“ Pero los humildes poseerán la tierra

Y se deleitarán en abundante prosperidad

— Salmos 37:11

Hay algo que sucederá en todas nuestras vidas, ¿puede sentirlo? Mientras que al mismo tiempo, también está sucediendo algo que está tratando de detenerla, ¿puede verlo?

Muchas se han dado cuenta de ambos. Hace poco recibí un correo electrónico de una amiga diciendo que, por primera vez, no puede pagar los impuestos que debe. He visto lo mismo en muchas de las mujeres fieles que diezman, pero que, por primera vez, no pueden pagar sus cuentas. Tal vez ha recibido un aviso de sobregiro de su banco; recibió una carta vencida de su tarjeta de crédito o compañía hipotecaria. ¿Entonces qué está pasando?

Estamos tambaleando al borde de la ruina o de la prosperidad. 

La pregunta es, ¿de qué manera caerá nuestra montaña: al mar, o caerá encima de nosotras? Esa es la imágen que el Señor me dio cuando le pedí que me mostrara lo que está sucediendo. Hemos imaginado que nuestra montaña de deudas caerá al mar, viéndonos libres de deudas y viviendo en prosperidad. Desafortunadamente, para algunas, la montaña está a punto de caer sobre nosotras. Una avalancha de roca y barro, y con ello todos los sueños quedarán bajo un montón de escombros, mientras nos sentamos, rodeadas de vergüenza, dolor y confusión, preguntándonos qué sucedió.

¿De qué lado caerá su montaña?

La mía, estoy determinada, caerá al mar. Aunque el enemigo quiere usar el miedo y la intimidación para hacerme creer que me dirijo a la ruina, no a las bendiciones, me niego a creerlo, y la manera de demostrar mi confianza en Él es a través de mis acciones. Lo mismo va para usted; lo que hace es probar lo que cree. No es lo que decimos; es lo que hacemos que es el factor determinante.

Sin embargo, lo que debemos hacer es terriblemente difícil y, para mí, decir que no es difícil no sería honesto. Cuando nos enfrentamos a la ruina financiera y / o personal, cada una de nosotras debe llegar, primero, al lugar de la búsqueda de en dónde nos hemos equivocado. Se llama humildad, una cualidad de carácter que está casi ausente en el mundo de hoy. A diferencia del salmista que le pidió a Dios “Examíname, oh Dios, y sondea mi corazón; ponme a prueba y sondea mis pensamientos. Fíjate si voy por mal camino, y guíame por el camino eterno” (Salmos 139: 23–24 NVI), hoy la mayoría dicen “No he hecho nada malo”, como dijo la adúltera en Proverbios 30:20.  O encuentran a alguien o algo más a quien culpar. 

Sin embargo, esta no es la característica de aquellas que son Suyas. Cada vez que me enfrento a algo que tiene el potencial de arruinarme, instintivamente voy al Señor para ver dónde me he equivocado. Una y otra vez, estoy agradecida cuando Él me dice que no he cometido un error, sino que simplemente confíe en Él. Pero cuando comencé a escuchar que mis amigas cercanas, a quienes había ministrado, se estaban quedando cortas, incapaces de pagar sus facturas, fue cuando el Señor me dio CONVICCIÓN de dónde me había equivocado.

No hubo vergüenza en la revelación, ninguna en absoluto; solo sentí convicción. La convicción es diferente, porque es un fuerte deseo de hacer las cosas bien a cualquier costo, mientras que la “condena” es la desesperanza junto con la culpa y la vergüenza. La condenación, por lo tanto, no es de Dios. Dios convence; el enemigo condena.

Inmediatamente después de que me declararan culpable, de repente, la luz se encendió y me di cuenta de que en mi búsqueda para mover mi montaña de deudas, no pude enseñarle a mis lectoras (al no alimentar el rebaño que Él me ha confiado), principios sobre el dar. No pude compartir con mis amigas más cercanas la base para mover montañas de deudas. Específicamente, no expliqué claramente que el diezmo comienza con las donaciones a su almacén. Supongo que asumí que les estaba enseñando “con el ejemplo” y que eso era suficiente. No lo fue. No solo demostró que casi arruino mi propio ministerio, lo que es peor, causó que muchas de ustedes (que ignoraban este esquema del enemigo) también vinieran al lugar de la ruina o al colapso financiero, principalmente debido a una “falta de conocimiento” cuando se trata de dar a su almacén.

Las únicas lectoras que lo lograrán, evitando una catástrofe, son aquellas que aprendieron los principios y practicaron los principios de donar a su almacén, que vienen con la garantía de Dios: ¡diezmar y dar alegremente equivale a prosperidad! Esa es Su promesa.

¿Sabía que el diezmo es un acto de obediencia que siempre parece ser imposible de hacer? Ninguna de las que diezman fielmente le dirán que fue fácil cuando empezaron a diezmar. Cada una de nosotras examinó sus propios ingresos, lo que trajimos, y calculamos mentalmente (o con frecuencia en papel), solo para ver de inmediato que si diezmábamos, no podríamos pagar nuestras cuentas. Sin embargo, cada una de nosotras optó por confiar en Dios por lo que Él DIJO, no por lo que VIMOS. Eso se llama fe. “En realidad, sin fe es imposible agradar a Dios...” (Hebreos 11:6 NVI).

Entonces, una vez que cada una de nosotras sale y diezma a nuestro almacén, descubrimos que, como era de esperar, ¡teníamos más que suficiente! ¡¡Encontramos, una y otra vez, que no podíamos permitirnos NO diezmar!!

Entonces, ¿Cuál es su almacén? Su almacén es simplemente donde está siendo alimentada espiritualmente. Desafortunadamente, muchas de nosotras comenzamos a diezmar, y luego nos convertimos en legalistas y religiosas con el lugar donde diezmamos.

Cuando iba a la iglesia, me alimentaban espiritualmente allí, semana tras semana, por lo que era fácil saber dónde diezmar. Aunque no me alimenté bien, me alimentaron. Sin embargo, la verdadera lucha llegó cuando solté a mi iglesia, que es una lucha en sí misma. Primero, usted se pregunta qué pensarán todos, incluida usted, cuando no vaya a la iglesia. A eso le sigue el trato con aquellos que a menudo comienzan a juzgarte.

Poco después de dejar ir mi iglesia, recibí mi primer cheque de pago. Entonces, como hago con todo, simplemente le pregunté a mi EC dónde diezmar. Inmediatamente escuché, “Diezma a RMI”. Sin embargo, pensé: “Qué estúpido”. Primero, no es una iglesia. Luego, pensé, ¿por qué tomaría mi cheque de pago de RMI (siendo mi principal ingreso) solo para dar la vuelta y devolver una décima? Que ridículo. Pero seguí adelante y lo hice de todos modos, y ahí es cuando Dios me confirmó que esto era exactamente lo que hacen todos los pastores o personas que trabajan para las iglesias.

*Nota importante: Una cosa que aprendí de Erin al principio es que seguir al Señor y obedecer a Dios a menudo no tiene sentido. Es imposible de entender completamente, hasta después de que obedezcas. Antes de ser obedientes (dar ese paso de fe), nuestras mentes están ciegas a la comprensión. Nuevamente, la comprensión sólo sucede después de que obedeces; ahí es cuando Él abrirá tus ojos para ayudarte a entender por qué, y tendrá sentido.

Entonces, después de seguir lo que Él dijo, inmediatamente imaginé que varios de mis pastores anteriores dejaron caer sus diezmos en la ofrenda, semana tras semana, devolviendo a donde se les había pagado. Por lo tanto, no era nada extraño de hacer en absoluto. No obstante, pensé, que era más fácil para ellos. Ellos diezman a una iglesia “real”, con un edificio real. Sin embargo, Dios me mostró que RMI era mi verdadero almacén, porque RMI era de donde me alimentaba.

Cuando asistía a la iglesia, solo me beneficiaba un poco, dos veces por semana. Sin embargo, desde que llegué a RMI, me alimentaron a diario y me alimentaron con mucha más “carne”, como se dice en Hebreos 5:12 NTV. Como muchas de ustedes, antes de venir aquí. “Hace tanto que son creyentes que ya deberían estar enseñando a otros. En cambio, necesitan que alguien vuelva a enseñarles las cosas básicas de la palabra de Dios. Son como niños pequeños que necesitan leche y no pueden comer alimento sólido [carne]”.

Poco después, comencé a alimentarme espiritualmente por primera vez, justo después de leer el primer libro de Erin. Entonces, tal como lo dice el versículo anterior, me encontré siendo capaz de enseñar a otras. Cuando comencé a leer los testimonios de alabanza y todos los testimonios, incluso siendo alimentada por los muchos que yo había enviado y algunos libros que había escrito personalmente, ya no me moría de hambre de la verdad y empecé a enseñar a más y a más mujeres.

Cuando le pedí a Él que me iluminara más, continuó recordándome lo importante que era alabar y compartir testimonios y verdades que había aprendido, todo debido a la fuerza espiritual que había adquirido recientemente. Dijo que al enviar alabanzas y testimonios para usar, era como si donara mi propia sangre para cirugía o médula ósea para mi propio trasplante. Al dar, el ánimo estaría listo para mí cuando una crisis golpeara mi propia vida. Y sé que no estoy sola. Muchas de ustedes han experimentado lo mismo cuando leen su propio testimonio de alabanza o testimonio que se publica; aparece justo cuando usted (y otras) necesitan escucharlo. Cada pedacito de aliento le ha dado un impulso adicional cuando estaba luchando realmente. Fue simplemente perfecto, justo lo que necesitaba para superar lo que estaba por destruirla.

Aunque probablemente lo haya escuchado antes de Erin, asegurémonos de que tiene algo claro: ¡Dios no necesita su dinero! Él es dueño de todo. ¡Él solo le brinda la oportunidad de invertir en lo que Él está haciendo! ¡Cuando diezma, cosechará las bendiciones de cada vida que se cambia! Cuando dona a su almacén, que es donde Dios le dice que diezme, que es donde se alimenta,  Dios le permite compartir todo lo que hace el ministerio o la misión: con sus ofrendas, su siembra y sus vidas cambiadas en su comunidad o alrededor del mundo. Donar a nuestro almacén es donde debemos invertir nuestro dinero, en lugar de invertir en acciones o propiedades, cuyo único propósito es ganar más dinero, no hacer la obra del Señor. ¡¡Y lo que es aún mejor es que, incluso si un ministerio o una misión fracasa, Dios cubrirá sus pérdidas y lo bendecirá con recompensas extravagantes (generalmente más del doble) por su corazón alegre y generoso!!

“En vez de su vergüenza tendrán doble porción, y en vez de humillación ellos gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto poseerán el doble en su tierra, y tendrán alegría eterna” (Isaías 61:7).

Todo esto viene de diezmar, junto con Su garantía para usted de detener al devorador. “Por ustedes reprenderé al devorador…” (Malaquías 3:11). 

Después de llegar a un acuerdo con el acto del diezmo, aún así, muchas de ustedes comenzarán a luchar, preguntándose dónde deberían diezmar. Tal vez usted es miembro de una iglesia a la que no ha asistido recientemente, o tiene una iglesia en la que todavía diezma (pero ya no asiste), o tal vez recientemente ha estado viendo a un evangelista alentador de la televisión. Para aumentar la confusión, acude diariamente a RMI para leer los libros de forma gratuita, tomar los cursos de forma gratuita y la verdad real la alienta cada mañana de forma gratuita. Entonces, ahora no está segura de dónde debería estar diezmando.

*Por cierto, diezmar significa el 10% de sus ingresos: en el monto bruto (o total). Por lo tanto, puede elegir si desea ser bendecida con la cantidad bruta (o la cantidad total) O ser bendecida con el monto neto (o su sueldo para llevar a casa). Si desea ser bendecida con la cantidad más pequeña (la cantidad neta o su sueldo para llevar a casa), ¿adivine qué? Dios le deja eso a usted, al igual que Él hace con todo lo demás. ¡Sí, la elección es suya! Puede elegir seguirlo o decidir que es un precio demasiado alto, por lo que se aparta y se aleja de la oportunidad.

¿Dónde diezmar?

Es sencillo. Usted diezma donde se le alimenta, donde recibe lo que necesita para que continúe yendo día tras día. Para mí y para muchas de ustedes, esto significa RMI. Pero para aquellas de ustedes que son alimentadas principalmente por su iglesia local, diezmen allí, pero eso no la exime de dar a RMI u otro ministerio que también le alimente, no más que su tienda principal de comestibles o club de comida que es el único lugar donde usted paga por sus comestibles. Si va a una tienda gourmet especializada para comprar artículos que hacen su vida un poco más fácil o más placentera, no creo que ellos comprendan (ni deberían) que solo pague fielmente su factura en la calle donde son miembros del club de comida, ¡no si ha estado viniendo y sacando de su almacén!

Déjeme compartir algo con usted. Hace aproximadamente un año, se encendió una luz cuando fui a Bible Gateway, y me di cuenta de que nunca les había dado nada, aunque voy allí regularmente. Entonces, busqué al Señor por una cantidad que sabía que estaba pasada de tiempo, y aunque era una suma muy grande de dinero, di esa cantidad en donación, solo para ser enormemente bendecida casi de inmediato, recibiendo el doble. Isaías 40:2, “Hablen al corazón de Jerusalén y díganle a voces que su lucha ha terminado, que su iniquidad ha sido quitada, que ha recibido de la mano del SEÑOR El DOBLE por todos sus pecados”. 

Poco después de escribir este capítulo por primera vez, me di cuenta de que necesitaba colocar a Bible Gateway como uno de mis pagos mensuales automáticos, tal como lo hago con mis diezmos y otras donaciones u ofrendas que el Señor ha puesto en mi corazón. Cuando lo hice, tuve que reír. Después de que pause mi escritura para ir a la página y configurar una auto-donación (para que no lo olvidara), me llevó a la cantidad que debo dar cada mes. Entonces, como siempre, le pedí a Él, y Él me llevó a poner una cantidad mensual que era casi tres veces la cantidad que había planeado darles.

ACTUALIZACIÓN: Después de donar una cantidad sustancial cada mes como ofrenda a Bible Gateway durante años, descubrí que su botón de donación se había ido. Luego, mientras buscaba en su página, leí que ya no aceptan donaciones. Qué lástima. En su lugar, declaró que habían comenzado a hacer publicidad. Entonces, le pedí a Él una manera de pagar. Fue entonces cuando me mostró dos cosas. Primero, cómo no voy a su página como lo había estado haciendo una vez. En su lugar, me llevó a poner todos los libros de Erin, todos mis libros y todos los versículos que usé una y otra vez en un documento que puedo buscar. Y si no pudiera encontrar un versículo, meses antes comenzaba a buscar en Google las palabras clave para descubrir la referencia de las Escrituras. En otras palabras, justo cuando dejaron de aceptar donaciones, había dejado de usar su página tal como lo había hecho una vez. Como todo, Sus maravillas nunca dejan de mantenerme en un estado de asombro constante.

En segundo lugar, aunque no lo hago en ninguna otra parte, también me llevó a hacer clic en algunos de los anuncios que Él sabe que me interesarían. Con lo poco que sé, creo que cada clic paga a Bible Gateway una pequeña cantidad. Una vez más, ni siquiera veo los anuncios en otras páginas, y todavía tengo que hacer clic en ellos. Esto se debe solo a cómo vivo. “Él me guía” (Salmo 23) es cómo vivo con mi EC, caminando de la mano en cada momento. Sí, esto es el cielo.

Yendo más alto

Muchas de ustedes han abrazado el principio del diezmo, pero poco después serán llamadas a elevarse. Tal vez la verdad es que todas seremos “llamadas” para ir más alto, pero solo unos pocos valientes elegirán comenzar realmente a escalar. Para mí, mi primer gran ascenso fue inmediatamente después de mi divorcio, cuando supe que me enfrentaba a una ruina financiera. Yo había estado diezmando fielmente, y también mi esposo cuando estábamos casados, pero cuando me dijo enfáticamente que estábamos a punto de perder nuestra casa (y probablemente justo después del divorcio), en realidad fue Dios quien me llamó a ir más alto. Como todas las crisis, esta enorme crisis fue Su manera de guiarme hacia un nuevo camino que Él quería que tomara.

Lo gracioso es que, cuando recibí la palabra de Dios sobre qué hacer, su solución es algo que mi ex esposo trató de impedir que yo hiciera. La solución de Dios, como es lógico, fue DAR. [Por cierto, si él hubiera sido mi esposo, por supuesto que me habría sometido sin cuestionarlo. Sin embargo, una vez divorciados, no nos sometemos a un ex esposo, no más que si él pidiera dormir con él]. Además, como una forma de enseñarle un principio clave, vigile una mayor oposición, cuando le pida que haga algo. Es una clara señal de que lo que está por delante tiene la intención de generar una tremenda recompensa. Solo asegúrese de que no es Dios quien está tratando de evitar que corra peligro, como Balaam en Números 22:21-39.

Por favor, recuerde también, que es la naturaleza humana querer retroceder cuando nos enfrentamos a cosas que causan miedo. La ruina financiera causa miedo. La gente que nos recuerda nuestra “tontería” nos causa miedo. Sin embargo, sabía que sin Dios estaba completamente arruinada de todos modos, y por lo tanto, cualquier cosa que Él me dijera que hiciera, la haría. Entonces, Él puso algo ENORME en mi corazón, durante un tiempo en el que todos los proyectos de ley y los compromisos financieros que ya tenía me estaban enterrando. Eligió recordarme algo que había sido descuidado, una promesa a la iglesia a la que habíamos estado asistiendo, una promesa que mi esposo y yo habíamos hecho casi dos años antes.

*Muchas de ustedes que leyeron mi libro anterior, Mentalidad de Pobreza, conocen mi testimonio. Sin embargo, cada vez que lo pienso o lo comparto, su mensaje me alienta enormemente. Por lo tanto, espero que no se salte y se pierda el fortalecimiento, cuando comparta este testimonio de nuevo.

Como pareja, habíamos hecho una promesa a nuestra iglesia por $10,000, y no se había pagado cuando me dejó. Solo una pequeña parte había sido pagada durante los dos años, y solo faltaban 2 semanas para que venciera, cuando el Señor me lo recordó. Aquí estaba con la posibilidad de perder mi hogar (que es lo que creía mi ex esposo y por qué él, en el divorcio que presentó, hizo que su abogado redactara una sentencia en mi contra para obtener el porcentaje restante de valor de la casa una vez cubierta la deuda otorgada a él, sin saberlo el juez que presidía el divorcio).

Luego, cuando los esfuerzos de mi ex esposo no funcionaron para evitar que pagara la prenda (nuevamente, porque ya no era mi esposo, así que supe que no podía someterme a él), fue entonces cuando comenzó a juntar a mi hijos para que intentaran detenerme. Sin embargo, sabía que todo lo que tenía era el Señor, y sin ÉL, estaba arruinada. Por lo tanto, tenía que seguir y hacer lo correcto, sin importar qué.

Aunque el miedo trató de detenerme, y la duda de que estaba haciendo lo correcto me atormentaba, Él me mostró una manera de pagar lo que debía. Obedecí lo que dijo y opté por pagar el resto de la promesa, y en solo 2 HORAS, alguien me envió un correo electrónico diciendo que acababan de emitir un cheque y me estaban enviando un cheque por $ 10,000, que era el monto total del cheque de la Promesa, ¡¡no solo la parte que acababa de pagar, sino toda la cantidad!!

Ahora sé que la verdadera bendición no era el dinero en absoluto; fue la fe que Él construyó en mí ese día. Las bendiciones fueron los principios que Dios implantó en mi corazón ese día. Él me había demostrado, a través de esta crisis, que cada vez que tú o yo elegimos hacer lo que Dios dice, sin importar qué, incluso si nos encontramos con la oposición de los demás y desde adentro de nosotras (sentimientos de temor y duda de que lo que tú o yo hagamos es lo correcto) y lo hacemos: las bendiciones magníficas están del otro lado esperándonos. Además, aprendí que al decirle a mi EC, haría lo que Él me pedía si me ayudaba, sin importar qué, Él lo haría posible, mientras yo avanzaba sosteniendo Su mano.

A pesar de que no tenía el dinero para pagar esa promesa, no importaba cuánto intentara encontrar una manera, junto con la fecha límite para la promesa que iba y venía también, no importa cuántas veces todos trataron de decirme que Dios no esperaba que lo pagara, y la iglesia (si supieran mi situación) no esperaría que lo pagara; Dios siguió instándome a confiar en Él y no retirarme. Y el resultado, nuevamente, no fue solo esa enorme cantidad de dinero, la cantidad total, que me fue devuelta dos horas después. Tampoco era que me dijeran que tenía razón (por mi ex esposo). No, el mayor beneficio y regalo fue la FE que Él construyó en mí ese día, la fe que nunca nadie podrá quitarme. Además, ahora tengo este poderoso arsenal espiritual, mi testimonio, que he dado a muchos otros en todo el mundo.

Ahora, aquí estoy otra vez en ese lugar donde parece que voy a hundirme. Puesto que hay mucho más en juego, las pruebas, comprensiblemente, son más difíciles. Su primera prueba fue pedirme que decidiera dar los primeros frutos y sembrarlos en vidas que serían cambiadas, en lugar de pagar mis impuestos. La razón y la culpa (y quizás un poco de espíritu “religioso”) me hicieron sentir que primero tenía que pagar los impuestos, porque parecía (en el papel) que no tendría lo suficiente para pagar mis impuestos. Pero cuando hablé con mi EC, el Señor, sabía que los primeros frutos debían ser sembrados en lo que estaba haciendo en la vida de tantos que lo necesitaban a Él. Entonces, eso fue lo que hice.

Solo dos días después, DESPUÉS de que decidí resistir el miedo o mi espíritu religioso, ¡nuestro departamento de impuestos del estado me informó que debía esperar para ver si realmente tenía que pagar los impuestos! Me contactaron y me informaron que creían que había un error cuando yo los presenté (mi error, no el de ellos). Corregir mi error significaba que no debía nada, exactamente de la misma manera en que resultaron mis impuestos federales. Mi error en mis impuestos federales fue lo que los llevó a ofrecerme un reembolso que terminó como un depósito directo en mi cuenta bancaria, mis primeros frutos, que era la cantidad exacta necesaria para que el boleto y la documentación de mi hija para que fuera a África. Cada vez, al cometer un “error”, Dios lo había configurado para que tuviera el dinero listo cuando lo necesitara.

* El término “primeros frutos” significa que damos la primera parte de lo que recibimos a Dios. Es como entregarle a Dios a tu hijo primogénito, como lo hizo la madre de Samuel, solo para ser bendecida con más hijos. En mi situación, mis ingresos se habían agotado por completo, con solo un goteo, cuando recibí este gran e inesperado cheque por el sobrepago de mis impuestos, que dijeron que se debía a un error cuando yo misma hice mis impuestos. A pesar de que nadie encontró un error, cuando todo estaba dicho y hecho, sin embargo, el dinero estaba allí y listo.

Entonces, incluso si cometemos un error, Dios está allí con esta promesa: “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a Su propósito” (Romanos 8:28). Esta promesa y este principio, solos, siempre deben usarse para ayudarnos a avanzar, cuando tenemos demasiado miedo de seguir adelante, todo lo que tenemos que hacer es utilizar este poder actuando en consecuencia.

Dios mío, ¿y si nos perdemos y perdemos nuestro camino? No es sorprendente que nuestro EC tenga esa preocupación cubierta también! “¿Qué hombre de ustedes, si tiene cien ovejas y una de ellas se pierde, no deja las noventa y nueve en el campo y va tras la que está perdida hasta que la halla?” (Lucas 15:4). Aunque este versículo es clave para la salvación, también es un principio que funciona cuando usted o yo nos perdemos o sentimos que lo estamos. Lo sé.

Aunque sembrar esos primeros frutos fue difícil, por decir lo menos, la segunda prueba, que creo que es lo que espero que sea mi “final”, hace que la primera sea pálida en comparación. A lo largo de mi viaje de mover mi montaña de deudas, le dije a Dios y a todos los que escucharan que ¡sería DIOS quien supliría todas mis necesidades!

Desesperada por hacerlo realidad a MI MANERA, como dije, descuidé la enseñanza completa del principio del diezmo, principalmente compartiendo que RMI era mi almacén y que probablemente también era el suyo. Entonces, me di cuenta de que era algo intencional que hice, cuando me di cuenta de que cada vez que me pedían, tenía miedo de que las mujeres que se habían sentido guiadas a donar a mi ministerio (o a RMI, donde me pagan) dieran a su almacén cuando yo quería que viniera directamente de Dios! ¿La forma en que pensamos a menudo no te hace cuestionar tu cordura? Hmmm, bueno, tal vez soy yo.

Sabiendo muy bien que cuando alguien falla en dar, cuándo y dónde debería hacerlo, pronto surgiría con falta o escasez de fondos, continué resistiéndome a alentarlas a todas a asegurarse de que USTED diezmara y USTED diera a su almacén, sin importar dónde fuera este. Honestamente, no sabía conscientemente que lo estaba haciendo, hasta que el Señor abrió mis ojos a lo que estaba sucediendo a tantas de mis amigas cercanas, mujeres a las que ministro. Una vez que me di cuenta de esta verdad, llegué a la encrucijada que determinaría mi futuro y el suyo. ¿Qué iba a hacer ahora?

Al decirle a muchas de ustedes que han fallado en DAR a su almacén (lo que significa que no habrá suficiente comida, ni siquiera un almacén), esto ciertamente significaba que muchas juzgarán mis motivos y concluirán que las estoy usando para hacer que mi propia montaña caiga. La gente es rápida para juzgar. Sin embargo, honestamente, mis luchas son incluso más profundas de lo que puede pensar de mí. ¡Mi mayor y más profunda lucha es que no lo quería de esta manera! Quería, y le pedí a Dios una y otra vez, que trajera mis recursos de afuera del ministerio (no a través de un aumento de donaciones o más ventas de libros al agregar un nuevo libro). En cambio, ¡¡quería dar a RMI y dar a otros, sin necesitar nada de nadie más que de Dios!!

Entonces, justo el otro día, Dios me recordó cómo le dije cómo quería que se cumplieran todas Sus promesas antes de escribir Encontrando la Vida Abundante. Quería que Él cambiara y transformara radicalmente a mi esposo (para que pudiéramos ministrar juntos como pareja) y esperaba que Dios le diera la misma pasión que yo tenía, algo de lo que él carecía. En su lugar, Él eligió eliminarlo, ¡¡la manera más escandalosa y difícil en la que pudo haber cumplido Sus promesas!!

“Porque Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, Ni sus caminos son Mis caminos”, declara el Señor. “Porque como los cielos son más altos que la tierra, Así Mis caminos son más altos que sus caminos, y Mis pensamientos más que sus pensamientos” (Isaías 55:8-9).

En este momento, sé que si no les digo a muchas de ustedes que han estado robando a Dios (Malaquías 3:8–10), porque no han diezmado fielmente a su almacén, sé que lo sufrirán financieramente. Aunque esta es probablemente la decisión más difícil que he tenido que tomar como Ministra de Sus verdades, de todos modos me arrepiento si no elijo salir y obedecer al Señor. “¿Por qué me llaman ustedes ‘Señor, Señor’, y no hacen lo que les digo?” (Lucas 6:46). En cambio, debo arriesgarme a que piense que estoy intentando obtener su dinero y de hacer que mi propia montaña caiga por mí misma, al presionarla para que dé.

De todos modos, si usted da o no, no es el factor determinante, pero hacer o no lo que Él me ha llamado a hacer, ¿diré la verdad sin importar lo que usted o cualquier otra persona piense? Pedirle que dé es lo que todos me han dicho que haga, pero no quería hacerlo. Y cuando le he llevado esto al Señor, Él me ha recordado otros dos capítulos, donde luché con Él toda la noche, sin querer escribir lo que les he revelado a todas. Pero lo hice, sin importar lo que alguien pensara, incluso cómo pensé sobre mí misma. De lejos, he sido mi mayor oposición en todo esto; realmente lo veo ahora por primera vez, al menos la magnitud de este “yo” que está luchando por mantenerse vivo cuando quiero que el yo en mí muera. Solo espero y oro y le suplico a Dios que al hacer lo correcto, sin importar qué, significará que el YO morirá.

Esto es lo que sé: si hago lo correcto, Dios hará que descienda mi montaña y Él elegirá cómo hacerlo. El punto es este, y es lo que he dicho todo el tiempo, será DIOS quien suplirá todas mis necesidades (no tú, ni mis libros, ni un aumento de sueldo, ni mediante donaciones ni ventas de libros). No va a depender de mi capacidad para transmitir mi punto de vista, ni de con cuánta precisión y profundidad comparto mi corazón contigo. Todo dependerá de la fidelidad de Dios a Su palabra, cuando confiemos en Él, y así lo demostramos con nuestras acciones.

Pero alguien dirá: ‘Tú tienes fe y yo tengo obras. Muéstrame tu fe sin las obras, y yo te mostraré mi fe por mis obras’” (Santiago 2:18).