“Sí, en ti esperamos, Señor,

  tu nombre y tu memoria

    son el deseo de nuestra vida.”

—Isaias 26:8

 

¿Alguna vez esperaste a que Dios apareciera, pero cuando lo hizo, rechazaste el paquete? Pueda que no lo hicieras intencionalmente, pero lo que he notado recientemente es que cuando llega nuestro milagro à través de la persona equivocada o llega en medio de la circunstancia incorrecta, rechazamos el milagro y sin saberlo nos conformamos con menos. Simplemente queremos elegir las "bendiciones" de nuestra propia creación, la cosas que creemos que hemos ganado. Qué terriblemente triste.

Para ayudarla a comprender completamente lo que quiero decir, a continuación hay dos historias desgarradoras en la Biblia donde, sin saberlo, el receptor se conformó con menos. Ambos fueron parte del asombroso ministerio de Eliseo. El primero involucra al rey de Israel y el segundo, la viuda y el petróleo (una historia que ya puede saber).

“Cuando Eliseo cayó enfermo de muerte, Joás, rey de Israel, fue a verlo. Echándose sobre él, lloró y exclamó: ―¡Padre mío, padre mío, carro y fuerza conductora de Israel!

Eliseo le dijo: Consigue un arco y varias flechas. Joás así lo hizo. Luego Eliseo le dijo: ―Empuña el arco.  Cuando el rey empuñó el arco, Eliseo puso las manos sobre las del rey y le dijo: ―Abre la ventana que da hacia el oriente. Joás la abrió, y Eliseo le ordenó: ―¡Dispara! Así lo hizo. Entonces Eliseo declaró:―¡Flecha victoriosa del Señor! ¡Flecha victoriosa contra Siria! ¡Tú vas a derrotar a los sirios en Afec hasta acabar con ellos! Así que toma las flechas —añadió.

El rey las tomó, y Eliseo le ordenó:―¡Golpea el suelo! Joás golpeó el suelo tres veces, y se detuvo. Ante eso, el hombre de Dios se enojó y le dijo: ―Debiste haber golpeado el suelo cinco o seis veces; entonces habrías derrotado a los sirios hasta acabar con ellos. Pero ahora los derrotarás solo tres veces.” (2 Reyes 13:14-19).  Luego está la viuda ...

“La viuda de un miembro de la comunidad de los profetas le suplicó a Eliseo: ―Mi esposo, su servidor, ha muerto, y usted sabe que él era fiel[a] al Señor. Ahora resulta que el hombre con quien estamos endeudados ha venido para llevarse a mis dos hijos como esclavos.

 ―¿Y qué puedo hacer por ti? —le preguntó Eliseo—. Dime, ¿qué tienes en casa? ―Su servidora no tiene nada en casa —le respondió—, excepto un poco de aceite.  Eliseo le ordenó:

―Sal y pide a tus vecinos que te presten sus vasijas; consigue todas las que puedas.  Luego entra en la casa con tus hijos y cierra la puerta. Echa aceite en todas las vasijas y, a medida que las llenes, ponlas aparte.  En seguida la mujer dejó a Eliseo y se fue. Luego se encerró con sus hijos y empezó a llenar las vasijas que ellos le pasaban.  Cuando ya todas estuvieron llenas, ella le pidió a uno de sus hijos que le pasara otra más, y él respondió: «Ya no hay». En ese momento se acabó el aceite.  La mujer fue y se lo contó al hombre de Dios, quien le mandó: «Ahora ve a vender el aceite, y paga tus deudas. Con el dinero que te sobre, podrán vivir tú y tus hijos.” (2 Reyes 4:1-10)

Estas son las historias que me vinieron a la mente recientemente cuando "resolver por menos" le sucedió a mi preciosa hija. Me llamó la atención este principio tan importante cuando tontamente y a menudo ignorantemente eligen conformarse con menos.

Durante varios meses, mi hija ha guardado cada centavo de sus ingresos con el deseo de comprar ella misma un auto. Se disculpa casi todas las mañanas por tener que llevarla a trabajar, incluso aunque le digo cada vez que ya estoy despierta, y que disfruto completamente el tiempo que tengo sola con ella. Aún así, ella se disculpa.

Cuando alcanzó su meta de cuánto había esperado por un automóvil, comenzó a preguntarles a los muchachos que conocía para que le ayudaran a encontrar un buen auto. Cuando ella me dijo, lo primero que pensé fue cómo sus hermanos sienten cuando escucharon que le preguntó a un amigo en lugar de preguntarles à ellos.  Entonces yo pensé en cómo se siente nuestro Marido cuando le preguntamos a uno de nuestros amigos en lugar de preguntarle a nuestro mejor Amigo que nunca nos dejará o nos abandonará.

El principio de buscar a otros en lugar de a nuestro Esposo adquirió un nivel completamente nuevo cuando la semana tras semana, mi hija estaba triste y decepcionada porque su papá no la ayudaba a comprarse el auto perfecto que encontró y también porque ella quería que él firmara conjuntamente el préstamo. Me senté  à escuchar cada tiempo que ella me contó hasta el día en que finalmente me preguntó qué hacer. Fue entonces cuando finalmente pude compartir mi corazón con ella, explicando con qué frecuencia miramos a los demás en lugar de mirar a su verdadero padre por cada necesidad que tenemos.

Me llevó un tiempo, pero finalmente convencí a mi hija de que mirara a su padre por su automóvil. Tan pronto como ella lo hizo, tomó menos de dos horas descubrir que nuestro vecino encontró todos sus magníficos autos en una subasta, y que la semana siguiente nuestros vecinos dijeron que podían conseguirlo à precio del concesionario. Entonces el Señor me guió a, una vez más, a ofrecerle firmar conjuntamente por ella. Muy pronto el automóvil, que era más allá de sus sueños, ¡sería de ella!

Sin embargo, en algún momento en medio de la espera ella regresó. ¿No es eso como todos nosotros? Estamos demasiado acostumbrados a las formas de confiar y confiar en los demás, y en nosotros mismos, que estamos atrapados en el hábito. Es por eso que amorosamente nos rodea con creyentes que nos alentarán y recordaran a confiar solo en Él, lo que sucedió con mi hija. Entonces, de nuevo, muy pronto, ella estaba confiando en su Padre y hablando positivamente sobre lo que estaba a punto de hacer.

Fue entonces cuando sucedió algo inesperado. Mientras llena los papeles del préstamo algo atrapa mi ojo, algo escrito en la parte superior, cuando, en un instante, este verso me vino a la mente: "He estado joven y ahora soy viejo, sin embargo, no he visto a los justos abandonados ni a sus descendientes mendigar pan "(Salmo 37:25). Todo lo que podía imaginar era lo que el salmista haría si me viera hoy.

No, no estaba pidiendo "pan", pero aquí estaba pidiendo un préstamo a una cooperativa de crédito. Mi corazón  Me dolió cuando pensé, una vez más, cómo se sentía mi esposo yendo a alguien que no era él. ¿Le había pedido a mi marido el dinero para comprar un automóvil para nuestra hija? No, en cambio me había ido à buscar ayuda de otra persona! Entonces, ¿cómo podría mirar a alguien más, como mi hija, por ejemplo, cuando estaba haciendo lo mismo, solo que más severamente, ya que soy su novia, viajando a lo largo mi viaje con mi amor.

Sin embargo, en lugar de sentirme como un desastre, creer la mentira, que viene con la culpa, que esto significaba que tendría que renunciar a la bendición. En cambio, he llegado a comprender más plenamente su increíble amor perdonador y su gracia inconmensurable que nos libera de la preocupación, la duda y el miedo.  "No hay miedo en el amor; pero el amor perfecto echa fuera el temor ... "(1 Juan 4:18). Oh, ¡su amor!

Porque incluso cuando fallamos, como sabía que tenía, Él está allí junto a nosotros, listo y emocionado de bendecirnos! ¿No es eso lo que significa este versículo? "Y sabemos que Dios hace que todas las cosas funcionen juntas para bien de los que aman a Dios, a los que son llamados según su propósito "(Romanos 8:28).

Entonces, en lugar de preocuparme, volví la cara hacia Él, confiando entre lágrimas en encontrar Su bendición en este error y defecto mío. Inmediatamente y asombrosamente, descubrí la bendición más increíble que nunca podría haber imaginado!

El descubrimiento comenzó con una gran prueba a medida que comienzan la mayoría de las bendiciones. Fue solo hace un poco más de un año cuando recibí una llamada que la refinanciación en mi casa se detuvo repentinamente con algunas impactantes Noticias. Fue durante el proceso de divorcio, cuando, sin que yo supiera, el abogado de mi exmarido puesto un gran juicio financiero en mi contra para que su cliente, mi ex, tenga la seguridad de que obtendría su parte del capital en nuestra casa.

No fue hasta unas pocas semanas atrás que entendí la segunda estipulación de esto: mi ex esposo estaba seguro de que perdería mi casa. Él había sido testigo de mi "rareza espiritual" cuando referido a él ya que he sido una fanático durante mucho tiempo. Esto lo llevó a tomar medidas drásticas. Entonces, ¿esto significa que tú y yo estamos destinados a experimentar "escasez" debido a las acciones de los demás?

En realidad, sucederá lo contrario mientras confiemos en él. Y nuestras bendiciones se deben à que ese mal (con el que debemos rechazar resistir) nos catapultará a la grandeza. "Pero te digo, no lo hagas resistir a una persona malvada; pero quienquiera que te golpee en la mejilla derecha, dale la otra también a él. Si alguien quiere demandarte y tomarte la camisa, déjale también tu abrigo. Quien te obliga a ir una milla, ve con él dos "(Mateo 5: 38-40). No resistir el mal, también ganará la atención de otros. Él hace esto para darnos un testimonio para compartir con otros, a fin de que las almas heridas y sufridas  experimenten Su amor !!

El día que descubrí que mi crédito estaba arruinado (un juicio es como una bancarrota, solo dura 10 años, no 7), solté algo, mientras reía, eso llamó mi atención cuando lo dije. Yo dije: "Bueno, eso debe significar que no necesitaré crédito. ¡Compraré todo al contado!".  En mi mente me imaginaba comprar artículos más grandes, como automóviles o incluso casas en efectivo. Aunque parecía mucho más allá de mi fe, no pude evitar mantener este pensamiento y compararlo con la habilidad de Dios, lo que simplemente significaba: ¡nada, ni una sola cosa es imposible para Dios!

El día en que saltó a la vista el versiculo sobre "mendigar pan", también pude vislumbrar lo que El esposo podría hacer después. Y esta misma visión voló por mi mente no solo una vez, sino que sucedió dos veces más ese mismo día. A la mañana siguiente sucedió lo mismo, hasta que seguí esa visión y fui a mi cuenta bancaria en línea.

Lo que es una locura es que durante el dinero de la semana había estado "acumulándose" en mi cuenta y cada vez que lo veía, Seguí preguntando a mi esposo qué quería que hiciera con él. Porque todavía tengo montones de deudas, Instintivamente pensé, pagar la deuda. Pero cada vez que pregunté, Él me dijo, no, esa deuda es suya, que Él (como mis pecados) había sido pagada. Entonces, como todas mis cuentas se estaban pagando a tiempo, nada estaba tarde, nuevamente le pregunté para qué era el dinero acumulado? Ese día mis ojos estaban abiertos cuando dijo: "¡Mira, hay más que suficiente para pagar en efectivo el automóvil de nuestra hija"!

En el instante en que lo vi, mi hija entró a la habitación, casi en el momento justo. Cuando le pedí que se sentara abajo, y expliqué completamente el plan, ella se quedó allí aturdida. Sin embargo, ella rápidamente explicó cómo cuánto podría devolverme cada mes, lo que me permitió explicarle que igual que en salvación, Dios nunca nos pide que le devolvamos el dinero. La verdad es que no podemos, e incluso si pudiéramos, él no quiere nuestro dinero o nuestras obras ni nada que no sea nuestro amor por él. Él quiere que apreciemos y experimentemos su bondad, su amor! Esa mañana quería que mi hija experimentara de primera mano la bondad, la maravilla y la fidelidad de Aquél en quien me había enamorado y apasionadamente enamorado una y otra y otra vez.

Sin embargo, antes de que pudiéramos avanzar, con unos días antes de la subasta, podría disfrutar de su amor- sabiendo que podría escribir un cheque, yo, por el monto para comprarle a nuestra hija un coche en efectivo. Sin préstamos, sin necesidad de pedir prestado más, nunca. Estaba tan emocionada que me encontré compartiendo esto con cada uno de mis hijos y con algunos de mis amigos con los que me encontré. Por cierto, ¿tú Recuerdas que te dije que debes tener cuidado de nunca compartir lo que Él te muestra que hagas hasta después de hacerlo, porque el enemigo intentará evitar que suceda? Bueno, con todo mi corazón yo ojalá lo hubiera recordado. No por mi bien, sino por el de mi hija.

Cuando llegó la subasta, mi hija se había negado a aceptar mi dinero. Una de los hermanos la habían convencido de que "no podía pagarlo" y no tenía derecho a aprovecharse de mí y que debería ir a su papá. En el momento en que hablamos, mi hija ya había dado vuelta para volver a buscar a su padre para que él firmara un préstamo. Ella decidió conformarse con menos.

Sabía que para tratar de convencerla de que estaría mal, la conozco lo suficiente como para saber que la haría resistir a mis esfuerzos además, como madre, debemos vivir nuestra fe en amor y compartir cuando nos preguntan, no presionar nuestras creencias sobre nadie.

Cuando mi hija, una vez más, comenzó a perseguir, esperando y rezando para que su padre firmara y obtuviera ella un auto, Dios le dio lo que ella pidió. Ella estaba emocionada cuando me dijo que su nueva esposa sacó el tema y se emocionó cuando, finalmente, la sacaron para buscarle un automóvil. Tristemente, en cambio de encontrar el automóvil de sus sueños, su padre y su esposa le dijeron que no era lo suficientemente sensato. Además, ellos Se quedó hasta bien entrada la noche diciéndole a todos los que estuvieron allí esa noche que si ella comprara su coche de ensueño, ella no podría comprar neumáticos nuevos si los necesitara, no podría pagar las reparaciones si algo saliera mal, y así sucesivamente.

La noche en que tuvo lugar esta conversación, mi hija no estaba allí. Yo solo escuché como su padre y madrastra le contaron a todos que el auto que ella necesitaba era el que "ellos" le dieron, "Es un coche sensato, la marca y el modelo que su abuela (conducía). A pesar de que tenía el mismo precio que el 'Soñado' coche que ella quería (entonces ambos se rieron), ¿quién creía que iba a querer siquiera un auto como ese?!? "se dejaron decir. Mi corazón se afligió.

Han habido tantas pruebas horrendas con este automóvil que parecían suceder casi todos los días-sin embargo, mi hija está decidida a demostrarme que era el automóvil que se suponía que debía obtener.

Sin embargo, sé en mi corazón cómo las bendiciones de su Padre están diseñadas para captar la atención de todos- especialmente nosotros.  Sé cómo suena mi corazón cada vez que entro y manejo mi auto, el auto que mi esposo me dio. Me siento tan amada y sí, a veces incluso inmerecida, porque lo que conduzco es un milagro del tipo más sorprendente. Quería una bendición así para mi hija también, pero lamentablemente, ella se conformó con Menos.

Mi décimo de muchos testimonios financieros

"Por tus palabras"

Al mismo tiempo, lo que le estaba sucediendo a mi hija, su hermano estaba pasando por una situación de conformarse con menos, en lugar de seguir la bendición que su Padre tenía para él.

Debido a que mi hijo tiene su propio negocio, a menudo hay tiempos de escasez, momentos en los que parecía que se quedaría corto, pero cada vez, por supuesto (ya que es un dador del tipo más sorprendente) siempre pagó sus cuentas y tuvo suficiente para sus necesidades.

Entonces, una mañana, me dijo que iba a salir y conseguir un trabajo de medio tiempo para que nunca necesitar preocuparse por pagar sus cuentas. Quería "lo suficiente" para hacer el pago de su automóvil, seguro, gasolina, etc., dijo. En una semana, tenía una increíble oferta de trabajo como camarero, donde lo haría obtener buenas propinas. Sin embargo, noche tras noche llegó a casa exhausto y decepcionado con el pequeño número de propinas que estaba haciendo.

Como yo era la que ví el letrero de este trabajo y lo alenté a tomarlo, me sentí responsable y hablé con mi Esposo al respecto. Entonces fue cuando repitió amorosamente lo que mi hijo había dicho, él dijo que quería hacer "lo suficiente" para pagar sus cuentas, y Dios había respondido sus oraciones en consecuencia.

Cuando me di cuenta de lo que había sucedido, compartí esta revelación con mi hijo. Al principio, creo que era pensando que estaba siendo demasiado espiritualmente rara, pero no podía dejar de pensar que podía de hecho, estar en lo cierto. No tomó demasiados días largos en su negocio, y luego se fue a trabajar por la noche para que él cambiara su ruego a su Padre, pidiéndole que le envíe más negocios, y que lo bendiga con abundancia!

Su Padre eligió bendecirlo mientras estábamos desayunando con su padre, él recibió la llamada que lo dejó sin palabras. Un tipo que había conocido una sola vez lo había notado por su excelente trabajo, explicando que estaba juntando un equipo y lo quería para el puesto. Luego dijo qué la tasa de pago sería -mi hijo no podía creerlo- la paga era lo que ganaría si trabajara 10 días como camarero con excelentes propinas! Además, el chico dijo que esto no sería un trato de una sola vez, estos negocios adicionales continuarían (sin embargo, el ladrón casi se lo robó, los detalles estan en el próximo capítulo).

Mi hijo inmediatamente dejó de ser camarero e intentó ganar lo suficiente. Y cuanto más busca a su Padre, más las bendiciones fluyen en su vida. Cada vez más llamadas entran à su negocio, ¡más de lo que dijo que alguna vez creyó que alguna vez tendría! Incluso se ha extendido à ¡su hermano que se va a casar y esperaba algunos trabajos secundarios para ganar más dinero!

Siguiendo el mismo principio, mirando a su Padre, mi hijo también fue contratado para el mismo proyecto y hay muchos proyectos más por delante para ambos. Ahora, debido a lo que continúa siendo testigo de lo que  su hermano está haciendo, él también está tratando de confiar plenamente en el Señor en vez de confiar en un cheque de pago constante donde trabaja ahora y espera aventurarse por su cuenta. Continuar según las bendiciones se desarrollan ...