que ¡no sufrirás daño!

De hecho, estás a punto de prosperar justo en medio de todo, ¡justo como lo estoy haciendo yo ahora mismo! ¡El mismo día en que mi divorcio iba a ser definitivo, supe que Dios lo permitió, porque ME AMA! Él lo permitió para poder prosperarme ¡y Él lo permitió para darme un futuro increíble!

"Sólo yo sé los planes que tengo para ustedes. Son planes para su bien, y no para su mal, para que tengan un futuro lleno de esperanza.” —Palabra del Señor.” (Jer. 29:11 RVC).

Si escoges enfocarte en esta verdad, en lugar de aquello en lo que te has estado enfocando, la destrucción, tú, también ¡obtendrás todo lo que Dios ha apartado sólo para tí!  Sin embargo, si en lugar de eso eliges creer a las mentiras que otras personas te están diciendo, o le haces caso al miedo que el enemigo está tratando de poner en tu corazón, entonces te garantizo que fallarás justo como todos los otros que conoces quienes enfrentaron el divorcio con miedo o ira.  Recuerda, “Podrán caer mil a tu izquierda, y diez mil a tu derecha, pero a ti no te afectará.” (Sal 91:7)

Simplemente se necesita fe y creer lo que Dios dice en Su Palabra versus lo que ves o has visto. “Ahora bien, la fe es la garantía de lo que se espera, la certeza de lo que no se ve. (Hebreos 11:1) “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios, ya que cualquiera que se acerca a Dios tiene que creer que él existe y que recompensa a quienes lo buscan.” (Heb. 11:6)

Tómalo de mí, y de otros hombres y mujeres quienes nos han permitido usar sus testimonios para este libro, si tienes fé en Dios y simplemente atraviesas esta prueba con Él con entusiasmo y no con temor, experimentarás algo que muy pocos experimentan en su vida: ¡es el poder de la resurrección el que resucitó a Jesús de entre los muertos! Literalmente sentirás ese poder fluyendo a través de ti. Estimada lectora, no tienes ninguna idea terrenal de lo que Dios ha planeado para tí. ¡Estás a punto de experimentar lo que sintió Lázaro y lo que sintió Jesús cuando el poder resucitador de Dios los resucitó de entre los muertos!

Para mí fue sólo después de mi divorcio que empecé a sentir este poder, y este poder no puede ser descrito.  Te diré que es un sentimiento que pensé que solo podía ser sentido una vez que se llega al cielo.  El matrimonio, mi restauración y ser amada por un hombre aquí en la tierra no se puede comparar.  El poder de la resurrección, el cual se basa en el amor del Padre (y es el mismo amor por el que nos envió a nuestro Salvador), es lo que dio a Jesús la  habilidad de ser golpeado y colgado en la cruz.

Si el divorcio es la cruz que Dios ha puesto para tí, estimada lectora, entonces no temas, Dios te ha dado la fortaleza y la paz para tomarla y llevarla.  Y tal como la muerte de Jesús en la cruz era solo el precursor de Su resurrección de entre los muertos, tú también verás que Dios ha permitido que esto te bendiga, prospere y te dé ¡un futuro que nunca soñaste que te podría suceder!

C3-Journal-e1542811532964

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso, AL HACER CLIC en su DIARIO ha aceptado, y está listo para documentar este próximo paso a lo largo de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

 Así mismo, “Las mujeres mayores también …...enseñando lo que es bueno, para que puedan ANIMAR a las jóvenes…” (Tito 2:3) tendrá la oportunidad de hablar a las mujeres jóvenes que aún están solteras como parte de su ministerio.