Lea el Testimonio de matrimonio RESTAURADO de Ariana,
"Él quiere que lo tengamos todo"

Este testimonio fue tomado de uno de nuestros muchos
palabra de su Testimonies libros
para ayudarle a
superar cualquier duda o el miedo  en
la capacidad de Dios y el deseo de
restaurar su matrimonio!

Capítulo 10 "Él Vuelve El Corazón"

“En las manos del Señor el corazón del rey
es como un río: sigue el curso
que el Señor le ha trazado.”
Proverbios 21:1

¿Todos le han dicho que su esposo tiene su propia voluntad; por lo tanto él puede “escoger” no regresar a usted?

Mientras intenta restaurar su matrimonio usted será bombardeada, como otras mujeres han sido, por el ataque violento de aquellos que le dirán que es la elección de su esposo y que él tiene voluntad propia para escoger dejarle a usted o estar con otra mujer. Yo me enfrenté a la misma respuesta, especialmente por parte de pastores. Pero, ¡¡gloria a Dios, Él me enseñó la verdad!!

La clave es no su voluntad, sino la voluntad de Dios. Y mientras yo buscaba la voluntad de Dios, Él me enseñó que era Su voluntad el volver el corazón de mi esposo hacia mí, su esposa, porque es lo que Él unió. ¡Gloria a Dios!

Déjeme mostrarle lo que Él me mostró a mí:

¡¡NO es la voluntad del hombre sino la voluntad de Dios!!

• “Dios hace lo que quiere…” Daniel 4:35

• “…que el Altísimo es el soberano de todos los reinos del mundo, y que se los entrega a quien él quiere” Daniel 4:25.

• “… Dios… puede librarnos… ” Daniel 3:17.

Considere a Nabucodonosor. Después de que su orgullo le causara el arrastrarse como un animal, él dijo de Dios “Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra. No hay quien se oponga a su poder ni quien le pida cuentas de sus actos” Daniel 4:35. ¿No es éste el mismo Dios que aún hace las cosas de acuerdo con Su voluntad? ¿Es su esposo mayor que el Rey Nabucodonosor?

Considere también a Jonás. Jonás no estaba dispuesto a hacer lo que Dios quería que él hiciera, pero Dios lo hizo estar dispuesto. “El Señor, por su parte, dispuso un enorme pez para que se tragara a Jonás, quien pasó tres días y tres noches en su vientre” Jonás. 1:17. ¡¡Dios ES INFINITAMENTE CAPAZ de hacer que su esposo esté dispuesto!!

Finalmente, considere a Pablo. “Mientras tanto, Saulo, respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor… una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor… Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no podía ver… el Señor Jesús… me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Al instante, cayó de los ojos de Saulo algo como escamas, y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado” Hechos 9:1–18.

¡¡Dios es INFINITAMENTE CAPAZ de cambiar a su esposo en un instante!! ¡Lo he visto infi nitas veces, con mi propio esposo y con muchos otros esposos! Si usted dice “Pero usted no conoce a mi esposo” Yo le diría— ¡usted no conoce a Dios!

Volviendo el corazón

Usted oirá a pastores y a otros cristianos que dicen que es la voluntad de su esposo el abandonarle, divorciarse de usted, o estar con otra mujer. Pero nosotros acabamos de aprender en la Escritura que no es la voluntad del hombre sino la de Dios.

Puede ser la voluntad de su esposo el abandonarle, divorciarse de usted, o estar con alguien más. Sin embargo, ¡Dios puede cambiar su corazón!

No necesitamos preocuparnos por su voluntad. En lugar de eso necesitamos orar por el corazón de nuestros esposos para que sean cambiados. “En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado” Proverbios 21:1.

¡Ore que Dios le dé a su esposo un nuevo corazón y reemplace su corazón de piedra por uno de carne! “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne” Ezequiel 36:26.

El primer paso para cambiar el corazón de su esposo es encontrar las promesas de Dios, Sus verdades, y luego cumplir con las condiciones para esas promesas. Estos son los versículos que yo memoricé y usé para volver el corazón de Dan hacia mí de nuevo.

• “Cuando el Señor aprueba la conducta de un hombre, hasta con sus enemigos lo reconcilia” Proverbios 16:7.

• “Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” Salmo 37:4.

• “Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará” Salmo 37:5.

• “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” Mateo 6:33.

Cuando usted pone a Dios en primer lugar en su vida, Él empezará a volver el corazón de su esposo hacia usted de nuevo. Usted necesita renovar su mente con los versículos en este capítulo y buscar a Dios para que le quebrante y le cambie si usted espera alguna vez que su esposo se preocupe por usted de nuevo.

Veamos las Escrituras que nos dicen que cómo Dios cambió los corazones de hombres y aún de reyes:

• “Dios… que puso en el corazón del rey… ” Esdrás 7:27.

• “Yo voy a endurecer el corazón de los egipcios… ” Éxodo 14:17.

• “El Señor endureció el corazón del faraón… ” Éxodo 10:27.

• “En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado” Proverbios 21:1

En el libro de Proverbios aprendemos sabiduría. Proverbios 1 versículo 2 al 7 listan los benefi cios de los Proverbios.

• Para adquirir sabiduría.

• Para discernir palabras de inteligencia.

• Para recibir la corrección que da la prudencia, la rectitud, la justicia y la equidad.

• Para infundir sagacidad en los inexpertos.

• Para infundir conocimiento y discreción en los jóvenes.

¡Lea Proverbios todos los días para obtener sabiduría!

Dios es INFINITAMENTE CAPAZ de volver el corazón de su esposo hacia usted de nuevo, pero si usted sigue siendo contenciosa, si la amabilidad no está en su boda, si usted no muestra un espíritu suave y apacible, entonces una vez que su corazón regrese hacia usted, ¡la VIEJA usted causará que él le abandone de nuevo! ¡Asegúrese de leer y volver a leer este libro una y otra vez! ¡Usted debe ser una nueva mujer para que su esposo se quede con usted!

Recuerde, la razón por la que su esposo le ha dejado o ha sido cautivado en adulterio, es que su hogar no estaba edifi cado sobre la roca. Estaba dividido; estaba destruido por sus palabras y su actitud–en otras palabras, porque usted era una mujer contenciosa.

Veamos en Proverbios y en algunas otras Escrituras del Nuevo Testamento:

Sus propias manos. “La mujer sabia edifi ca su casa; la necia, con sus manos la destruye” Proverbios 14:1.

Casa del malvado. “La casa del malvado será destruida” Proverbios 14:11.

Casa dividida contra sí misma. “Todo reino dividido contra sí mismo quedará asolado, y toda ciudad o familia dividida contra sí misma no se mantendrá en pie” Mateo 12:25.

Pero no se derrumbó. “Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca” Mateo 7:24–25.

Edifi cados juntamente. “…siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. En él todo el edifi cio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor. En él también ustedes son edifi cados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu” Efesios 2:20–22.

No lo separe el hombre. “¿No han leído–replicó Jesús–que en el principio el Creador ‘los hizo hombre y mujer’, y dijo: ‘por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo’? Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” Mateo 19:4–6.

Dios ha prometido restaurarle a su esposo de regreso con usted. “La codicia de mi pueblo es irritable, por perversa, en mi enojo, lo he castigado; le he dado la espalda, pero él prefi rió seguir sus obstinados caminos. He visto sus caminos, pero lo sanaré; lo guiaré y lo colmaré de consuelo. Y a los que lloran por él les haré proclamar esta alabanza: ¡Paz a los que están lejos, y paz a los que están cerca! Yo los sanaré–dice el Señor” Isaías 57:17–19.

“Tal vez por eso Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor” Filipenses. 15–16.

¡NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS!

¡EL SEÑOR VUELVE EL CORAZÓN HACIA DONDE ÉL DESEA!

Compromiso personal: pedir a Dios que vuelva el corazón de mi esposo y no temer la voluntad del hombre. “Basada en lo que he aprendido en la Escritura, me comprometo a confi ar en el Señor para que vuelva el corazón de mi esposo. Yo disipo las mentiras de que mi esposo tiene una voluntad propia y por lo tanto, Dios no intervendrá a mi favor ni responderá mis oraciones. Por el contrario, creo que la ‘voluntad de mi esposo’ seguirá hacia donde Dios vuelva su corazón de regreso al hogar”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM