“Fui yo”

Déjenme empezar explicando que yo era la que estaba en adulterio. Mis caminos mundanos, egoísmo, orgullo y ambición, me hicieron creer que mi matrimonio debía ser de cierta manera. Estaba fuertemente influenciada por el mundo, lo que leía y lo que veía. Y creía que nosotros teníamos “problemas” en nuestro matrimonio porque no era como yo “pensaba” que debería ser. Así que, llené ese vacío y frialdad en mi vida y matrimonio con cosas materiales y sin valor que yo creía me harían feliz. Y cuando no era suficiente, yo me engañaba a mi misma pensando que la amistad con un hombre era sólo eso, amistad y nada más. Justificaba mis acciones—pensando que no estaba haciendo nada malo. Pensando que a mi no me pasaría, que yo era sensata. Pero era totalmente orgullo. PUEDE pasarle a cualquiera. “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga”. (1 Corintios 10:12).

No fue hasta que comencé mi VR y aprendí en mis lecciones que nosotros no teníamos realmente ningún “problema”. Era sólo yo quien no sabía cómo ser la esposa piadosa que Él me había creado para ser. Era contenciosa, terca e infantil. No escuchaba a mi esposo terrenal, queriendo hacer las cosas a mi manera la mayoría de las veces, si es que no siempre. Creía que era correcto desafiarlo, pensando que era justo que mi “voz” fuese escuchada. ¡Quería un matrimonio perfecto, pero no estaba dispuesta a cambiar! Mi pensamiento orgulloso me hacía creer que no era yo la que necesitaba cambiar, cuando en verdad, tenía mucho que madurar.

Así que fui yo la que tontamente inició los trámites del divorcio, pensando que el pasto era más verde al otro lado del césped. Fui tan egoísta; todo lo que hice fue para tener una muestra de control porque mi vida y matrimonio se estaban haciendo pedazos. Ahí fue cuando tomé la decisión de renunciar a mi trabajo y mudarme con mi hermana. Cuando me di cuenta de mi error, le supliqué y supliqué a mi esposo terrenal que me aceptara de vuelta, que nos diéramos una segunda oportunidad. Pero mi esposo terrenal, quien siempre me había amado y había estado para mi en todas las situaciones, no quería estar conmigo nunca más. Así que tuve que abandonar mi casa definitivamente.

Todo este tiempo, busqué a mi familia y amistades para consuelo y ayuda. Cuando me mudé con mi hermana y busqué en Internet sobre ayuda matrimonial; compré libros para leer sobre cómo salvar mi matrimonio. ¡Inclusive compré un paquete en línea de psicología que me garantizaba restaurar mi matrimonio si hacía lo que decía! Estaba desesperada. Nunca se me ocurrió pedirle al Señor ayuda.

Aunque crecí asistiendo a la iglesia, yo realmente no lo conocía, no conocía quien era Él realmente. Y cuando me casé, me olvidé completamente del Señor en mi vida, pensando que no lo necesitaba. Así que cuando mi matrimonio falló, busqué y me dieron diversos consejos: algunos mundanos y otros me señalaban al Señor. Pero no sabía qué hacer, cómo acercarme o abrirme a Él.

Compartí en mi BIO que primero encontré el “ministerio de permanencia por el matrimonio” donde aprendí que la restauración es posible. Por un tiempo, seguí lo que ellos enseñaban y aprendí qué versículos orar para que mi esposo volviera. Pero no era suficiente… quería más, pero no sabía qué. No sabía que lo que estaba faltando era mi relación personal con el Señor. No era suficiente repetir versículos, en vez de eso, yo deseaba esa intimidad de conocer a quién le estaba orando, realmente conocerlo y que Él me conociera.

El Señor en Su misericordia me guío a RYM. Y el libro Cómo Dios puede y va a restaurar tu matrimonio abrió mis ojos para entender mi situación, me mostró la esposa que era y cuál podría ser en Él. Me dio esperanza. Una esperanza real y concreta. Que dice que no importa tu situación. Incluso si yo era la que estaba en adulterio.

Aunque no sabía lo que iba a pasar o cómo el Señor haría lo imposible, por primera vez, ¡me sentí diferente! Y ¡estaba lista para ver a dónde esta verdad me llevaría! 🙂

Déjenme explicar que debido a mi adulterio, yo tenía mucha culpa cuando empecé mi VR. Y con culpa, llegó el miedo. Miedo de que si, miedo de lo que no podía controlar. Aunque le dije a mi esposo terrenal acerca del OH, no le había confesado que había intimado con él. Tenía miedo de que si confesaba, no había forma de que nuestro matrimonio se restaurara. Así que por un tiempo, me autoengañé, pensando que era suficiente con confesárselo al Señor.

Aun así, el hacer lo cursos online de RMI me ayudó a conocer al Señor y Sus verdades. Que Él es un Esposo amoroso cuyo amor nunca cambia no importando lo que tú hiciste, hayas hecho o harás y que Él quiere lo mejor para ti. Así que mientras más lo buscaba, más Él fortalecía mi fe y confianza en Él, dándome fuerza para confesar todo a mi esposo terrenal. Siempre recordaré ese versículo que me ayudó a confesar: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”. Proverbios 28:13. Fue una de las importantes veces que aprendí a entregar y confiar en el Señor el resultado, cualquiera que éste fuera. Y Su Palabra es verdadera. ¡En vez de lo que yo temía encontré compasión cuando menos la esperaba!! Encontré perdón. Era finalmente libre, no cargaba más la culpa conmigo. Libre para buscarlo mucho más y aplicar Sus verdades en mi vida. “Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestra tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante” Hebreos 12:1. No tenía nada más que esconder. Me sentía limpia, me sentía tan liviana. Me enseñó de Su amor y perdón que me permitía mostrar el mismo perdón y amor hacia mi esposo terrenal cuando él me confesó su infidelidad con mi amiga quién fue su OM por un tiempo.

No fue sólo la situación de mi matrimonio lo que Él cambió. Él trató con mi egoísmo, ambición, inmadurez y contenciosidad; así podía ser la esposa piadosa de la manera que Él me había creado. Él ha estado y sigue cambiándome y moldeándome hacia la Novia que Él quiere que sea para Él. Él reemplazó mis miedos con Su bendita seguridad de que todo estará bien porque Él siempre está conmigo. De la mujer desesperada y destrozada que solía ser, Él me sanó y me hizo de nuevo. No estaba ya más desesperada para suplicarle a mi esposo terrenal una y otra vez o perseguirlo. El me dio la fe para creer que en Su tiempo perfecto, El restauraría. Sabía que tenía que caminar este viaje con Él y observar como él cumplía todas sus promesas y hallar Su voluntad para mi vida.

Aprendí que no tengo que tener miedo. Él me liberó de mis miedos que me hacían mantenerme alejada de vivir la vida que ÉL quería que viviese. Donde solía preocuparme mucho, Él cambió esa manera de pensar que solía tener, soy capaz de tener Su paz en situaciones que me pondrían sumamente ansiosa y me tendrían preocupada, capaz de confiar que Él está en control. Él ha hecho un milagro en mi vida que nunca pensé que pasaría en mi vida—¡¡Mi Amado restauró mi audición!! ¡ Gloria a Dios!!!

Cada día es un recordatorio par mi de Su asombrosa gracia cuando escucho cada nuevo sonido y aprendo a apreciar esta increíble bendición por parte de ÉL. Él está restaurando otras áreas de mi vida a medida que aprendo a aplicar Sus verdades. Y sé que ha recién empezado. No puedo ni siquiera describir todo lo que nuestro precioso Señor ha hecho por mi desde que comenzó mi VR. Me quedo asombrada cuando miro hacia el año y medio que hemos caminado juntos este camino angosto. Él merece toda la gloria, honor y alabanza debido a Su nombre poderoso. Ha sido realmente un viaje transformador y no termina aquí!!

Mientras lo buscaba, Él suavizaba el corazón de mi esposo terrenal para que continuara proveyendo. A través de mi esposo terrenal y mi familia, nunca me ha faltado nada. Él provee TODAS mis necesidades una vez que aprendí a diezmar a mi casa, aquí en RMI.

Mirando al Señor en vez de estar en el camino de mi esposo terrenal, nosotros continuamos llevándonos bien y preocupándonos el uno por el otro. Mi relación con mi esposo terrenal era tal que podíamos hablar acerca de nosotros, de nuestra situación, abiertamente y aún así mantener nuestra amistad incluso si las cosas que se decían dolían, cosas que dejaban en claro que nuestro matrimonio no tenía esperanza. Confieso que a menudo, esta situación provocó que alejara mis ojos del Señor y me trajo dolor. Pero en Su misericordia, Él está siempre usando esto para bien. Recuerdo las veces que realmente le clamé al Señor por liberación y ayuda para dejar ir todo.

Buscándolo con todo mi corazón y mente, con todo lo que soy y ¡Él cambió las cosas en un instante! Justo como Él restauró mi matrimonio.

Durante el viaje de mi restauración, aprendí acerca de su amor eterno. Una de las tantas verdades que aprendí que cambian tu vida es Su amor por todos nosotros. Nadie, NADIE podría amarnos tanto como Él nos ama. Y nada puede separarme de Su amor. No importa cuántas veces me equivoque, o cuán mal lo haya hecho o lo haré en el futuro, Su amor nunca cambia. Él siempre estará ahí para amarme, aceptarme y sostener mi mano. Sabiendo la verdad de cuan alto y ancho y profundo y largo es su amor por nosotros realmente me ayudó a abrir mi corazón y dejarlo entrar. Que Él desea conocerme también, me acercó a ÉL. Me dio el coraje de no tener miedo. Él conoce mis debilidades, mis pecados, todo acerca de mi y Él me ama tal como soy.

Poner al Señor PRIMERO en mi vida y corazón, por mucho tiempo, era algo que no sabía cómo hacer. Mi carne era débil e inclusive mi corazón no lo deseaba. Aprendí a orarle y pedirle que me ayudara a dejar ir a mi esposo terrenal y la restauración. El proceso de dejar ir fue uno de los que continuamente tuve que aprender en mi VR y especialmente ahora que estoy restaurada. Porque fue cuando dejé ir que me permitió saber quién es realmente el Señor y cómo yo sobreviviría a los momentos difíciles siendo restaurada. Dejando todo para perseguir al Señor, me bendijo con esta asombrosa oportunidad de conocerlo como mi Amado y tener esta relación íntima que ahora soy bendecida de tener con Él, la cual nunca puede cambiar o volver atrás. Vale la pena, cada lágrima, cada dolor, porque conociéndolo en este camino me dio esta ancla, esta fortaleza en mi vida, este conocimiento de que cualquier cosa que pase, estaré bien porque Él me ama y yo soy SUYA.

Él está conmigo SIEMPRE. Él fue el que sostuvo mi mano, dándome fuerza, ha sido mi fortaleza en cada cosa que enfrento. No tuve que llevar mis cargas porque yo podía dejar mis preocupaciones en Él, porque Él se preocupa por mi. Honestamente no sé cómo hubiese llegado donde estoy ahora sin Él. El saber en mi corazón que Él está siempre conmigo es tan increíble. Soy tan bendecida de experimentar Su paz que sobrepasa cualquier entendimiento que me llevó a través del fuego purificador. El mirar hacia atrás me hace ver con humildad y ver cuán lejos ÉL me llevó en este viaje. Él lo hizo todo. Yo no hice nada. Él me cargó. Él sostuvo mi mano. Guau…Te amo mi Señor. Gracias. Muchas gracias. Te agradezco y te alabo con todo lo que soy.

Otra cosa que aprendí fue a mantenerme callada, tener un espíritu gentil y tranquilo y estar de acuerdo con mi adversario rápidamente. Esta fue una difícil lección para mi. Estaba tan acostumbrada a explicar y defender mi postura pero por Su gracia y fuerza estoy aprendiendo a morir a mi misma. Aprendí eso al final, no importa realmente si era capaz de decir lo que quería porque el Señor mira el interior de nuestros corazones. Saber que Él sabe la verdad y que en Su perfecto tiempo Su gloria será revelada, hizo más fácil el que estuviese de acuerdo y dejara ir las cosas.

¿Y quién mejor que él para defendernos? Él me ha mostrado tiempo y que Él está en control. No importa cuan desesperanzadora una situación pueda parecer. No importa lo que está sucediendo a mi alrededor. Y cuando nuestro corazón nos condena, Dios es más grande que nuestros corazones y Él sabe todo. Él tiene un propósito para todo lo que pasa en nuestras vidas. No importa qué planes nosotros hacemos, es el propósito del Señor el que prevalece. Realmente tuve que aprender esta verdad en mi corazón y no confiar en mi propio entendimiento. Estar tranquila y saber que Él es Señor y que Él pelea todas mis batallas por mi.

Solía ser tan materialista, egoísta y ambiciosa. Atesoraba lo que no tenía valor y daba por sentado tantas cosas. Este viaje abrió mis ojos a lo que realmente es importante en la vida y me mostró que todo lo que tengo viene de Él. Me está enseñando contentamiento. Aprender a estar contenta con lo que tengo, donde estoy y en mi situación, a dar las gracias siempre en todo. Porque cada regalo bueno y perfecto viene del cielo. Y cuán asombroso es eso que Él quiere que sus novias tengan lo mejor. ¡Soy bendecida al apreciar tantas veces cómo Él me ha dado mucho más de lo que podría haber imaginado y pedido en mis sueños más osados!!

Junto con mi restauración, me estoy mudando a una nueva casa con la que el Señor nos ha bendecido. Cuando mi esposo terrenal compró la casa, acordé firmar los papeles que mi esposo terrenal me pidió, que decían que yo no era dueña de la casa. Sin embargo, Él me cubrió con su gracia para aceptar esto, confiando que si ésta es la casa que Él quiere para nuestra familia, nada podría detener Sus planes. Nunca en toda mi vida hubiese yo esperado vivir en una casa como la que tenemos. ¡Sólo el Señor! Estoy tan agradecida ahora yo sé que viene de Él y oro para ser capaz de reconstruir nuestra vida y matrimonio sobre Su roca, en Su casa. Gracias por prepararme para esta prueba que me ayudaste a pasar.

!También aprendí el principio de diezmar! Como dije antes no podría resaltar lo suficiente que el diezmar a tu casa primeramente es tan importante. Nunca tuve que preocuparme que el enemigo me robara porque no sólo Él promete reprender al devorador, pero ¡Sus bendiciones inundarán tu vida! Y guao lo hizo y lo continúa haciendo en mi vida. ¡Él es fiel! Pruébalo en esto porque tú no sabrás qué ha robado de ti el enemigo: ¿tu restauración, una nueva casa?

Un principio que fue también importante para mi fue confesar mis pecados especialmente mi adulterio a mi esposo terrenal. No creo que estaría donde estoy si nunca hubiese confesado o confiado lo suficiente en el Señor para creer en sus promesas. El enemigo usó mi pecado no confesado para desalentarme y robarme Su paz. Estoy tan agradecida por mi VR que me ayudó a conocer al Señor al punto de ser capaz de confiar en ÉL hasta este extremo. ÉL me dio el valor para confesar. Todo fue del Señor. Sin él, no hubiese podido hacerlo.

Es verdad, cosechamos lo que sembramos. Tempranamente en mi VR, no tenía intención de convertirme una ministra. Todo lo que quería era que mi matrimonio se restaurara. Pero el Señor en su bondad tenía otros planes, sabiendo lo que era mejor para mi. Él cambió mi corazón a un corazón que quería ayudar a otras mujeres. Él abrió las puertas para que trabajara de voluntaria en este ministerio. Siempre estaré agradecida del Señor por haberme llevado a RMI. Cambió mi vida en maneras que nunca lo hubiese imaginado. Estar aquí fue una de las cosas que amé más en mi VR. ¡Gracias mi Amado!

Más adelante en mi VR, una de los momentos más difíciles fue cuando tenía que mantener mi boca cerrada y estar de acuerdo con cosas que dolían que eran dichas cuando se burlaban por las opciones que yo hice para caminar este angosto camino. Se intensificaba hasta el punto de que yo solamente le suplicaba al Señor que me librara, huir a otro lugar o si no, darme la gracia y la fuerza para soportar. Como resultado de esta persecución, me encontré aprendiendo lo que es realmente estar contenta y aceptar Su voluntad a ser hecha en mi vida. Recuerdo claramente ese día que ÉL cambió las cosas en un instante, cuando fijé mi voluntad y estuve lista a aceptar y superar lo que venía. Ese mismo día el escuchó mis oraciones e hizo planes para mudarme a un lugar diferente para vivir, sin que yo le dijera nada a nadie, el preparó todo. El es fiel mi mudanza me permitió más tiempo para comprometerme en el trabajo del ministerio y mantener mis ojos en el Señor. Y me encantó. Mi vida giraba en torno a El y mi trabajo, tanto que a menudo me sorprendía cuando escuchaba de mi marido porque era la última cosa que tenia en mi mente. Ha sido una de las experiencias más reconfortantes que he tenido y estoy muy agradecida por eso.

Dos meses después de mudarme de la mala situación en la que estaba viviendo, mi esposo terrenal me pidió abandonar el trabajo de mi ministerio. Físicamente mi corazón me dolió. Yo amo mucho RMI, y a las Mujeres Animadoras, con las que fui bendecida para trabajar y quienes se han convertido en parte de mi vida, todo lo que RMI hace a través y para el Señor. No sé dónde estaría si no hubiese sido por el Señor guiándome a este ministerio que cambió mi vida. Honestamente creía que ya había pasado por lo peor, pero no. Dejar ir a RMI fue la cosa más dura y es la más dura que he tenido que hacer en mi VR. Probó todo lo que había en mi para someterme y obedecer a mi esposo terrenal. Aunque rompió mi corazón, mi Amado estuvo siempre conmigo, dándome Su fuerza y paz mientras confiaba en lo que él ha planeado para mi. Mi ultimo día con RMI fue al final del mes de junio. Y por supuesto que RMI me animó a someterme, a confiar en SU plan, aunque mi partida ocasionara trabajo adicional para cada una.

Y yo verdaderamente creo que el punto de cambio fue después que me sometí a mi esposo terrenal como al Señor en dejar ir el trabajo del ministerio, aunque en ese momento no lo entendía.

Compartí arriba que mi esposo terrenal y yo hablaríamos abiertamente de nuestra situación. Comenzaría con una conversación amistosa liviana antes de tratar cosas más serias. Pasó unas pocas veces en este año y medio que hemos estado separados y yo nunca incité la conversación. No lo presioné o le supliqué. Sé por nuestras conversaciones en el pasado que NADA de lo que yo dijera cambiaría su forma de pensar y que yo presionara o suplicara empeoraría la situación. Entender que todavía no era Su tiempo señalado. Ésta era un área de debilidad que el Señor continuó tratando en mi. Aunque sabía el resultado, yo iría ahí. Aunque yo ya sabía sus respuestas, la terquedad en mi me haría preguntar. Pero SÓLO el Señor era capaz de transformar su corazón, en Su tiempo perfecto. SÓLO el Señor. No yo. Nadie. Así que sé que no debería haber estado preguntándole a mi esposo terrenal. Por favor perdóname Señor. Te agradezco Señor aún en mi debilidad, en mis tonterías, Él siempre cambió las cosas para bien porque esas situaciones que me hirieron (porque yo tontamente hacía preguntas) me hicieron siempre correr al Señor y buscar Su corazón cada vez más.

En este punto de mi VR, estaba contenta en esperar en el Señor. Había dejado RMI y mi trabajo ministerial, permitiéndome buscar plenamente al Señor, queriendo que Él fuese el primero en mi vida y corazón. Una semana antes de mi último día con RMI, mi esposo terrenal y yo hablamos nuevamente acerca de nosotros, con el mismo resultado de antes. Después, yo le clamé al Señor. Le supliqué que me ayudara a dejar ir completamente. Le supliqué que me ayudara a olvidar a mi esposo terrenal, algo que nunca había antes orado. No quería nada más con mi restauración. Quería que todo terminara y sólo quería seguir adelante. En ese momento sentí que cada parte de mi estaba lista y queriendo olvidar a mi esposo terrenal y seguir adelante.

Justo como RMI dice, una vez que tú realmente no quieres la restauración, cuando tú Le suplicas ayuda para dejar ir todo y querer seguir con Él, ahí es cuando sucede.

Pasó al siguiente día, mi esposo terrenal me pidió lo que nunca imaginé que haría, no después de nuestra conversación de la noche anterior, antes que yo finalmente dejé ir. ¡Mi esposo terrenal me estaba pidiendo ir con él a una reunión familiar! ¡Sólo el Señor! ¡Él cambió las cosas en un instante! ¡En el instante que yo tenía la voluntad y fui capaz de finalmente dejar ir todo!

Mi esposo terrenal me llevó en avión el último día de Junio, ¡justo cuando era supuestamente mi último día con RMI! ¡Estoy asombrada del tiempo para todo! No había visto a mi esposo terrenal por un año y este viaje era realmente una prueba para mi de muchas maneras. Aplicar todo lo que había aprendido en mi VR y si nunca hubiese aprendido los resultados nunca habrían sido como finalmente salieron. El Señor me ayudó a ver las áreas en dónde Él necesitaba todavía trabajar en mi y en lo que yo estaba focalizada cuando terminó. ¡El Señor es tan bueno! Él cubrió mi desnudez cuando yo estaba preocupada acerca de cómo su familia me aceptaría. Pero debido a Su gran amor por nosotros, la pasé muy bien con su familia, nos mostraron a ambos aceptación y amor. Me hace llorar cuando recuerdo Su bondad y su asombrosa gracia… ¡Sólo mi Amado! ¡La pasé muy bien! Sólo tengo alabanzas para mi Amado ya que este viaje respondió muchas de mis oraciones que había hecho durante mi VR. No importaba si nosotros no estábamos restaurados para entonces, ¡La pasé increíble en este viaje y estaba simplemente agradecida y emocionada por lo que Él tenía guardado para el futuro!

Mi restauración finalmente sucedió cuando fui a esa reunión familiar con mi esposo terrenal, no sabía qué esperar. Sentía que era la oportunidad que mi esposo terrenal tenía para ver los cambios que el Señor había estado haciendo en mi. El compartir nos dio una visión de cómo sería el estar juntos de nuevo. Ambos pasamos un momento agradable mientras nos quedamos en la casa que mi esposo terrenal había comprado, pudimos bromear y reír acerca de volver a vivir juntos. Pero la pregunta fue dejada en el aire si yo debería encontrar un trabajo allí y mudarme con él. Así que cuando le pregunté a mi esposo terrenal acerca de eso, él me pidió unos pocos días para pensarlo, lo cual fue la verdad para mi una sorpresa.

Confieso tristemente que después de este viaje fue aún más difícil para mi olvidarme del tema y estar tranquila. Mi esposo terrenal pasó de decir que terminamos a repensar en nosotros nuevamente… inclusive si él no podía ver el por qué del todo. Las respuestas de mi esposo terrenal eran diferentes ahora; él ya no decía “nosotros terminamos”. Pero él necesitaba algo más, algo que lo hiciera querer probar de nuevo y yo sabía que eso era algo que yo no podía hacer o explicar—Sólo el Señor podría cambiar su corazón cuando fuera el momento.

Pero incluso con este conocimiento, yo tontamente “ayudé” al Señor. Una semana después del viaje, le pregunté a mi esposo terrenal acerca de la situación laboral, ¿debería buscar un trabajo dónde él vivía? Dejé que mi carne tomara el control y presioné, preguntándole a mi esposo terrenal si él querría que viviéramos juntos nuevamente. Él enfáticamente dijo, “no, si quisiese te lo habría sugerido”. Una vez más, el dolor del rechazo fue un recordatorio para dejar ir. Pero fue diferente esta vez, me dolió por darme cuenta que no era capaz de dejar ir la situación. Después de eso, esperaba no escuchar de mi esposo terrenal por un rato.

Quería tanto estar en ese lugar donde el Señor es lo único que quiero más que cualquier otra cosa. Quería ser capaz de correr tras el Señor y que Él fuese mi todo. Por primera vez, le clamé al Señor por misericordia. Sobre mis rodillas, le supliqué tener misericordia de mi y que me ayudara a olvidar a mi esposo terrenal, olvidar el viaje que había hecho, olvidar la casa que había visto, olvidar cualquier pensamiento de lo que podría ser. Sólo quería que Él fuera mi todo en todo. Le supliqué que me ayudara a olvidar mi restauración completamente por primera vez, y que me ayudara a continuar con lo que Él tenía guardado para los dos, sólo con el Señor y yo.

Ese día oré por Su gracia y fuerza para ayudarme a hacer esto. Sabía que nunca podría hacerlo por mi misma. Me propuse no contactar a mi esposo terrenal o contestar ninguno de sus mensajes, así que borré su número de contacto de mi teléfono. Continué haciendo lo mío, me postulé a trabajos dónde yo vivía, determinada a hacer mi vida y continuar con mi Señor solamente. Pasé toda la mañana del siguiente día clamándole al Señor, pidiéndole perdón y misericordia por nunca haber dejado ir todo por completo. Escribiéndole todo lo que yo sentía y abriendo mi corazón. Esa mañana fue la más difícil para mi en mi VR. Desde que mi restauración comenzó, tuve muchas malas noticias. Pasé por un rechazo horrible e inclusive saber que había OM que era una amiga cercana. Pero nunca me había sentido desesperanzada. Pero me sentí así esta vez. Sentí la desesperanza, no por mi situación sino por mi misma. Estaba cansada de mi debilidad para aferrarme y no sabía cómo podría yo dejar ir lo suficiente para no meterme en Su camino para que El pudiera cumplir Sus planes para mi vida. No sabía cómo dejar ir para seguirlo a Él y sólo a Él. Así que continúe suplicándole que me quitara todo para que Él tuviese todo lo mío, entregando mi voluntad, suplicándole que me mostrara cómo amarle con todo mi corazón, toda mi mente, toda mi alma, voluntad y toda mi fuerza… Nunca había luchado tanto como lo hice esa mañana.

Y entonces sucedió.

Mientras estaba hablando con una querida hermana, quién estaba sosteniendo mi mano como Arón lo hizo con Moisés, le estaba confesando de mi desesperanza y sentimientos de querer rendirme porque nunca sería capaz de seguir adelante con el Señor como quería hacerlo, cuando recibí un mensaje de mi esposo terrenal—Un mensaje que nunca pensé que recibiría, especialmente no ese día, no después de lo que fue dicho la noche anterior. Pero ahí estaba, él me preguntó cuándo estaba pensando en mudarme. ¡Él me estaba preguntando cuándo quería mudarme!

¡Mi Señor una vez más cambiaba las cosas en un instante! Sólo el Señor sabe lo que vio en mi corazón. Verdaderamente, era la última cosa que esperaba ese día. !Pero oh, sólo Él!!!

Mi esposo terrenal me dejó elegir el día que quería mudarme y él compraría mi pasaje. Así que terminaré mi mes aquí y me mudaré el último día del mes allá, con él. Después de un año y medio de separación, mi Amado restauró mi matrimonio. Lo que una vez pensé era imposible prueba… Nada es realmente imposible para el Señor. ¡Te amo mi Señor! !Siempre cantaré alabanzas a tu nombre!

Había una parte de mi que sospechaba que estaba cerca y Sus respuestas a mis preguntas también me dieron el sentir de que así sería. Porque las batallas se hacían más fuertes y los eventos y el tiempo de las cosas que sucedieron me hacían pensar que estaba cerca. Pero mis tiempos no son Sus tiempos, mis pensamientos no son los Suyos, así que asumí que estaba equivocada.

Cuando hablábamos de nosotros, éramos honestos acerca de lo que sentíamos, lo que estaba realmente en nuestros corazones y fue entonces cuando pude sentir que mi esposo terrenal había cambiado. Y por lo que me ha hecho saber, él me dijo que quería tanto decir “sí” a lo nuestro, pero él no veía el para qué. Sus respuestas cambiaron de “terminamos” a veamos qué tiene el futuro para nosotros. Ahí fue cuando supe que estaba en las manos del Señor, no por lo que dijera o hiciera. No éramos nosotros, pero el Señor quien restauraría nuestro matrimonio. Yo sólo tenía que esperar Su perfecto tiempo y esperar cómo Él continúa trabajando en Su perfecta voluntad y plan para nuestras vidas.

Para cualquiera que esté interesado en cambiar sus vidas, que llevará a la restauración, recomiendo vehementemente los cursos y verter tu corazón en las lecciones. Mis cursos me ayudaron a abrir mi corazón al Señor y me enseñaron Sus verdades de una manera que me ayudó a entender las verdades para así poder reconstruir mi vida sobre Su roca. El libro Cómo Dios puede y va a restaurar su matrimonio, Por la palabra de su testimonio, Los devocionales diarios—todos sus libros y videos, ¡¡los recomiendo!! También recomiendo el Animador diario. Leer cómo el Señor se está moviendo en cada una de nuestras vidas siempre me animó en mi propio viaje.

Cuando has Buscado a Dios y estás en el momento de tu VR para dejar la necesidad de una iglesia, y convertirse en Su novia, espero que te unas al Compañerismo de Restauración que te llenará con más de la gracia y amor asombroso del Señor a medida que aprendes más de Él.

¿Estaría yo interesada en ayudar a otras mujeres? ¡Absolutamente! ¡Sí mi Señor! Estoy esperando poder volver a ministrar en RMI nuevamente, algún día.

Queridas Novias:

Cuando mi matrimonio se rompió, nunca imaginé que era el Señor tratando de llamar mi atención. Debo admitir que fue la cosa más dura por la cuál he debido pasar. Las batallas fueron dolorosas y difíciles. Pero estas luchas y las luchas que vendrán en tu vida son usadas para perfeccionarnos, para moldearnos y formarnos a la imagen de una esposa piadosa para la cuál Él nos ha creado, así que cuando Él restaura nuestro matrimonio, nosotras estamos listas, listas para reconstruir nuestro matrimonio por uno que durará, porque está fundado en Su Roca y Él será eternamente glorificado. Apréndalo ahora, porque las pruebas son más duras, si no, no lo logrará.

Puedo honestamente decir ahora que no cambiaría nada. Soy tan bendecida por todo lo que soy después de todo esto. Y TÚ LO HARÁS también. Encontré respuestas que estaba buscando, respuestas que yo ni siquiera sabía que necesitaba. Esta estación me llevó a encontrar al Amante de mi Alma que llenó cada vacío de mi vida, llenándome con Su gozo, Su paz, Su gracia asombrosa y Amor como ningún otro. Es realmente asombroso y no puedo esperar a que tú experimentes este viaje de cambio de vida con el Señor. Soy bendecida al aprender que este no es sólo un viaje para encontrar la restauración del matrimonio, pero más importante, un viaje de restauración con nuestro Primer Amor, el mejor Esposo que puede haber. Tu vida no será más vacía, simplemente existiendo, sino que será una vida llena de significado, completa y no queriendo nada. Todo gracias a Él.

Invierte esta estación de tu vida conociendo al Señor íntimamente, mirándolo a Él en todo, haciéndolo a Él PRIMERO en tu vida y en tu corazón. Deja ir las cosas y corre tras el Señor. A través de mi VR, encontré tiempo y de nuevo cuando realmente dejé ir las cosas en mi corazón es cuando Él se movió cada vez a mi favor y cambió las cosas en un instante.

Nuestro Amado mira el interior de nuestros corazones. Nada de lo que digamos cambiará la mente de nadie. Sólo el Señor puede cambiar las situaciones y cambiar el corazón de nuestros esposos terrenales hacia nosotras. Él es el único que restaurará nuestro matrimonio. No nosotras. Así que si tú eres como yo, que batalla con dejar ir, pídele ayuda, suplícale que lo haga en ti. Pídele que te muestre cómo ¡porque Él es fiel!

Nada es imposible para el Señor. Ningún corazón es demasiado duro para Él. Ninguna situación es demasiado difícil. Él puede y restaurará tu matrimonio en Su perfecto tiempo. Lo que Él hizo por mi, lo hará por ti también. Así que disfruta este tiempo de espera mientras lo buscas con todo tu corazón. Él se volverá tan real para ti que tu vida nunca volverá a ser la misma. Él las ama, queridas novias. Él anhela darles los deseos de su corazón. Y El lo hará. Mientras tú tomas Su mano y caminas con Él en este viaje, Él te mostrará cuán ancho y largo, alto y profundo es Su amor por ti. Él hará inmensurablemente más de lo que tú pudiste alguna vez haber imaginado. Así que confía, cree y espera en la esperanza del Señor.

~ Joy en Nevada fue nuestra hermosa traductora de Tagalog (filipino), quien experimentó libertad después de abrazar Sus verdades. Aunque Joy era sorda cuando recién llegó, mientras estaba con nosotros el Señor la usó en asombrosas maneras hasta que su esposo la contactó para volver. Después de dejar su Restauración Matrimonial y su iglesia Joy ahora dice “¡Vivo una vida libre de temor y libre de preocupaciones!” aunque ella no tiene idea de lo que el futuro trae. Entonces lo imposible pasó, después de 25 años, ¡ella pudo escuchar!