Lea el Testimonio de matrimonio
RESTAURADO de Meggy Ann,

"No se trata de tu matrimonio"

Este testimonio fue tomado de uno de nuestros muchos
palabra de su Testimonies libros
para ayudarle a
superar cualquier duda o el miedo  en
la capacidad de Dios y el deseo de
restaurar su matrimonio!

Capítulo 8 "Ganado Sin Una Palabra"

“Así mismo, esposas, sométanse a sus esposos,
de modo que si alguno de ellos no creen
en la palabra, puedan ser ganados más por
el comportamiento de ustedes que por sus palabras,
al observar su conducta íntegra y 
respetuosa.”
1 Pedro 3:1

Cualquier cosa que usted quiera decir a su esposo, debe decírselo a Dios en lugar de a su esposo. En este capítulo aprenderemos en la Palabra de Dios, junto con muchos de los “malos frutos” de nuestras acciones, que por cuanto nuestros esposos están por sobre nosotros, nuestras palabras no solamente son inútiles, sino probablemente peligrosas.

Se nos ha dicho que debemos ganar a nuestros esposos “sin una sola palabra” pero con una actitud respetuosa hacia ellos y hacia la autoridad que Dios les ha dado sobre nosotros.

Ganado sin una palabra

¿Debo discutir y compartir mis deseos y mis miedos con mi esposo? No.

Pida a Dios que le hable a su esposo. No debemos discutir nuestros miedos o nuestros deseos con nuestros esposos. En lugar de eso, debemos ir al más alto en jerarquía; debemos acudir a Nuestro Padre Celestial y apelar delante de Él. Pídale a Dios que sea él quien hable con su esposo (por cuanto el Señor está directamente sobre TODO hombre) acerca de lo que está en su corazón.

Este es el orden apropiado de autoridad. “Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer y Dios es cabeza de Cristo” 1 Corintios 11:3. En lugar de buscar la ayuda o guianza de su esposo, usted debe buscar el rostro de Dios. Luego investigue en las Escrituras para encontrar principios de Dios para manejar el dilema al que se enfrenta. Esto confi rmará que el Señor le ha hablado a su corazón. Marque el versículo y aférrese a él, SABIENDO que Dios está en control.

Quítese de su camino “Dichoso el hombre que no sigue el consejo de los malvados, ni se detiene en la senda de los pecadores… sino que en la ley del Señor se deleita, y día y noche medita en ella” Salmo 1:1–2. ¡Quítese del camino de su esposo; usted no es su autoridad! La segunda línea le dice lo que usted debe hacer: meditar en Su Palabra y dejar a su esposo en manos de Dios. Dios debe ser quien haga el cambio en su esposo. Ni siquiera su propio esposo puede cambiarse a sí mismo.

Voltee, mediante la ORACIÓN únicamente, la dirección de su esposo hacia Dios. Usted también debe entender que usted no es responsable por lo que su esposo hace; él le da cuentas a Dios por sus acciones. “Cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen” Santiago 1:14.

Las esposas aman el tratar a sus esposos como si ellos fueran una de sus hijos. Este tipo de actitud maternal desgastará a cualquier hombre y agotará su hombría. Entonces, cuando una mujer aparece y lo mira como el hombre, él deja a su esposa por la otra mujer.

¡Quítese de detrás de él y ore! Lo mejor para sanar su hogar, su matrimonio y su familia es mediante la oración. “Por eso, confi ésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y efi caz” Santiago 5:16.

Tenga una actitud apropiada “Todos deben someterse a las autoridades públicas, pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Los que así proceden, recibirán castigo” Romanos 13:1–2.

Su esposo es su autoridad ordenada por Dios. Su rebeldía a su autoridad ha permitido que esté en la situación presente. Obedezca y sométase AHORA y mire cómo Dios vuelve el corazón de su esposo hacia su hogar conforme usted honra la Palabra de Dios.

Venza todo mal con bien. Su reacción hacia el mal cuando ocurre le dice a Dios y a otros que le están viendo qué es lo que hay REALMENTE en su corazón. “No te dejes vencer por el mal; al contrario, vence el mal con el bien” Romanos 12:21. Ocurrirá, pero usted puede estar preparada, “… pues ya saben que la prueba de su fe produce constancia” Santiago 1:3.

Tome esta oportunidad para hablar bendiciones de amabilidad para su esposo: “No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para eso fueron llamados, para heredar una bendición” 1 Pedro 3:9. Si usted está de acuerdo con el insulto o la frase hiriente y luego regresa una frase amable o una bendición, ¡esto volteará su situación en un instante!

Sin embargo, la mayoría de las mujeres gastan sus energías defendiéndose a sí mismas o discutiendo el asunto. Aunque ellas intentan que su esposo tome su responsabilidad por lo que pasó, ellas no pueden ver que la situación mejore.

Estas son las mujeres que me escriben correos electrónicos queriendo saber qué está impidiendo su restauración. Pero cuando escucho su actitud condescendiente y despectiva, ¡YO SÉ por qué! Si usted no puede aceptar lo que estoy diciendo, pregúntese ¿por qué su esposo ha escogido dejarle?

¡Concéntrese en amar a lo que es difícil de amar! Cuando usted ama y respeta a su esposo, aún cuando él no es fácil de amar, no es amable y está en pecado, usted le está mostrando amor incondicional. “Si ustedes aman solamente a quienes los aman, ¿qué recompensa recibirán? ¿Acaso no hacen esto hasta los recaudadores de impuestos?” Mateo. 5:46. Dele a Dios sus dolores. Él le ayudará a amar a su esposo si usted sólo se lo pide.

El ministerio de la reconciliación. Como hijos de Dios, somos embajadores del amor de Dios y eso acercará a otros al Señor. “Nos dio el ministerio de la reconciliación… no tomándole en cuenta sus pecados, y encargándonos a nosotros el mensaje de la reconciliación. Así que somos embajadores de Cristo” 2 Corintios 5:18–20.

¿Ha estado usted contando? ¿Repasa usted los pecados y los defectos de su esposo en su mente conforme revela sus deudas a otros? Recuerde, las misericordias de Dios son nuevas cada mañana, ¿sucede así con las suyas?

Nuestro primer campo misionero. Su actitud puede ser, ¿Por qué debo ministrar a mi esposo el pecador? Porque el Señor nos da a nuestros esposos y a nuestros hijos como nuestro primer “campo misionero” antes de que podamos ser verdaderamente efectivos con otros.

Nosotros, por supuesto, queremos adelantarnos a Dios antes de que estemos realmente listos y ministramos a los de la iglesia, el vecindario y el trabajo —¡mientras que descuidamos nuestro ministerio en el hogar! Si usted no ha ganado a su esposo o hijos para el Señor ¿cómo puede ganar a los perdidos?

Muchas mujeres actúan como víctimas que tienen que vivir con un incrédulo. Sin embargo, ellas son las que alejan al Señor o a sus esposos del Señor. ¡Un fariseo que asiste a los cultos y después actúa arrogantemente y fi nge ser espiritual, ¡impide que los perdidos quieran tener una relación con el Señor! ¿Es usted esta persona?

Dios quiere que aprendamos a tener contentamiento ANTES de que Él cambie a nuestros esposos. Si usted está todavía refunfuñando y lamentando su situación, ¡entonces prepárese para seguir en ella! Podemos ver en la vida de Pablo: “No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez” Filipenses 4:11–12.

Pablo continúa diciendo (el versículo que usted escucha tan a menudo): “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Filipenses 4:13. Usted continuará estando en difi cultades hasta que haya APRENDIDO a contentarse en ellas—¡punto!

Creada de una manera unica

Creada para el hombre. Mujeres, es importante que busquemos la sabiduría, el conocimiento, y el entendimiento de la Palabra de Dios para completamente apreciar cómo fuimos creadas y por qué fuimos creadas. 1 Corintios 11:8–9 dice “De hecho, el hombre no procede de la mujer sino la mujer del hombre; ni tampoco fue creado el hombre a causa de la mujer, sino la mujer a causa del hombre”

Conforme comenzamos a movernos en el plan perfecto de Dios para nuestra vida, entonces nosotros podemos vivir la vida abundante que Dios promete en Su Palabra. Nuestra vida refl ejará la Palabra de Dios, en lugar de negarla. Y aún más importante, otros serán atraídos a Cristo mediante el testimonio de nuestra vida.

Ayuda adecuada. “Así el hombre fue poniéndoles nombre a todos los animales domésticos, a todas las aves del cielo y a todos los animales del campo. Sin embargo, no se encontró entre ellos la ayuda adecuada para el hombre” Génesis 2:20. Estos enunciados realmente molestan a las feministas, ¿le molestan a usted también?

Como cristianas, debemos renovar nuestra mente para alinearla con la Palabra de Dios. ¡La Palabra de Dios es verdad! Vivir la verdad ciertamente no será fácil y casi parecerá loco al principio para aquellos que observen el cambio en usted. Pero mediante la obediencia a Su Palabra, pronto entenderemos y cosecharemos los galardones de nuestra obediencia. Como cristianos, obedecemos y creemos, aún cuando no vemos los cambios o no entendemos el mandamiento. Esta es la fe que profesamos como creyentes.

Todos nosotros hemos experimentado cómo las maneras del mundo nos han agotado porque hemos tratado de hacer algo para lo cual no fuimos creadas y actuamos en una manera en que NO fuimos diseñadas para actuar. Así que veamos primero cómo y por qué fuimos creadas en el principio.

Muchas de nosotros queremos ser tan buenas ayudantes que hacemos todo por nuestros esposos y realmente les robamos la bendición o les arrebatamos su hombría. Hacemos, hacemos, hacemos. Tomamos decisiones, hacemos todo lo que se relaciona con la casa y con el jardín, y ayudamos proveyendo parte del ingreso. Después nos sorprendemos de que con todo ese tiempo libre él encuentra a una mujer que necesita ayuda a quien pueda cuidar.

Comience a ver los roles que Dios creó como especiales y únicos. Pídale a Dios que le guíe y que le dé discernimiento en cada tarea que usted está actualmente realizando. Si usted ha estado tomando algo que su esposo debería estar haciendo, ore que el Señor lo cambie. Muchas veces es por una mini catástrofe, de la cual su esposo debe rescatarle, por lo que el cambio comienza a suceder. ¡Pero no cause crisis a propósito: espere en el Señor; ¡deje de manipular!

Tampoco importa si su esposo no está en el hogar. Cientos de mujeres han buscado al Señor en esta área y han visto que sus esposos toman el control de las fi nanzas, del mantenimiento o reposición del automóvil, del jardín, de las reparaciones en casa, etc. ¡Nunca subestime a Dios!

Mujer independiente de hombre. “Sin embargo, en el Señor, ni la mujer existe aparte del hombre ni el hombre aparte de la mujer. Porque así como la mujer procede del hombre, también el hombre nace de la mujer; pero todo proviene de Dios” 1 Corintios 11:11–12.

Dios creó al hombre y a la mujer con diferentes necesidades. Los vacíos en nuestra vida y en la vida de nuestros esposos crean un tipo de ropa de trabajo (o piezas de un rompecabezas, si usted quiere). Como llenamos nuestros vacíos nosotras mismas o separadas de nuestros esposos, la ropa se desgarra. Cuando más llenamos nuestras necesidades o cuando más nuestros esposos llenan sus necesidades independientemente del matrimonio, nuestra relación se desgarra hasta que no hay nada que quede para sujetarnos.

Las feministas han empujado a la mayoría de nosotras a suplir nuestras propias necesidades y a permitir que nuestros maridos vean por su propio bien. Hemos creído la mentira de que no es bueno depender uno del otro. La frase acuñada “codependiente” anima a muchos a separarse en lugar de apreciar el ser una sola carne. Dios creó un vacío en la vida de cada uno que solamente un cónyuge puede (o debería) llenar. Cuando violamos los caminos de Dios, cosechamos las consecuencias. Los hombres deben ser proveedores, protectores, líderes espirituales, procreadores, y padres. Nuestro rol como esposas, el cual fue diseñado por nuestro Creador, es el ayudar a nuestros esposos, tener, nutrir, y enseñar a los hijos, consolar y proveer alimentos para la familia, y mantener un hogar limpio y cuidado (Vea Tito 2 y Proverbios 31).

Compromiso personal: orar a Nuestro Padre en lugar de rápidamente hablar con nuestros esposos. “Basada en lo que aprendí de la Palabra de Dios, me comprometo a permitirle a Dios que mueva a mi esposo a través de su Espíritu Santo. Por mi parte, voy a ‘llevar mis deseos y preocupaciones en oración’ buscando Su rostro. Reconozco que la única manera de ganar a mi esposo para la justicia, especialmente en mis circunstancias presentes, es ‘sin una sola palabra,’ y con mi espíritu respetuoso y humilde”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM