Semana 1: RSM Capítulo 5

"Su Primer Amor"

RSM Semana 1 Capítulo 5 
"Su Primer Amor"

“Sin embargo, tengo en tu contra que has
abandonado tu primer amor.”
Apocalipsis 2:4

¿ Ha abandonado usted su primer amor? ¿Quién es su primer amor? ¿Fue su esposo su primer amor? ¿Fueron sus bebés o sus hijos los primeros en su vida por encima de su esposo y del Señor? ¿O ha estado su carrera en primer lugar? ¿Quién es realmente lo primero en su vida? “El que quiere a su padre o a su madre más que a mí no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí no es digno de mí” Mateo 10:37. Las Escrituras en Apocalipsis dicen “Sin embargo, tengo en tu contra que has abandonado tu primer amor” Apocalipsis 2:4.

¿Qué nos está diciendo el Señor? Él está diciendo que cualquier ocasión en que pongamos a alguien o algo por sobre nuestro amor o nuestra relación con Él, no somos dignos de su amor.

Busque primero. Usted debe ponerlo a Él primero en sus prioridades, primero en su día y primero en su corazón. “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” Mateo. 6:33.

Trapos de inmundicia. Hágase estas preguntas: ¿Las cosas que pongo en primer lugar tienen valor eterno? ¿Lo que hago ayudará a incrementar el reino y Su justicia? ¿Estoy buscando Su justicia o estoy tratando de reunir mi propia justicia? Recuerde, ¡nuestra justicia es como trapos de inmundicia! (Isaías 64:6).

¿Qué sucede cuando usted pone a alguien antes que a Dios? ¿Qué hace Él para acercarlo a usted de nuevo hacia Él? Si usted ha puesto a su esposo antes que a Dios, entonces fue el Señor quien ha quitado a su esposo de su lado. “Me has quitado a todos mis amigos y ante ellos me has hecho aborrecible. Me has quitado amigos y seres queridos; ahora sólo tengo amistad con las tinieblas” Salmo 88:8,18. Y no cometa el error de poner la restauración de su matrimonio como la primera cosa en su vida; ¡usted debe hacer del Señor la prioridad en su vida!

¿Significa esto que no nos debe importar lo que nuestros esposos quieren o necesitan? ¿Tendremos esa actitud de “yo sirvo al Señor, no a ti”? Dios nos enseña un perfecto equilibrio en Su Palabra. “Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor” Efesios 5:22. “Esposas, sométanse a sus esposos, como conviene en el Señor” Colosenses 3:18. Cuando nos sometemos a nuestros esposos, estamos haciéndolo para el Señor. ¡Aún, y especialmente, si nuestros esposos no merecen el honor que les mostramos, podemos descansar SABIENDO que lo hicimos por el Señor, quien merece nuestra sumisión a Él y a Su Palabra! (Vea Capítulo 6 “Mujer contenciosa,” bajo la sección “Siendo sujeta” para mayor conocimiento.)

La Palabra de Dios no será blasfemada. El Señor aún nos da una advertencia de que el no obedecer o no honrar a nuestros esposos deshonrará, aún blasfemará, al Señor y a Su Palabra. “…a ser sensatas y puras, cuidadosas del hogar, bondadosas y sumisas a sus esposos, para que no se hable mal de la Palabra de Dios” Tito 2:5.

Agradando al Señor. Debemos agradar al Señor, más que intentar agradar a nuestros esposos. Entonces el Señor causará que tengamos el favor de nuestros esposos. “Cuando el Señor aprueba la conducta de un hombre, hasta con sus enemigos lo reconcilia” Proverbios 16:7. “Engañoso es el encanto, y pasajera la belleza; la mujer que teme al Señor es digna de alabanza” Proverbios 31:30. “Deleítate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” Salmo 37:4.

Obediencia en lugar de sacrificio

El obedecer es mejor que el sacrificio. “¿Qué le agrada más al Señor: que se le ofrezcan holocaustos y sacrificios, o que se obedezca lo que Él dice?  El obedecer vale más que el sacrifi cio, y el prestar atención, más que la grasa de carneros. La rebeldía es tan grave como la adivinación, y la arrogancia, como el pecado de la idolatría” 1 Samuel 15:22–23. “Practicar la justicia y el derecho lo prefi ere el Señor a los sacrificios” Proverbios 21:3.

Testimonio: He visto a muchas mujeres que son “mártires” y yo siempre tuve miedo de que yo llegara a ser una de ellas. Por cuanto yo no sabía por qué o cómo alguna mujer había llegado a ser así, era posible que yo también cayera en la misma trampa. Así fue. Pero ahora he encontrado la respuesta: ¡esas mujeres no obedecen; se sacrifican!

Mi esposo me decía que “lo tomara con calma,” que “descansara,” o que “lo dejara para mañana,” ¡pero yo no lo hacía! ¡Rebeldía! Yo lo justifi caba diciendo “Él no sabe cuánto trabajo tengo que hacer” y con “Él no se da cuenta de todo lo que se necesita hacer para mantener la casa o cuidar a los niños” o “¿Cómo puedo tomar una siesta?” “¿Quién va a cuidar a los niños mientras me duermo?” Mártir, mártir, mártir. Yo estaba en lo correcto, él no sabía—¡pero Dios sí sabía! Y Él es mi protección y la protección de mis hijos. Y Dios en su soberanía ha puesto a nuestros esposos sobre nosotros para nuestra protección: para protección física, protección emocional y protección espiritual. (Véase “¿Quién debe ser el líder espiritual?” en “Ayuda idónea”del libro “La mujer sabia edifica su casa: escrito por la necia que destruyó la suya con sus propias manos, disponible en inglés). “Pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él. Por lo tanto, todo el que se opone a la autoridad se rebela contra lo que Dios ha instituido. Porque los gobernadores no están para infundir terror… pues está al servicio de Dios para tu bien” Romanos 13:1–4. “Pues por falta de conocimiento mi pueblo ha sido destruido” Oseas 4:6.

Su apariencia externa. Aún si su apariencia engaña a otros para que piensen que usted es sumisa, ¡Dios conoce su corazón! “No te dejes impresionar por su apariencia ni por su estatura, pues yo lo he rechazado. La gente se fija en las apariencias, pero yo me fi jo en el corazón” 1 Samuel 16:7.

Hay una historia de un niño pequeño cuyo padre continuó pidiéndole que se sentara. Finalmente el niño pequeño se sentó y el padre sonrió. Pero el niño rápidamente exclamó, “puedo estar sentado en el exterior, pero por dentro—¡estoy parado!”

Muchas veces estamos parados en el interior. Muchas veces después de que usted hizo lo correcto y accedió a seguir el plan de su esposo usted exclama “¡Pero no estoy de acuerdo!” o su actitud le dice que usted no está de acuerdo. ¿Ha hecho esto? ¿Ha sido de la clase de persona que “finge” sumisión a su esposo?

También cosechará lo que usted ha sembrado. Si usted fue rebelde con sus padres antes de que se casara, usted probablemente sigue siendo rebelde con su esposo. Para culminar, usted se casó con un rebelde. Y ahora su esposo se ha vuelto un mayor rebelde desde que se casaron, de la misma manera que usted se ha vuelto. Él ahora se rebela contra toda sensata sabiduría y ¡aún ha tomado la rebelión hasta el punto de rebelarse contra el compromiso de serle fiel a usted!

Nada es imposible. ¿Qué hace usted, entonces? Si usted cree, ¡entonces comience a obedecer AHORA! “Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la unión con su esposa” 1 Corintios 7:14. Sí, es verdad. Obedezca ahora y mire cómo el Señor santifica a su esposo. ¿Le parece extraño esto? ¿Parece imposible porque él es muy malo? Es porque ustedes son una carne: “Así que ya no son dos, sino uno solo” Mateo. 19:6. “Sin embargo, en el Señor, ni la mujer existe aparte del hombre, ni el hombre aparte de la mujer” 1 Corintios 11:11.

¿Puede solamente medio cuerpo ir en una dirección y la otra mitad en la otra? Aún si ustedes van por caminos separados por un tiempo, Dios eventualmente los traerá de regreso para andar juntos. Puede pasar porque “para Dios no hay nada imposible” Lucas 1:37. “Dios… recompensa a quienes lo buscan” Hebreos 11:6.

Aquél que camina sin mancha. Ya que usted obedece, Dios cambiará el corazón de su esposo. “El corazón… sigue el curso que el Señor le ha trazado” Proverbios 21:1. Recuerde solamente “el que es honrado se mantendrá a salvo” Proverbios 28:18. Si usted dice que usted no quiere obedecer a su esposo, ¡entonces él tampoco obedecerá a Aquél que está sobre él! “Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer, y Dios es cabeza de Cristo” 1 Corintios 11:3. No dé la excusa de que su esposo no es cristiano así que por eso usted no tiene que obedecerlo. ¡No hay NINGUNA Escritura que le diga a una mujer que no se tiene que sujetar o someter a un incrédulo!

Y no justifique su rebeldía presente diciendo que su esposo no está alrededor, así que ¿cómo puede obedecer a quien no está ahí? ¡Usted obedece lo que usted SABE que debería hacer y lo que usted debería haber hecho! Si él le ha pedido que usted se asegure de vestirse en la mañana antes de que él se vaya, o el lavar la vajilla en lugar de dejarlos acumular hasta que está lleno el fregadero, entonces hágalo. Si él le pidió que colgara la ropa de la manera correcta en el clóset, ¡deje de leer y hágalo ahora! Si usted no puede recordar, pídale al Señor que traiga a su memoria TODAS esas cosas que su esposo le pidió cuando usted no estaba escuchando ni obedeciendo. Entonces hágalas. No se trata de que su esposo vea los cambios, pero de que Dios vea que usted ha cambiado.

Sufriendo injustamente. Y ¿qué pasa si mi esposo es malo o aún cruel? “Sométanse con todo respeto a sus amos, no sólo a los buenos y comprensivos sino también a los insoportables. Porque es digno de elogio que, por sentido de responsabilidad delante de Dios, se soporten las penalidades, aún sufriendo injustamente. Pero ¿cómo pueden ustedes atribuirse mérito alguno si soportan que los maltraten por hacer el mal? En cambio, si sufren por hacer el bien, eso merece elogio delante de Dios” 1 Pedro 2:18–20. La Palabra sigue adelante diciendo que nosotras mujeres tenemos un ejemplo en el Señor y en Su vida. Él nos pide que sigamos sus pisadas como lo veremos más adelante. (Si usted está en una situación de abuso, lea el capítulo 15 “Consuele a aquellos” y también el capítulo 7 “Amabilidad en su lengua” para ayuda.)

“Si me aman, obedezcan”

Después de que usted ponga a Dios en el primer lugar en su vida, y comience a obedecer a aquellos en autoridad sobre usted, usted debe entonces echar fuera la falsa doctrina que dice que “usted es salvo por gracia, así que en realidad está BIEN que peque, porque no estamos más bajo la Ley” Busquemos en las Escrituras:

• ¿Sus obras lo niegan a Él? “Profesan conocer a Dios, pero con sus acciones lo niegan; son abominables, desobedientes e incapaces de hacer nada bueno” Tito 1:16.

• ¿Hace usted lo que Su Palabra dice? “¿Por qué me llaman ustedes ‘Señor, Señor’, y no hacen lo que les digo?” Lucas. 6:46.

• ¿Vamos a persistir en el pecado? “¿Qué concluiremos? ¿Vamos a persistir en el pecado, para que la gracia abunde? ¡De ninguna manera! Nosotros, que hemos muerto al pecado, ¿cómo podemos seguir viviendo en él?” “Entonces, ¿qué? ¿Vamos a pecar porque no estamos ya bajo la ley sino bajo la gracia? ¡De ninguna manera!” Romanos 6:1–2,15.

La fe sin obras está muerta. “Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe?” “Pues como el cuerpo sin el espíritu está muerto, así también la fe sin obras está muerta” Santiago 2:14,26. Las buenas obras son los “frutos” de nuestra salvación. Estas son tres preguntas que debemos hacernos a nosotros mismos:

• ¿Mis hechos niegan que sigo al Señor?

• ¿Me da la gracia permiso para pecar?

• ¿Debe, como creyente, hacer buenas obras?

Confi ese sus pecados. Si esta es la mente que usted tenía, antes de aprender estas Escrituras, haga como la Palabra dice: “Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados” Santiago 5:16.

Jamás los conocí. Muchos creen que usted puede vivir de cualquier manera que usted quiera y después entrar al cielo ya que muera. ¿Es esto verdad? “Muchos me dirán en aquél día: ‘Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre expulsamos demonios e hicimos muchos milagros?’ Entonces les diré claramente: ‘Jamás los conocí. ¡Aléjense de mí, hacedores de maldad!’” Mateo 7:22–23. ¡La respuesta es “no”!

Obediencia a Su Palabra

“Clama la sabiduría en las calles; en los lugares públicos levanta su voz. Clama en las esquinas de calles transitadas; a la entrada de la cuidad razona: «Hasta cuándo, muchachos inexpertos, seguirán aferrados a su inexperiencia? ¿Hasta cuándo ustedes los insolentes, se complacerán con su insolencia? ¿Hasta cuándo, ustedes los necios, aborrecerán el conocimiento? Respondan a mis reprensiones, y yo les abriré mi corazón; les daré a conocer mis pensamientos. Como ustedes no me atendieron cuando los llamé, ni me hicieron caso cuando les tendí la mano, sino que rechazaron todos mis consejos y no acataron mis reprensiones, ahora yo me burlaré de ustedes cuando caigan en desgracia. Yo seré el que se ría de ustedes cuando les sobrevenga el miedo, cuando el miedo les sobrevenga como una tormenta y la desgracia los arrastre como un torbellino. Entonces me llamarán, pero no les responderé; me buscarán, pero no me encontrarán. Por cuanto aborrecieron el conocimiento y no quisieron temer al Señor; por cuanto no siguieron mis consejos, sino que rechazaron mis reprensiones, cosecharán el fruto de su conducta, se hartarán con sus propias intrigas; ¡su descarrío e inexperiencia los destruirán, su complacencia y necedad los aniquilarán! Pero el que me obedezca vivirá tranquilo, sosegado y sin temor del mal.»” Proverbios 1:20–33. ¡Busque la sabiduría!

La obediencia proviene del corazón. “…ya se han sometido de corazón a la enseñanza que les fue transmitida” Romanos 6:17. Y de nuevo, “la gente se fija en las apariencias, pero yo me fi jo en el corazón” 1 Samuel 16:7.

La obediencia necesita prueba. “No se extrañen del fuego de la prueba que están soportando” 1 Pedro 4:12. La obediencia purifica a su alma. “Ahora que se han purificando obedeciendo a la verdad… ” 1 Pedro 1:22.

La obediencia da testimonio de quién es nuestro Padre. “‘Obedézcanme. Así yo seré su Dios, y ustedes serán mi pueblo. Condúzcanse conforme a todo lo que yo les ordene, a fin de que les vaya bien.’ Pero corazón. Fue así como, en vez de avanzar, retrocedieron” Jeremías 7:23–24.

Su desobediencia en realidad alaba a los malos. “Los que abandonan la ley alaban a los malvados; los que la obedecen luchan contra ellos” Proverbios 28:4. Las oraciones de los desobedientes no son escuchadas. “Dios aborrece hasta la oración del que se niega a obedecer la ley” Proverbios 28:9.

Nuestro ejemplo de obediencia es Jesús

Él fue obediente aún hasta la muerte. “Se humilló a sí mismo y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” Filipenses 2:8. “Aunque era Hijo, mediante el sufrimiento aprendió a obedecer” Hebreos 5:8.

Él fue obediente y sumiso ante Su autoridad. “Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú. Padre mío, si no es posible evitar que yo beba este trago amargo, hágase tu voluntad” Mateo 26:39,42.

Nuestra sumisión ante nuestra autoridad. “Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo” Efesios. 5:22, 24. “Pues no hay autoridad que Dios no haya dispuesto, así que las que existen fueron establecidas por él” Romanos 13:1.

El secreto para el éxito. “Todas las sendas del Señor son amor y verdad para quienes cumplen los preceptos de su pacto. Por amor a tu nombre, Señor, perdona mi gran iniquidad. ¿Quién es el hombre que teme al Señor? Será instruido en el mejor de los caminos. Tendrá una vida placentera, y sus descendientes heredarán la tierra. El Señor brinda amistad a quienes le honran, y les da a conocer su pacto. Mis ojos están puestos siempre en el Señor, pues sólo él puede sacarme de la trampa” Salmo 25:10–15.

Condenarse a sí mismo. Desafortunadamente, muchas personas discrepan o argumentan el verdadero significado de las Escrituras. “Evita las necias controversias y genealogías, las discusiones y peleas sobre la ley, porque carecen de provecho y de sentido. Al que cause divisiones, amonéstalo dos veces, y después evítalo. Puedes estar seguro de que tal individuo se condena a sí mismo por ser un perverso pecador” Tito 3:9–11.

Vuelva la espalda a los mitos. En lugar de buscar la verdad, muchos quieren que otros estén de acuerdo con sus ideas o decisiones equivocadas: “Porque llegará el tiempo en que no van a tolerar la sana doctrina, sino que, llevados de sus propios deseos, se rodearán de maestros que les digan las novelerías que quieren oír. Dejarán de escuchar la verdad y se volverán a los mitos” 2 Timoteo 4:3–4.

Obediencia a Su Palabra. “No seas como el mulo o el caballo, que no tienen discernimiento, y cuyo brío hay que domar con brida y freno, para acercarlos a ti” Salmo 32:9. Si usted no obedece, Él lo disciplinará. “El Señor me ha castigado con dureza, pero no me ha entregado a la muerte. No he de morir; he de vivir para proclamar las maravillas del Señor” Salmo 118:18,17.

Dios es fiel a Su Palabra. “Pero si sus hijos se apartan de mi ley y no viven según mis decretos, si violan mis estatutos y no observan mis mandamientos, con vara castigaré sus transgresiones y con azotes su iniquidad” Salmo 89:30–34. Si usted continua en rebeldía a la Palabra de Dios o a la autoridad de su esposo, Dios continuará castigándole.

LEA Y ORE EL SALMO 51 EN VOZ ALTA:

“Lávame de toda mi maldad y límpiame de mi pecado. Yo reconozco mis transgresiones; siempre tengo presente mi pecado. Contra ti he pecado, sólo contra ti, y he hecho lo que es malo ante tus ojos. Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva la firmeza de mi espíritu. No me alejes de tu presencia ni me quites tu Santo Espíritu. Devuélveme la alegría de tu salvación; que un espíritu obediente me sostenga. Así enseñaré a los transgresores tus caminos, y los pecadores se volverán a ti. El sacrificio que te agrada es un espíritu quebrantado; tú, oh Dios, no desprecias al corazón quebrantado y arrepentido”

¡QUE DIOS SEA CON USTED CONFORME SE ESFUERZA POR SER MÁS COMO CRISTO!

Compromiso personal: poner al Señor en primer lugar en mi vida. “Basada en lo que he aprendido de la Escritura, me comprometo a hacer todo como para el Señor. Mostraré al Señor mi compromiso con Él y mi obediencia a Su Palabra mediante el sometimiento a aquellos que están en autoridad sobre mí, especialmente mi esposo”

Testimonio Fundacional de Matrimonio Restaurado y Un feliz para siempre

Sobre el Autor de Cómo Dios puede y restaurará su matrimonio y el testimonio de Erin

Erin Thiele ha sido bendecida por ser la madre de cuatro niños, Dallas, Axel, Easton y Cooper, y tres niñas, Tyler, Tara y Macy. Su viaje, convirtiéndose en Una Mujer Sabia para sus hijas comenzó poco después de que naciera su primera hija.  En 1989, el segundo marido de Erin se fue y finalmente se divorció de ella. Fue entonces cuando se fundó RMI, cuando Erin buscó todas las denominaciones en su área pero no pudo encontrar la ayuda o la esperanza que necesitaba.

Dios usó a Erin Thiele para alentar y motivar a cientos de mujeres a través de sus libros y páginas de internet a buscar a Dios por su esperanza y su ayuda. Fue en 1989 que pasó dos años buscando al Señor cuando se convirtió en madre soltera de cuatro hijos pequeños. Mirando hacia atrás, Erin dijo que estos fueron los dos mejores años de su vida, debido a la intimidad que ganó con el Señor. Sin embargo, ella dijo que el miedo al futuro le robaba la alegría que podría haber experimentado si hubiera tenido más fe en Dios y en su plan para su vida.

Fue en 1991, dos años en su Viaje de Restauración cuando su matrimonio fue restaurado. El esposo de Erin regresó a casa y poco después tuvo otros tres hijos, tres "bebés de restauración". Su esposo luego se unió a ella en el ministerio en el 2000. Fue durante este tiempo cuando Erin dijo que comenzó a anhelar la cercanía que una vez tuvo con su EC, anhelando tener, una vez más, la intimidad que una vez tuvo con Él.

Cinco años más tarde llegó la hora señalada de Erin. Después de construir la Fraternidad de Restauración, Dios estaba por darle a Erin los deseos de su corazón. En 2005, las últimas lluvias golpearon la vida de Erin como Él le había dicho que lo haría. Erin explica: "Puedo decirte con sinceridad que aunque Dios me dijo que 2005 sería el año más difícil de mi vida, sin duda ha sido el más alegre. Cada prueba, crisis y ataque espiritual me llevaron a la intimidad con mi Amado que anhelaba, una intimidad más profunda de lo que jamás hubiera imaginado. Y mi ministerio no colapsó, como muchos habían creído; pero en cambio, tomó un enfoque recién encontrado: ¡buscar al Señor y convertirse en Su novia!

"Esta vez, estaba segura de que cualquiera podría encontrar alegría en medio de cualquier crisis. Esta alegría va más allá de la "paz" que encontré la primera vez cuando me encontré sola, aunque esta vez tenía seis hijos que aún vivían en casa, junto con una sobrina que vino a vivir con nosotros, sin mencionar las necesidades especiales de mi hermana mayor que se mudó aquí porque no había nadie que quisiera cuidarla. Cada día, me levanto como si estuviera abriendo un regalo de Dios: ¡un esposo celestial que me rodea con amor! Todas las noches, me paro, miro por la ventana y le agradezco a mi esposo las docenas de bendiciones que me ha dado cada día. Mi corazón a menudo siente como si pudiera estallar de alegría, y las lágrimas que derramé ya no son debido a la tristeza o el dolor, ¡pero estas han sido reemplazadas por lágrimas de alegría!

Uno de los mayores cambios en mi vida es buscar y perseguir todas las bendiciones que provienen de ser soltero. Sin duda, el mayor beneficio es poder buscar una relación con mi Bien Amado sin que nadie me obstaculice. Esta es la opción de todas las mujeres cuando cualquiera de nosotras se encuentra en un estado de soltería. Descubrí que Él dice que debemos reconciliarnos con nuestros maridos o permanecer solteros. (Véase 1 Corintios 7:11). Después de lo que he experimentado recientemente, estoy totalmente de acuerdo con el apóstol Pablo, quien dijo que es mejor permanecer soltero para poder enfocarme en las cosas del Señor, ya que las mujeres que están casadas están "preocupadas por cómo ella puede complacer"a su esposo "(Véase 1 Corintios 7: 32-35).

"Hoy, y todos los días, puedo dedicarme al Señor, mi Amor Celestial, ¡y juntos nos preocupamos por nuestros siete hijos mientras ministramos a mujeres de todo el mundo que también necesitan Su amor más que nada! Hace años, Dios preguntó: "¿Quién irá?". Dije: "¡Envíenme!", Aunque siempre he sido hogareña (creo que dije que iría porque nunca imaginé que me enviaría a ninguna parte). Sin embargo, en medio de todo, me llamó para comenzar a viajar para compartir acerca de la bondad de Dios solo dos semanas después de que mi divorcio fuera definitivo. Aunque muchas mujeres envejecen y sufren los estragos del divorcio, pasarlo con el Señor como mi Esposo creó una nueva mujer en mí que no podía esperar para compartir con todos los que conocí.

"Muchos temían lo que el divorcio les haría a mis hijos. La clave, descubrí, es cómo nosotros, como madres, respondemos a la adversidad, cualquier adversidad. Somos las que preparamos el escenario para el amor y la alegría en nuestros hogares. Configuramos el termostato para el perdón. Cómo actuamos y reaccionamos afectará a nuestros hijos para bien o para mal. Es por eso que es importante que experimentemos todo el amor que recibiremos de nuestro nuevo esposo, que es amor más que suficiente para cubrir cualquier pecado o prueba que provenga de algo con lo que nuestros hijos tengan que lidiar.

“Puede que no creas que abandonar los principios de Dios funcionaría en tu relación, pero eso es solo porque no conoces a Dios y su fidelidad como he llegado a conocerlo. ¡Es mi oración y mi misión en mi vida que cada uno de ustedes le brinde a RMI y a Encouraging Women la oportunidad de ayudarlas a encontrar la vida abundante que Dios también tiene para ustedes! ¡Para entender lo que significa ser Su novia! "

Ya sea que tú también experimentes o no un matrimonio restaurado que dure catorce años como el mío, catorce meses o catorce días, lo que necesitas ahora es alguien especial que pueda estar contigo de ahora en adelante. Alguien que pueda darte paz, hablar contigo toda la noche (si eso es lo que necesitas), satisfacer todas tus necesidades y hacerte sentir como una novia, ¡cada minuto de cada día! "

Después de este cambio en RMIEncouraging Women, muchas mujeres comenzaron a encontrar Su amor, y pronto comenzaron a convertirse en Mujeres alentadoras, descubriendo sus propios ministerios a través de sus testimonios. La verdad es que cuanto más te centres en encontrarlo como tu Esposo, también descubrirás cómo Él quiere restaurarlo todo, ¡todas tus relaciones y mucho más! La primera relación que debe restaurarse es la suya con Él, que es donde muchos otros ministerios fracasan. Porque inmediatamente eliminará el dolor y también ayudará a que su vida vuelva a la normalidad, pero esta vez con sentido. A medida que su nueva relación comienza a desarrollarse en una relación más verdadera con su Esposo y no en el tipo de relación en la que Él está muy lejos en el cielo donde se le adora en lugar de abrazarse, ahí es cuando comienza a sanar y restaurarla. Es entonces cuando experimentarás tus relaciones con tus hijos, tus padres, tus hermanos, tus parientes políticos (y ex suegros), tus compañeros de trabajo e incluso tus enemigos convirtiéndose en maravillosos. Sin embargo, lo que es totalmente inesperado son todos los nuevos amigos, las queridas hermanas que conocerán, como Erin (y ahora que está haciendo su hija Tara) cuando comienzan a compartir su propio testimonio, su viaje con Él y cómo Él ha transformado su vida a través de su amor que será el más dulce.

Sorprendentemente, Dios no se detiene a restaurar solo nuestras relaciones, siempre y cuando nuestro primer y más preciado continúe siendo nuestro EC. Una vez que realmente nos convertimos en SU novia, él también restaura las finanzas, la salud, nuestros hogares y todo lo demás que afecta nuestras vidas y las vidas de aquellos a quienes amamos más. Incluso si estás casada (incluso felizmente casada), todas nosotras somos la novia del Señor, y hasta que le hagamos lo que Él necesita que sea en nuestras vidas, no alcanzaremos la vida abundante que murió para darnos.

La eternidad dichosa no necesita comenzar cuando morimos, puede comenzar hoy cuando aceptamos la propuesta de nuestro Amado y nos convertimos en Su novia. Y tómalo de alguien que ha vivido de esta manera; una vez que te conviertes en Su novia, ¡tu vida nunca será la misma! "

Muchos temen que si vuelven sus corazones al Señor, convirtiéndolo en lo que persiguen, resultará en no ser restaurado. Sin embargo, muchos matrimonios restaurados, especialmente los más recientes, prueban que es todo lo contrario. Y las mujeres que fueron restauradas dicen que su necesidad de Él como su EC aumenta una vez que su ET regrese a casa.

Quién es el primero en tu vida y tu corazón. Escribe tus pensamientos y sentimientos, hablándole a Él como lo haces.

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM

¿Quieres aprender más?

Reunida con mi Primer Amor