Semana 4: RSM Capítulo 15

"Abril las ventanas del cielo"

Pero primero Testimonios
de Matrimonios Restaurados Tomados de
Nada es Imposible con Dios!

¡Alabado sea Dios por las Cimas de las Montañas!

¡Es hora de gritar desde la cima de la montaña! ¡Cuán grande e impresionante es nuestro Señor Dios! Nadie (nadie de este mundo, es decir) habría creído que mi esposo volvería a casa! Cometí tantos errores en los cuatro años y medio que estuvo con la OM (ni siquiera sabía de ella durante los primeros tres años). Lo llevé a ella cada vez que yo era desobediente a Dios, hasta que me puse en serio con Él.

Durante el primer año y medio, mi esposo se quedaba fuera toda la noche, o no volvía a casa por dos días. Le chillaba y gritaba cuando estaba en casa. ¡Después de un año y medio, nuestro hijo de seis años y yo nos mudamos de nuestra miserable casa lejos de ese "hombre horrible"! ¡PRIMER GRAN error! Con el muro de ira en él, supimos poco de mi esposo. Sin embargo, yo estaba buscando al Señor.

Alabado sea Dios, Él no permitió el divorcio que mi esposo dijo que quería. Me dio tiempo para crecer y aprender en los últimos años acerca de las pequeñas maquinaciones "circunstanciales" de satanás. Comencé a reconocerlos de izquierda a derecha. Supongo que el peor fue cuando mi esposo regresó a casa (por primera vez) y luego de dos meses estaba de vuelta con la relación a largo plazo que tenía con la OM. Dijo que ella lo perdonó por su romance casual, mientras que yo no lo había hecho.

El dolor y la desesperación eran horribles. Me puse a trabajar con Dios rápidamente; el Espíritu Santo me despertó a las 6 a.m. una mañana diciendo: "Confía en Mí, sólo confía en Mí". No había vuelta atrás. El Espíritu Santo me hizo saber que tenía que buscar al Señor con todo mi corazón y pedirle a Dios que sostenga en mí un espíritu de obediencia. ¡Sí, tuve que cambiar! Dios se encargaría de mi esposo. Tuve que orar y permitir que el Señor trabajara a través de mí.

Entonces, una noche yo estaba pasando por el sitio web de Ministerios de Guerra Espiritual (el Espíritu Santo me había hecho claro que yo estaba entrando en la guerra espiritual en la oración por mi esposo). Empecé a buscar otros sitios y en mi búsqueda de una serie de sitios se le ocurrió la letra "p", aunque le pedí una "b" de búsqueda. Bueno, había unos 100 sitios y me deslicé hasta encontrar “Primero a Jesús” y decidí hacer clic en eso. Luego vi "peticiones de oración", e hice clic en eso. Empecé a leerlos y noté que había algunos para los matrimonios por alguna razón, (por supuesto el Espíritu Santo.) decidí volver y ver las peticiones hechas en mi aniversario de boda; encontré uno en esa fecha pidiendo oración por su matrimonio. Dado que la dirección de correo electrónico estaba en la lista, decidí escribir a esta persona y decirle que estaba orando por ella y decirle acerca de otro sitio de restauración de matrimonio. Ella me escribió de nuevo diciéndome acerca de los Ministerios de Restauración. ¡GUAUU! Cuando fui a RMI, devoré la información y SABÍA que era Dios diciéndome que diera el siguiente paso, Él no nos abruma y yo estaba ahora lista para seguir los principios y directrices basados ​​en los principios de las Escrituras. Conseguí el libro de RTM y una Mujer Sabia también.

Empecé a ver todos mis terribles errores, pero, al mismo tiempo, también estaba aprendiendo a ver a través de la ilusión circunstancial, una táctica tan a menudo utilizada con éxito por satanás. Durante los siguientes ocho meses, hice lo siguiente:

Yo oraba incesantemente,

Busqué la voluntad de Dios en todo,

Despedí a mi abogado,

Le devolví los cheques de apoyo de mi esposo,

Le pedí perdón,

No le pedí nada,

Nunca volví a cargar a mi esposo con mis necesidades,

Le di mi declaración de impuestos con la opción de enmendar mi declaración para archivar juntos,

Le di espacio,

No llamé (a menos que el llamara primero),

Le ayudé a través de la terrible y trágica enfermedad y muerte de su padre,

Sugerí que visitara a nuestro hijo conveniente a su horario (siempre y cuando no contradije lo que mi esposo ya había ofrecido a hacer), y

Abrí nuestra casa como un lugar para que él se mudara.

Estos pasos comenzaron el proceso de derribar su pared de odio y ayudarlo a confiar en mí de nuevo. ¡Durante todo el tiempo, el Señor siguió trayendo más y más creyentes y compañeros de oración en mi vida! ¡INCREÍBLE!

Cinco meses más tarde, el Espíritu Santo me dijo que mi esposo estaría en casa repentinamente y sin estar salvo. No sabía cuándo, sin embargo. Llegó a casa de repente y sin estar salvo, por alguna razón. Dios permitió que regresara ocho meses desde que había hecho mis cambios. Dios le permitió regresar de esta manera, no salvado, por una razón; todavía estoy orando incesantemente y buscando Su voluntad para mi vida y las vidas de mi hijo y esposo. ¡Creo, así como creí que mi esposo regresaría a casa, que Dios lo traerá a la salvación! Creer cualquier otra cosa contradeciría las leyes en acción.

¡Tienes razón Erin, que justo antes de tu milagro, satanás trata de sacar todas las paradas! Cuando mi suegro murió, mi esposo envió a nuestro hijo y a mí lejos para "estar solo". El dolor era increíble: parecía que él elegiría a la OM, puesto que vivía con ella desde que murió su padre, pero eso era Dios forzandolos juntos (sin hubo respiro en la casa de su papá, sin embargo, ya que la casa fue golpeada por un relámpago quedándose sin ¡¡electricidad!!). Dios sabía lo que estaba haciendo cuando fue a vivir allí con ella. La mujer que me ayudó a través de todo esto me decía que Dios estaba permitiendo estas cosas, sí, tenía que confiar en Dios. La lección para mí era sobre la CONFIANZA. La oración cambia todo, porque Dios nos ha llamado a amar profundamente, ¡no importa cuánto duela!!! ¡Nunca daré a satanás el alma de mi esposo!!

Para el mundo, parece la ley de lo imposible, pero para aquellos que creen y confían en Dios, sabemos que es la única Verdad! ¡Con Dios nada es imposible!

Te alabo, dulce Señor, con todo mi ser. No porque trajiste a mi esposo a casa, sino porque te amo. Tú me cambiaste y me hiciste una vida completa, con significado, llena de amor y compasión.

¡Nuestro hijo va a una escuela cristiana y mi esposo está incluso pagando la matrícula! ¡Nuestro hijo será para siempre un firme creyente en su generación! ¡Ha visto el poder de la mano de Dios! Él creyó, oró conmigo, y ama al Señor con todo su corazón.

¡Dios es realmente tan impresionante! Hace que nos preguntemos cómo podría haberlo dejado fuera de mi vida por tanto tiempo ....

¡Alabado seas Señor Jesucristo! Gracia y paz a vosotros, hermanos y hermanas; ¡sigan creyendo, sigan confiando, sigan obedeciendo! ¡Dios es genial!

¡Dios Restaura Otro Matrimonio Imposible!

Mi esposo se fue en enero con una actitud muy hostil y enojado. Él era frío y parecía odiarme. Me dolía como nunca imaginé, estaba herida. Yo era cristiana, pero no estaba tan cerca del Señor como debía estar. Nuestro matrimonio había estado en problemas durante un tiempo. Estábamos demasiado lejos para recuperarnos, aunque lo quería con todo mi corazón.

Se había hecho mucho daño. El año siguiente resultó ser el más frío de mi vida. No me dijo su ubicación exacta, sólo la ciudad donde vivía. Tuve que llamar a su madre si quería hablar con él. Ella lo llamaba y le transmitía mis mensajes. Se tomaba su tiempo devolviendo llamadas, todo el tiempo siendo tan frío como el hielo.

Este tratamiento continuó durante un año. Él venía y visitaba, pero se retiraba, frío y amargado. No parecía en absoluto como si quisiera que las cosas funcionaran. Después de un año de tortura y de posponer el divorcio, decidió (con persistencia de mí) que dejaría el divorcio y volvería a casa. Todavía estaba distante, y las cosas estaban muy tensas, no era en absoluto como una reunión o "reconciliación" debería ser.

Él continuó trabajando en dos trabajos (fuera de la ciudad) y volvía solamente a casa los domingos por la tarde. Se iba los lunes por la tarde. Finalmente, dejé mi trabajo y me mudé a donde él estaba, pero todavía no era el final del cuento de hadas que esperaba y deseaba. Se volvió cada vez más amargo, hostil, frío y distante.

Después de un tiempo, empecé a reconstruir las cosas. Para hacer una larga historia corta, lo descubrí con la otra mujer. Aun así, no respondía. Me dejó de nuevo. Pero ahora, yo había dejado mi trabajo y dejé a mis amigos y familiares para estar con él. Él no tenía nada que ver conmigo. No pasaba la noche conmigo. Esto continuó durante más de un mes.

Oraba por teléfono todas las noches con mis padres. Muchos otros oraban. Muchas personas me dijeron que simplemente "me diera por vencida", que yo no podía hacer nada y que era inútil. ¡Incluso los cristianos! Fui criada en una iglesia pentecostal. Mis padres se habían arraigado en nosotros, "pide, y tú recibirás." Creí con todo mi corazón, y cuando es tu corazón puedes realmente creer.

Me negué a creer que un Dios que no toleraba el divorcio quería que me divorciara de mi esposo. Creí más fuerte que nunca. Yo sabía que Dios responde a las oraciones y que Él respondería a las mías. Sabía que no oraba en contra de Su voluntad. Sabía que la situación era imposible, y el corazón de mi esposo estaba totalmente frío. A menos que Dios lo hiciera, nunca sucedería.

Podría estar aquí toda la noche si te dijera todos los detalles, pero el tratamiento frío que recibí de este hombre estaba más allá de mi imaginación. ¡Estaba devastada! Aproximadamente hace un mes, vino por la noche, y luego dos noches. La tercera noche, se fue y volvió por sus gafas de sol. La OM dejó un mensaje para mí mientras él y yo estábamos fuera.

¡Él escuchó el mensaje, fue y se puso su ropa, y volvió a casa a pasar la noche! Al día siguiente, llegó a casa con más ropa. Para el final de esa semana, la OM dejó el trabajo en el que trabajaban juntos. ¡EL ESTÁ EN CASA!

Estamos trabajando en restaurar nuestro matrimonio, y le doy a Dios, toda la alabanza sea para Él. ¡ERA UNA SITUACIÓN IMPOSIBLE! ¡EL CORAZÓN DE PIEDRA DE MI ESPOSO SE HA SUAVIZADO, Y VEO CADA DÍA EL MILAGRO DE DIOS! ME NEGUÉ A DARME POR VENCIDA. PEDID Y SE OS DARÁ. DIOS ESTÁ EN EL NEGOCIO DE HACER MILAGROS. EL MISMO DIOS QUE CONVIRTIÓ EL AGUA EN EL VINO, CAMINÓ EN EL AGUA Y EL QUE RESUCITÓ A LOS MUERTOS, TODAVÍA PUEDE REALIZAR MILAGROS HOY.

NO ENTIENDO POR QUÉ LOS CRISTIANOS NO BUSCAN Y SOLICITAN A DIOS MÁS MILAGROS. LAS PALABRAS Y LAS PÁGINAS DE ESTE ORDENADOR NO PUEDEN EXPRESAR O SOSTENER LA ALEGRÍA QUE MI ORACIÓN RESPONDIDA ME HA TRAÍDO. ¡ALABADO SEA EL SEÑOR! ¡ÉL ES INCREÍBLE!

Este testimonio fue presentado por una mujer que no era miembro de nuestro ministerio; por lo tanto, me puse en contacto con ella porque me preocupaba que había cambios en ella que había que hacer o que pronto pondría en peligro su matrimonio restaurado.

Estamos recibiendo muchos gritos de ayuda de las mujeres cuyos maridos han regresado a su casa, pero se van de nuevo o les piden que se vayan. Esta es una restauración prematura. Esto demuestra que Dios RESPONDERÁ a sus oraciones, pero si no ha cambiado, entonces los mismos pecados que le causaron que su esposo se fuera, serán la causa de que la restauración se arruine.

Su fecha de restauración está en Su calendario, lista o no. Asegúrese de usar su tiempo sabiamente para dar gloria a Dios.

¡Dios Cambia el Corazón y la Restauración le Sigue!

¡Mis preciosas hermanas y hermanos en Cristo, tenemos un Dios maravilloso! Él me ha cambiado y me ha moldeado tanto desde que empecé a creer para mi matrimonio. ¡Es increíble!

Ahora soy una ama de casa a tiempo completo, disfrutando de mantener nuestra casa limpia y preparándola para encontrarme con mi querido esposo cuando regresa a casa. Planeo cocinar extensamente y prepararle sus platos preferidos. Desde que fui criada en el fuego del movimiento de liberación de las mujeres, esto era algo que nunca pensé que iba a hacer, y mucho menos hablar de disfrutarlo.

¡Mi dulce amado llegó a casa! Me regocijo en su decisión, y doy gracias a nuestro Padre Celestial por haber restaurado nuestro matrimonio (todavía queda mucho por hacer). Mi esposo no ha confesado a la OM, y no hemos aclarado todos los fundamentos, pero sé que sucederá en el tiempo de Dios.

Gracias por este ministerio y este sitio web y todos los reportes de alabanza. Me han fortalecido tanto en las horas en que el enemigo lanzaba dardos ardientes hacia mí. Sin embargo, gracias a la Espada del Espíritu, la Palabra de Dios, también manifestada a través de este sitio web, "Todo obrará para bien para los que aman al Señor y son elegidos según su propósito". ¡Alabado sea el Señor, mientras creemos, alabemos Su santo nombre!

¡Amén!

¡Alabado sea el Señor!! ¡Estamos RESTAURADOS!

Sólo quiero alabar al Señor porque mi esposo regresó a casa la semana pasada, después de un año de separación. No había visto ningún cambio, ni siquiera lo había visto en un mes. Él vino a visitarme el domingo por la noche y volvió el lunes por la noche y durmió en el sofá. El martes por la tarde, cuando llegué a casa del trabajo, él estaba allí.

¡Me preguntó si lo aceptaba de vuelta! ¡Alabado sea el Señor! ¡Es tan fiel! Incluso cuando yo seguía tropezando y falta de fe, Él no se rindió conmigo. Sé que tenemos un largo camino por recorrer, pero el Señor está con nosotros. ¡Alabado sea el Señor!

¡Restauración en Virginia Occidental!!

Por favor envíeme otro libro de “Cómo Dios Puede y Va a Restaurar Su Matrimonio”. Regalé mi último ejemplar y conozco otra señora que necesita uno. ¡La otra señora que le di el libro a está AHORA en la iglesia con su esposo!!! ¡Su adulterio ha terminado!! ¡Ella me dijo que su vida es ahora MEJOR que antes!! ¡Esto es increíble, sólo a través del Señor esto ha sucedido!! ¡¡Dios es maravilloso!!

¡Restaurado!! ¡El Poder de Dios Sanará CUALQUIER Matrimonio!!!

Quería compartir con todos ustedes el poder de orar por la otra mujer (o el hombre). ¡Mi matrimonio ha sido restaurado recientemente!

No ha sido un camino fácil. Después de que mi esposo estuvo en casa por casi un mes, descubrí por casualidad que no había roto totalmente con la otra mujer, ni le había dicho que se había mudado a casa. Aunque se había mudado de su casa, no tenía ni idea de que había vuelto a mí.

¡Cuando me enteré, Dios me dio la paz y la sabiduría para tratar con la situación con un espíritu suave y apacible! Mi esposo parecía casi aliviado de que toda la verdad fuera sacada finalmente. Ahora todo lo que tenía que hacer era decirle a la otra mujer que había terminado. Esto era algo que no había podido hacer durante cuatro semanas, pero ahora tenía la convicción de que tenía que hacerlo.

Como esperábamos, no lo tomó bien. Inmediatamente recibí un correo electrónico muy odioso e hiriente de ella detallando todas las veces en las semanas anteriores que ella había sido íntima con mi esposo. A pesar de que me dije a mí misma que estuviera preparada para algo como esto, aun así, me quedé sin aliento y todavía recuerdo eso a veces. [Busque la protección de Dios borrando esos mensajes tan pronto como se descubra cualquier contenido dañino. "porque da vergüenza aun mencionar lo que los desobedientes hacen en secreto." (Efesios 5:12, NVI).

La parte de esta historia que requiere elogios es el segundo correo electrónico que recibí de ella. (A través de todo esto me había estado haciendo orar por ella, no fue fácil, y no quería hacerlo, pero sabía que tenía que hacerlo.) Un par de días después del primer correo electrónico, recibí un segundo correo electrónico de ella. El tono era totalmente diferente del primer correo electrónico. ¡Ella estaba arrepentida!!

¡Ella dijo que ella sabía que lo que había hecho estaba mal y me pidió perdón!!! Dijo que no podía creer que se había convertido en la clase de mujer que siempre había odiado y que siempre había temido interferir en su propio matrimonio. ¡Su corazón había cambiado!!!

¡Creo que Dios va a restaurar su matrimonio también! ¡Creo que Él va a llevar a esta mujer a la salvación! También creo que había otros si no hubiera orado por ella, ella habría seguido atormentando a mi esposo y a mí mientras tratábamos de volver a poner este matrimonio en un terreno sólido.

Por favor oren por la mujer o el hombre que está en una relación adúltera con su esposo. ¡Dios es poderoso! ¡Hará cosas que nunca soñó que Él haría y en el proceso traerá una gran sanidad a su corazón!

¡Restaurados, Milagros y Heridas Sanadas!

Mi matrimonio ha estado restaurado por varios meses. El Señor no se detuvo con la restauración; mientras aplico las Escrituras y los principios bíblicos y obedezco a Dios y a Su Palabra, veo diariamente a Dios cambiándome y moldeandome. Él ha hecho milagros maravillosos, pequeños y grandes, que aparecen constantemente dentro de nuestra familia previamente herida.

Oraba para oír a mi esposo decirme que me amaba, con la ternura que una vez demostró, ¡y ahora me dice, y me muestra, su amor cada día!! ¡Oré para que Dios devolviera a mi esposo a la "esposa de su juventud" y una y otra vez mi esposo me dice que él siente que tiene a su novia de nuevo!!

¡Nunca hemos estado más contentos!!! Anoche nos fuimos a comer después de hacer nuestras compras de supermercado (una gran tarea para una familia de ocho), y mi esposo me dijo que su vida no podía ser mejor ... ¡él estaba tan contento y feliz! Entonces, estas muy queridas palabras fueron dichas: -"Espero volver a casa a ti y a nuestros hijos todos los días ahora ... Espero pasar cada día y tiempo juntos".

ALABADO SEA DIOS!!!!!!!!!!!!

Durante años y años, orquesté nuestra adoración y vida espiritual. Ahora, le pregunto a mi esposo si vamos a asistir a la iglesia, y muchas veces él ha dicho "No, no esta semana". Pero Dios necesitaba separarme de las relaciones no saludables en nuestra comunidad eclesial. Adoraba a la iglesia, no a Dios. Yo era una farisea y me había puesto por encima de mi esposo ... Yo era la cristiana "sábelo todo y que lo forzaba todo" en nuestra familia. ¡Ahora espero, con alegre anticipación, el día en que Dios haga de mi esposo el líder espiritual de nuestra familia después de que Él me haya cambiado!

Él ha respondido a CADA una de mis oraciones, y por lo tanto, Él, por supuesto, responderá esta oración también, en el tiempo que es correcto para nosotros. Mientras tanto, continúo en mi armario de oraciones, confiando en Dios y agradeciendo a Dios por el milagro de nuestro matrimonio restaurado. ¡¡Gracias Señor!!

¡Desperté para Encontrar a Mi Esposo en Casa!

¡No tenía idea de cuándo presenté mi reporte de alabanza la semana pasada diciéndole a la gente que "no se rindieran" y que "nuestros milagros pudieran estar a la vuelta de la esquina" como lo estaba el mío!! Alabado sea el Señor, mi esposo se mudó el sábado por la mañana. Entonces, el sábado por la noche yo estaba leyendo un libro que decía: "Si necesitas un milagro en tus finanzas, salud o matrimonio, la única razón por la que no lo tienes es porque no lo has pedido, creído y lo esperaba ".

Bueno, esa noche oré y le pedí a Dios, esperando completamente que mi milagro sucediera en SU tiempo designado, luego me fui a la cama. Eso era 11:15 p.m. Luego alrededor de 1:30 a.m., me despertó mi esposo de pie al lado de la cama. Él dijo: -"¿Quieres que vuelva a casa?" , yo dije: -"¡Sí!" Y luego se rió. Me preguntó de qué me estaba riendo. Le dije: "NO CREARIAS el sueño que acabo de tener". Entonces le expliqué que había soñado que iba a volver a casa.

Luego, dijo que estaba cansado de ir en contra de Dios, que quería volver a casa y darle su mejor esfuerzo!

¡Tenemos un largo camino por recorrer, pero alabado sea el Señor, mi esposo QUIERE estar AQUÍ y está dispuesto a intentarlo!

Por favor, oren por nosotros, ya que todavía estamos en una posición muy vulnerable y satanás no se rinde fácilmente. Le doy TODA alabanza, porque yo no habría sido capaz de manejar esto sin Él. Sé que es Su voluntad y sólo Él puede sanar este matrimonio. Sólo quiero Su voluntad para mi matrimonio y mi vida. Lo alabo y le agradezco.

¡Gracias a usted y su ministerio!! ¡Sus libros y este sitio han sido una bendición para mí durante este tiempo! Dios ha hecho tal trabajo en mí y espero que continúe.

¡Restaurado Después de Dos Años de Separación y Divorcio!

Mi esposo y yo estuvimos separados hace dos años y pasamos por tiempos difíciles mucho antes. Los problemas financieros me hicieron amargar y tener resentimiento hacia mi esposo. Yo no era cristiana y él si lo era. Esa amargura y cólera abrió una puerta para que satanás entrara y nos robara a nuestra familia. Tenemos hijos de 13 y 12 años. Mis ojos estaban cegados y mi corazón estaba frío. ¡Herí a mi esposo severamente, y con una sonrisa en mi cara! Le pedí que saliera de la casa sin tener en cuenta las consecuencias, escuchando el consejo de los no cristianos que me dijeron: -"Simplemente despídelo; las cosas nunca cambiarán ".

Después de que él se vio obligado a encontrar un apartamento el diablo comenzó a atacar su fe (él había orado para que yo fuera salva durante nuestros 15 años de nuestro matrimonio). Empezó a salir con amigos y se alejó.

Con mi enojo y mi corazón duro yo lo empujé al divorcio sólo para demostrar que nadie podía tratarme de esta manera. No pensé en cuáles serían los verdaderos efectos sobre nuestros hijos. Mi suegra oró por nosotros todos los días y pidió que las puertas se cerrarían en la próxima fecha de la corte. Aun así, fui a la corte preguntándome qué iba a detenerme.

Cuando llegué al tribunal, nadie estaba sentado en la sección a la que yo estaba asignada. Le pregunté a un representante y me informó que el juez estaba fuera de la ciudad (nadie me lo había dicho) y todas las peticiones habían sido trasladadas a otro tribunal. Mi nombre no estaba en la lista. Entonces mi abogado llegó tarde, pero todavía insistía en esperar. Cuando llegó, me ​​informó que había un problema. Los tribunales habían estampado los números incorrectos de la corte de manutención de menores en mis documentos. Todavía insistía en que continuáramos. Buscó a un juez de turno para que tomara mi juramento en ese momento. Dijo que no tocaría mi caso. Todavía empujé y él encontró a otro juez que me atendió. Dice, -"Que no lo separa el hombre", ¡pero yo lo había hecho! Ese fue el error más horrible que he cometido en toda mi vida (tengo 41 años).

Entonces, cuando empecé a aprender sobre la Palabra, me di cuenta de cómo permitía que el diablo entrara y me mintiera. Comencé a luchar por mi familia. Oraba diariamente y quería dejar de fumar muchas veces. Entonces, cuando lo que le hice se volvió hacia mí, sabía lo horrible que se sentía. Me arrepentí y le pedí perdón a Dios y empecé a buscar su Palabra. Esta tormenta me hizo cambiar de dirección. Fue una lucha larga y dolorosa mientras era un bebé cristiano. Dios me sostuvo a través de todo el dolor y yo seguí yendo a la iglesia, incluso cuando las cosas estaban en su peor momento.

¡Si alguien hubiera visto lo mal que estaban las cosas en ese momento, y nos ve ahora, sabrían que esto es un MILAGRO! Ni siquiera podíamos enfrentarnos o hablar tratar de hacernos daño. Si no fuera porque Dios y otras personas y familiares oraban por mí en grupos de oración, yo no habría sido lo suficientemente fuerte como para estar aquí hoy.

Un día le pedí a Dios que me mostrara cuando mi familia sería restaurada. Tuve un sueño que me dijo que marcara una fecha en el calendario de la semana siguiente. Me desperté y pensé: -"Eso era en sólo un par de días; esa no puede ser mi respuesta. "(¡Todavía no sabía que Dios puede hacer un milagro al instante!)

Le pregunté a Dios de nuevo la siguiente noche y la mañana siguiente mi esposo se detuvo en nuestra entrada antes de irme a trabajar. (Durante todo un año y medio se aseguraría de que me hubiera ido antes de que viniera a preparar a los muchachos para ir a la escuela.) Cuando oí que su camioneta entraba en nuestro camino, supe al instante que Dios oyó mis gritos.

¡Ahora estamos más felices de lo que estuvimos en nuestros primeros 15 años!!! Nuestra boda es la próxima semana y tendremos a nuestros hijos al lado de nosotros para reclamar lo que el diablo nos robó. Alabado sea el Señor. Una compañera de trabajo está pasando por una situación muy similar. Le pedí a Dios que me guiara con las palabras para ayudarla. Le envié su sitio web hoy y seguiré orando por ella. ¡Gracias!

¡Divorcio Rechazado el Día Antes de la Audiencia! —¡Matrimonio Restaurado!

¡Mi divorcio iba a ser finalizado el 19 de abril, pero mi esposo lo había rechazado para el 18! Dios trabaja en el momento justo, incluso cuando pensé que era inútil y quería renunciar. Seguí volviendo una y otra vez al libro de Erin, y orando.

Finalmente me rendí y confié en Dios para hacer lo que no podía hacer por mí misma. Mi esposo se mudó a casa y estamos compartiendo lo que hemos aprendido con otros. He tenido la oportunidad de comenzar un pequeño grupo en mi iglesia y he dado libros a cualquiera que haya compartido conmigo que ellos también están pasando por separación o divorcio.

Tengo algo que ofrecer a alguien más sólo a través de la gracia de Dios. He hecho amigos a través de este sitio y la esperanza de un día ser capaz de dar tanto como me han dado y bendecido.

¡Con el trabajo duro y la determinación de Erin, esta experiencia ha cambiado en verdad mi vida!! ¡Ha restaurado y cambiado mi matrimonio en lo que Dios quiso que tengamos, no otra estadística de divorcio!

Tengo solamente amor y gratitud total que este sitio estaba allí para mí cuando no había ninguna otra solución a lo que creía ser una situación sin esperanza. ¡Me recuerda cada día de la promesa que ha mantenido que muestra el AMOR que mi Dios tiene para mí!

TODAS LAS COSAS SON POSIBLES A TRAVÉS DE CRISTO. ¡Esto significa que su matrimonio también! ¡Dios te bendiga y gracias!!!!!

¡Dios Trajo Mi Esposo a Casa!

Dios me reveló esta mañana, mientras me sentaba llorando por los acontecimientos que estaban ocurriendo en este momento en mi matrimonio, de hecho, tengo mucho por alabarlo a Él. Había estado orando por dos años para que Dios trajera a mi esposo a casa (él ha vivido en otros estados desde que nos casamos hace 2 años).

Gloria a Dios, él va a los servicios de la iglesia y funciones conmigo y está muy involucrado en la remodelación de nuestra casa. Mientras me siento y pienso, Dios ha sido tan fiel, pero mis ojos han sido cegados por los acontecimientos que todavía están sucediendo (la OM que llama nuestra casa, etc.). ¡El enemigo había cegado mis ojos para que yo no pudiera ver la bondad de Dios!!!

Yo había prometido a mi Señor y Salvador que lo alabaría desde los tejados por su grandeza y su fidelidad en todo esto. Quiero comenzar ahora mismo, dándole la gloria aun cuando las cosas aún no estén terminadas, ¡porque SÉ que lo estarán!!

¡Gracias a los Ministerios de Restauración, por su guía bíblica y oraciones!!! Es curioso cómo Dios me había estado diciendo muchos de tus principios de los que hablas en tus libros mucho antes de que yo los leyera. La gente me dijo que estaba loca. Pensé que estaba loca a veces, también. Sé que Dios divinamente guió mi camino hacia el tuyo, Erin. Él me trajo a este ministerio justo cuando más lo necesitaba. ¡Mi Dios es tan fiel!

Gloria a DIOS. ¡Gracias Jesús, porque tú eres fiel!

RSM Semana 3 Capítulo 15
"Abrir las ventanas del cielo"

“Pruébenme en esto –dice el Señor Todopoderoso-,
y vean si no abro las compuertas del cielo
y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde”.
—Malaquías 3:10

 

Esta es una declaración muy poderosa de Dios. En ningún otro lugar de las escrituras Dios nos dice que lo probemos, excepto en este versículo. ¿Qué es lo que Dios dice que va a causar que Él abra las compuertas del cielo y derrame su bendición sobre nosotros hasta que sobreabunde?

“Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto -dice el Señor Todopoderoso-, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición hasta que sobreabunde.” (Mal. 3:10)

¿Lo vio? Es el diezmo. ¡El diezmo hará que Dios abra las ventanas del cielo y que derrame Sus bendiciones sobre su vida!

Muchos cristianos se alejan y no aprenden todo lo que pueden sobre este principio tan importante, ¡Pero por favor no se lo pierda! Dios quiere que seamos fieles y obedientes en todas las cosas y cuando descuidamos u optamos por ser desobedientes en un área de nuestra vida, también se afectan las otras áreas.

¿Qué es exactamente el diezmo? Es devolverle a Dios el diez por ciento de nuestros ingresos.

Nuestra sociedad en su conjunto es ignorante acerca de este principio. Muchas iglesias le fallan a su pueblo al no enseñar la importancia del diezmo. ¿Por qué es tan serio? Dios se enoja cuando fallamos en devolverle lo que es legítimamente Suyo. “Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella, el mundo y cuantos lo habitan” (Sal. 24:1). Diezmar es un acto de adoración.

Hay muchos cristianos que viven en la pobreza o que tienen tantas deudas como los no creyentes. Dios quiere hacer de cada creyente “cabeza y no cola.” El quiere que esté en la “cima” y no “en el fondo” de las deudas o cualquier otra cosa que quiera dominar o controlar su vida (Dt. 23:13). Se nos dice que “No tengan deudas pendientes con nadie a no ser de amarse unos a otros…” (Rom. 13:8). “Los ricos son los amos de los pobres; los deudores son esclavos de sus acreedores” (Prov. 22:7).

La mayoría de cristianos son bendecidos con mucho, especialmente si vemos a otras naciones y el nivel de pobreza en el que muchas personas del mundo viven. Nosotros gastamos nuestros ahorros en placeres mientras nuestras iglesias, nuestros misioneros y nuestros ministerios luchan por llegar a fin de mes. ¿Por qué? Porque tratamos de aferrarnos a lo que legítimamente no es nuestro.

Tomamos pero damos tan poco. “Recuerden esto, el que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia en abundancia cosechará. Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Cor. 9:6)

Nosotros pedimos y nos preguntamos por qué no recibimos. “Y cuando piden, no reciben porque piden con malas intenciones para satisfacer sus propias pasiones”. (Santiago. 4:3).

Dios quiere bendecir a Su gente, pero El no lo hace porque no están dispuestos a dar a su templo. El nos dice en Hageo 1:6-7, “Ustedes siembran mucho, pero cosechan poco; comen, pero no quedan satisfechos; beben, pero no llegan a saciarse; se visten, pero no logran abrigarse; y al jornalero se le va su salario como por saco roto. Así dice el Señor Todopoderoso, ¡Reflexionen sobre su proceder!” 

“Ustedes esperan mucho, pero cosechan poco; lo que almacenan en su casa, Yo lo disipo de un soplo. ¿Por qué? ¡Porque mi casa está en ruinas, mientras ustedes sólo se ocupan de la suya!” (Hag. 1:9)

Comprendiendo el diezmar

Es irónico como muchos cristianos creen incorrectamente que no son “capaces” de diezmar y bendecir a Dios con sus ofrendas. La verdad es que ellos simplemente se encuentran en un círculo vicioso al cual la obediencia y la fe son la respuesta. ¡Ellos no son capaces de dar porque ellos roban a Dios para pagar a los hombres, y por eso se están robando a ellos mismos la posibilidad de ser bendecidos!

Es un hecho, cuando estamos en total pobreza es cuando Dios nos pide que demos. Muchos cristianos en Macedonia entendieron y aplicaron este principio de dar. “En medio de las pruebas más difíciles, su desbordante alegría y su extrema pobreza abundaron en rica generosidad” (2 Co. 8:2). ¿No suena igual a la situación en la que muchos de nosotros estamos?

¿Por qué el 10%?

La palabra diezmar en el hebreo es “ma´asrah,” que traducido significa “una décima”, Por eso cuando Dios en todo momento nos habla en Su palabra y nos dice la palabra “diezmo”, El se refiere a que le demos una décima.

¿Por qué debo dar mi diezmo primero, antes de pagar mis cuentas?

Ese es el principio de las “primicias” de nuestro trabajo. Deuteronomio 18:4 nos dice que “También les darás las primicias de tu trigo, de tu vino y de tu aceite, así como la primera lana que esquiles de tus ovejas”. A continuación, en Éxodo 34:24 y 26, Dios dice, “Porque yo arrojaré a las naciones de tu presencia, y ensancharé tu territorioLas primicias de los primeros frutos de tu tierra llevarás a la casa de Jehová tu Dios...”

Esto está también confirmado en el Nuevo Testamento cuando Jesús nos cuenta en Mateo 6:33, “Más bien busquen, primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas les serán añadidas”.

¿Dónde debo diezmar?

Malaquías 3:10 afirma, “Traigan íntegro el diezmo para los fondos del templo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto, -dice el Señor Todopoderoso- y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición que sobreabunde.”

Su templo es en donde usted se alimenta espiritualmente. Muchos cristianos cometen el error de dar donde ellos no son alimentados espiritualmente o prefieren dar en un lugar donde ellos vean que verdaderamente hay una necesidad, pero esto es una tontería. ¡Es como ir a un restaurante, ordenar comida, pero cuando te llevan la cuenta, le dices al cajero que preferirías dar ese dinero al restaurante que está calle abajo porque no le está yendo muy bien!

Si usted asiste a una iglesia en donde está siendo alimentada, entonces debería diezmar por lo menos una décima parte de sus ingresos a su iglesia local. Esto significa que si está asistiendo a una iglesia en otro lugar y se siente inclinada a sembrar financieramente en nuestro ministerio (o cualquier otro ministerio o misión), entonces eso sería una ofrenda “por encima y más allá” de su diezmo. Nosotros no queremos robar de su iglesia para sembrar en nuestro ministerio “porque esto no les trae ningún provecho” (Heb. 13:17).

Sin embargo muchas de nuestras hermanas miembros que no están asistiendo a la iglesia (por múltiples razones) y están siendo alimentadas espiritualmente a través de nuestro ministerio diezman sembrando en la restauración de matrimonios ya que es aquí donde ellas están siendo alimentadas espiritualmente.

Una vez más, como le he alentado en el transcurso del libro, busque a Dios. Esto va para todo, incluyendo sus finanzas. ¡Después sea obediente y fiel con El

No cometa el error de ser diligente siguiendo todos los principios en restaurar su matrimonio y sin embargo fallar en dar el diezmo, no sea que encuentre que su matrimonio no está restaurado porque le está robando a Dios.

Recuerda, Malaquías 3:8-10 establece, ¿Robará el hombre a Dios? ¡Ustedes me están robando! Y todavía preguntan, ¿En qué te robamos? En los diezmos y en las ofrendas. Ustedes –la nación entera– están bajo gran maldición, pues es a mí a quien están robando.”

Como no estoy bajo la ley, y vivo por gracia, 10% ya no es necesario. ¿Verdad?

La gracia de Dios nos garantiza más, no menos. Cuando hemos experimentado Su perdón, Su misericordia, Su compasión y Su sacrificio por su sangre derramada nos volvemos partícipes de Su gloria y esto hace que aumente nuestra voluntad de dar más, y no menos sin duda.

“… Lo que ustedes recibieron gratis, denlo gratuitamente”. (Mt. 10:8)

“El que no escatimó ni a su propio Hijo, sino que lo entregó por todos nosotros, ¿Cómo no habrá de darnos generosamente, junto con él, todas las cosas?” (Rom. 8:32).

Sin embargo, “…El que siembra en abundancia, en abundancia cosechará. Cada uno debe dar según lo que haya decidido en su corazón, no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al que da con alegría” (2 Cor. 9:6).

Si realmente somos de doble ánimo y no confiamos verdaderamente que Dios nos va a proveer, “permite que este hombre suponga que no va a recibir nada del Señor” (Stg. 1:7). Si nos aferramos a lo que tenemos tratando de tener cuidado de nosotros mismos, nunca vamos a ver el asombroso poder de Dios a favor nuestro.

El deseo de Dios es derramar Su poder y Sus bendiciones en nuestra vida de tal manera que nos desbordan y nos abrumen. Cuando nosotros damos el diezmo, estamos siendo obedientes. Cuando por gratitud y adoración absoluta, nosotros damos ofrendas más allá de lo que se ordena, realmente estamos abriendo la puerta a Dios para que derrame Sus bendiciones y haga su voluntad en nuestras vidas. 

Nosotros conocemos que El “Al que puede hacer muchísimo más que todo lo que podamos imaginarnos o pedir, por el poder que obra eficazmente en nosotros” (Ef. 3:20).

“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas le serán añadidas” (Mat. 6:33). ¿Tomamos a Dios en Su Palabra o no?

Principios de Administración

Tal y como lo hemos estudiado, el diezmar es un principio importante en la Biblia. Dios espera de nosotros que demos de regreso una porción de lo que Él tan generosamente nos ha dado. De hecho, todo lo que nos ha dado sigue siendo de Él – nosotros somos administradores, de lo que Él nos ha confiado para cuidad la tierra y todo lo que hay en ella. Cómo manejemos lo que Él nos ha confiado: nuestro dinero, nuestros talentos, nuestro tiempo, demuestra nuestra obediencia a Su Palabra, nuestra confianza en Su Promesa de proveer y, lo más importante, nuestra fe en El.

La forma en que ve y maneja sus finanzas crea una base en su crecimiento como cristiano, y el entendimiento de los principios de Dios sobre la administración le permitirá madurar en su caminar espiritual y heredar las bendiciones que Dios tiene para su vida.

Como habrá leído hasta ahora en lo que lleva del libro, Dios trata con muchas áreas de nuestra vida que indirectamente afectan nuestro matrimonio. No es suficiente concentrarse únicamente en los principios del matrimonio, permítame recordarle una vez más, que Dios está utilizando esta prueba en su matrimonio para transformarla más a Su imagen, mientras la saca de los caminos destructivos del mundo y le enseña la senda de la vida.

Las riquezas de Dios no nos fueron dadas para “hacernos ricos” en la misma forma en que el mundo busca riqueza, sino que sus bendiciones son parte de nuestra herencia. Dios quiere hacernos prosperar (Jer. 29:11) siempre y cuando El sepa que nosotros usaremos nuestra herencia sabiamente, sin permitir que la prosperidad nos traiga la ruina. Darle un carro a un muchacho que es muy joven ciertamente puede terminar en una tragedia. No es sino hasta el momento en que un padre observa madurez que estará dispuesto a darle las llaves del carro.

Dios quiere que tengamos una actitud madura hacia el dinero, ya que éste tiene el poder de afectar en la forma que tomamos decisiones sabias. “Sólo dos cosas te pido, Señor; no me las niegues antes de que muera: Aleja de mí la falsedad y la mentira; no me des pobreza ni riquezas sino sólo el pan de cada día. Porque teniendo mucho, podría desconocerte y decir: “¿Y quién es el Señor?” Y teniendo poco, podría llegar a robar y deshonrar así el nombre de mi Dios” (Pr. 30:7-9).

Es evidente que el deseo de Dios es bendecir a sus hijos. Aquí hay más versículos que muestran el corazón de Dios hacia ustedes, como uno de los Suyos:

La bendición de Jehová es la que enriquece, y no añade tristeza con ella” (Pr. 10:22)

Recompensa de la humildad y el temor del Señor son las riquezas, la honra y la vida” (Pr 22:4).

“Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros” (Pr. 24:4)

“El hombre fiel recibirá muchas bendiciones; el que tiene prisa por enriquecerse no quedará impune” (Pr.28:20)

Estos versículos nos muestran que existen condiciones para las bendiciones financieras (madurez espiritual) y que este asunto es verdaderamente un asunto del “corazón” (una ausencia de avaricia).

Todos nosotros queremos las bendiciones de Dios en nuestra vida, ¿Pero sabía usted que la manera en que maneja sus bendiciones financieras tiene mucho que ver con cómo crece en el Señor y hasta qué punto Dios puede trabajar con su vida?

 “Nadie puede servir a dos amos; pues menospreciará a uno y amará al otro, o querrá mucho a uno y despreciará al otro. No se puede servir a la vez a Dios y a las riquezas (riquezas engañosas, dinero, posesiones o cualquier otra cosa en la que confiemos)” (Mt. 6:24 AMP)

“El que es honrado en lo poco, también lo será en lo mucho; y el que no es íntegro en lo poco, tampoco lo será en lo mucho. Por eso, si ustedes no han sido honrados en el uso de las riquezas mundanas, ¿Quién les confiará las verdaderas?” (Lc. 16:10-11).

Crecer en la capacidad de ser utilizado por Dios, que es riqueza espiritual y ganar cosas mas grandes (tener el poder y la presencia de Dios en nuestras vidas) depende en parte en cómo manejemos nuestras finanzas. 

Para probar esto aún más, hay aproximadamente 500 referencias en la Biblia acerca de la fe y 500 acerca de la oración, ¡Pero hay más de 2,000 versículos que se refieren a nuestras finanzas! Adicional a las leyes espirituales que Dios puso en su lugar cuando creó el universo (veáse el capítulo 1), Dios también ha establecido leyes financieras, que ha compartido con nosotros por medio de Su Palabra. Nos beneficiamos de seguir las leyes o sufrir las consecuencias si no las seguimos. No importa si las ignoramos o si decidimos rechazarlas; éstas leyes, como la de la gravedad, existen y no pueden ser debatidas.

Principio # 1: Cosechamos lo que sembramos.

Uno de los principios más importantes de la administración es la siembra y la cosecha. Para obtener una cosecha, primero debemos sembrar la semilla. Hay muchas escrituras que nos dan una idea del tema de la siembra y la cosecha. Aquí hay algunas:

“Recuerden esto: El que siembra escasamente, escasamente cosechará, y el que siembra en abundancia, en abundancia cosechará”. (2 Cor. 9:6)

“El que con lágrimas siembra con regocijo cosecha”. (Sal. 126:5)

“No se engañen: de Dios nadie se burla. Cada uno cosecha lo que siembra”. (Gá. 6:7)

“El que siembra para agradar a su naturaleza pecaminosa, de esa misma naturaleza cosechará destrucción; el que siembra para agradar al Espíritu, del Espíritu cosechará vida eterna”. (Gá. 6:8)

“No nos cansemos de hacer el bien, porque a su debido tiempo cosecharemos si no nos damos por vencidos” (Gá. 6:9)

¡Cuando sembramos con la comprensión de este principio y con fe en el Señor y en Su Palabra nosotros debemos esperar una cosecha en el lugar donde hemos sembrado! ¡Esto es realmente emocionante! 

Ningún agricultor se tomaría el tiempo o el dinero de sembrar una semilla si no esperara cosechar. Además, si quisiera tener una cosecha de maíz, sembraría maíz. Y si quisiera cosechar trigo, sembraría trigo.

Por lo tanto, si usted desea cosechar bondad, debe sembrar bondad. Si desea obtener perdón, debe sembrar perdón. Si desea obtener la restauración de su matrimonio, entonces debe sembrar restauración ministrando y/o financieramente, ¡Entonces anticípese a la cosecha, ya que los principios de Dios y sus promesas son verdad y El es fiel!

Nosotros podemos también creer la promesa de Dios que sembrar en Su obra significa que nosotros estamos invirtiendo en nuestro futuro eterno. “No acumulen para sí tesoros en la tierra, donde la polilla y el óxido destruyen, y donde los ladrones se meten a robar. Más bien, acumulen para sí tesoros en el cielo, donde ni la polilla ni el óxido carcomen, ni los ladrones se meten a robar. Porque donde está tu tesoro, allí está tu corazón” (Mt. 6:19-21). Más importante aún, lo que hacemos con nuestro dinero en la tierra es un verdadero indicador de dónde esta nuestro corazón.

“El que le suple semilla al que siembra también le suplirá pan para que coma, aumentará los cultivos y hará que ustedes produzcan una abundante cosecha de justicia. Ustedes serán enriquecidos en todo sentido para que en toda ocasión puedan ser generosos, y para que por medio de nosotros la generosidad de ustedes resulte en acciones de gracias a Dios” (2 Co. 9:10-11)

En otras palabras, cuando Dios nos da una cosecha abundante, no es para que nosotros podamos quedarnos egoístamente con ella sólo para nosotros, sino que es para que podamos sembrar más en el reino del cielos. 

Hay muchos cristianos adinerados que hoy son canales para poder mantener el ministerio caminando, envían misioneros a tierras lejanas y mantienen nuestras iglesias florecientes para que puedan alcanzar a los perdidos del Señor. Ellos no usan sus finanzas para su propio placer, sino que ellos han encontrado que sembrar en las cosas de Dios les trae verdadera alegría y contentamiento.

Sin embargo, nosotros tenemos que recordar que la pobreza y la prosperidad son términos relativos. Lo que denominamos el “nivel de pobreza” en los Estados Unidos podría parecer opulencia en muchos otros países. 

Como cristianos tenemos que encontrar contentamiento en cualquier situación. El apóstol Pablo nos recuerda en Filipenses 4:12, “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.”

De hecho, hay momentos en que Dios llama a sus santos al sufrimiento, al martirio o a la pobreza (como la viuda pobre que dio dos monedas, que era todo lo que ella tenía), para glorificar al Señor. Cuando El nos llama a la pobreza o al sufrimiento El nos da gracia para soportarlo con alegría y en acción de gracias (y sin murmuraciones ni quejas).

Si bien no podemos entender todas las razones de Dios para permitir la pobreza, podemos creer que Sus caminos son superiores a nuestros caminos. “Que en grande prueba de tribulación, la abundancia de su gozo y su profunda pobreza abundaron en riquezas de su generosidad. Pues doy testimonio de que con agrado han dado conforme a sus fuerzas, y aun más allá de sus fuerzas” (2 Co. 8:2-3). ¡Algunas veces los que han sufrido más son los que se convierten en los más generosos! Para alguien con un amor al dinero, la pérdida de riquezas puede ser una de las formas en que Dios nos quiebra, nos atrae a sí mismo, y nos enseña a confiar únicamente en El.

Sin embargo, en nuestro país, la pobreza y la deuda no suele llamar el interés o atención de nuestra familia, amigos o vecinos. Si hemos sido bendecidos con mucho, ¡Nosotros debemos ser testigos para otros no predicándoles sobre nuestra propia corrección o condenándoles su estilo de vida sino que permitiendo que “lean” a Dios en nuestra vida! “Ustedes mismos son nuestra carta, escrita en nuestro corazón, conocida y leída por todos …” (2 Cor. 3:2). Debemos mostrar los frutos de aquel que es nuestro Padre. Debemos estar en paz en medio de las dificultades, bendecir a nuestros enemigos, perdonar libremente y caminar en la prosperidad que el Señor nos permita. ¡Nuestra generosidad debe glorificarle y puede ser la bondad que Dios use para atraer otros a El!

“… Y digan siempre: “Exaltado sea el Señor, quien se deleita en el bienestar de su siervo” (Sal. 35:27)

Principio #2: Dios es dueño de todo.

El Salmo 24:1 simplemente dice, “Del Señor es la tierra y todo cuanto hay en ella …” Todo lo que tenemos le pertenece a Dios.

“Tuyos son, Señor,la grandeza y el poder, la gloria, la victoria y la majestad, tuyo es todo cuanto hay en el cielo y en la tierra. Tuyo también es el reino, y tú estás por encima de todo.” (1 Cr. 29:11).

Mía es la plata, y mío es el oro –afirma el Señor Todopoderoso-” (Hag. 2:8).

Todo lo que tenemos, ya sea mucho o poco, nos es prestado: nosotros somos administradores. Una vez más, cómo manejamos lo que se nos ha sido confiado (como es explicado en la parábola de Lucas 16) es lo que va a determinar si El nos bendice con más o si El nos quita lo que ya tenemos.

Principio #3: Dios provee todo

“No se te ocurra pensar: “Esta riqueza es fruto de mi poder y de las fuerza de mis manos.” Recuerda al Señor tu Dios, porque es El quien te da el poder para producir esa riqueza; así ha confirmado hoy el pacto que bajo juramento hizo con tus antepasados. Si llegas a olvidar al Señor tu Dios, y sigues a otros dioses para adorarlos e inclinarte ante ellos, testifico hoy en contra tuya que ciertamente serás destruido” (Dt. 8:17-19). 

“Pero, ¿Quién soy yo, y quién es mi pueblo, para que podamos darte estás ofrendas voluntarias? En verdad,  eres el dueño de todo, y lo que te hemos dado, de ti lo hemos recibido. Ante ti, somos extranjeros y peregrinos, como lo fueron nuestros antepasados. Nuestros días sobre la tierra son sólo una sombra sin esperanza. Señor y Dios nuestro, de ti procede cuanto hemos conseguido para construir un templo a tu santo nombre, ¡Todo es tuyo! (1 Cr. 29:14-16)

“Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús” (Fil. 4:19)

Ya sea que se lo haya ganado en su trabajo o se lo hayan dado, ¿Quién es la fuente de todo lo que tiene? Dios.

Principio #4: Dios quiere la primera porción de lo que Él nos da.

Muchos cristianos dan a su iglesia y a otras organizaciones de caridad pero no son bendecidos porque no entienden este principio tan importante. Dios es muy claro a lo largo de toda la Biblia en que El quiere ser el primero de cada área de su vida.

Si paga sus cuentas antes que darle a él lo primero, Dios no es el primero en su vida y estará perdiendo la bendición. Hemos aprendido que Dios quita de nosotros lo que hemos puesto por delante de El.

“Honra al Señor con tus riquezas y con los primeros frutos de tus cosechas. Así tus graneros se llenarán a reventar y tus bodegas rebosarán de vino nuevo” (Pr. 3:9-10). El principio es claro, tenemos que darle a Dios primero.

A menudo cuando los cristianos empiezan a considerar el diezmo, no pueden imaginar cómo van a diezmar si apenas logran llegar a fin de mes. Eso es porque son ignorantes de lo que le está pasando en sus finanzas. En Hageo 1:9 dice que Dios “disipa de un soplo” lo que usted trae a casa, y que El también permite al devorador venir y tomar lo que es legítimamente suyo.

“Traigan íntegro el diezmo para los fondos del tempo, y así habrá alimento en mi casa. Pruébenme en esto – dice el Señor Todopoderoso-, y vean si no abro las compuertas del cielo y derramo sobre ustedes bendición que sobreabunde. Exterminaré a la langosta para que no arruine sus cultivos y las vides en los campos no pierdan su fruto –dice el Señor Todopoderoso-” (Mal. 3:10-11).

Cada mes, los cristianos que no diezman son sorprendidos por gastos “inesperados,” cosas como reparaciones u otras necesidades que no previeron. Eso es sólo porque son ignorantes de este principio. Porque si Dios es primero en su vida –primero en su corazón, primero en su día y primero en sus finanzas- entonces (y sólo entonces) querrá Dios “abrir las compuertas del cielo, y derramar sobre bendición que sobreabunde” y fielmente “reprender al devorador por usted”.

Cuando a Jesús le preguntaron cuál es el gran mandamiento en la ley, El enseñó que el primer mandamiento que Dios nos da es amar al Señor, nuestro Dios con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma y con toda nuestra mente (Mt. 22:37).

Dios necesita ser el primero en nuestra vida, antes de que nosotros recibamos lo que estamos buscando y más. “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia y todas estas cosas les serán añadidas” (Mt. 6:33). 

¡Los que se humillan dándole a Dios su diezmo y sus ofrendas se deleitarán en abundante prosperidad! “Pero los desposeídos heredarán la tierra y disfrutarán de su gran bienestar” (Sal. 37:11) Su Palabra nos dice, “Al pecador lo persigue el mal, y al justo lo recompensa el bien” (Pr. 13:21).

Principio #5: Lo que haces con la primera parte determina lo que Dios hace con el resto.

Cuando Dios le pidió a Abraham su hijo, él no lo retuvo. Como resultado, Dios le dijo, “Ahora sé que temes a Dios, porque ni siquiera te has negado a darme a tu único hijo …. —Como has hecho esto, y no me has negado a tu único hijo, juro por mí mismo –afirma el Señor- que te bendeciré de gran manera …” (Gn.22:12,17).

Dios le dijo al ejército que tomó Jericó, que no tomaran el botín de la primera ciudad y que por eso Dios les daría el resto. Dios siempre pone a prueba nuestros corazones primero. “En el crisol se prueba la plata y en el horno se prueba el oro, pero el corazón lo prueba el Señor” (Pr. 17:3). Sin embargo, uno de los soldados, Akin, no pudo resistirse y tomó un poco del botín. Cuando iban a tomar la siguiente ciudad, Ai, en una batalla que era mucho más pequeña y que era fácil de ganar, fueron derrotados. (Vea Josué 6).

Este principio no es sólo para sus finanzas o para su restauración, sino que es para cada área de su vida. Cuando fallamos en darle a Dios primero, entonces le estamos robando a Dios lo que nos ha pedido. El no quiere ningún otro dios antes que El: ni nuestro dinero, ni nuestros esposos, ni nuestro matrimonio, ni nuestra carrera. Lo que hace de primero con todo determina lo que Dios hará con el resto: bendecirlo o maldecirlo.

¿Está Usted en una Crisis Financiera?

“Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” (Mt.6:33)

¿Ha buscado al Señor para sus finanzas? En Filipenses 4:19, la Biblia claramente nos enseña que Dios es el Único que va a suplir todas nuestras necesidades. Sin embargo, si primero acudimos a otros en nuestras necesidades, en lugar de buscar al Señor, – si nosotros fallamos en “buscarlo a El primero” – entonces “todas las cosas” no serán “añadidas a” nosotros.

¿Está seguiendo los principios para la seguridad financiera que se encuentran en las escrituras? Las escrituras nos enseñan que debemos diezmar con el fin de ser “llenados con plenitud” y “desbordados” (Pr. 3:9-10). También se nos anima a “sembrar” si queremos cosechar (Gá. 6:7, 2 Cr. 9:6). ¿Ha estado sembrando y diezmando fielmente? Tómese el tiempo de leer estos pasajes de las escrituras una y otra vez, después, ore al Señor para que le enseñe cómo quiere que confíe en El, mientras cumple su mandato para todos los creyentes, comenzando por devolverle una porción de regreso.

Si está diezmando fielmente y aún así está en una crisis financiera asegúrese de estar cumpliendo los mandatos de Dios. Hay muchas referencias en la escritura de acciones que llevan a la pobreza, incluyendo no pedir (Jn. 4:2), pedir por el motivo equivocado (Jn. 4:3), adulterio (Pr. 6:26), consumo excesivo de alcohol o comportamiento glotón (Pr. 21:17, Pr. 23:21), pereza (Pr. 10:4, Pr. 14:23, Pr. 28:18-20), no aceptar la censura o corrección (Pr. 13:18), tomar decisiones apresuradas (Pr. 21:5), oprimir al pobre (Pr. 22:16), y por supuesto retenerle a Dios lo que es legítimamente Suyo.

Cuando le demos a Dios de regreso por medio del diezmo y las ofrendas, tenemos que estar seguras de darle a nuestros esposos el honor que se merecen. “Su esposo confía plenamente en ella y no necesita ganancias mal habidas” (Pr. 31:11). ¿Si su esposo tuviera dificultades para proveer, ¿Está segura que podría confiar en usted? ¿Le ha dicho que se deshaga de las tarjetas de crédito, pero  usted todavía las tiene? ¿Hace compras racionales y sabias y cuida bien los gastos de la casa? ¿Lo ha avergonzado con otros? Asegúrese que su corazón es puro y fiel a su esposo en todo sentido.

Cuando estaba en ruina financiera como madre soltera de cuatro niños, aprendí el principio del diezmo. Aún cuando vivía cerca del nivel de pobreza, empecé a diezmar por primea vez en mi vida. No únicamente sembraba, diezmando el diez por ciento de la escasa cantidad de dinero que recibía, sino que también sembraba en la vida de mujeres que estaban experimentando tragedias en sus vidas (al decirles que Dios tiene la habilidad de restaurar matrimonios).

Mi entrega al Señor estableció el estándar en nuestra casa cuando mi esposo se fue. ¡Dios honró esto guiando a mi esposo al diezmo poco después de que él llegó a casa sin que yo se lo dijera! Si está luchando por dar tanto, puede ayudarlo saber que Dios posee todo lo que tenemos, y es solo gracias a Él que se nos ha dado el "poder para hacer riqueza, para que pueda confirmar su pacto" con nosotros… (Deuteronomio 8:18). ¡Por lo tanto, debes asegurarte de darle a Él primero para confirmar que Él es el primero en tu vida!

¿Le servirás a Dios o a Mammon (Dinero)?

Muchos se esconden de la enseñanza de dar por los abusos y porque ellos no quieren ser considerados “buscadores de dinero,” pero nada de esto elimina la verdad del mensaje. Busque la verdad por sí misma. Pruébelo a El para ver si El es fiel a sus promesas. Dele primero a Dios, diezme en su iglesia (o donde es espiritualmente alimentada) y mire si en su vida hay cambios y es bendecida en todas las áreas de su vida.

Dios es quien provee a nuestro ministerio y a nuestra familia. Nosotros sembramos en la vida de los que tienen el corazón roto y regamos con apoyo contínuo a través de nuestra comunión, pero es Dios quien trae el incremento. Nosotros no acudimos a nadie para que supla nuestras necesidades, solamente a Dios. 

Fallar en enseñar correctamente este principio sería fallar en alimentar a las ovejas y en pastorear a los que acuden a nosotros e busca de ayuda, apoyo y dirección.

Jesús dijo que hay que alimentar a Sus ovejas y Dios dijo en Oseas que su pueblo pereció (es destruido) por falta de conocimiento (Os. 4:6). Muchos de los que vienen a nosotros son nuevos cristianos o están acudiendo a una iglesia donde este principio, así como otros principios de restauración, no lo están enseñando. Nuestro trabajo es hacerlos discípulos del Señor y darles herramientas que necesitan para transformar su vida.

Para aquellas que nunca han dado su diezmo a Dios, que Dios les muestre que pueden hacer más con el 90% de sus ingresos que con el 100% que antes controlaban. Dará un paso de fe, pero al igual que cuando decidió restaurar su matrimonio en lugar de seguir adelante, su vida nunca será la misma.

Para aquellas de ustedes que dan (pero que Dios no es primero) que reorganicen sus prioridades en cada área de su vida para demostrarle a Dios que Él tiene el primer lugar. 

Dios es un Dios que anhela ser amable con nosotros; ¡Él anhela bendecirnos!... “Pero lancen voces de alegría y regocijo… Y digan siempre: «Exaltado sea el Señor, quien se deleita en el bienestar de su siervo” (Sal. 35:27)

Permítanme concluir con esta maravillosa promesa: “El que con lágrimas siembra con regocijo cosecha” (Sal. 126:5). ¡Aleluya!

Compromiso personal: dar. “Basada en lo que acabo de aprender de las Escrituras, me comprometo a confiar y bendecir al Señor con mis finanzas. Buscaré al Señor con respecto a cómo y dónde diezmar. Sembraré en restaurar los matrimonios compartiendo las buenas noticias sobre la restauración con aquellos a quienes Dios trae a mi vida y a través de mis donaciones financieras a medida que Dios me dirige y me provee fielmente”.

Si está lista para comprometerse con DIOS a terminar el curso,  AL HACER CLIC AQUÍ,  ha aceptado el compromiso Personal y está listo para documentar el siguiente paso de su Viaje de Restauración en su formulario "Mi Diario Diario". Tómese su tiempo, siéntese, tome su café o té y vierta su corazón en su Diario.

Además, si desea ser emparejado con una  Compañera de ánimo con ideas afines  después de su reconstrucción, asegúrese de derramar su corazón en cada lección.

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM