El ladrón no viene más que a robar, matar y destruir;

Yo he venido para que tengan vida, y la tengan en abundancia.

—Juan 10:10

.

Qué es la Vida Abundante?

La vida abundante es la vida que al fin estoy viviendo. Es una vida que es “gozo indescriptible” porque está llena de la gloria de Dios! Es una vida que, según yo creo, Jesús murió para darnos, pero muy pocos llegan a alcanzar en su vida! En la Biblia Amplificada, esta vida se define como “abundantemente [alcanzando una perfección aún mayor al vivir esta vida].”

Desde los últimos meses, el Señor me ha llevado a una nueva vida, una vida de abundancia. Ésta vida parecía algo inalcanzable para mí y para la mayoría de los Cristianos. Mi vida era una vida de lucha, no la vida tranquila de la que Jesús habló en Mateo 11:29. “Carguen con mi yugo y aprendan de Mí, pues Yo soy apacible y humilde de corazón, y encontrarán descanso para su alma.”

Aunque mi viaje hacia la vida abundante aún no ha terminado, puedo decirte que he obtenido el descanso para mi alma y gozo indescriptible, llena de gloria!!!

“Para que sometida a prueba vuestra fe, mucho más preciosa que el oro, el cual aunque perecedero se prueba con fuego, sea hallada en alabanza, gloria y honra cuando sea manifestado Jesucristo, a Quien amáis sin haberle visto; en Quien creyendo, aunque ahora no lo veáis, os alegráis con gozo inefable y glorioso; obteniendo el fin de vuestra fe, que es la salvación de vuestras almas.” (1 Pedro 1:7-9, RV).

Leemos versos como Juan 16:33. “Yo les he dicho estas cosas para que en Mí hallen paz. En este mundo afrontarán aflicciones, pero ¡anímense! Yo he vencido al mundo.” En lo único que nos enfocamos es en “el mundo afrontarán aflicciones,” ya que es así como vivimos cada día.

Esta vida de aflicción, de lucha, de dolor y penas no es el plan de Dios. No es por lo que Jesús vino a este mundo para vivir y morir por nosotros. Yo creo que debemos vivir una vida de gozo tan increíble que no se puede describir -un gozo que es tan indescriptible porque está lleno de la gloria de Dios!!

Al igual que el poder de Jesús vino a través de la cruz, yo creo que es en nuestra cruz, que nosotros, también, obtenemos el poder de vivir este tipo de vida que es de ser envidiada por el mundo. Nuestras vidas deben ser vidas que iluminen la oscuridad del mundo de hoy; una vida que se convierte en un faro de luz para guiar las vidas de mujeres que están perdidas en la oscuridad. En medio de su oscuridad, nuestra luz puede señalar el camino hacia Quien puede darles su propia vida abundante.  “Porque todo lo que ha nacido de Dios vence al mundo. Ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe.” (1 Juan 5:4).

Nunca debes olvidar que Ustedes, queridos hijos, son de Dios y han vencido a esos falsos profetas, porque el que está en ustedes es más poderoso que el que está en el mundo” (1 Juan 4:4).

Debemos esperar hasta llegar al cielo para que “Enjuaguará las lágrimas de sus ojos, y ya no habrá muerte, ni luto, ni llanto, ni dolor porque todo lo viejo ha desaparecido” (Apocalipsis 21:4)?

Yo solía pensar que sí, pero ya no.

Desde que encontré esta vida, he tenido la urgencia insaciable de compartir esta vida con cada mujer que conozco! Vá más allá de la libertad, mucho más lejos que encontrar paz -es una vida que te hace querer cantar y bailar! Esto significa que lo que tengo ahora, usted puede tenerlo, y puede dárselo à sus amigos, su hija, su madre o su hermana! Sorprendentemente, no es en lo que yo logré, sino más bien, cuando lo perdí todo!

Qué acaso Jesús no nos dijo eso? No estábamos escuchando, o no teníamos el oído correcto para oírlo? “Porque el que quiera salvar su vida la perderá; pero el que entregue su vida por causa de Mí, ése la encontrará” (Mat. 16:25).

Como Cristianos, parece que a menudo tenemos un “conocimiento general” de este principio y de muchos otros principios que Jesús nos enseñó cuando Él ministraba a Sus apóstoles o cuando enseñó las Bienaventuranzas a miles -pero no vivimos esa vida. No la practicamos. Tenemos la fe para creer que funciona, pero no caminamos en esa fe; por tanto, “la fe sin obras está muerta” (Santiago 2:26).

Para la mayoría de nosotros, nuestra existencia es una vida que está muerta o muriendo. Aún así, Jesús murió para que tengamos VIDA y la tengamos en abundancia! Esa palabra Abundancia significa para mí una vida que rebosa de cosas buenas -empezando con gozo!

Damas, esta vida está al alcance de cada una de nosotras. He observado en los últimos meses que se encuentra en perder la vida que todas nosotras hemos luchado por conservar. Está en rendir nuestras vidas y vivir todos los principios encontrados en la Biblia, pero que casi nunca se practican, que trae el gozo que nos elude a la mayoría.

En el transcurso de mi primera restauración, yo caminé en los principios que se encuentran en el libro Como Dios puede Restaurar Su Matrimonio y conseguí un matrimonio restaurado. Sin embargo, yo caminé esos principios con tanto miedo y espanto debido a mi nivel de fe en ese tiempo. Lo peor de todo, sin embargo, fue que yo estaba buscando la vida que yo deseaba. Nunca se me ocurrió que yo podría ser feliz (mucho menos gozosa) si Dios no restauraba mi matrimonio. Entonces oré específicamente (como se nos enseña en los estudios Bíblicos) y seguí los principios (que nuestro ministerio siempre anima a la mujer a seguir). Desde que encontré mi vida abundante (cuando lo perdí todo), me di cuenta de que Jesús también nos dijo cómo  debemos orar, y es “Hágase Tu voluntad.”

Algo que llamó mi atención fue que cuando comencé a observar a las mujeres cuyos matrimonios fueron restaurados, pero estaban viviendo vidas de dificultades, dolor y angustia, y eso me motivó a moverme desde donde me había acomodado -a este lado del Jordán. Este lado del Jordán está justo al lado del desierto pero se encuentra en los bancos del río. Se encuentra verde con agua abundante, aunque no es la tierra prometida.

Debido a las preguntas que me enviaban las mujeres restauradas quienes estaban enredadas en dificultades, dolor, miedo y desconcierto que yo también estaba sintiendo, salí una vez más en busca de Dios por lo que Él quería hacer en mi vida:

“Porque así dice el SEÑOR todopoderoso: ‘Dentro de muy poco haré que se estremezcan los cielos y la tierra, el mar y la tierra firme... El esplendor de esta segunda casa será mayor que el de la primera,’ -dice el SEÑOR todopoderoso- ‘Y en este lugar concederé la paz.’ afirma el SEÑOR todopoderoso” (Hageo 2:6, 9).

Honestamente, no tenía idea de lo que estaba buscando, pero Dios me estaba llamando a llegar más alto y partir nuevamente hacia territorio nuevo y desconocido para poder bendecir a Sus hijas a quienes Él me ha confiado.

Lo que encontré fue la fuente de la juventud, la paz interior, el verdadero significado de la vida, el secreto de la vida y el por qué fuimos creados - todo en un momento. Lo encontré en este versículo de abajo que el Señor me había dado más diez años atrás pero que me había frustrado y confundido hasta hace sólo unas semanas. Lo leí casi todos los días y hasta hablé con otros acerca de lo que pensaban que significaba en realidad. Yo sabía que Dios me lo había dado a mí, y podría ser la llave para descubrir el misterio de la vida abundante que estaba buscando.

“Por eso así dice el Señor, ‘Si vuelves, Yo te restauraré, en Mi presencia estarás; si apartas lo precioso de lo vil, serás mi portavoz. Que se vuelvan ellos a ti, pero tú no te vuelvas a ellos.” (Jer. 15:19).

Puede parecer bastante simple, pero su significado verdadero me eludió por años. Lo leí otra vez, agregué partes para ayudar a que cobrará más sentido y hasta escribí dos palabras al final del verso cuando le pedí a Dios que me diera más entendimiento. Esto es lo que leí “Por eso [Michele] así dice el Señor , ‘si vuelves, te restauraré -en Mi presencia estarás [sola]; si apartas lo precioso de lo vil, serás mi portavoz. Que se vuelvan ellos a ti, pero tú no te vuelvas a ellos [por ayuda o esperanza]” (Jer. 15:19).

Fue lo “precioso de lo vil” lo que me tenía más confundida. Seguía observando las diferentes cosas en mi vida y traté de compararlas para ver si eran preciosas o viles para entender si debía extraerlas de mi vida. Me tomó varios años descubrir lo que ya sabía en mi mente, pero tuve que descubrirlo en mi corazón. Damas...

Él es precioso -todo lo demás es vil!

Deben creer que saben esto y pensar que yo debo ser muy estúpida. Sin embargo, a menos que estén viviendo una vida que expresa este principio, es solamente conocimiento general!

Yo sabía que una vez que “lo entendiera” Dios me llamaría a ser Su portavoz! Antes de esta revelación, yo era una mujer que estaba feliz si no salía de su hogar -ahora estoy viajando alrededor del mundo! Es este principio, según yo creo, el que cambió a los apóstoles de Jesús de esconderse en un salón elevado a ser hombres quienes se convertirían en mártires y hasta colgaron de una cruz.

Una vida abundante es una vida de entrega. Entregar todos los deseos que pensamos nos harán felices y todo el control que creemos necesitamos ejercer sobre nuestra vida (y las vidas de toda la gente a nuestro alrededor). Yo, al igual que tú, pensaba que esta era la vida que estaba viviendo. Había hecho a Jesús el Señor de mi vida, pero nunca contemplé en realidad el encontrar la vida para la cual había sido creada, la cual estoy viviendo finalmente.

La razón principal por la que fuimos creados es para convivir con Dios. Comencé a anhelar desde lo profundo de mi alma caminar con Dios en lo “fresco del día” como Adán lo hacía, caminar con Dios como lo hacía Enoc y Verlo cara a cara como lo hizo Moisés, pero no sabía cómo hacerlo. Entonces le pedí a Dios que me enseñara, ya que toda sabiduría viene del cielo y Él le dará sabiduría a todo el que la pida. En mi búsqueda, mi corazón comenzó a cambiar hacia lo que me motivaba a averiguar cómo obtener este tipo de intimidad con el Señor. En lugar de anhelar esta intimidad por lo que haría por mí, pronto encontré que deseaba esa profunda intimidad por Él, mi Amado. Yo quería sobre todo ser la mujer que Él me había creado para ser -Su compañera! Deseaba estar tan cerca para poder convivir y estar tan profundamente enamorada de Él (porque Él se lo merece) como lo estaba Él de mí.

El descubrimiento de lo precioso y lo vil se encontró cuando un misionero visitó nuestra iglesia y narró la historia de una niñita que él había encontrado quien estaba viviendo en las calles a punto de morir. El misionero fue llamado a dejar la India y regresar a los Estados Unidos. Él tuvo que despedirse de esta niñita, y él sabía que esa sería la última vez que la veía con vida. Cuando la abrazó, estaba tan quebrantado y triste cuando ella le dijo, “Tú no debes estar triste por mí, porque yo tengo a Jesús. Jesús es todo lo que necesito. Él lo es todo. Yo tengo todo lo que necesito.” Ese año fue la segunda vez que escuché esa historia, pero esta vez cambió mi vida para siempre!

Comencé a decirle al Señor que Él era todo lo que yo deseaba, que Él era todo lo que yo necesitaba y que si lo tenía a Él yo tenía todo lo que necesitaba! Mientras más lo decía, más Él se convertía en el amor de mi vida. Lo que yo hablaba se convirtió en lo que estaba en mi corazón! Cuando venían problemas contra mí, yo le decía al Señor que Él era todo lo que yo deseaba y todo lo que yo necesitaba. Inmediatamente, lo que sea que venía contra mí dejó de importar, y perdió su punzada y su efecto sobre mí.

Esta mentalidad cambió mi corazón para poder no solo soportar, pero más que vencer la destrucción que venía contra mí (nuestra familia y mi ministerio) cuando mi esposo anunció que quería divorciarse de mí. Es en medio de este tipo de crisis en que tú serás llevada a alturas de gozo que son indescriptibles!

Lo tendrás a Él como esta niñita que estaba muriendo Lo tenía y como ahora yo Lo tengo. Por si esto no fuera gozo suficiente, “y todas estas cosas te serán añadidas,” la niña quien estaba a punto de morir se encontraba sana, completa y saludable cuando el misionero regresó. Ella tenía a Jesús, y Él era todo lo que ella necesitaba para vivir. Yo no estoy muriendo, aunque mi esposo se divorció de mí hace un mes, y ahora soy la madre soltera de seis hijos. Pero yo, también, tengo a Jesús y Él es todo lo que necesito para vivir la vida abundante!

Espero que este primer capítulo haya incrementado tu sed y tu deseo de tener más de Jesús -de conocerlo más íntimamente conforme Él se convierte en todo lo que deseas y necesitas. No necesitas soltar ninguna cosa sino simplemente hacer lo que Dios me guió a hacer. Comienza ahora mismo a decirle a Jesús que Él es todo lo que deseas, que Él es todo lo que necesitas y que si lo tienes a Él, lo tienes todo. Cuando las pruebas vengan hacia tí, dí estas palabras una y otra vez hasta que lo que esté pasando (o lo que ha pasado) deje de importar.

Dí estas palabras cuando despiertes cada mañana y cuando acuestas tu cabeza en la almohada por la noche. Háblalas en voz alta, en tu corazón y cuando entres en tu closet de oración.

Cuando tu conocimiento general se convierte en un estado del corazón, ninguna cosa dolerá, nada te hará desmoronarte, y nada te hará temblar. Si estas en dolor, si estás desmoronándote, si estás agitada o temblando entonces necesitas más de Él. Preciosa, no vas a encontrar más de Él leyendo sobre Él en tu Biblia, recitando Escrituras o reprendiendo al diablo. Se encuentra en la intimidad con Él.

Esto no significa que ya no debas leer la Biblia (estas son Sus cartas de amor y promesas para ti), y tampoco significa que ya no cites Escrituras (ya que estas renuevan tu mente para que pienses como Jeśus), ni significa que ya no debes orar (solamente empieza a orar compartiendo lo que hay en tu corazón y tu dolor pero dejándole a Él lo que debe hacerse -se haga Tu voluntad!). En cuanto a la clase de oración que yo hacía (el tipo de guerra espiritual), he descubierto que con el Señor como mi Esposo, Él ama pelear mis batallas por mí. Mi lugar es a Su lado, como Su Novia, para enfocarme en mi amor y aprecio por Él como a Él le gusta ser apreciado.

Si tú eres una esposa repudiada y afligida de espíritu y una esposa quien ha sido rechazada, Jesús te está llamando para que te conviertas en Su Novia! Lo harás? Dejarás todo atrás (las penas, el dolor, las preguntas y las relaciones agobiantes) para perseguirlo sólo a Él?

“Porque como a mujer abandonada y afligida de espíritu, te ha llamado el Señor, y como a esposa de la juventud que es repudiada’ dice tu Dios... Porque tu Esposo es tu Hacedor, el SEÑOR de los ejércitos es Su Nombre; y tu Redentor es el Santo de Israel, que se llama Dios de toda la tierra’” (Isaías 54:6-5).

Diario