Porque Tu justicia, oh Dios, alcanzahasta los cielos,

Tú que has hecho grandes cosas;

Oh Dios, ¿quién como Tú?

 Salmos 71:19

 

Hace solo unos minutos, me despedí de mis hijos cuando se dirigían a la iglesia. Ellos realmente no tienen idea de lo mucho que pienso al respecto cada semana, de no ir con ellos. Realmente pensé que había llegado al punto en el que ya no importaba, pero para mi sorpresa, la semana pasada el Señor me hizo ir a dos servicios. Un evangelista muy conocido estaba hablando, alguien a quien mis muchachos dijeron que no debería perderme. Honestamente, pensé que seguramente “me lo perdería”, pero le pregunté al Señor y, sorprendiéndome, me dijo que fuera. Así que fui, fui bendecida y tuve la oportunidad de dar una cantidad sustancial de dinero como ofrenda (la razón principal, al parecer, para ir a este servicio vespertino).

Mis hijos, lo sé, solían cuestionar algunas de las locuras que hice. La mayoría de sus preguntas provenían de la reputación que su padre había creado sobre mí. Sin duda, fue una de las cosas que lo llevó más al mundo y las cosas que lo hicieron feliz. Estoy segura, ahora mirando hacia atrás, que fue simplemente su manera de tener una salida ya que había estado planeando volver a reencontrarse con su novia de la secundaria durante años, cada quien planeando divorciarse de los cónyuges. En ese momento, sin embargo, no tenía idea de que él estaba compartiendo sus pensamientos y opiniones con los hijos mayores, y honestamente, cuando me enteré, estaba segura de que mi reputación con ellos tal vez nunca se recuperaría. Sin embargo, Dios tiene promesas para nosotros que superan con creces los aspectos negativos de este mundo.

“En ti, oh SEÑOR, me refugio; jamás sea yo avergonzado; Líbrame en tu justicia” (Salmo 31:1).

“Los que a El miraron, fueron iluminados; Sus rostros jamás serán avergonzados” (Salmo 34:5).

“En ti, oh SEÑOR, me he refugiado; Déjame que nunca me avergüence" (Salmos 71:1).

“Y vendrán a ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las pisadas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían..” (Isaías 60:14).

“Entonces Pedro dijo: ‘He aquí, nosotros hemos dejado nuestras posesiones y te hemos seguido.’ Y él les dijo, ‘De cierto os digo, que no hay nadie que haya dejado casa, o padres, o hermanos, o mujer, o hijos, por el reino de Dios,que no haya de recibir mucho más en este tiempo, y en el siglo venidero la vida eterna” (Lucas 18:28-30).

 Le tomó al Señor ponerme en una situación muy siniestra pocas semanas después de mi divorcio, al viajar y por la locura financiera, para cambiar el rumbo y mi reputación con mis hijos también comenzó a cambiar. Como dije en capítulos anteriores, estoy aprendiendo cómo debemos esperar que pasemos por hazañas más grandes y más locas cuando decidimos creer en Dios por grandes cosas.

Eso es lo que espero explicarles a mis hijos más tarde en el almuerzo. Quiero decirles que todas estas cosas increíbles y locas que estoy haciendo ahora son simplemente porque estoy decidida a creer en Dios por grandes cosas.

Hace apenas una semana, tuve la oportunidad de compartir con todos ellos (algunos individualmente), que en mí, no tengo una oración para lograrlo con todo lo que ha venido en mi contra y continúa haciéndolo. Solo el Señor será capaz de quitarlo. Hoy también quiero decirles que Él tan amorosamente me ha dado testimonios increíbles en mi propia vida durante estos últimos dieciocho meses, para que pueda meditar y mantenerme enfocada, para creer que Dios ciertamente me llevará a través de este tiempo como lo ha hecho antes.

"Dios no es hombre, para que mienta, ni hijo de hombre, para que se arrepienta; ¿Ha dicho Él y no lo hará? ¿O ha hablado, y no lo hará bueno?" (Números 23:19).

"He aquí, yo soy el SEÑOR, el Dios de toda carne; ¿hay algo demasiado difícil para Mí?" (Jeremías 32:27). 

"¡Ah, Señor DIOS! He aquí, tú has hecho los cielos y la tierra con tu gran poder y con tu brazo extendido. Nada es demasiado difícil para Ti, que muestras misericordia a miles, sino que pagas la iniquidad de los padres en el seno de sus hijos después de ellos, oh Dios grande y poderoso, el SEÑOR de los ejércitos es su nombre; grande en consejo y poderoso en acciones, cuyos ojos están abiertos a todos los caminos de los hijos de los hombres, dando a cada uno según sus caminos y según el fruto de sus obras" (Jeremías 32:17-19). 

 Lo que me recordó mientras meditaba y reflexionaba sobre las promesas anteriores, es que el águila que vuela sola, y es tan rara, nos llama la atención: las águilas, como los cristianos poderosos, están en la lista de especies en peligro de extinción. Por eso es mi deseo criar más águilas para el Señor: comenzando con mis propios hijos, así como también con cada una de las mujeres que tengo la bendición de alentar a través de mi ministerio y también de RMI. Ja, mi ministerio. Esta es solo una área más en la que el Señor me está pidiendo que confíe en Él mientras lo miro morir una muerte lenta, silenciosa y dolorosa.

Pero en verdad, de cierto te digo, que si el grano de trigo no cae en la tierra, se queda solo, pero si muere, lleva mucho fruto" (Juan 12:24). Podría ser que mi ministerio y mi vida tal como la conozco ahora, tengan que morir para que tenga el fruto que Dios quería. Esto significa que tendré que creer a DIOS a través de la muerte hasta que sea hora de que mi vida y mi ministerio resuciten nuevamente.

Preciosa, ¿estás decidida a creer en Dios por las grandes cosas en este momento? Si lo estás, entonces debes esperar enfrentar una gran oposición aparentemente destructiva. Tu reputación, el mundo tal como lo conoces, todos tendrán que colocarse en el altar día tras día y momento a momento. Tu razón para confiar en Dios puede cambiar, como la mía, o quizás estás muy por delante de mí y has tenido la razón correcta desde el principio. Para mí, llegué a este nivel de creencia, primero, porque era como si mi vida estuviera ardiendo como un edificio en llamas. Sabía que tenía que seguir al Señor radicalmente para salvar a mis hijos y a las mujeres en mi ministerio.

Una vez que estuve a salvo de ese incendio (el divorcio), comencé a vivir radicalmente por amor. Yo era Su nueva novia, y el amor fue mi motivador, la variedad “del enamoramiento”. En el tiempo que viajé al extranjero, lo que significaba dejar a mis hijos durante semanas (recuerden, también, que su padre también se había ido y los estaba dejando solos), sabía que una vida radical y obediente era lo que tenía que hacer para impulsar a mi familia a lo que estaba esperando del otro lado para su futuro. No solo lo que mi celosa vida haría por ellos, sino también la influencia que podrían derivar de ser testigos de ello.

Esta mañana, sin embargo, he llegado a comprender mi motivación para ser un poco diferente. Hoy, veo lo que tomará alcanzar ese pináculo por el cual el Señor me está urgiendo a escalar:  Su amor por mí. Si quiero creer en Dios por grandes cosas, esto, querida, es lo que va a tomar, y lo que me impulsa hacia arriba, lo que siempre ha sido y siempre será, Su amor por mí y mi devoción hacia Él; esto es lo que importa, es lo único que importa.

"Le estoy pidiendo a Dios una cosa, una sola cosa: vivir con Él en su casa toda mi vida. [Donde] voy a contemplar su belleza; Estudiaré a Sus pies" (Salmo 27:4, MSG).

No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor, y nada que pueda compararse con tus obras. Todas las naciones que has hecho están en camino, listas para darte honor, oh Señor, dispuestas a exhibir tu belleza, exhibiendo tu grandeza y las grandes cosas que haces: tú eres el único, no hay nadie más que tú!" (Salmo 86:8, MSG). Déjame ser la primera en darte el honor y el amor que mereces a cambio de todo lo que has hecho por mí, sin importar lo que pierda.

Diario