No tengan deudas pendientes con nadie,

a no ser la de amarse unos a otros.”

—Romanos 13:8 RVR 1960

 

La mayoría de nosotras conoce el versículo de apertura de este capítulo que se encuentra en el libro de Romanos. Su mensaje para nosotras es simplemente "no le deban nada a nadie". Sin embargo, muy pocas experimentan esta libertad. En lugar de ser un mensaje de libertad, pone una carga de pesadez sobre la mayoría de nosotras cuando pensamos en la cantidad de deuda que se nos avecina: ¡una montaña de deudas en todas partes!

“Jesús les contestó: —Les aseguro que si ustedes tienen confianza y no dudan del poder de Dios, todo lo que pidan en sus oraciones sucederá. Hasta podrían hacer lo mismo que yo hice con la higuera, y más todavía. Si le dijeran a esta montaña: “Quítate de aquí y échate en el mar”, ella los obedecería” (Mateo 21:21-22 TLA).

Todas y cada una de las cargas que nos sobrevienen fueron diseñadas específicamente como una oportunidad (no una carga) para obtener una mayor intimidad con el Señor, nuestro Amado, cuando Él nos llama, “Vengan a Mí, todos los que están cansados y cargados, y Yo los haré descansar. Tomen Mi yugo sobre ustedes y aprendan de Mí, que Yo soy manso y humilde de corazón, y HALLARAN DESCANSO PARA SUS ALMAS. Porque Mi yugo es fácil y Mi carga ligera” (Mateo 11:28-30). Lo que está diciendo es que cada vez que encontramos algo demasiado pesado, debemos unirnos a Él. Cada carga fue diseñada amorosamente para que Sus novias simplemente se dieran la vuelta, entregando la carga a nuestro capaz Esposo.

Ya sea que se acepte o no como Su novia, en la Biblia Él se refiere a nosotras como Sus ovejas. Las ovejas no son portadoras de cargas como lo son los bueyes, sino que son simplemente "pequeñas criaturas temerosas" que necesitan un Buen Pastor.

Fue mientras alentaba a mi futura nuera que todo este principio se volvió tan real para mí. Mi nuera me estaba contando sobre su deseo de seguir trabajando después de casarse para pagar sus préstamos estudiantiles, pero, dijo, “¡parece tan imposible!” Cómo compartí con ella, es verdad, sí, nuestras montañas están destinadas a ser imposibles de modo que en lugar de que tratemos tontamente de desenterrarnos, veamos la imposibilidad de intentarlo. Incluso podemos reconocer la imposibilidad, pero luego, como creyentes, necesitamos sabiamente darle la montaña a Dios: ¡el Dios de los imposibles!

Lo que Él dijo es esto, “Yo soy el Señor, Dios de todos los pueblos del mundo. ¿Hay algo demasiado difícil para mí? (Jeremías 32:27 NTV). Entonces, cuando Dios le hace esta pregunta: "¿Hay algo demasiado difícil para Mí?", ¿hablarás a tu montaña y le responderás: “«¡Oh Señor Soberano! Hiciste los cielos y la tierra con tu mano fuerte y tu brazo poderoso. ¡Nada es demasiado difícil para ti! Muestras un amor inagotable a miles, pero también haces recaer las consecuencias del pecado de una generación sobre la siguiente. Tú eres el Dios grande y poderoso, el Señor de los Ejércitos Celestiales. (Jeremías 32:17-18 NTV)? ¿O dirá y profesará lo contrario, como lo hacen la mayoría de los cristianos?

Cuando le recordé a mi nuera que Dios nos dijo que “no le debamos a nadie”, ella dijo: "¡Lo sé! ¡Eso es lo que me hace sentir tan mal!” En lugar de centrarnos en cómo nos pidió que “no le debamos nada a nadie”, llegamos a la falsa conclusión de que se espera que NOSOTRAS nos hagamos cargo de la deuda y trabajemos más. En cambio, Él quiere que confiemos en Él para que lo haga por nosotras, porque nuestras cargas siempre son una señal de que no estamos unidas a él. “Porque Mi yugo es fácil y Mi carga ligera” (Mateo 11:30).

Echemos un vistazo a no deber económicamente a ningún hombre tan grande e imposible como lo sentía mi nuera. Lo que es aún más grande e imposible es pedirnos que seamos responsables de pagar el precio de nuestros pecados. ¿Por qué usar las finanzas como una comparación? Porque a lo largo de la Escritura, Dios usa la deuda financiera para ayudarnos a comprender nuestra deuda por nuestros pecados y cualquier otra carga en nuestras vidas, por lo que Jesús ha pagado, ¡Él pagó todo por nosotras! ¡¿¡¿No es nuestra parte simplemente creerlo y aceptarlo?!?! Dios nos ayudó con la mayor imposibilidad de todas; ¿estoy en lo cierto? Ahora lea esta historia sobre la deuda financiera de un hombre que Él usó para explicar nuestra deuda espiritual.

“Por eso el reino de los cielos se parece a un rey que quiso ajustar cuentas con sus siervos. Al comenzar a hacerlo, se le presentó uno que le debía miles y miles de monedas de oro. Como él no tenía con qué pagar, el señor mandó que lo vendieran a él, a su esposa y a sus hijos, y todo lo que tenía, para así saldar la deuda.

El siervo se postró delante de él. “Tenga paciencia conmigo —le rogó—, y se lo pagaré todo”. El señor se compadeció de su siervo, le perdonó la deuda y lo dejó en libertad.

Al salir, aquel siervo se encontró con uno de sus compañeros que le debía cien monedas de plata. Lo agarró por el cuello y comenzó a estrangularlo. “¡Págame lo que me debes!”, le exigió. Su compañero se postró delante de él. “Ten paciencia conmigo —le rogó—, y te lo pagaré”.

Pero él se negó. Más bien fue y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. Cuando los demás siervos vieron lo ocurrido, se entristecieron mucho y fueron a contarle a su señor todo lo que había sucedido.

Entonces el señor mandó llamar al siervo. “¡Siervo malvado! —le increpó—. Te perdoné toda aquella deuda porque me lo suplicaste. ¿No debías tú también haberte compadecido de tu compañero, así como yo me compadecí de ti?” Y, enojado, su señor lo entregó a los carceleros para que lo torturaran hasta que pagara todo lo que debía” (Mateo 18:23-24).

La mayoría de los predicadores usan esto como un mensaje para explicar por qué debemos perdonar a los demás, y con razón; no obstante, creo que, como en la mayoría de las Escrituras, hay muchos otros significados en este mensaje que nuestro Amado quiso enseñarnos. Uno que es muy importante es el de la deuda que le debemos a los demás, y cómo Dios eligió la forma de que nos paguen esa deuda. Cuando nuestro Amado, mientras estaba en la cruz, pagó el precio por todos nuestros errores, tenía que incluir toda nuestra deuda o no había terminado. Pero, sabemos que pagó el precio por nosotros, por todo, porque nunca hubiéramos podido.

“Él nos salvó, no por las obras de justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino conforme a Su misericordia, por medio del lavamiento de la regeneración y la renovación por el Espíritu Santo” (Tito 3:5). El punto es este: ¡Él nos salvó porque no pudimos salvarnos! Él lo configuró de esta manera para que dependamos de Él. El viejo dicho, “Dios ayuda a quienes se ayudan a sí mismos” no solo es estúpido, sino que no es bíblico. En cambio, Él nos dice en Efesios 2:8-9 “Porque por gracia ustedes han sido salvados por medio de la fe, y esto no procede de ustedes, sino que es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe”.

Es interesante que solo podemos alardear de dos cosas: dos cosas solamente, primero, “Pero EL QUE SE GLORÍA, QUE SE GLORÍE EN EL SEÑOR” (2 Corintios 10:17). El segundo es alardear de nuestras debilidades y, por una buena razón, “Y él me ha dicho: ‘Te basta Mi gracia, pues Mi poder se perfecciona en la debilidad’. Por tanto, con muchísimo gusto me gloriaré más bien en mis debilidades, para que el poder de Cristo more en mí” (2 Corintios 12:9).

Es el orgullo del hombre, que todas sabemos, conduce a la destrucción total. Pensar que podemos hacerlo solas, o incluso tratar de hacerlo por nuestra cuenta, sin recurrir a Él en busca de ayuda, es orgullo. No solo somos nosotras las “responsables”, como muchos tontos piensan e intentan hacernos creer. En lugar de trabajar para pagar nuestra deuda y tratar de hacerlo solo como “algo bueno” y como una señal de nuestra madurez, esto en realidad es prueba de nuestra inmadurez espiritual.

¡Qué padre no sabe que es el pequeño niño de dos años, egocéntrico e inmaduro, quien se pone sus zapatos al revés pero con orgullo no quiere ayuda!

Una vez más, nuestro Esposo Celestial pagó el precio e hizo que tuviéramos una vida abundante, que incluye estar libres de deudas, sin dolor, sin preocupaciones, ya que sin esta libertad no podemos disfrutar la vida que Él dijo que Él venció! “Estas cosas les he hablado para que en mí tengan [perfecta] paz. En el mundo tienen tribulación; pero confíen, [tengan coraje; sean confiados, certeros e impasibles]! Yo he vencido al mundo [lo he privado del poder de herirte y lo he vencido para ti]”(Juan 16:33).

¿Cómo puede cualquiera de nosotras “estar de buen ánimo” si tenemos una montaña de deudas colgando sobre nosotras?

¿Cómo puede cualquiera de nosotras “estar de buen ánimo” si tenemos una montaña de dolor físico colgando sobre nosotras?

¿Cómo puede alguna de nosotras “estar de buen ánimo” si tenemos una montaña de pecado colgando sobre nosotras?

¿Cómo puede cualquiera de nosotras "estar de buen ánimo" si tenemos una montaña de dolor emocional colgando sobre nosotras?

Al haber desaparecido nuestro “dolor emocional” estamos en un buen lugar para construir nuestra fe como mujeres. ¿Querida, has encontrado el secreto de no tener más dolor emocional? Lo encontrarás con la misma Persona donde encontramos alivio para todas nuestras preocupaciones, en Él y en Su amor. Su amor es el mayor poder en la tierra. Es lo que nunca falla. “Sobre todo, sean fervientes en su amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados” (1 Pedro 4:8).  También en 1 Corintios 13:8 Él nos da una promesa clara: “El amor nunca deja de ser”, y cuando es SU amor, te liberará y moverá la montaña de tu dolor emocional.

*Si aún no está libre del dolor emocional (que como mujeres, es la primera montaña a mover), la animo a que vuelva al primer libro de la serie Vida Abundante, “Encontrando la vida abundante” porque el dolor emocional y la carga son demasiado pesados para llevarlos y conducen a una serie de consecuencias.

Mi culpa

¿Qué nos hace creer que nuestro Esposo Celestial no nos sacará de nuestras deudas? ¡Es por la culpa de que nos lo hicimos a nosotras mismas! Cierto, fuiste totalmente irresponsable... sí, lo sabía mejor... debería haber hecho caso de las advertencias. ¿Eso significa que está excluida de que su Esposo la ayude? Mi querida y dulce novia, no podrías estar más equivocada.

Si esto fuera cierto, entonces Dios nos diría, “Bien, así es como se hacen las cosas. La sangre que mi Hijo derramó solo pagará por los pecados que cometiste que no sabías que estaban equivocados, no los que hiciste intencionalmente. ¡Los que hiciste intencionalmente, aquellos que sabías que estaban equivocados, tendrás que pagar esa deuda TÚ misma!

Su razonamiento podría estar diciendo, “bueno, eso es justo; yo debería pagar”. Pero Dios no es un Dios justo: Dios es un Dios de justicia. Y más importante aún, ALABADO SEA DIOS, Él es un Dios de misericordia. Misericordia, lo que significa que Él elige “mostrarnos compasión y perdón, a pesar de que está dentro de Su poder castigarnos o dañarnos” la misma definición de misericordia.

Piénsalo. Él eligió bendecirnos a nosotros, el ofensor, con bondad y perdón, venciendo todo poder del pecado sobre nosotros. Es Su disposición. Es Su naturaleza ser compasivo, perdonarnos. Y esto, querida novia, debería ser un evento bienvenido ya que evita que ocurra lo más desagradable, una carga. Al pagar por todos nuestros pecados, incluso aquellos que merecemos pagar, Él levanta la angustia de nuestra carga, que nos recuerda quiénes somos en Él, Su novia, y nos demuestra Su amor por nosotras. ¡Oh, ser Su novia me mantiene completamente asombrada!

Sin la carga, somos libres de darle el amor que Él merece de nosotras: la devoción de que Él sea el primero en nuestras vidas, que sea nuestro Primer Amor. Al no aceptar Su pago total por todas nuestras cargas, la Iglesia no puede experimentar la libertad, lo que lleva a escuchar estas palabras, “Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu primer amor” (Apocalipsis 2:4).

Entonces, la pregunta es esta, querida novia, ¿por qué tú o yo intentamos intentar pagar una deuda que no podemos pagar, especialmente cuando ya Él ya la pagó? Piénselo de esta manera: ¿qué pasaría si Él se adelantara al mejor restaurante de la ciudad y pagara para usted por una comida extravagante. Pero en lugar de aceptarla y disfrutarla, y luego agradecerle, alabarlo y enamorarlo aún más por lo que Él ha hecho. En su lugar, usted le dice a todo el mundo, después de haber comido, que no puede pagar, que está endeudada y elabora un plan para tratar de pagar el costo usted misma?

Créalo o no, hay quienes argumentarían que la salvación es demasiado simplista y que si las Buenas Nuevas fueran verdad, si las personas son simplemente perdonadas, comenzarían a abusar de su libertad pecando aún más. Sin embargo, sabemos que esto simplemente no es verdad. Sabemos que lo opuesto es verdad. Una vez que realmente comprendemos la magnitud de lo que hizo pagando nuestros pecados “mientras aún éramos pecadores”, este entendimiento nos hace buscarlo más y dedicarle más de nuestro amor. Y, de hecho, debido a Su amor, podemos comenzar a “no pecar más”, porque es el proceso natural y demuestra nuestro amor por Él, ¡todo debido a Su amor!

Si mi Esposo realmente pagó por mi deuda, eso significa TODA mi deuda, que incluye mis deudas financieras así como también cualquier pecado cometido. Porque si la gracia de Dios se limita solo a ciertas cosas, entonces todos estamos en problemas.

Afortunadamente, la verdad es que: ¡Su gracia es ilimitada! Y dado que Él nos dice que le demos nuestras cargas a Él, mientras que al mismo tiempo nos dice que no debamos a nadie para que podamos amarlos (porque ¿cómo podemos “amar” honestamente a alguien con quien estamos endeudados?). Entonces, claramente, podemos creer y esperar con la esperanza de que nuestro Esposo mueva nuestra montaña de deudas si simplemente creemos que lo hará y lo aceptamos de parte de Él tal como aceptamos nuestra salvación.

“Jesús les respondió: “En verdad les digo que si tienen fe (una confianza firme y segura) y no dudan, no sólo harán lo de la higuera, sino que aun si dicen a este monte: ‘Quítate y échate al mar,’ así sucederá.

“Y todo lo que pidan en oración, [realmente] creyendo, lo recibirán” (Mateo 21:21-22).