A la séptima vez, el criado dijo:

“Veo que del mar se levanta una nube,

Pequeña como la palma de una mano.”

—1 Reyes 18:44 (RVC)

 

El versículo de apertura se refiere a la fe de Elías, el profeta, y siempre ha sido uno de mis versículos favoritos debido a su principio que me encanta abrazar. De hecho, es una de las razones por las que Erin comenzó a publicar testimonios de alabanza en el sitio de RMI, cómo dijo ella, y comenzó a compartir los testimonios de alabanza. Cuando estos comenzaron, ella anunció que quería que enseñaran a los miembros del ministerio a buscar su "nube muy pequeña" que anunciara, en fe, que su milagro estaba en camino. Al escuchar esto, comencé a enviar testimonios de alabanza con regularidad, anunciando cada vez que el Señor haría algo en mi vida para que otras mujeres pudieran emocionarse, sin importar cuán pequeña sea la nube. 

Si también leíste su libro Restaurar tu matrimonio, entonces has leído los muchos versículos que están basados en la fe.

Solo para actualizar todas nuestras mentes, permítanme enumerar solo algunos de mis favoritos:

“Respondiendo Jesús, les dijo: ‘De cierto os digo, que si tuviereis fe, y no dudareis, no sólo haréis esto de la higuera, sino que si a este monte dijereis: “Quítate y échate en el mar,” será hecho’” (Mateo 21:21). No importa cuán imposible sea. 

“Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos 10:17). Nuevamente construyendo la fe mutua al escuchar acerca de la imposibilidad que Él está haciendo en su vida, sin importar cuán pequeña sea.

Por último, probablemente mis dos absolutos favoritos es: “Pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve” (Hebreos 11:1). “Pero sin fe es imposible agradar a Dios…” (Hebreos 11:6). 

Sin embargo, en lugar del principio de este capítulo, es este próximo versículo el que probablemente sea el más importante con respecto a nuestra fe: “Esto es para ustedes motivo de gran alegría, a pesar de que hasta ahora han tenido que sufrir diversas pruebas por un tiempo. El oro, aunque perecedero, se acrisola al fuego. Así también la fe de ustedes, que vale mucho más que el oro, al ser acrisolada por las pruebas demostrará que es digna de aprobación, gloria y honor cuando Jesucristo se revele” (1 Pedro 1:6-7).

La prueba de la fe de Elías era más preciosa que el oro para Dios, ya que su resultado fue alabanza, gloria y honor a Él. Dios no necesita nuestro dinero, ya que todo el oro y la plata (y todo dentro y sobre la tierra) son Suyos de todos modos. Dios solo nos pide que diezmemos, y luego también bendecimos a otros con él como ofrenda, para abrir las ventanas del cielo sobre nosotros. Incluso en nuestras ofrendas, Él está escudriñando nuestras almas para ver nuestra fe. ¿Confiamos en Él o no?

Es curioso que las finanzas acaben siendo el primer ejemplo que me vino a la mente cuando hablo de fe, porque esto es realmente lo que quiero compartir contigo. Esta semana, recibí una pequeña nube en el correo, dinero que no era más grande que el puño de un hombre. Entonces, así como Elías estaba total y completamente seguro de que solo ver esa pequeña nube significaba que la lluvia estaba a punto de derramarsesobre su vida, así también, Estoy totalmente segura de que mis lluvias (una lluvia torrencial) están a punto de golpear en mis finanzas. Confiado en realidad se define como "seguro de tener la capacidad, el juicio y los recursos necesarios para tener éxito". Sí, Señor.  Entonces, Guao,  esto resume bastante bien lo que quiero decir; Tengo la confianza en Dios que Él tiene la capacidad, juicio y, por supuesto, los recursos necesarios para ayudarme a tener éxito. Mi confianza no está en mí misma ¡de ninguna manera! De hecho, sé que no tengo la capacidad, el juicio ni los recursos necesarios para tener éxito en mi nuevo puesto como madre soltera de tantos hijos, y tampoco tengo la capacidad, el juicio, o recursos para proporcionarlos yo misma, y es por eso que observó la nube que indica que llegará el aguacero.

"Entonces Elías le dijo a Acab: 'Sube, come y bebe; porque se oye el rugidode una gran lluvia.’ Entonces Acab fue a comer y beber. Pero Elías subió a la cima del Carmelo; y él se agachó sobre la tierra y puso su cara entre sus rodillas. Él le dijo a su criado: "Sube ahora, mira hacia el mar." Entonces él se levantó, miró y dijo: "No hay nada." Y él dijo: "Vuelve" siete veces. Sucedió en la séptimavez, que dijo: "He aquí, una nube, como la mano de un hombre, sube del mar.” Y él dijo: "Sube, di a Acab, 'Prepara tu carro y baja, para que la fuerte lluvia no te detenga.’ En poco tiempo el cielo se oscureció con nubes y viento, y hubo una gran lluvia" (1 Reyes 18: 41-45).

Esta historia de Elías comenzó con Dios causando una sequía que estaba sobre Samaria donde vivió. Y esta sequía fue provocada por Dios para ponera Elías en la posiciónde darle gloria (y destruir el mal en su tierra). Es una de mis historias favoritas en la Biblia por muchas razones. Primero, me recuerda que en cada situación en la que nos encontramos, Dios nos pone en posición de mostrarnos su poder y elevarnos. Y lo que me da ganas de gritar y bailar es presenciar la fe de un hombre que solo vio una pequeña nube, cuando realmentela necesitaba y estaba anticipandoun aguacero torrencial, quien, al ver la pequeña nube, se movió a la acción. ¡¡Qué asombroso!!

Fíjate que incluso antes de que se pudiera escuchar, Elías dijo que HABÍA un sonido de una fuerte lluvia. Esto me recuerda este siguiente versículo que memoricé al principio de mi viaje que dije era uno de mis favoritos: "Así que la fe viene por el oíry el oír por la palabra de Dios.” Lo que escuchó fue la palabra de Dios que decía que podíamos confíar en Él hasta este punto. Aunque Elías envió a su sirviente a comer y beber, él en cambio permaneció en comunión con Dios. En el Mensaje de la Biblia dice que él "hizo una profunda reverencia en oración" que yo también lo imaginaba haciendo o tal vez él se inclinó para simplemente escuchar. 

Por supuesto, la mejor parte es cómo Elías continuó, un total de 7 veces, para decirle a su sirviente que fuera a mirar ... ¡SABIENDO que las nubes vendrían! Y una vez más, no fue que su sirviente regresó corriendo gritando que vio una tormenta en el horizonte o soplando hacia ellos. ¡Todo lo que dijo que vio fue una pequeña nube no más grande que el tamaño del puño de un hombre! Entonces, esto significa que no es cuando recibes el gran cheque que esperabas, sino algo tan pequeño e insignificante que puede que ni siquiera pague una de tus cuentas vencidas. O, en el caso de ser sanada, no es que pueda levantarse y caminar, sino que puede sentir la más mínima sensación en uno de sus pies.

Una prueba adicional de su fe es que Elías no esperó a enviar a su sirviente hasta que se formaron más nubes de lluvia, pero con esta pequeña nube lo insta a irse inmediatamente, advirtiéndole que no espere, para que no lo atrape el aguacero por lo que ¡¡no le impediría a él dejar que todos supieran que las lluvias venían!!

¿Qué tan emocionante es esto? Y, si realmente quieres emocionarte, solo lee 1 Reyes 18 en su totalidad. No, mejor aún, comience con 1 Reyes 17, porque nos muestra algo más acerca de Dios: construye nuestra fe hasta el punto en que nosotros también veamos la pequeña nube para que también actuemos con total confianza.

Al saber cómo la fe de Elías me bendice, solo puedo imaginar cómo bendijo a Dios cuando solo hay unos pocos de toda la humanidad que han confiado en Él a ese nivel, y yo quiero ser uno de ellos. ¿Qué hay de tí? ¿Cuál es tu nivel de fe en estos días? Es curioso cómo somos nosotros, los cristianos. Afirmamos que queremos un testimonio poderoso, pero no queremos pasar por situaciones y crisis terriblemente difíciles que producen ese tipo de testimonios, los que cambian vidas al ser testigos de nuestra fe y paz en medio de ellos. Nunca confiando en nosotros mismos o en los demás para ayudarnos, sino simplemente esperando, escuchando y confiando en que Él hará lo que prometió. 

Sin embargo, al igual que con todas las cosas, se necesita al Señor y Su amor para cambiarnos en la medida en que podamos ejercer este tipo de fe y, a menudo, significa que Él será el que nos lleva, nos lleva a travésde esas crisis que hacen temblar nuestro mundo. Lo sé. Honestamente, es durante “el llevarme” por las crisis, las que realmente nos cambian más dramáticamente. Mi suposición es que cuando Él nos carga, estamos descansando muy cerca de Su corazón. Solo esto debería ayudarnos a no tener nunca miedo de qué terribles catástrofes podrían estar por venir para que podamos atravesarlas. Y si estamos en sus amorosos brazos, incluso enterrando nuestros rostros profundamente en su pecho, sabemos que Él puede ayudarnos a pasar o superar cualquier cosa, ¿no? Solo mencionarle esto me ha traído una gran paz y alegría en medio de mi situación actual. ¡Espero que haya hecho lo mismo por ti también!

Antes de pasar al próximo capítulo, terminemos con uno de mis versículos favoritos y uno que utilicé recientemente, cuando parecía que no había esperanza.

“Aunque no den higos las higueras, ni den uvas las viñas, ni aceitunas los olivos; aunque no haya en nuestros campos nada que cosechar; aunque no tengamos vacas ni ovejas, siemprete alabaré con alegría porque tú eres mi salvador. Dios mío, tú me das nuevas fuerzas; me das la rapidez de un venado, y me pones en lugares altos” (Habacuc 3:17-19).

Amplificado: "Sin embargo, [elegiré] regocijarme en el Señor; Voy a [elegir] gritar con júbilo en el [nuestro victorioso] Dios de mi salvación! El Señor Dios es mi fortaleza [mi fuente de coraje, mi ejército invencible]; Él ha puesto mis pies [firmes y seguros] como pies de ciervas y me hace caminar [adelante con confianza espiritual] en mis lugares altos [de desafío y responsabilidad].”

La Voz: "Inclusosi la higuera no florece y no hay uvas en las viñas, si los olivos no dan fruto y los campos no producen alimento, si los rebaños mueren lejos del redil y no hay ganado en los establos; ¡Entonces todavíame regocijaré en el Eterno! ¡Me regocijaré en el Dios que me salva! ¡El Eterno Señor es mi fortaleza! Él ha hecho mis pies como los pies de un ciervo; Él me permite caminar en lugares altos."

Si luchas para alabar a Dios con una fe total y completa en el MEDIO de las crisis, le sugiero que compre o vaya a su biblioteca local para obtener el libroDe la Prision a la Alabanzade Merlin R. Carothers. Y si le preocupa que el Señor permita que los fuegos de su vida se calienten demasiado para usted, asegúrese de leer el 29 de octubre en el devocional de Manatiales en el Desierto, que comienza con el versículo: "Se sentará como un refinador y purificador de plata" (Malaquías 3:3) y su poema termina con:

Asi que esperó alli con un ojo vigilante,

con un amor que es fuerte y seguro,

Y su oro no sufrió un poco más de calor,

De lo que se necesitaba para hacerlo puro.

Diario