Lea el Testimonio de matrimonio RESTAURADO de Lota,
"Restaurada tras pasar POR el Fuego!"

Este testimonio fue tomado de uno de nuestros muchos
palabra de su Testimonies libros
para ayudarle a
superar cualquier duda o el miedo  en
la capacidad de Dios y el deseo de
restaurar su matrimonio!

Capítulo 2 "El Alfarero Y El Barro"

“...nosotros somos el barro, y tú el alfarero.
Todos somos obra de tu mano.”
Isaías 64:8

Cuando estamos pasando por una crisis matrimonial es muy fácil enfocarse en lo que nuestros maridos nos están haciendo. Sin embargo, mientras usted haga esto, usted tendrá confl icto y nunca llegará a la victoria. Nosotros aprenderemos que nuestros maridos no son el enemigo en “Ganado sin Palabra”

Vamos a aprender en este capítulo que Dios muchas veces no está cambiando la conducta de nuestros esposos porque Dios está usando las cosas que nuestros esposos están haciendo como la rueda del Alfarero y Sus manos para moldearnos más a Su imagen. No obstante, nosotros nos quejamos porque nosotros preferiríamos que Él usara algo o a alguien más, menos a nuestros esposos y nuestros matrimonios como su rueda.

¿Pelea con su Hacedor? “¡Ay del que contiende con su Hacedor! ¡Ay del que no es más que un tiesto entre los tiestos de la tierra! ¿Acaso el barro le reclama al alfarero: «¡Fíjate en lo que haces! ¡Tu vasija no tiene agarraderas!»?” Isaías 45:9. Deje a Dios ser Dios. En lugar de quejarse acerca de “cómo” o “a quién” Él usa para instarnos hasta que fi nalmente buscamos a Dios para que nos cambie, ¡adore a Dios por su fi delidad! Él ha determinado crear en usted un hermoso vaso listo para Su uso.

Hasta que le plazca al Alfarero. “Pero la vasija que estaba modelando se le deshizo en las manos; así que volvió a hacer otra vasija, hasta que le pareció que le había quedado bien” Jeremías 18:4. Dios ha creado a cada persona para Su placer y para Su propósito. ¿Está usted amargada al respecto de su situación, su marido, sus padres, o Dios? Permita que Dios remueva los recuerdos de amargura que están causando que usted (el barro) se “eche a perder” en las manos del Alfarero.

Pero usted no entiende. Muchas mujeres me dicen conforme intento consolarlas o animarlas que yo “¡simplemente no entiendo!” En muchas maneras yo sí entiendo, aunque tienen razón de que nadie sino Jesús realmente entiende. “¿Acaso el alfarero es igual al barro? ¿Acaso le dirá el objeto al que lo modeló: «él no me hizo»? ¿Puede la vasija decir del alfarero: «él no entiende nada»?” Isaías 29:16. Platique con Él acerca de su situación y permítale que le dé paz. Él sabe lo que es mejor para usted, así que trabaje junto a Él.

Usted está en sus manos. “Pueblo de Israel, ¿Acaso no puedo hacer con ustedes lo mismo que hace este alfarero con el barro? –afi rma el Señor–. Ustedes, pueblo de Israel, son en mis manos como el barro en las manos del alfarero” Jeremías 18:6. ¿No es un gran consuelo el saber que usted está en las manos de Dios? Aunque su esposo pueda decirle que a él no le importa, o si la trata como si no le importara, a su Señor sí le importa usted. Mi esposo, Dan, comparte en el video 4 la verdad acerca de lo que su esposo está realmente pensando o sintiendo.

Sólo los humildes

• Humíllese a sí misma.

“Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla… ” 2 Crónicas 7:14. Gente altiva y con deseos de satisfacer su voluntad propia no entienden la Palabra sin el Espíritu; para conocer la mente de Dios, ¡necesitamos humildad!


• La humildad será probada.

“… y te humilló y te puso a prueba para conocer lo que había en tu corazón y ver si cumplirías o no sus mandamientos” Deuteronomio 8:2.

• La humildad la salvará a usted

“Porque Dios humilla a los altaneros, y exalta a los humildes” Job 22:29.

 

• La humildad fortalecerá su corazón

“Tú, Señor, escuchas la petición de los indefensos, les infundes aliento y atiendes a su clamor” Salmo 10:17.

 

• Sólo el humilde será exaltado.

“De sus tronos derrocó a los poderosos, mientras que ha exaltado a los humildes” Lucas 1:52.

 

• Sólo a los humildes se les dará la gracia que necesitan.

“Pero él nos da mayor ayuda con su gracia. Por eso dice la Escritura: «Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.» Humíllense delante del Señor, y él los exaltará” Santiago 4:6,10.

 

• La humildad tiene sus raíces en el Espíritu.

“En fi n, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes” 1 Pedro 3:8. Sin embargo, la falsa humildad será manifestada como justicia propia.

 

Arrogancia espiritual. Más de la mitad de los que vienen a nuestro ministerio por ayuda para restaurar sus matrimonios exhiben arrogancia espiritual o justicia propia. Esto es a lo que yo me refi ero como espíritu de fariseo. Damas, esto es muy peligroso. Esto IMPEDIRÁ que Dios se mueva en sus matrimonios hacia la restauración y es lo que realmente está alejando a sus maridos.

Dios me mostró, en Su Palabra, que Jesús era áspero, crítico y se oponía a solamente un grupo de individuos—¡los fariseos! ¡Y yo era uno de ellos! Hay tantas mujeres cristianas que fi ngen ser espirituales en el exterior pero son inmundas en el interior. Hay tantas mujeres que miran los pecados de sus maridos pero se olvidan de mirar la viga en sus propios ojos. Damas, ¡esa era yo! Yo veía a mi esposo, y SU pecado de adulterio. Sin embargo, nadie podía ver mi contención, mi engaño, o mi arrogancia espiritual.

Otros me veían (y yo me veía a mí misma) como la “pobre víctima” quien había sido abandonada y a quien habían engañado. Pero yo, en mi justicia propia, estaba dispuesta a perdonar. Yo era quien estaba desesperadamente tratando de sostener unida a mi destruida familia. ¡Yo era la que estaba esperando, con los brazos abiertos, para perdonar a mi esposo, “el pecador,” cuando él recobrara el sentido, arrepintiéndose y regresando a la casa desde el campo lejano donde estaba! ¡Escriba, farisea, “sepulcro blanqueado”!

Si usted se puede identifi car con esta manera de pensar pecadora y orgullosa, yo fuertemente le quiero instar a que incline su cabeza delante de Dios y le pida que le limpie de toda esta actitud que no solamente inhibirá la restauración sino que además le pondrá a usted en oposición a una relación con Dios íntima y sincera.

 

Camine en el Espíritu

Camine en el Espíritu. El ser llena del Espíritu Santo le permitirá a usted caminar en el Espíritu, no en el pecado o en los deseos de la carne. Pida a Dios que la LLENE con su Espíritu Santo ¡ahora mismo! “Infundiré mi Espíritu en ustedes, y haré que sigan mis preceptos y obedezcan mis leyes” Ezequiel 36:27.

Camine por el Espíritu. “Así que les digo: Vivan por Espíritu. Y no seguirán los deseos de la naturaleza pecaminos” Gálatas 5:16.

Ore. “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora… ” 2 Crónicas 7:14. En el Curso de Ánimo de Ministerios de Restauración, todas las mujeres cuyos esposos han estado con otra mujer (OM) oraron para que sus “vientres fueran cerrados” Todos fueron cerrados, excepto uno. Dios usó a este hijo como la herramienta para restaurar a esa familia.  

Siempre podemos confi ar en que Dios hará que todo sea para nuestro bien si “sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito” Romanos 8:28.

 

¿Qué “condición” se necesita para ser escuchada? 

CONFORME SUS DESEOS A SU VOLUNTAD. La promesa de Jesús está basada en esta condición: “Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran, y se les concederá” Juan 15:7. Cuando su corazón descansa en Jesús solamente y su voluntad está centrada en Su voluntad, usted está verdaderamente haciéndolo a Él su Señor. Y saber Su voluntad es saber Su Palabra. Es Su voluntad que su matrimonio sea sanado. Él odia el divorcio y desea que seamos reconciliados; sin embargo, Él tiene condiciones.

La condición de la bendición. Cada promesa dada por Dios tiene una condición para esa bendición. Muchos reclamarán una porción de la Escritura, pero al mismo tiempo omitirán las condiciones o las pasarán por alto.

Condición: “Cree en el Señor Jesús…

Promesa: y serán salvos” Hechos 16:31.

Condición: “Deléitate en el Señor…

Promesa: y él te concederá los deseos de tu corazón” Salmo 37:4.

 

Condición: “Instruye al niño en el camino correcto…

Promesa: y aún en su vejez no lo abandonará” Proverbios 22:6.

 

Condición: Primero para “quienes lo aman (a Dios)…,” y en segundo lugar a “los que han sido llamados de acuerdo con su propósito”.

Promesa: “…sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien” Romanos 8:28.

 

¡Mire a Él y sea radiante!

Ellos… fueron radiantes. “Radiantes están los que a Él acuden; jamás su rostro se cubre de vergüenza” Salmo 34:5. ¡Busque su rostro!

Buscad Mi rostro. “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca… ” 2 Crónicas 7:14. “¡Refúgiense en el Señor y en su fuerza, busquen siempre su presencia!” 1 Crónicas 16:11. “Buscarán ganarse mi favor; angustiados, me buscarán con ansias” Oseas 5:15.

Abandone su mala conducta

Abandone su mala conducta. “Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca, y abandona su mala conducta…” 2 Crónicas 7:14. Las Escrituras no son sólo para la cabeza; son para el corazón y la voluntad. Para tener el impacto real de la Escritura, debemos rendir nuestras vidas y nuestras voluntades a la dirección del Espíritu. Debemos estar dispuestos a ser hechos de nuevo. Debemos rendirnos a Él.

¿A quién oye el Señor? “Los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos, atentos a sus oraciones” Salmo 34:15. “Los justos claman, y el Señor los oye; los libra de todas sus angustias” Salmo 34:17.  

¿A quiénes no contesta? Cuando usted está en pecado, Él no contestará, ni aún cuando clame y llore ante Dios. “Ya le pedirán auxilio al Señor, pero Él no les responderá; esconderá de ellos su rostro, porque hicieron lo malo” Miqueas 3:4.

Todos hemos pecado. Todos hemos pecado y sido hallados faltos delante de la gloria de Dios; pero Dios envió a Su Hijo. “Cuando Dios resucitó a su siervo, lo envió primero a ustedes para darles la bendición de que cada uno se convierta de sus maldades” Hechos. 3:26.

Obedecer es mejor que sacrificar. “¿Qué le agrada más al Señor: que se le ofrezcan holocaustos y sacrifi cios, o que se obedezca lo que él dice?” 1 Samuel 15:22. ¿Sabe qué es lo correcto por hacer, ¡pero no lo hace!? ¡Obedezca! “Así que comete pecado todo el que sabe hacer el bien y no lo hace” Santiago 4:17.

Comience a orar el Salmo 51:2–4. “Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. Contra ti he pecado, sólo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos; por eso, tu sentencia es justa, y tu juicio, irreprochable”

 

Sus lágrimas son preciosas para Él

¿Ante quién lloramos? Los hombres parecen odiar nuestras lágrimas. ¿Es acaso porque ellos no saben qué hacer cuando una mujer llora, o porque las mujeres han usado las lágrimas para manipularlos, tanto para que ellos se alejen? El hecho de que Dios es un Dios celoso y que aquellas lágrimas le pertenecen a Él puede ser la razón que explica la indiferencia de nuestros esposos, a veces, hacia nuestras lágrimas. “Llamarás, y el Señor responderá; pedirás ayuda, y él dirá: ‘¡Aquí estoy!’” Isaías 58:9. “No dejes de clamar al Señor por nosotros… ” 1 Samuel 7:8.

Esta victoria puede tomar más tiempo para ser manifestada en la carne. Esperamos las cosas que no se ven. Esto necesitará nuestra fe en Dios. Llore delante de Él solamente, ¡no delante de su esposo! ¡Sólo Dios tiene el poder de cambiar su situación!

Mis lágrimas. “Cansado estoy de sollozar; toda la noche inundo de lágrimas mi cama, ¡mi lecho empapo con mi llanto!” Salmo 6:6. “Mis lágrimas son mi pan de día y de noche” Salmo 42:3. “Toma en cuenta mis lamentos; registra mi llanto en tu libro. ¿Acaso no lo tienes anotado?” Salmo 56:8. “El que con lágrimas siembra, con regocijo cosecha” Salmo 126:5. “Ahora bien —afi rma el Señor—, vuélvanse a mí de todo corazón, con ayuno, llantos y lamentos” Joel 2:12. Para encontrar un más grandioso caminar e intimidad con el Señor, visite nuestra página de internet temprano en la mañana para leer nuestro Devocional Diario que está escrito especialmente para aquéllas en crisis matrimonial.

Moje Sus pies. María Magdalena fue elogiada por Jesús por sus lágrimas. “Llorando, se arrojó a los pies de Jesús, de manera que se los bañaba en lágrimas. Luego se los secó con los cabellos; también se los besaba y se los ungía con el perfume… ‘ella me ha bañado los pies en lágrimas y me los ha secado con sus cabellos’” Lucas 7:38,44.

Lágrimas, clamor y gemidos. Usted debe encontrar y escribir las Escrituras que le ayudarán a entender la sentida sinceridad necesaria cuando clamamos a Dios (especialmente por la salvación de nuestros esposos o por un matrimonio en problemas o destrozado). Conforme usted las lea, marque aquéllas que mueven su corazón y memorícelas durante el tiempo de oración, de rodillas, delante del Señor. Debemos orar, clamar a Dios.

Compromiso personal: Permitir a Dios que me cambie. “Basada en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a permitir a Dios que me cambie a través de cualquier medio o a través de cualquier persona que Él escoja. Yo enfocaré mi atención en cambiarme a mí misma en lugar de cambiar a mi esposo o a otros alrededor de mí”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM