“¡Papi¡”

¿Cómo comenzó actualmente tu restauración?

Cuando leí por primera vez las series de “¿Estás lista?” en mi RMI animador, Yo comencé a sospechar que ya tenía un matrimonio restaurado pero estaba esperando por lo que yo me había imaginado.

Mientras leía las series, estaba sorprendida, porque no me estaba sintiendo restaurada, pero después de leer y buscar sabiduría del Señor, me di cuenta de que estaba siendo mal agradecida…y entonces, aquí estoy para agradecer al Amado de mi alma por todo lo que ¡Él ya ha hecho y por todo lo que Él tiene guardado para mí!

¿Cómo comenzó el viaje de tu restauración?

Mi Viaje de Restauración comenzó cuando me di cuenta de que mi esposo tenía una vida paralela. Vi que sus amigos eran hombres solteros, y siempre habían celebraciones y “motivos” para salir y llegar tarde y borracho.

Por otro lado, comencé a salir con nuestros hijos, a hacer nuevas amistades y pasar mucho tiempo con ellos (y la mayor parte del tiempo bebiendo, chismeando y ¡hablando mal de nuestros esposos!) Además, era fiel en asistir a la misa de los Domingos, sola o con mis niños.

A pesar de la grave crisis en nuestro matrimonio, decidí planificar un viaje de vacaciones en familia. Mi esposo no quería viajar, pero imaginé que podría ser una manera de mejorar las cosas… no escuché lo que él quería y él dejó de discutir, diciéndome que él no pagaría por el viaje, así que le dije- sin mostrarle ningún respeto- ¡que yo podía pagarlo!

Mi esposo nos llevó al hotel, pero no se quedó con nosotros. Me dijo que tenía que regresar al trabajo y que el fin de semana él vendría para estar con nosotros y llevarnos de regreso a casa. Pero él nunca vino y nos fuimos a casa por nuestra propia cuenta.

Cuando llegamos a casa, pensé que mi esposo estaría esperándonos y que por lo menos estaría ansioso de ver a los niños, pero ese día, ¡él llegó tarde e indiferente! Desde entonces, las cosas sólo empeoraron, descubrí lo de la OM y ¡se lo restregué en su cara! Me sentía tan perdida y confundida que decidí buscar la ayuda de un sicólogo para que me ayudara a convertirme en alguien diferente…

Recuerdo que durante mi visita, comencé a enumerar mis errores y ella me dijo que yo no podía sentirme de esa manera y que la culpa era de mi esposo. Ella me pidió que empezara a sentir rabia y me explicó que a través de la rabia me sentiría libre de la culpa que estaba sintiendo en ese momento. Triste y confundida, le pedí a mi esposo que nos reuniéramos para conversar…y ¡tuvimos la conversación más difícil y triste de todos los tiempos! Mi esposo decidió dejarme ese día.

¿Cómo Dios cambió tu situación mientras lo buscabas de todo corazón?

Ahí fue cuando decidí buscar en la red testimonios de matrimonios y cuando encontré el libro de Erin. Cómo Dios puede y va a restaurar su matrimonio ¡Alabado sea el Señor!

Comencé a leerlo y no podía parar y ¡lo leí una y otra vez! Fui capaz de comenzar a aplicar los principios inmediatamente, especialmente “dejar ir”. Tenía que hacer algo—y tener consejo práctico acerca de cómo actuar, ¡era todo lo que estaba pidiendo! Podía ver a la verdadera yo, me di cuenta de mis errores y entendí ¡qué era lo que estaba pasando! Pero principalmente, ví que no estaba sola y que ¡Dios tenía el plan perfecto para mí! ¡Alabado sea el Señor!

¿Qué principios, de la Palabra de Dios (o través de nuestros recursos), el Señor te enseñó durante esta prueba?

Dios comenzó a enseñarme que tenía que esconder mi corazón profundamente en Él, ¡haciéndolo siempre el Primero en mi vida! Dejar ir a mi esposo, ganarlo sin palabras y tener un espíritu suave y apacible fue lo que más me ayudó.

¿Cuáles fueron los momentos más difíciles por los que Dios te ayudó a pasar?

El momento más difícil en el que Dios me ayudó fue cuando mis hijos, preguntaban por su padre, se estaban sintiendo abandonados…tuve éxito en no dejarlos verme llorar. Busqué a Dios y tuve ayuda a través de los materiales de RMIEW. ¡Así que no me desmoroné, sino que permanecí firme en mi fe y me mantuve fiel no solo por mi, pero por ellos, por nuestra familia y futuro!

¿Cuál fue el punto de cambio en tu restauración?

El punto de cambio en mi situación fue inmediatamente cuando comencé a aplicar los principios de “dejar ir” y “ganar sin palabras” y por su puesto cada uno de los otros principios que apliqué, especialmente me mantuve diezmando a mi casa espiritual. Pero estos fueron los principios fundamentales que cambiaron mi situación, ¡porque mi esposo notó que yo me estaba comportando diferente!

Un día, después de leer sobre la importancia de dejar ir le pedí a Dios que me ayudara realmente a dejarlo ir, mi esposo terrenal me envió un mensaje: ¿Por qué ya no me llamas? ¿qué te está pasando? ¡Dios es maravillosamente fiel a Su palabra y principios!

Cuéntanos ¿cómo pasó? ¿tu esposo irrumpió en la puerta de tu casa?

Desde que comencé este viaje, he estado soñando de cómo ocurriría mi restauración: con flores, un anillo nuevo de compromiso, palabras amorosas… Luego dejé de soñar con eso, me di cuenta que ya había pasado, no a mi manera, pero en la mejor manera: ¡Su mejor manera para mi!

Después de que encontré este Ministerio (en portugués), comencé a aplicar los principios y un día de pronto escuché un ruido en la chapa de la puerta principal y mi esposo entró a la casa! Mis hijos corrieron hacia él gritando papá!! ¡Incluso ahora esta escena trae lágrimas a mis ojos! Todavía escucho a mi hijo mas pequeño diciendo: “!Papi, te desapareciste y te extrañé tanto! ¡No hagas de nuevo eso por favor!” ¡Mi esposo se sentó y los abrazó con lágrimas en sus ojos! Él estaba triste y confundido.

En mi mente yo tenía un “modelo” de restauración que había creado para mí misma. Casi como un guión en mi cabeza con un principio, un desarrollo y un final, pero los planes de Dios no son como los nuestros y sé que Sus planes son mucho mejores que los míos.  Así que sólo puedo decir: ¡Sea Tu voluntad hecha en mi vida Señor!

Afortunadamente cuando mi esposo no estuvo en casa, ¡yo tuve días largos e intensos en la presencia de mi Amado Jesús! Él, a través de este Ministerio, me dio el entendimiento que comenzó el Viaje de mi vida y no quiero volver a dónde yo estaba y a quién era antes. Después de todo, ¿a dónde iría yo? ¡Sólo Él tiene las palabras para la vida eterna!

¿Sospechabas o podías decir que la restauración estaba cerca?

No, no sospechaba nada, estaba tratando sólo de ser obediente a lo que había aprendido, a cerrar mi boca, a mantener mis ojos cerrados (para ver lo que no se ve) y permitirle a Dios ¡convertirme en la persona que Él quiere que sea y hacer lo que Él quiera que yo haga!

¿Recomendarías alguno de nuestros recursos en particular que te ayudaron?

Los materiales que recomiendo son: el libro Cómo Dios puede y va a restaurar su matrimonio—¡qué bendición de Dios para nosotras! El libro Una mujer sabia que da enseñanzas prácticas y específicas para una mujer que quiere ¡una transformación espiritual!

Recomiendo hacer los cursos en línea de RRR y leer diariamente el Animador—así tú sabes cómo comenzar el día, no podría vivir sin ellos. Y además, recomiendo escribir Reportes de Alabanza, vertiendo tu corazón en agradecimiento a Jesús!

¿Estarías interesada en ayudar a animar a otras mujeres?

Sí, soy parte del equipo del Ministerio y lo he sido por un tiempo. ¡Ahora sé que no hay gozo más grande que el ayudar a otras mujeres!! Y que Dios siempre ha tenido un plan perfecto para mi, para hacerme Su testigo de lo que Él puede hacer por cualquiera. Ahora soy tan modesta y feliz porque sé que todo por lo que he pasado es para ayudarme a entender mi ministerio y estoy tan entusiasmada de compartir todo lo que ÉL ha hecho por mi.

Querida Amiga, Jesús, el Amado de nuestras almas, está ansioso de ser bueno contigo, ¡de manifestar Su amor y Su cariño para ti! Entre muchas otras mujeres, tú has sido elegida y serás bendecida con la restauración de tu matrimonio, así como todo lo que Él ha prometido y ¡Él es fiel!!¡Cree!

~ Paula en Brasil