Semana 2: RSM Capítulo 6

"Muger Contenciosa”

Pero primero Testimonios
de Matrimonios Restaurados Tomados de
Nada es Imposible con Dios!

¡Otra Restauración Milagro del Señor!

Encontré a Ministerios de Restauración en línea cuando estaba buscando un grupo de apoyo para las personas que querían que sus matrimonios fueran restaurados.

El Señor me mostró que Él estaba usando las pruebas en mi vida para atraerme de vuelta a Él. Durante el tiempo que estuve lejos del Señor, mi vida estaba sin esperanzas, sin sentido, y a pesar de tener una relación con mi esposo, me sentía más solitaria que nunca.

Pronto me convertí en una esposa contenciosa, constantemente molestando y tratando a mi esposo más como a un niño que como al líder de nuestra casa. Me volví orgullosa y resentida. Yo estaba completamente ciega a todo hasta que mi esposo fue removido de nuestra casa y empecé a buscar a Dios. Me mostró que me había equivocado. También abrió mis ojos para ver que la batalla no era contra la carne y la sangre, sino contra Satanás.

Dios me dio una nueva perspectiva de mis circunstancias y me enseñó cómo amar a mi esposo de la manera en que Él lo hace. Dios se convirtió en mi apoyo, estímulo, Consolador y Amigo. Él me enseñó que todas las cosas son posibles con Él, y si permanezco en Él y Sus palabras permanecen en mí, Él me dará los deseos de mi corazón. Él desarrolló en mí un amor profundo por Su Palabra y por pasar tiempo con Él. También abrió mis ojos a todas las personas a mi alrededor que estaban sufriendo debido a que estaban perdidas y necesitaban conocer el amor de Jesús.

Incluso, antes de encontrar Ministerios de Restauración, estaba segura de que Dios quería que creyera en nuestro matrimonio. Sabía que me había equivocado de muchas maneras. Quería que mi esposo regresara a casa, pero también estaba aterrorizada de que lo hiciera. Estaba aterrorizada porque no sabía cómo ser diferente. Estaba llena de miedo de volver a ser la esposa contenciosa y molesta porque sabía que cuando llegara a casa no todo sería perfecto.

Pero, a través de los recursos del Ministerios de Restauración y de la Palabra de Dios, aprendí que la reconciliación y el perdón son siempre los deseos de Dios. Aprendí que podía reclamar eso por mí misma y a no dudarlo. Aprendí lo que la Biblia dice sobre el papel de una mujer y esposa piadosas en el hogar. ¡Aprendí que otras mujeres estaban pasando exactamente por lo que estaba pasando, y estaban viendo a Dios cumplir Sus promesas a través de matrimonios milagrosamente restaurados! Dios me llevó a Ministerios de Restauración, que proporcionaron el estímulo que necesitaba exactamente en el momento en que lo necesitaba.

Tengo el libro Restaure Su Matrimonio, el libro de trabajo Mujer Sabia, los libros Q & A, el libro de Testimonios, los videos de "Estad Animada!", dos videos de preguntas y respuestas. Yo tenía muy poco dinero, pero oraba para que Dios proveyera para comprar los recursos que me alentaran, ¡y Él lo hizo con fidelidad! Todos los recursos me ayudaron. Me dieron ánimo, esperanza y una sensación de paz.

Recomiendo, especialmente, el libro de trabajo Mujer Sabia. Me ayudó a aprender a ser una esposa piadosa. ¡Muchos de los principios se pueden aplicar no sólo en una relación matrimonial, sino en todas nuestras relaciones! Se lo recomiendo a cualquiera que esté casado o que quiera casarse. Muchos de los principios bíblicos en él eran nuevos para mí, porque había sido dirigida por los caminos del mundo.

¡Señor, te alabo por cambiar mi corazón y por moldearme a ser la mujer para la que Tú me creaste ser! Gracias a Ti por haber obrado todas las cosas para bien. Incluso las circunstancias que parecían tan horribles en ese momento, las usaste para aumentar mi fe y acercarme más a Ti. Tú me has enseñado el poder de la oración y la importancia de permanecer en Ti.

Gracias por traer a mi esposo a casa, pero, sobre todo, por darle un amor por Ti y un deseo de buscar Tus caminos. ¡Has hecho más de lo que esperaba, y aún no has terminado! ¡Te alabo porque Tu eres maravilloso, sabio y omnisciente! ¡Te amo!

Tu mereces toda la gloria, honor y alabanza. ¡Por favor, usa nuestras vidas como testimonio para nuestras familias de Tu amor, perdón y poder!

¡Dios Brilla sobre Otro Matrimonio en Illinois!

Fue a través de la intervención divina por la que encontré el Ministerio de Restauración. Era muy pobre espiritual y emocionalmente que busqué a través de Internet ayuda y esperanza, ¡y las encontré a ustedes!

Dios llenó todos los vacíos con Su dulce presencia en mi vida. He sido llenada de Su Santo Espíritu y disfruto de estar en Su presencia. Dios siempre me recuerda esto cuando trato de culpar a mi esposo o a otros. He crecido en la confianza de que Jesús me ama sin importar qué y ¡eso hace la diferencia para mí! Es más fácil ser libre cuando dejo ir y dejo a Dios.

He aprendido a cerrar mi boca, lo cual era muy duro porque siempre he sido entregada a las personas. Aun así, ahora le entrego a Dios todas mis preocupaciones diariamente, mientras que le busco a Él para cada situación en mi vida. Mi vida está en las manos de Dios.

Adicionalmente, he aprendido a disipar la imaginación y a todo lo que se levante en contra del conocimiento de Dios; finalmente he aprendido que, (como dice Erin), la batalla será perdida o ganada en la mente.

¡Oh, el gozo fluye en mi alma! Aun cuando Dios no me haya dicho nada nunca, ¡Él ya ha hecho mucho más de lo que imaginaba!

Los recursos favoritos que utilicé fueron el libro de trabajo “Mujer Sabia” y los videos “Estad Animada”. Los tengo conmigo desde hace dos años y todavía los reviso de vez en cuando. ¡Los he compartido con muchas personas que también tienen matrimonios restaurados!

Lo que más me gustó de estos materiales es que todos están llenos de la Palabra de Dios y ¡no se puede equivocar en seguir Su Palabra! Sé que este Ministerio está establecido directamente por Dios.

Por favor consiga los cassettes. La voz de Erin les dará aliento en las noches solitarias cuando su alma no pueda conseguir la paz. Ella suaviza el alma con la esperanza que profesa a través de sus testimonios. Ella comparte las veces en las que se encontraba fuera de la voluntad de Dios y cómo volvía a ponerse de nuevo en el camino.

Abba Padre, Creador de todo y de todos, es con devoción sincera y adoración que alabo Tu santo nombre. Gracias, oh Dios, por ser quien levanta mi cabeza inclinada, mi corazón inclinado y mi pesada carga.

Mi alabanza está atrasada. Tú, oh Dios, ya habías restaurado nuestro matrimonio, pero yo estaba siendo rebelde al no alabarte aun antes de recibir la victoria. Tu Palabra dice: "No esperes hasta que la batalla haya sido ganada, ¡grita ahora, ¡Aleluya, Aleluya!"

Cuando finalmente dejé de luchar en la carne y entró la guerra espiritual, Dios intervino y se hizo cargo de todo. No puedo dejar de alabarlo por cada prueba y tribulación, porque Él estuvo conmigo en cada paso del camino. Gracias, Señor, por este ministerio, por tu unción, por el compañerismo, por la amistad y por el amor que se muestra aquí. Bendeciré al Señor en todo tiempo; ¡Su alabanza estará continuamente en mi boca!

¡Persiste mi hermano, persiste mi hermana! La estación de cosecha está a punto de darse. Dios nos bendiga a todos.

¡Dios Restaura Otro Matrimonio!

¡Alabado sea el Señor! ¡Tengo que dar a Dios toda la alabanza y gloria que Él tanto merece! Mi esposo se ha mudado a casa después de haber estado fuera durante cuatro meses. Hemos tenido problemas durante casi dos años. No podría haber sobrevivido los últimos dos años sin que el Señor me diera fuerza y ​​sabiduría.

Gracias por su sitio web y el estímulo que realmente me han bendecido. Cuando encontré tu sitio, inmediatamente supe que iba a creer en Dios por un milagro en nuestro matrimonio. El viaje no ha sido fácil ni libre de dolor, ¡fue extremadamente difícil! No desearía que le sucediera a nadie. Al mismo tiempo, ¡ha sido una experiencia de crecimiento en mi vida espiritual que no cambiaría por nada!

Dios ha sido tan fiel y paciente conmigo, aun cuando yo no estaba con Él. Él ha respondido continuamente a la oración, y ha puesto a personas a orar y ayunar por mí. Nunca dejaré de dar al Señor la alabanza y gloria por lo que Él ha hecho. Me pidió muy poco de mi parte. Todo lo que el Señor me pidió fue que creyera en Él, y esperara en Él. Eso no suena como mucho, ¿verdad?

A veces, hacía esas dos cosas mucho más difíciles de lo que necesitaban que fueran. Tuve días en que estaba impaciente y dudaba de Dios, ¡pero Él nunca se rindió conmigo! Él seguía recogiéndome, y seguía amándome. Hubo momentos en que las cosas parecían imposibles en la carne. Recuerde, ¡CON DIOS, NADA ES IMPOSIBLE!

Sé que, si Él pudo suavizar el corazón de mi esposo, Él puede hacer lo mismo por cualquier otro que creyera. Usted no tiene que hacer nada (por su cuenta). Sólo tienes que confiar en Dios y creer, ¡es muy simple!

Descubrí a través de los recursos de tu ministerio, que no era la gran esposa que pensaba que era. ¿Puedes creerlo? Criticaba las cosas que mi esposo hacía o decía. Le regañaba y NUNCA fui sumisa. ¡NO, yo no! ¡Estuve tan engañada! Ahora sé lo mal que he estado. Llegar a ese entendimiento ha hecho el mayor cambio en mí.

¡Mi esposo regresó a casa porque cambié! Dios me cambió; ¡Mi esposo vio esos cambios y quería volver a casa! Él ha dicho a sus amigos que él respeta cómo mi vida espiritual ha crecido, y cómo he madurado en el Señor. Aprecio ese comentario más que cualquier cosa que él podría haberme dicho, ¡incluyendo “te amo” (que él no ha dicho en dos años)! ¡Pero lo hizo!

La noche antes de que mi esposo regresara, sonó el teléfono. Era el pastor de una iglesia que visitó con su mejor amigo. Su amigo le dijo al pastor que la casa que mi esposo estaba alquilando pronto estaría disponible.

El pastor llamó para preguntarle a mi esposo acerca de alquilar la casa. Después, mi esposo me dijo que le había pedido a Dios que le indicara que estaba haciendo lo correcto, y que no lamentaría volver. ¡Qué signo Dios nos ha mostrado a los dos!

Cuando las cosas parezcan peores, por favor, no te rindas, ¡estás al borde de un gran avance! Durante las últimas semanas, había estado bajo numerosos ataques, pero mira donde el Señor me ha traído ahora. ¡ALABADO SEA EL SEÑOR!

¡Dios es tan bueno y digno de nuestra alabanza! Oro para que Dios siga bendiciendo a Erin y su ministerio para promover el buen trabajo y para alentar a otros en nuestra situación. ¡Todos sus materiales lo son!

La parte de su libro acerca de tener un espíritu suave y apacible pudo haber sido escrito directamente para mí. ¡Doy gracias a Dios por haber cambiado eso en mí! ¡Mi esposo les da las gracias también! ¡Amén!

¡La Vida luego del Milagro de Restauración Nunca Será la Misma!

Fui referida a Ministerios de Restauración por un hombre que contestó una oración publicada en el sitio de oración Guidepost en noviembre o diciembre pasado.

En dos semanas, Dios me llevó a varios ministerios que oran por la sanidad de matrimonios. Oí una voz que me despertó un domingo diciéndome que fuera a la iglesia (cuando pensé que estaba sola). Pensé que estaba sola, ¡pero aprendí rápidamente que no lo estaba!

Mi corazón se convirtió para perdonar, yo buscaba y ansiaba la Palabra. Constantemente leía acerca de Dios y sus promesas. (Antes de eso, ODIABA leer!). Tenía fe y completa confianza en que Dios podría sanar a mi familia y santificar a todos a través de mí. Estaba armada con las armas de Dios y NO tenía miedo de usarlas.

Odio lo que a Satanás le gusta y me niego a permitirle entrar en mi vida o en las vidas de aquellos que me rodean. A través de las pruebas (y ha habido MUCHOS incendios, inundaciones, tres demandas legales, uno de nuestros hijos fue puesto en un campamento de jóvenes por robar, etc.) ¡Dios me dio consuelo y paz! Es increíble y emocionante ser parte de todo. ¡Mi vida NUNCA será la misma!

Lo más importante, aprendí a amar y perdonar como lo hizo Jesús; ¡cuando pensaba que no podía, le pedí ayuda para hacerlo! ¡Suena demasiado fácil, pero es la verdad! Aprendí a adorar, alabar y orar, ¡no importa qué! Incluso cuando no te sientas con deseos de hacerlo, haz el esfuerzo y luego lo haces naturalmente. ¡Incluso grabé oraciones para que Satanás no ganara ninguna batalla! Las ponía  cuando no quería decirlas.

Los recursos que más ayudaron fueron: el libro “Cómo Dios Puede y Va a Restaurar Su Matrimonio”, los otros libros y la cinta "Atrayendo".

YO alabo a Dios por los cambios que ÉL ha hecho en mi vida. Lo alabo por los cambios en mi esposo e hijos. Hace un año, quería ser CUALQUIER otra persona y ahora no puedo esperar a ver a la persona que Dios hará de mí. ¡Me gusta quién soy ahora y no puedo esperar para servirle y ser un testimonio de Su gran amor y gracia!

¡Restauración en California!

¡Dios ha traído a mi esposo a casa y Él ha hecho de él un nuevo hombre piadoso! ¡Mi esposo es un hombre bendito de Dios y yo soy una nueva esposa!

Encontré su ministerio porque necesitaba un consejo de curación sano y espiritual para mi matrimonio y comencé a buscar de Dios. Él me llevó a su sitio web y me encantó desde el principio! Continuaré leyendo las bendiciones y contando las mías diariamente. Necesitaba saber sobre matrimonios restaurados, así que encontré esto en su sitio web.

Fui bendecida de haber encontrado a Ministerios de Restauración, empecé a leer los testimonios. Yo fui bendecida, alentada e impactada por las instrucciones de otros que habían "logrado atravesar". También fui bendecida por otra amiga que conocí a través de su ministerio que me dio mucha literatura que ahora atesoro.

Dios empezó a mostrarme que algún día me alegraría de que Él estuviera llevándome a través de mi tormenta y que era un proceso pasajero, ¡por sólo una temporada! ¡Él prometió nunca dejarme ni abandonarme! ¡Él siempre me sostuvo en mis días bajos y altos!

Lo que aprendí a través de todo esto, fue que Él me dijo que confiara solo en Él, que si Él me pasaría por esto, ¡Él me llevaría a través de él! Tuve que aprender a depender sólo de Él y ponerlo primero en mi vida, ¡no importa qué! ¡Él me enseñó que nada era demasiado grande o demasiado pequeño para Él! ¡Él me enseñó a mantener Sus promesas y que Él nunca me fallaría! ¡Él me mostró que nada era imposible para Él!

¡Tengo algo de su literatura y es algo para contemplar! En especial encontré el libro "Enfrentando el Divorcio" muy útil. Me encantó la oración al final que incluía todo lo que necesitaba orar a través de esas cinco páginas. ¡Todavía estoy usando esas oraciones diariamente! Permítanme decir que la inspiración de Dios y las historias de la vida real sin duda ¡cubrirá lo que está pasando! ¡Usted puede poner su nombre en cualquier momento! Por favor lea y sea alentado acerca de lo que Dios quiere que usted tenga y eso es un matrimonio restaurado. Lea los libros del Ministerio de Restauración y haga lo que Dios les ha llevado a compartir con ustedes!

Muchas veces, cuando me sentía débil, leía algunos de mis libros y me ponía de pie y decía: "¡Gracias, Señor por estos libros alentadores!" ¡Cree y recibe! ¡Las historias serán su refugio y usted estará feliz de saber lo que Dios puede hacer, tornando las cosas para su bien! ¡Léalos, estos le ayudarán a creer en su matrimonio sin importar lo que se presente ante sus ojos carnales!

¡La Palabra de Dios no vuelve vacía! ¡Él hará lo que Él dijo que haría! Así que, disfruten del viaje leyendo los libros del Ministerio de Restauración, los muchos testimonios y crean que pronto verán su historia milagrosa.

¡Sólo puedo alabar a Dios! ¡Él es el sustentador de mi fe! ¡Me regocijo diariamente en lo que Él me hace atravesar! ¡ Él ordena mis pisadas todos los días! ¡Yo confío en él! Él nos ama tanto, y créeme, cada lágrima está siendo tocada suavemente por Él! ¡Él conoce cada pelo en nuestras cabezas y eso nos deja saber que podemos echar nuestras cargas sobre Él porque Él cuida de nosotros!

¡Nos ama tanto! Él también ama a su esposo que se fue más que usted. Buscad primero el reino de los cielos y todo lo demás os será añadido. ¡He estado en oración por mi matrimonio desde el 1 de agosto de 2002! ¡Mi esposo y yo hemos estado juntos por 30 años! ¡Dios me dio amor incondicional por él! ¡Tenía que verlo a través de los ojos de Dios!

Me mantuve en oración la mayor parte del tiempo. ¡Tuve que dejar caer mi cara delante de Dios! ¡Le pedí que me perdonara si alguna vez había puesto algo o alguien ante Él! Tuve que aprender que Dios me estaba llevando a través de esto por una razón y que, aunque me salvó, Él quería que me acercara a Él. Lo hice y ha sido una experiencia increíble.

¡Él me dijo que estuviera quieta y sepa que Él es Dios! ¡Él comenzó a darme la paz que sobrepasa todo mi entendimiento! ¡Él me dijo que debía depender de Él y que Él estaba cuidando a mi esposo! ¡Él lo ama más que yo y él es Su hijo también!

¡Siempre le pedí a Dios que me dejara vislumbrarlo y lo hizo cada vez! Cuando eso empezó a suceder, ¡Dios empezó a mostrarse a mí! Oraba diariamente para que mi esposo y nuestro matrimonio fueran siempre bendecidos y cubiertos por la sangre de Jesús. Entonces comencé a dar gracias a Dios por traer a mi esposo a casa.

¡Yo oraba las oraciones de acción de gracias y adoraba a Dios! ¡Cuanto más daba a Dios, más me daba Él! Un domingo, cuando menos lo esperaba, regresé a casa y vi a mi esposo cortando el césped, una cosa que le había pedido que hiciera muchas veces antes. ¡Comencé a alabar a Dios con todo mi corazón!

Mi esposo me dijo que esto era ahora entre Dios y él. Le dije que yo respetaba sus pensamientos, ¡mientras al mismo tiempo en mi mente y corazón estaban alabando a Dios por traerlo a casa! ¡Todas las alabanzas a Dios! El martes siguiente llegó a mi trabajo y dijo que ¡necesitaba la llave de nuestra casa!

Durante mis tiempos de oración en casa, siempre le decía a Dios lo que quería ver en nuestra casa y Él bendijo esa misma noche del viernes con lo que yo había pedido en mis oraciones. ¡Una vez más, mi esposo es un hombre bendito de Dios! ¡Dios ha traído a mi esposo a casa y Él ha hecho de él un nuevo hombre de Dios! ¡Soy una nueva esposa!

¡Parece que el proceso de restauración realmente comienza cuando su esposo entra por la puerta de su hogar! Satanás tratará de destruir su fe, pero sepa que Dios todavía está en CONTROL. ¡Servimos a un Dios grande! ¡Él es fiel a Su Palabra! ¡Él hará lo que dijo que hará! ¡Confíe en Él no importa cómo se vea su situación!

Dios bendiga el Ministerio de Restauración y a todas ustedes continúen con el P.U.S.H. (siglas en inglés - Pray Until Something Happens, que significa “Ore Hasta que Algo Pase”) ¡Dios es real!

Virgie, RESTAURADA en California

¡Restaurado en Ghana!

Buscaba ayuda desesperadamente por todas partes y navegaba por la web como una loca buscando una guía piadosa para restaurar mi matrimonio. Después de pasar por varios sitios web y publicar mi problema en un sitio con una solicitud de oración, alguien me envió un correo electrónico con la dirección web de Ministerios de Restauración; eso fue hace unos tres años.

Dios me mostró que necesitaba perdonar a mi esposo por todo el dolor y la humillación a la que me había sometido. Él me llenó de convicción acerca de mi actitud contenciosa, espíritu de rebeldía y me dirigió hacia el arrepentimiento.

Me quería mantener cerca de Dios y llenarme más de Su Palabra. De vez en cuando, me equivoqué, pero Dios en Su misericordia me sostuvo a través de este período de dificultad. Nuestros hijos y yo casi no supimos nada de mi esposo por muchos meses y me preguntaba cómo (en la tierra) él vería los cambios en mí. Aun así, recuerdo que en los materiales de RMI, esto se debía a que todavía no estaba lista. Muchas veces me distraje, pero Dios nunca se rindió conmigo.

Mis padres y sus padres me dieron soporte y ánimo para que no me diera por vencida. A pesar de que ellos no sabían acerca de los detalles de la mayor parte de lo que estaba pasando, ellos continuaron orando conmigo. Mis hermanos estaban divididos; algunos sentían que debía de rendirme, pero dos de ellos se mantuvieron conmigo en oración. Uno de mis colegas, quien sabía de mi situación, también se mantuvo conmigo y era un compañero de ánimo.

¡No puedo agradecer a Dios lo suficiente por Sus misericordias infalibles y por restaurar nuestro matrimonio después de cinco años de problemas matrimoniales y separación! Después de buscar frenéticamente y desesperadamente ayuda, alguien finalmente me presentó el Ministerio de Restauración. ¡Esa fue una bendición!

Yo estaba en el sitio web todos los días para recibir ánimo de la sección de Preguntas y Respuestas, los Reportes de Alabanza y los Testimonios de Matrimonios Restaurados. Pedí los materiales de restauración y me derramé sobre ellos como loca. Dios me llenó de convicción a través de los materiales de Erin, de mi actitud contenciosa y le pedí perdón a Dios. Quería más de Dios y oré como nunca antes. Fue un viaje difícil y me equivoqué algunas veces, pero Dios me dio la fuerza para aguantar.

Con el tiempo, Dios me estaba cambiando, pero en ese momento todavía sabía mucho de mi esposo. Mis hijos querían saber por qué papá nunca estaba en casa y les dije que papá les amaba, pero tenía mucho trabajo que hacer fuera y estaría con ellos pronto.

Sus amigos eran curiosos y también lo eran mis amigos y vecinos que siempre me preguntaban dónde estaba, y por supuesto tenía que encontrar alguna razón para que no supieran de mi situación.

Pasamos por tiempos realmente difíciles y lloré casi cada lágrima en mí, pero Dios siempre fue misericordioso. Mi esposo me amenazó con el divorcio muchas veces, aunque nunca se presentó. Le dio a todo el mundo la impresión de que había solicitado el divorcio, pero luego me enteré de que nunca lo hizo.

Al adentrarme en los materiales y mientras que Dios me estaba cambiando, pude sentir y ver la pared de la ira y del odio bajarse, y él dejó de hablar de divorcio (aunque no hizo planes de restauración).

El Señor me ha enseñado a través de todo esto, el poder del perdón. He aprendido a confiar más en Él y depender de Él para todas mis necesidades en lugar de poner mi confianza en el hombre. He aprendido sobre el peligro de ser una mujer contenciosa con un espíritu de rebelión.

El Señor me ha enseñado a hacer mi discurso suave y apacible, ganando sin una palabra. He aprendido a dejar ir y dejar a Dios, y a dejar de perseguir. ¡Hay muchas cosas que he aprendido!

Creo que leyendo sus libros y escuchando las cintas una y otra vez fueron las cosas que me animaron a mantenerme y creer que no importaba lo terrible que fuera mi situación, Dios restauraría nuestro matrimonio. Recomiendo encarecidamente el libro “Cómo Dios Puede y Va a Restaurar Su Matrimonio”, el libro “Mujer Sabia”, ¡los videos “Estad Animada!", la cinta "Se Radiante", volumen 1, y la Biblia en cassette. Necesitaba permitirle hacer los cambios que requería en mí, y enseñarme los principios bíblicos para un matrimonio exitoso y caminar con Él. ¡Encontré todos estos materiales útiles para hacer esos cambios!

Después de ver los cambios en mí, mi esposo comenzó a cambiar. Me abrazó y me dijo que lo sentía por todo lo que había sucedido, que me amaba y siempre lo había hecho a pesar de todo. Dijo que yo era una mujer virtuosa y la mejor mujer que había entrado en su vida, y que él quería que nos reuniéramos de nuevo y asegurarnos de que nunca volviéramos a este lío.

Entonces las cosas comenzaron a mejorar mucho más rápido. Se estaba poniendo en contacto con más frecuencia y me dijo que le importaba, pero tuve cuidado de no mostrar demasiado entusiasmo. Lo veía con más frecuencia y empezó a hablar de nosotros como una familia otra vez. Traté de no presionarlo.

Entonces, comenzó a llamarme "dulzura" a veces y a ser más agradable y complaciente. Después de lo que parecía una interminable batalla de casi cinco años, comencé a ver muchos cambios de mi esposo hacia mí. La ira y las paredes de odio habían bajado por completo. Mi esposo me pidió que lo perdonara por todo lo que había sucedido y quería que nos reuniéramos de nuevo y hacer que las cosas funcionaran.

¡Él está siendo tan encantador ahora, estoy asombrada de la bondad de Dios! ¡Todo pasó tan rápido que parecía como si estuviera viviendo una película, tanto así que me preguntaba si era real! ¡Muchas cosas han sucedido después de eso y le doy a Dios toda la gloria!

Él dijo que no podía explicar cómo todo sucedió y que nunca debería haber llegado a eso. Dijo que en vez de usar todo el precioso tiempo que perdimos luchando entre nosotros, podríamos haber trabajado en nuestro matrimonio para mejorar las cosas. Dijo que necesitábamos hablar todo, perdonar y reparar todo el daño que se había hecho.

¡Pero esto era increíble! Poco después de haber dicho todo esto, todo tipo de pensamientos vinieron a mi mente, reproduciendo todo el dolor y la humillación, y empecé a preguntarme si lo quería de vuelta. ¡Pero sabía de dónde venía! Así que le pedí a Dios que me perdonara porque había orado por un milagro y cuando llegó el milagro, el enemigo vino a robar mi paz y mi milagro.

Ha sido maravilloso desde entonces, y por primera vez en años, guió a la familia en oración, agradeciendo a Dios por sus misericordias y pidiendo perdón y sosteniendo poder para lo que está por venir.

Todavía es como un sueño para mí cuando lo pienso todo. Le doy a Dios toda la gloria y oro para que Él nos guíe en el futuro. Todavía hay muchas áreas en las que trabajar, pero sé que Dios nos dará la fuerza para hacerlo.

Me gustaría alentar a todas a que se mantengan firmes y vean la salvación de nuestro Señor. Créeme, es imposible para mí darte los detalles de todo lo que he pasado. Ciertamente parecía la más imposible de las situaciones, pero Dios, en Su misericordia, ha restaurado nuestro matrimonio. Él hará lo mismo por ti si no te rindes. ¡Alabado sea el Señor!

Lina, RESTAURADA en Ghana

RSM Semana 2 Capítulo 6 
"Mujer Contenciosa"

“Gotera constante en un día lluvioso
es La mujer que siempre pelea.
Quien la domine, podrá dominar el viento
y retener aceite em la mano.”
Proverbios 27:15-16

Pregúntese a sí misma, “¿Soy una mujer contenciosa?”

Tal vez esa pregunta es difícil de responder porque usted no está exactamente segura de qué es una mujer contenciosa. Si revisamos la concordancia de Strong la palabra contención signifi ca: una disputa, riña, contienda, un espíritu peleonero, discutidor. ¿Son sus conversaciones con su esposo usualmente o muchas veces una peleo para ver quién ganará o logrará que las cosas se hagan a su manera? ¿Gana usted muchas veces? Déjeme compartir con usted que yo era una mujer contenciosa y yo ganaba a menudo, o probablemente la mayoría del tiempo, ¡pero yo en realidad perdí! ¡Perdí a mi esposo y la vida familiar que teníamos!

¿Usted pelea con su esposo? “Iniciar una pelea es romper una represa; vale más retirarse que comenzarla” Proverbios 17:14. No obstante el mundo, y los así llamados expertos en matrimonio, nos dicen que una buena pelea es en realidad buena para el matrimonio. ¡No lo crea! ¡Pelear DESTRUIRÁ su matrimonio!

¿Hay contiendas en su hogar? “Más vale comer pan duro donde hay concordia que hacer banquete donde hay discordia” Proverbios 17:1. ¿Es usted la mujer gentil y callada de la que habla Pedro 3:4 quien es preciosa ante los ojos de Dios? ¿Son sus hijos inquietos? (Vea “Las enseñanzas de tu madre”, en el libro “La mujer sabia edifi ca su casa: escrito por la necia que destruyó la suya con sus propias manos. Recuerde Oseas 4:6.)

¿Tiene usted un espíritu peleonero? “No tengas nada que ver con discusiones necias y sin sentido, pues ya sabes que terminan en pleitos” 2 Timoteo 2:23. ¿Es usted una “sabelotodo”? ¿O usted solamente tiene un comentario contrario a lo que su esposo dice? Dios nos dice que “Si tu adversario te va a denunciar, llega a un acuerdo con él lo más pronto posible. Hazlo mientras vayan de camino al juzgado, no sea que te entregue al juez” Mateo. 5:25. ¡Manténgase lejos de la corte de divorcio!

¿Es usted respondona? “Enseña a los esclavos a someterse en todo a sus amos, a procurar agradarles y a no ser respondones” Tito 2:9. ¿Es usted un esclavo de Jesucristo? ¿Él lo ha comprado por precio? Entonces usted le debe a Él y debe tratar de agradarle. Ahora que hemos visto lo que signifi ca ser contenciosa, la Palabra de Dios menciona cinco veces cuán horrible es una esposa contenciosa. Examinémoslo. 

Una esposa contenciosa

Mujer contenciosa. ¿Ha tenido usted un grifo goteando que la volvía loca? “La mujer pendenciera es gotera constante” Proverbios 19:13. Algunas veces requiere que alguien llame la atención a esa gotera (tal vez un amigo o un suegro) para que su esposo lo note, pero una vez que lo ha notado, ¡eso es todo lo que podrá escuchar! ¿Se ha preguntado alguna vez por qué los hombres se mudan de sus casas, y a menudo con una ramera? Proverbios 21:9 dice que esto es porque “más vale habitar en un rincón de la azotea que compartir el techo con mujer pendenciera”

Mujer contenciosa y de mal genio. De nuevo, un hombre preferiría vivir sin agua en el calor del desierto que con una esposa que lo desafía a él y a su autoridad. “Más vale habitar en el desierto que con mujer pendenciera y de mal genio” Proverbios 21:19. Dios es tan fi rme acerca de este versículo, que lo repite. ¿Está escuchando? “Más vale habitar en un rincón de la azotea que compartir el techo con mujer pendenciera”

Una gotera constante. ¿Dios compara una gotera constante a la mujer contenciosa que eventualmente causa que una persona se vaya de la casa? ¿Por qué no simplemente el hombre arregla la gotera? ¡Porque Dios dice que eso es imposible! “Gotera constante en un día lluvioso es la mujer que siempre pelea. Quien la domine, podrá dominar el viento, y retener aceite en la mano” Proverbios 27:15–16.

Siendo sujeta

Muchas de sus contenciones pueden estar arraigadas en el hecho de que usted cree que el matrimonio es una sociedad. Esto es lo que yo creía y después descubrí que ¡no era verdad! En lugar de eso, Dios ha puesto a la familia, junto con el resto de la creación, en niveles de autoridad. Nuestros esposos son nuestra autoridad. Esto es importante que usted lo entienda. “Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer y Dios es cabeza de Cristo” 1 Corintios 11:3. “Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo” Efesios 5:24.

¿Qué es la sumisión o el ser sujetas? Es obedecer sin una palabra, aún si nuestro esposo está siendo desobediente. No es responder un insulto con insultos o amenazar a él. 1 Pedro 3:9 dice: “No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; mas bien, bendigan…” “Más bien bendigan” quiere decir responder a un insulto con un cumplido o una buena actitud “al observar su conducta íntegra y respetuosa” 1 Pedro 3:2.

¿Es la sumisión aplicable hoy en día? “Jesucristo es el mismo ayer y hoy y por los siglos” Hebreos 13:8. En Mateo 5:18 Jesús dice: “Les aseguro que mientras existan el cielo y la tierra, ni una letra ni una tilde de la ley desaparecerán hasta que todo se haya cumplido”

Cristo es la cabeza de todos los hombres. ¿Cómo podemos estar seguros de que Dios está sobre Jesús, y mi esposo (salvo o no) está sobre mí? “Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer y Dios es la cabeza de Cristo” 1 Corintios 11:3.

Conducta respetuosa. Ahora que estamos seguros de que Dios está hablando a todas las esposas, ¿qué es lo que Él manda? “Así mismo, esposas, sométanse a sus esposos, de modo que si algunos de ellos no creen en la palabra, puedan ser ganados más por el comportamiento de ustedes que por sus palabras, al observar su conducta íntegra y respetuosa” 1 Pedro 3:1–2.

Estando sujetas. “Esposas, sométanse a sus propios esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de su esposa, así como Cristo es cabeza y salvador de la iglesia, la cual es su cuerpo. Así como la iglesia se somete a Cristo, también las esposas deben someterse a sus esposos en todo” Efesios 5:22–24. Esta Escritura explica que nuestra relación con nuestros esposos debe ser la misma que la de Cristo con la iglesia. ¿No es triste que muchas iglesias no se someten a Cristo y a Sus enseñanzas, justo como muchas mujeres no se someten a sus esposos? ¿Alguna correlación?

Mujeres santas. ¿Dónde está la esperanza en la sumisión? “Así se adornaban en tiempos antiguos las santas mujeres que esperaban a Dios, cada una sumisa a su esposo” 1 Pedro 3:5. Nuestra esperanza y confi anza está en Dios.

Protector. Cuando nosotras las mujeres nos protegemos a nosotras mismas porque sentimos que podemos “pelear nuestras propias batallas,” estamos dando a entender que ¿para qué necesitamos a nuestros esposos? ¿Fue usted la persona que le dijo al vendedor que se fuera o se deshizo de ese muchacho en la puerta, probablemente con más gusto que su esposo hubiera tenido? ¿Olvidó su esposo cómo respaldarla porque usted siempre tomaba el mando? ¿Quién realmente llevaba los pantalones en su hogar? ¿Quién era en realidad más fuerte?

Si su esposo le dijo algo, tal como tómalo con calma o tranquilízate, ¿le respondió usted que se ocupara de sus propios asuntos o algo peor? ¡Pero es asunto del esposo el proteger a su esposa y a sus hijos! Así que, ¿qué hizo su esposo cuando usted continuó tomando el mando o estando a cargo? Primero, se contuvo porque no quería otra pelea; después se mudó de la casa de “constante gotera;” ¡después encontró otra mujer a quien darle su afecto! Si usted sigue siendo contenciosa aún después de todo eso, entonces, cuando él ande cerca de su casa o le llame, o le escriba un correo electrónico él tendrá un recuerdo de por qué él se fue de la casa y permanecerá fuera o lejos.

La raíz de la contienda… ¡estimación propia!

¿Cómo llegaron muchas mujeres a ser contenciosas? Nosotras como mujeres somos contenciosas porque nosotras que somos cristianas imitamos al mundo y el pensamiento del mundo. Los libros que leemos, los consejeros que buscamos, las clases a las que asistimos, no refl ejan la Palabra de Dios, la cual es pura y sin dobleces. La mayoría de las mujeres cristianas están llenas de psicología.

¡El veneno bañado en chocolate sigue siendo veneno! Mis hermanas en Cristo, la psicología es más peligrosa cuando está bañada en cristiandad ¡porque nos la comemos luego luego! Nos han lavado el cerebro para pensar que el “amor propio” o la “estimación propia” son cosas buenas, pero no son otra cosa que ORGULLO! ¡¡Ese fue el pecado que resultó en que Lucifer se convirtiera en Satanás!!

La mujer contenciosa y orgullosa, la mujer que “lo sabe todo,” es la mujer que discute y quiere que las cosas sean a su manera— porque ella “piensa” que está en lo correcto. Y cuando ella está mal, su estimación propia necesita ser protegido. No hay nunca una palabra humilde o un “Lo siento, yo estaba equivocada” La mujer contenciosa ha estando condicionada a pensar que pedir una disculpa sería muy humillante.

Nuestro orgullo resulta en justicia propia, lo que es la razón por la que muchas mujeres revelan los pecados de sus esposos, ¡porque ellas no pueden ver sus propias pecaminosidades! (Por favor, vuelva a leer acerca de la arrogancia espiritual en el capítulo 2, “el alfarero y el barro”)

Cómo librarse a usted misma de la contención y de la justicia propia

Si confesamos. Como podemos claramente ver, vivir con una mujer contenciosa, que se basa en su justicia propia, no es nada menos que una pesadilla, no sólo para los esposos sino también para los hijos. Oremos conforme le pedimos perdón a Dios. Busquemos Su gracia para ayudarnos a ser amables y calladas mujeres quienes son preciosas ante Sus ojos, así como ante los ojos de nuestros esposos. “Si confesamos nuestros pecados, Dios, que es fi el y justo, nos los perdonará y nos limpiará de toda maldad” 1 Juan 1:9.

Confiese. Cuando su esposo venga a la casa del trabajo o venga a visitar, pídale que le perdona por su contención y justicia propia. Si usted ya no tiene contacto con su esposo, ora por una oportunidad para decírselo en el teléfono o en persona. (Por favor, ¡no lo llame!) “Por eso, confi ésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y efi caz” Santiago 5:16.

Cuando esté confesando, no continúe y dé un “pequeño discurso” Sólo dígale brevemente que Dios le ha convencido de que usted era escandalosa y discutidora, lo cual se debe a que usted es orgullosa y cree en su propia justicia. Dígale, con la ayuda del Señor, que usted está orando para cambiar la manera cómo ha sido. Dele un beso y ¡abandone el lugar o diga adiós y cuelgue! Luego, confi ese a sus hijos y explíqueles cómo Dios va a ayudarle a cambiar mediante la humildad. Muy a menudo ellos ven o escuchan acerca de los pecados de su padre; es importante que ellos vean que la separación o el divorcio no se debió solamente a la culpa de una de las partes.

Primero reconcíliese. Si usted no se siente “dirigida” para ir y hacer estas cosas, nunca regrese a la iglesia. “Por lo tanto, si estás presentando tu ofrenda en el altar y allí recuerdas que tu hermano tiene algo contra ti, deja tu ofrenda allí delante del altar. Ve primero y reconcíliate con tu hermano; luego vuelve y presenta tu ofrenda” Mateo 5:23–24.

Gracia a los humildes. También, asegúrese de que usted es humilde; no sea tan orgullosa para decir así de fácil que es usted una mujer contenciosa. “‘Dios se opone a los orgullosos, pero da gracia a los humildes.’ Humíllense, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él los exalte a su debido tiempo” 1 Pedro 5:5–6.

Aquí está la receta médica de Dios. “Llegaron a Mara, lugar que se llama así porque sus aguas son amargas, y no pudie-ron apagar su sed allí” Éxodo 15:23. Moisés arrojó un árbol en el agua, una representación de la Cruz del Calvario. Usted debe así mismo arrojar la cruz en el mar de su amargura. Cristo murió para librarle de todo pecado, incluyendo sus discusiones contenciosas y orgullosas, y su conducta centrada en usted misma.

Dios nos dijo que si nos humillamos, buscamos su rostro y nos volvemos de nuestros malos caminos, entonces Él nos sanaría. En lugar de eso, nosotros “sigue el consejo de los malvados” (Salmo 1:1) y somos “hombre que confía en el hombre” (Jeremías. 17:5), así que ahora sufrimos nuestras consecuencias—¡sanidad superfi cial! “Curan por encima la herida de mi pueblo” Jeremías 8:11. “Curan por encima la herida de mi pueblo, y les desean: ‘¡Paz, paz!’, cuando en realidad no hay paz” Jeremías. 6:14.

En lugar de esto, debemos morir a nosotros mismos. “Y él murió por todos, para que los que viven ya no vivan para sí, sino para el que murió por ellos y fue resucitado” 2 Corintios. 5:15.  Jesús debe ser nuestro ejemplo, siempre, en todas las cosas, en la manera como anduvo en esta tierra. “La actitud de ustedes debe ser como la de Cristo Jesús (humildad), quien, siendo por naturaleza Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a qué aferrarse. Por el contrario, se rebajó voluntariamente… y se hizo obediente hasta la muerte, ¡y muerte de cruz!” Filipenses 2:5–9.

Compromiso personal: el hacer a otros más importantes que a mí misma, deshaciéndome de mis caminos contenciosos y orgullosos. “Basada en lo que he aprendido de la Palabra de Dios, me comprometo a renovar mi mente y a ser un hacedor de la Palabra siendo humilde y deshaciéndome de mis caminos contenciosos. Sacudiré la paja (psicología) del trigo (la Palabra de Dios) y viviré de acuerdo con Su Palabra solamente”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM