Den, y se les dará:

se les echará en el regazo una medida llena,

apretada, sacudida y desbordante.

porque con la medida en que midan a otros,

se les medirá a ustedes.

—Lucas 6:38

.

Ahora mismo me encuentro en una pequeña crisis financiera, entonces qué mejor momento que ahora para compartir este principio tan increíble que Dios me está enseñando en mi vida? Muchas de ustedes quienes se enfrenten al divorcio y la separación también enfrentarán crisis financieras, parece que las dos van de la mano. Y con la crisis financiera, el miedo abrirá una puerta para atormentarte, y atacar tu fe. Esto lo digo por experiencia personal.

La buena noticia es que si simplemente comprendemos y abrazamos este principio de dar en medio de nuestra necesidad, encontrarás, como yo lo hice, que Dios realmente diseñó las pruebas para aumentar lo que ya tienes, no solamente para poner a prueba tu fe. Déjame ponerlo de esta manera: cuando hay una “necesidad” en tus finanzas (o en cualquier otra área de tu vida), Dios quiere que des (conforme Él te guíe), para que Él pueda aumentar lo que tienes.

Por supuesto que, nuestra carne quiere hacer lo contrario; cuando estamos en necesidad tendemos a retener o acaparar lo que tenemos. Entonces como todo lo espiritual, debemos sacrificar nuestra carne (al no alimentarla) y en su lugar caminar en el espíritu, para que nuestro espíritu y nuestra fe puedan crecer. Con esta verdad, ahora podrás poseer la habilidad de cambiar tu mentalidad, para que cuando haya una necesidad, ahora te regocijes sabiendo que Dios ha diseñado esta necesidad para producir un aumento en tu vida!! Cuando mi esposo anunció que se iba a divorciar de mí, él también me dijo que me iba a dejar la deuda familiar (mucha de ella estaba oculta), y que no pagaría manutención. Damas, cuando estés siendo acorralada contra el Mar Rojo, lo cual, si me permiten decirlo, he descubierto que estar allí es maravilloso, y no es momento de entrar en pánico. Solamente significa que Dios está a punto de manifestarse! Honestamente yo prefiero estas crisis mayores a las más pequeñas porque puedo ver que fue Dios Quien lo planeó todo. Solía pensar que había sido el diablo o algún otro disparate (como que es una persona quien va tras de mí). Y debido a esta ignorancia, no puedo contar las veces que me he perdido una bendición de Dios porque no pensé en esto -mientras que Él estaba tratando de bendecirme. No estoy segura, pero no recuerdo que alguien me enseñase este principio, será porque nadie realmente lo entendía?

Entonces, pongamos esto en claro, cuando te enfrentes con una carencia o si te encuentras a alguien que aparenta estar lanzandote hacia algún tipo de carencia -no te defiendas y por favor no entres en pánico; en vez de eso regocíjate -Dios está a punto de bendecirte! El versículo que me enseñó qué hacer fue este, “Pero Yo les digo, no resistan al que es malo; antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele también la otra. Al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica, déjale también la capa. Y cualquiera que te obligue a ir un kilómetro, ve con él dos” (Mateo 5:39-41).

Pero, aunque Jesús nos dijo lo que debemos hacer, en lugar de eso nos aferramos a nuestra camisa o tratamos de esconderla. Y Dios nos libre, no recorremos una milla de más! Al contrario, aún los Cristianos buscan un abogado para esconder dinero y tal vez hasta tratan de conseguir algo de la otra persona quien está tratando de conseguir lo que nosotros tenemos. Eso es por lo que se le paga a un abogado, y es por eso que estoy tan agradecida con Erin por haberme enseñado desde el principio a simplemente confiar en el Señor para pelear nuestras batallas y a liberar a los abogados.

Seamos sinceras, cuando actuamos como lo hace el mundo, estamos mostrando ignorancia hacia la Palabra de Dios y Sus caminos, y también comprobando que no somos Sus hijos, porque si lo fuéramos, no actuariamos tan indecorosamente! Y cuando actuamos en la manera propia de una heredera de nuestro Padre celestial, comprobamos ser tan excepcionales que no podemos evitar llamar la atención de los que están perdidos y pronto ellos se convierten en seguidores de Jesús. Puedes creer este bono añadido a nuestro aumento?! Esto es lo que significa ser “testigos” para los perdidos, no entregándoles un trifoliar o recitando el Camino Romano hacia la salvación. Los extraviados necesitan atestiguar cómo vivimos de una forma diferente.

Entonces después de que cada instancia de necesidad o carencia que me ha estado golpeando desde cada lado, y también reconociendo con mis labios, “Dios Tú estás a punto de bendecirme!” Yo luego entro en mi closet de oración a conversar con el Señor para saber justamente como Él quiere que maneje cada situación.

Por ejemplo, la semana anterior recibí unos documentos de nuestro contador declarando que nosotros (aunque ahora soy “yo” porque accedí a encargarme de la deuda) debemos miles en impuestos atrasados. Y tan loco como suena, yo estaba muy entusiasmada por ver lo que Dios va a hacer ya que yo sabía que Él había planeado toda la situación simplemente para demostrarme lo poderoso y fiel que Es. El Señor ama ser alabado, y justo como cualquier esposo, Él quiere que yo sepa lo maravilloso que Él es como mi Esposo ya que ahora soy Su nueva novia (al menos me siento como nueva novia)!

También, sabiendo cómo las finanzas (o la falta de ellas) pueden causar miedo tan fácilmente, yo no leí las páginas y páginas de documentación muy detenidamente, y en cambio las dejé sobre el escritorio hasta la mañana siguiente para que tuviera suficiente tiempo para discutirlos con el Señor. Quería saber lo que Él deseaba que hiciera, y ciertamente no hacer mi propio plan (ni el mío ni el de nadie, por lo que yo tampoco discuto mis problemas con nadie más!). Que no se nos olvide jamás que en cada una de las pruebas, tribulaciones, tentaciones o crisis, Dios ya tiene un plan para salir de ellas. Sino que, Él simplemente espera a que nosotras nos acerquemos a Él, no en pánico o suplicando, pero en confianza absoluta justo como un niño iría hacia su padre quien puede (y lo hará) arreglar cualquier cosa!

Fue en mi closet de oración cuando el Señor me aseguró de que Él me tenía “cubierta” y que Él me guiaría paso a paso en cuanto a mis impuestos. Sin decirlo en realidad, Él me recordó lo que había sucedido sólo hacía unas semanas atrás cuando comencé a seguir estos principios : En donde dí cuando no tenía nada (y solamente porque Él provee la habilidad de dar cuando le dije que lo haría), y luego Él me bendijo con una bendición inesperada de cientos de dólares!

Ahora, de vuelta a lo de los impuestos atrasados. La mañana siguiente, Él me guió a tomar mi chequera y a comenzar a leer cuidadosamente los documentos que detallaban todos los cheques para los impuestos federales y estatales que se debían. Con cada vuelta de página, la cantidad continuaba creciendo hasta que me dí cuenta de que debía miles de dólares que acabarían con esa hermosa red de seguridad (los cientos de dólares que quedaban en mi cuenta bancaria), y mientras leía, podía escuchar al Señor susurrando, “Confías en Mí?” y yo sonreí con mi respuesta, que era “Claro que sí!”

Entonces Él me guió a escribir un cheque tras otro. Cuando terminé, Él me dirigió a dejar los cheques sobre mi escritorio. Esa noche y la mañana siguiente, cada vez que pensaba en los impuestos atrasados, yo le decía a mi Amado que Él era lo único que yo deseaba, que Él era todo lo que yo necesitaba y cuánto lo amaba y adoraba. La mañana siguiente, cuando estaba a punto de colocar los cheques en su respectivo sobre para enviarlos, Dios me abrió los ojos al hecho de que no podía escribir estos cheques desde la cuenta bancaria de la iglesia como lo había hecho, porque contenían impuestos personales y que necesitaba pagar desde nuestra cuenta bancaria personal! Esta cantidad podría acabar con la gran red de seguridad en nuestra cuenta de la iglesia, pero no había forma de que yo tuviera esa cantidad de dinero en mi cuenta personal!

Pero cuando le comenté esto al Señor, Él simplemente me preguntó de nuevo si yo confiaba en Él y me dijo, “Está allí.”

Damas, se nos pide que creamos lo que no podemos ver, y confiemos en Dios por cada milagro en fe, entonces yo creí aunque yo veía que no tenía nada, y Dios fue maravillosamente fiel una vez más! El Señor me dirigió de nuevo a escribir tranquilamente cada cheque uno a la vez desde mi cuenta personal, hasta que finalmente quedó sólo un cheque por pagar. Fue allí cuando me guió a parar. Cuando lo hice, me di cuenta de que era el cheque más grande y que de hecho había escrito los otros cheques “fuera de orden” de su fecha de pago. Fue entonces cuando el enemigo trató de acosarme sobre dejar este cheque sin pagar y principalmente atormentarme por pagar mis cuentas “fuera de orden.” Aún así seguí adelante y dejé esta deuda pendiente por casi una semana hasta que el Señor me dirigió de vuelta a los documentos y a mi chequera.

Cuando esa circunstancia terminó, yo había pagado todos nuestros impuestos atrasados desde mi cuenta personal!! No hay manera de que eso fuera posible -de ningún modo!! Pero Él abrió un camino, aunque no puedo explicar cómo lo hizo!

Entonces, cuando me enfrenté a mi nueva crisis financiera esta semana, mi propio testimonio pasó por mi mente, cuando una vez más, me encontraba acorralada contra el Mar Rojo. Estoy segura que fue el efecto secundario de los impuestos atrasados, pero esta semana cuando vino el momento de pagar la hipoteca de nuestra casa, yo sabía que la cantidad no estaba allí. Yo no tenía nada en absoluto. Lo que me pareció triste, aunque me hizo reír, fue que ni siquiera tenía lo suficiente para pagar por una excursión para mis tres hijos más pequeños -un total de sólo $6.00 (espero que tú también te rías)! Había acabado de escribir cheques de nómina y de pagar las cuentas de la iglesia, y fue entonces que me encontré cara a cara con el Mar Rojo otra vez.

Lo que también me pareció gracioso fue que esta era un área en que mi ex esposo se burlaba de mí y sobre la cual me había advertido. Él incluso se había asegurado de decirle a nuestros hijos que yo iba a “perder la casa” con mis “dádivas tontas” y las que yo tontamente llamaba “fe”. Claro que yo nunca intenté defenderme porque el Señor sabe que sí soy una tonta. 1 de Corintios 1:27 dice, “Pero Dios escogió lo insensato (tonto) del mundo para avergonzar a los sabios, y escogió lo débil del mundo para avergonzar a los poderosos.” Sí, esa soy yo.

Aunque yo normalmente intento hacer las cuentas los días sábados, no tenía idea de qué hacer. Y cuando no sé qué hacer, no hago nada; ni siquiera pienso en qué debo hacer. Una vez más, dejé la chequera y las cuentas a un lado y subí a mi habitación para descansar en el Señor y en Su bondad. Tomé todas las oportunidades que pude para estar a solas con el Señor, no para que Él me tranquilizara, ni para que yo pudiera rogarle, porque yo realmente estaba llena de gozo y entusiasmo. Estaba a solas con Él simplemente para reafirmar mi amor por Él y el de Él hacia mí -diciéndole que Él era lo único que yo deseaba y todo lo que necesitaba. Fue casi al final de cada uno de nuestros encuentros en que el Señor me decía “Está allí,” refiriéndose al dinero que estaba allí. Yo no sabía en dónde estaba escondido, pero si Él afirmaba que era verdad, Él me mostraría cómo encontrarlo.

Permíteme comentar que Dios ha hecho maravillas al construir mi fe. Lo he visto hacer lo increíble, y para aumentar mi fe, pasé mucho tiempo en el día recordando cada vez que Él se había manifestado y me había bendecido. “Contar” y enumerar mis bendiciones, una por una cada día es lo que me adormece cada noche, y es también como me despierto cada mañana, repitiendolas otra vez. Lo hago para renovar mi mente, y en todo mi tiempo a solas con Él, también me gusta decirle lo maravilloso que fue esto o aquello.

Adicionalmente, nunca me guardo cosas emocionantes. También encuentro muchas oportunidades de decirles a otros acerca de los milagros que Él ha hecho. Y dado que tengo cinco hijos, me gusta contarles a cada uno por separado. Porque cada vez que hablo sobre eso, aumenta mi fe (y la de ellos) y también le da a Dios la gloria que se merece. En muchas ocasiones en que Dios se revela a nosotros, apenas reconocemos lo que pasó. Esto debilita nuestra fe en lugar de incrementarla. Esas personas que envían Testimonios de Alabanza a RMI, que por cierto me encantan leer, y que se aseguran de contarle a otros acerca de la fidelidad de Dios, son aquellas quienes ven cosas grandes y poderosas en sus vidas! Entonces cuando Dios haga algo, recuerda cuando no sabías qué hacer, y luego en lo perfectamente que Dios lo solucionó por ti. Piensa en ello una y otra vez, y aprovecha cada oportunidad para aumentar la fe de otra persona al compartir tu testimonio, cada vez que Dios te dé la oportunidad. Esto también cumple con el principio de dar cuando tengas una necesidad, y también es “atestiguar.” Entonces si necesitas más fe, da de la poca que tienes al compartir lo que Él ha hecho por ti en el pasado.

Entonces, fue a la mañana siguiente, un domingo, cuando desperté de mi manera usual al decirle al Señor cuan feliz me hace y lo mucho que Lo amo y enumerando cada cosa maravillosa que Él hizo por mí el día anterior, cuando Dios trajo algo a mi mente. Él me recordó que cuando mi ex esposo se mudó lejos, él había pedido un “préstamo,” el cual me había vaciado económicamente (haciendo que la paga de nómina fuera imposible. Y por cierto, yo no le “presté” ese dinero, sino que le dije que era un regalo y que no debía pagarme de regreso). Esa semana, porque no había suficiente, Él me dijo que no sacara mi propio pago (o de lo contrario yo no sería capaz de pagarle a nuestros empleados). Pero luego recordé que, yo todavía tenía esa gran red de seguridad (estaba allí todavía, se acuerdan? porque milagrosamente pague los impuestos atrasados desde mi cuenta personal!). Por lo tanto, justo como el Señor había dicho, el dinero estaba allí! Yo simplemente me pague un cheque atrasado a mí misma, pero en mi mente, como lo calculé rápidamente, todavía faltaba dinero - pero no fue así! Yo pude pagar todas (no solo algunas) de nuestras cuentas personales.  Aunque han pasado más de 24 horas desde que ese milagro ocurrió, todavía sigo asombrada y no puedo entender cómo él lo hizo!! Es imposible. Marcos 10:27 “Mirándolos Jesús, dijo: ‘Para los hombres es imposible, pero no para Dios, porque todas las cosas son posibles para Dios.’”

Antes de que hubiera hecho el pago de mi casa, el Señor me había dirigido a escribir un cheque muy grande a nuestros Misioneros Africanos, y todavía había más que suficiente en mi cuenta bancaria personal! Posteriormente, sabiendo que necesitaba incrementar lo que tenía (no solamente pagar las cuentas), le pregunté al Señor de qué otra manera Él quería que yo diera. Inmediatamente, recordé que uno de mis hijos necesitaba un set de edredones para su habitación. Entonces, al hacer unos mandados hace un par de días, ví unos cobertores masculinos en una tienda cercana, y recordé que cuando nos habíamos mudado a nuestro nuevo hogar, éste hijo fue el único quien no recibió un juego de cobertores para su cama. Después de la iglesia, me dirigí a la tienda que el Señor había puesto en mi mente. Sabía que encontraría justamente lo que necesitaba, y así fue. Y después cuando le conté a mi hijo lo que había comprado para él, él me dijo que esto era algo que él había estado pensando que necesitaba conseguir, pero que no tenía el dinero para comprar, entonces él había confiado en Dios para que proveyera. Dios quería bendecirlo, y me escogió a mí para hacerlo!

Ya que todavía existe una carencia en mi cuenta bancaria, y yo sé que Dios causó esta necesidad para poder, una vez más, incrementar lo que tengo, yo continuaré buscando oportunidades para dar. Muchas ideas diferentes vienen a mi mente, pero simplemente esperaré y permitiré que el Señor comience a abrir las puertas que Él desee y no las mías. Lo que me encanta es que nosotras no tenemos que hacer que las cosas sucedan, todo lo que debemos hacer es caminar hacia las puertas que el Señor ilumine en nuestra mente o en nuestro corazón, y luego esperar a que Él abra la puerta (como lo haría un Caballero). Y si una puerta no se abre, simplemente sigue moviéndote hacia otra puerta abierta. Nunca, jamás fuerces abrir una puerta -Sus caminos son fáciles; el único esfuerzo que estarás ejercitando es tu fe.

Testimonio: Dar Más

El principio de dar cuando estás en necesidad no se aplica solamente a las finanzas y al dinero, también es verdadero en cada área de tu vida. Cuando comencé a sentir los efectos de ser una “madre soltera de cinco hijos,” mi hijo preguntó si su amigo quien no tenía a donde ir podría quedarse con nosotros por una semana. Dentro de unas cuantas horas, la amiga de mi hija se encontró encerrada fuera de su casa y su madre se había ido por casi dos semanas, entonces sugerí que se quedara con nosotros. Esto es porque sabía que Dios estaba por incrementar mi fuerza y energía, y yo quería trabajar con Dios!

Esa misma semana, mi hermano quien vive en Asia, no había recibido los mails por alguna razón desconocida, de que su hija no podía venir a vivir con nosotros por un año para asistir a la escuela, y me estaba presionando para hacer arreglos para su vuelo! Pero una vez que cooperé con lo que el Señor estaba haciendo, descubrí en mí una fuerza y energía que no sabía que poseía! En mi necesidad, Dios produjo oportunidades para que diera la poca fuerza que me restaba para poder darme el aumento que necesitaba! Y ahora cada vez que enfrento problemas financieros, sé que debo estar alerta a lo que Dios quiere que haga para dar lo poco que me queda.

Dios me enseñó este principio muchos años atrás cuando estaba amamantando a mis bebés. Mientras más se alimentaban mis bebés, más leche producía. Muchos doctores o especialistas en lactancia tristemente le dirán a una madre que necesita complementar la alimentación de su bebé con fórmula ya que no cuenta con suficiente leche para cuando su bebé esté hambriento y quiera alimentarse todo el tiempo! Pero la verdad es que Dios hizo a ese bebé perfecto y le da a la madre toda el alimento necesario para su hijo en crecimiento. Aunque yo tuve doctores aconsejandome para que complementara con fórmula (ya que tuve bebés muy grandes, uno cerca de las 12 libras al nacer), yo supe que tendría suficiente leche si tan solo me sentaba tranquilamente y le permitía a mi bebé alimentarse tanto como deseara en cada etapa de crecimiento!

No solo no tuve que complementar la dieta de mi bebé con fórmula, sino que fui capaz de donar mi leche sobrante a un hospital neonatal. En un punto, me pidieron que ayudara a una bebé que solamente podía tolerar mi leche. Entonces el hospital mandaba un taxi para recolectar mi leche todos los días. Durante esta crisis, yo decidí alimentar a mi bebé de un lado y doné la leche del otro lado al hospital. Meses después, recibí una fotografía de la niña saludable quien estaba lo suficientemente sana para ir a casa con su familia.

Dios quiere hacer grandes cosas cuando confiamos en Él lo suficiente para dar lo que naturalmente queremos retener o esconder porque tememos que no tendremos suficiente.

Como sigo diciendo, este principio funciona en cada área de tu vida: en las finanzas, amor, fortaleza, y tiempo -la lista continúa. Cuando comiences a notar una “carencia” en algún área de tu vida, es cuando el Señor está diciendo, “Estoy por incrementar lo que posees! Ahora pon tu fe a trabajar por ti. Cree en lo que no puedes ver, camina en esa fe. No te eches atrás; no empieces a temer que vas a quedarte corta. Yo soy tu Fuente, pero necesito de tu fe, comprobada por tus acciones (puesta en práctica) para que esta ley espiritual se manifieste.”

Y poner tu fe en práctica no significa que digas, “Déjame dar esto y lo otro, esto y aquello,” sino en cambio, estar atenta por oportunidades que el Señor trae y coloca frente a ti. Serán grandes y pequeñas. Una mañana, observé una oportunidad de bendecir a una adolescente (a quien yo se que necesita a Jesús) con una taza de café de Starbucks. Cuando ella se resistió, yo pude compartir con ella cómo Dios ama bendecirnos y que yo estaba emocionada cuando Dios me mostró áreas donde yo podía bendecir a otros! Entonces ella aceptó comprendiendo en dónde se encuentra mi Fuente, y dónde puede estar la de ella. Hay tantos que necesitan ver evidencia para poder comprender la bondad de Dios, pero cómo van a saberlo si no lo ven primero en nuestras vidas?

En medio de tanto dar, yo tuve una situación que se presentó y a la que yo tuve que buscar a Dios para comprender. De hecho fui hacia Él para arrepentirme, ya que pensé que había perdido una oportunidad para dar. Una mujer se me acercó y quería mi tarjeta de presentación, pero titubeé y le pregunté por qué la quería. Ella me dijo que quería llegar a conocerme y llamarme de vez en cuando para conversar. Le dije que estoy tan ocupada con mis cinco hijos (y mi sobrina) y que cuando estoy en casa (y no viajando), tengo muy poco tiempo para cualquier vida social. Y que de hecho, había tenido que cancelar una cita con una amiga muy querida porque estaba educando en casa a mis tres hijos más pequeños en la mañana. Afortunadamente, fui interrumpida por otra amiga mía quien se acercó a saludarme y la mujer simplemente se alejó.

Cuando le hablé sobre esto al Señor, pidiendo perdón, Él me dijo que Él me había guiado a resistir a esta mujer porque era el enemigo quien venía a robar de nosotros y agotar a Sus hijos. Me dijo que aunque Él produce oportunidades para dar, el enemigo también está atento para robar o simplemente cansarnos. Cuando le pregunté cómo podremos saber si es Él y no el enemigo, Él dijo que cuando estamos cerca de Él, instintivamente, en nuestro espíritu, vamos a discernir Su dirección y no caeremos presas del enemigo.

Otra manera en la que caemos presas es cuando comenzamos a enorgullecernos de nuestra dadivosidad. Nuestros testimonios ya no exaltan a Dios, sino a nosotras (a cuán generosas y bondadosas somos)! Esto será finalmente la red en la que caigamos o un podio del cual precipitarnos. Entonces ten mucho cuidado cuando compartas un testimonio. Asegúrate de que es el Señor a Quien estás exaltando y no tu grandeza.

También busca oportunidades para dar, pero no solamente vayas dando por doquier. Dios necesita presentarte oportunidades y abrir la puerta para que ello produzca Su incremento. Hay momentos en donde vemos una necesidad pero Dios no quiera que la suplamos. Puede ser que sea alguien más quien el Señor quiere que la cumpla o puede ser que esa carencia sea lo que Dios esté usando para hacer que esa persona clame a Él. Y como Dios me dijo, estar cerca de Él nos dará la mejor protección para hacerlo correctamente!

Nuevamente, toma un momento para enamorarte de tu Amante hoy y esta semana. Dile que Él es lo único que deseas y todo lo que necesitas. Canta para Él tu canción de amor favorita y recuerda todas las veces en que Él te ha bendecido. Nadie necesita vivir una vida de necesidades cuando nuestro Dios, y nuestro Esposo, es la máxima Fuente de todo y nunca se acaba!

Diario