Semana 3: RSM Capítulo 16

"Las Llaves del Cielo"

Pero primero Testimonios
de Matrimonios Restaurados Tomados de
Nada es Imposible con Dios!

¡Dios Restaura en Alabama!

¡Cuando llegué por primera vez a su sitio web y leí sobre la señora con los 6 niños que vivía en Alabama, le dije al Señor que habría otro testimonio pronto!!

¡Acabo de ver el video de Q & A (de nuevo) anoche y fue justo lo que necesitaba!! Mi esposo está tan cerca de regresar a casa, pero pensé que "todavía no". Escuché de nuevo que cuando su esposo iba a regresar a casa, él tomó un desvío y no llegó a casa, dijo en el video que tal vez no debería incluso haber dicho, 'no creo que debería venir' (volver al otro apartamento).

¡Bueno, esta noche (alabado sea Dios) ha decidido volver a casa!!!! ¡Hace 8 meses este matrimonio había terminado! Quería ser soltado por el tiempo servido, pero basado en la Palabra de Dios que encontré en tus libros y videos, ¡soy una nueva criatura!

Él me ha pedido que decida financieramente (yo soy un CPA jubilado) si podemos mantener su casa. Ves, a menudo nos fuimos fines de semana (6 niños) y él piensa que su casa es más barata y mejor que los hoteles. Voy a "decidir" lentamente y orar para que él lo haga por su cuenta.

Estoy tan contenta de haber escogido ese video para ver anoche, ¡seguramente Dios tenía su mano sobre mí! Cuando me dijo su decisión, no grité ni me mareé; sólo sonreí y escuché mientras él me decía sus "razones". Ninguna de estas razones era que él se arrepentía o me amaba, pero no importaba porque no son importantes por ahora. Yo vivo por la fe y no por la vista.

Gracias, Erin, por ser una vasija para Jesús. Te mantendré informada en el día de la mudanza, cuando sus cosas lleguen a casa.

Su segundo correo electrónico "Aleluya!"

Damas, por favor dejen de hablar y pensar en orar y HÁGANLO. ¡Él hará esto!!! Mi situación es tal que no puedo decirle al mundo mis oraciones contestadas, pero puedo decirte. Mi esposo me dejó y se fue por más de 14 meses. Sí, había alguien más. Sí, había abogados involucrados. Sí, era inútil. Sí, hice todo mal. Cuando estudié la palabra de Dios a través de los libros y cintas de Erin, y de cuando empecé a aplicar los principios, recibí, recibí y recibí.

Debes orar, ayunar y nunca rendirte. Tu lucha no es con tu esposo, sino con el diablo mismo. La oración le dará a Dios la habilidad de luchar en tu nombre. Él ya ha derrotado al diablo, pero necesitamos tomar la autoridad en el nombre de Jesús y cortarlo en las fortalezas. ¡Estoy tan entusiasmada con lo que Dios ha hecho por mí y espero poder animarte a que te ocupes, deja de quejarte y empieza a orar!

Mi esposo vino a casa, no porque no pudiera vivir sin mí, sino porque estaba incapacitado financieramente. Sin embargo, alabé a Dios. Seguí orando. Pronto empezó a decirme que me amaba. Él ha estado en la iglesia 4 veces, ¡sí!!!!!!! Aún no está listo para la escuela dominical, así que les dije a los niños que vinieran a la escuela dominical de la casa. Mi esposo dijo que lo esperara. Cuando me levanté del suelo, traté de no sonreír demasiado. Escuchó mi oración, mi historia y mi lectura de la Biblia. Luego dijo: -"Bueno, ahora tenemos que orar por papá". Oró la oración del pecador y le pidió a Jesús que entrara en su vida y le pidió que lo guiara en los días venideros. ¡He estado orando por esto desde hace muuuuuuucho tiempo!!!!!!!!!!!!

Quería que volviera al Señor, pero yo deseaba egoístamente que volviera a mí también. Había estado en casa por más de 2 meses y todavía no estaba listo para ser mi esposo de nuevo. Entonces en mi cumpleaños supe que él no había tenido tiempo de conseguirme un regalo. Después de cenar (una cena que arreglé) se quedó dormido. Así que instintivamente entré en mi armario de oración a llorar por un buen rato y para orar. Cuando me fui a la cama mi esposo despertó, bien despierto, y me preguntó si quería mi regalo. Se levantó y se puso su anillo de bodas. Dios es muy bueno. Había estado orando por esto desde que se fue.

No puedes saber hasta dónde hemos llegado excepto que tu situación podría ser mucho peor ... ¡y con Dios todas las cosas son posibles!!!!!!!!!!

Todo lo que el diablo nos roba, ¡Dios puede reemplazar, no siete veces más, sino mucho más!

Continuaré clamando VICTORIA por todos los matrimonios con problemas que llegan a este sitio y oro para que aquellos que no conozcan este maravilloso lugar serán conducidos aquí.

Esta porción es de Erin:

¡Finalmente!!!!

Oh, he estado esperando y orando por esto, constantemente pidiendo al Señor que lo haga como un favor para mí (¡como si me debe algo!)

Para aquellos de ustedes que no conocen el testimonio completo de esta mujer de Alabama, permítanme compartirlo brevemente con ustedes.

Hace varios meses recibí un correo electrónico. Esta mujer acababa de tener su sexto hijo cuando descubrió que tenía cáncer de mama. Después de una mastectomía, y al perder su cabello, al final de su quimioterapia, ella y su esposo se detuvieron frente a una casa con un letrero que decía: "Vendido". Ella pensó que su esposo la sorprendía, que estaban recibiendo un "nuevo comienzo". Pero sus palabras traspasaron su alma y su corazón: "Esta es mi nueva casa. Te estoy dejando. No te quiero. Quiero a otra persona."

Cuando leí su correo electrónico, rompí a llorar. Pensé que lo había oído todo. Fue tan devastador para mi corazón que pensé seriamente que ya no podía ministrar en la restauración. Ya no podía soportar, escuchar y experimentar el dolor.

Recibimos reportes de alabanza CONSTANTEMENTE, que fueron sin duda un SACRIFICIO de alabanza. Los ataques ofensivos continuos vendrían y ella alabaría al Señor con un corazón de alegre y con RISA. Ella mantuvo su sentido del humor durante todo el calvario.

Dan y yo creíamos que su matrimonio sería restaurado. Diariamente ella se saturaba en los libros y cintas de video, quedándose dormida mientras le hablaba en las cintas.

Después de que este testimonio fue presentado, recibimos una Solicitud de Oración SOS. Su marido se había "detenido" trasladando sus cosas a casa. Había llegado a ser sorprendentemente "bueno" en sus afectos y conversaciones durante las semanas anteriores. Luego, la mañana del SOSrecibió una sorpresa de un hombre que le dijo que su esposa y su marido estaban juntos. Ella le pidió educadamente que se fuera y le dijo que no podía discutir nada sin su esposo.

¡HÁBLAME SOBRE UNA PRUEBA!!!! Ella no hizo preguntas, ni escuchó cosas que NO eran un "buen informe", aunque tal vez era cierto.

Al día siguiente, su esposo llamó y le dijo: -"He oído que tuviste una visita 'interesante' en la casa ayer." Tan "suave y apacible" como pudo ser, ella le dijo: -"Bueno, no, no recuerdo a nadie en particular ."

¡ESO ES LO QUE LO HIZO!!!

Su esposo estaba en casa, para siempre, ¡GLORIA A DIOS!!!

Algún día quiero conocer a esta mujer, abrazarla triunfante. Quiero conocer a su esposo, el hombre por el que oramos y el amor porque lo rezamos a casa!

Actualización: ¡Recibí varios abrazos cuando toda nuestra familia conoció a esta preciosa mujer en un viaje reciente cuando pasamos conduciendo a través de su ciudad! Ella ahora es la presidenta de las mujeres de nuestro Compañerismo de Restauración. ¡Pasamos una semana maravillosa juntas y Dios me ha bendecido con una amiga maravillosa y compañera de ánimo!

¡Alabado sea el Señor! ¡Él Restauró Nuestro Matrimonio!

¡Aquí está el reporte de la alabanza y el testimonio del poder de Dios que he estado esperando tanto tiempo para contar! ¡Hoy mi esposo y yo fuimos a la corte y conseguimos nuestra licencia de matrimonio! Dentro de una semana volveré a ser su esposa legalmente. ¡Qué diferencia puede hacer una semana!

Quiero agradecer a todos ustedes que oraron por nosotros. Alabo a Dios porque sé que sin Él esto nunca hubiera sucedido. Le agradezco que Él que está usando este ministerio para dar esperanza a gente como yo para creer que EL restaurará los matrimonios.

Después de sentirnos tan bien acerca de nuestra Navidad juntos, no escuché de él durante más de una semana. Pude hablar con él sobre nuestros impuestos y nuestra conversación se volvió hacia lo que había causado nuestra ruptura. Los dos estábamos llorando por el teléfono. Dije que sabía que todavía me amaba y que sabía que éramos el uno para el otro. Después de eso, empezamos a hacer planes para estar juntos de nuevo.

¡Así que todos ustedes que tienen alguna duda sobre el amor de Dios por ustedes y sus familias, simplemente aguanten! ¡Entren en la Palabra de Dios y Su voluntad y oren sin cesar!!!!

¡Restauración y Salvación en Texas!!

¡Alabado sea Dios por la victoria y abundante bendición!

¡Mi esposo y yo finalmente fuimos restaurados el 15 de febrero, el día después del día de San Valentín!

Me pidió que lo recogiera del apartamento de la otra mujer con toda su ropa y sus pertenencias. ¡Mi hijo y yo también nos mudamos de la casa de mis padres el mismo día! ¿No es maravilloso Dios? Aunque mis padres estaban muy amargados y molestos por mi decisión, creo que Dios no nos pondrá en vergüenza, sino que revelará Su Gloria a través de nosotros.

No teníamos ningún lugar para alojarnos, así que nos alojamos en un motel por una semana mientras buscábamos un apartamento nuevo. Quiero enfatizar que mi crédito fue destruido durante nuestra separación debido a la lucha financiera. Mi esposo tiene muy poco crédito con un par de saldos pendientes. Tuvimos que romper nuestro último contrato de arrendamiento debido a nuestra separación. ¡Las probabilidades estaban en contra de nosotros, pero gloria a Dios, Él era nuestro co-firmante!

Pudimos conseguir un bonito apartamento de 2 dormitorios, con lavadora y secadora en la unidad, alarma de seguridad, y aparcamiento cubierto gratuito en una comunidad cerrada por un bajo alquiler mensual, sin depósito, y NO co-firmante (excepto la firma invisible de Dios) ¡dentro de una semana! Otro gran milagro: ¡Él es nuestro proveedor!

Como si eso no fuera suficiente, el domingo pasado fue nuestro primer domingo desde antes de nuestra separación para ir a la iglesia juntos. Mi esposo me preguntó si podíamos salir durante la llamada del altar. Por supuesto que estuve de acuerdo, pero empecé a orar fervientemente para que Dios tocara su corazón y lo salvara.

El pastor le pidió a cualquiera que alguna vez conoció a Dios, pero se había extraviado y le gustaría ser perdonado, que levantara la mano. ¡Me abrió los ojos por un momento y vi la mano de mi esposo levantada! Oh, estaba temblando por dentro y oré más fuerte. Luego vino el llamado del altar. He aquí, mi esposo apretó mi mano y ¡me pidió que fuera con él al altar!!

Quisiera señalar que tenemos una enorme iglesia de varios miles (también televisada regularmente en TBN). Nos sentamos en la parte superior del balcón, así que tuvimos algunas maneras de caminar para llegar al altar, incluyendo una larga escalera. Así que se necesita mucha humildad y poder dirigido por el Espíritu para levantarse y seguir adelante. ¡Entonces aceptó a Jesucristo de nuevo en su vida! ¿Puedes creerlo? Me quedé impactada. ¡Tenía lágrimas corriendo por mi cara !!

¡Servimos a un Dios Increíble! Él es tan bueno y nunca falla. Ahora, puedo decir por experiencia, Él no hace acepción de personas. Lo que Él hizo por mí, Él puede hacer por usted. Solía ​​reclamarlo por fe.

Créelo. Yo lo hice, y sucedió como está escrito en su Palabra.

Ya estoy emocionada de ver lo que el Señor hará a continuación. ¡Lo que he vivido vale la gloria y la experiencia de los milagros y sanación del Dios Altísimo y de Su Hijo Jesucristo Vivo!

¡Aleluya!!! ¡Dios es Increíble!

¡Mi Matrimonio ha sido Restaurado!!!

Pensé que mi situación era imposible. Pero me mantuve. Pasé tanto que es imposible enumerar todo lo que me sucedió durante el tiempo en que creí y confié en Dios para la restauración de mi matrimonio. Además, no quiero calumniar a mi esposo.

Hablé con él el viernes por la noche y se apareció en nuestra casa el domingo por la noche. ¡Atravesó siete estados para llegar a casa! ¡Me sorprendió completamente! ¡No podía dejar de agradecerle a DIOS!

A menudo leía reportes de alabanza de otros que dijeron: -"¡Nunca te rindas!" Bueno, hubo momentos en los que casi lo hice, pero dedicé mi tiempo a concentrarme en DIOS y no en mi situación.

Debido a mi obediencia, Él me dio todas Sus promesas y restauró mi matrimonio.

¡Lágrimas corrieron por mi cara esta mañana mientras manejaba para trabajar solo pensando en lo maravilloso que es DIOS! Él me cuidó incluso cuando no podía cuidarme. Me dio tanta paz

¡Le diré a cualquiera que esté pensando en renunciar a que ¡NUNCA SE RINDA! Sé que es difícil, pero Él dice: -"Cualquiera que confíe en Él nunca será avergonzado" (Romanos 10:11). Manténgase en Su palabra y Sus promesas, ¡nunca te defraudará!".

¡Restaurado y con Bebé Nuevo también!

¡Tengo que compartir esta historia, es un milagro perfecto de Dios!

El 27 de noviembre, mi esposo me dijo que quería el divorcio. Luego, el 26 de diciembre, casi un mes después, descubrí que estaba embarazada de nuestro primer hijo. Le di a mi esposo la noticia, pero no cambió sus sentimientos. Tuve que mudarme de nuestra casa el 1 de enero. Comencé a buscar al Señor más que nunca. Se convirtió en mi único consuelo. Solicité la oración por mi situación de otros cristianos y comencé a recibir correos electrónicos alentadores y motivados de una amiga en la misma situación. Estos correos electrónicos estaban llenos de las promesas de Dios para mi matrimonio, y en uno, había información sobre cómo obtener una copia del libro de Erin sobre la restauración del matrimonio. Estaba desesperada, así que lo envié.

Llevaba su libro por todas partes y lo leía cada vez que tenía un momento libre. Las promesas que Dios nos ha dado en Su Palabra me dieron más consuelo de lo que pueda explicar y empecé a saber en mi corazón que las cosas estarían bien de alguna manera.

No hablé con mi esposo durante varias semanas y un día llamó y dijo que había dejado su trabajo. Ya no estaba cubierto por su seguro y tenía 4 meses de embarazo. Parecía otra lucha, pero, por supuesto, ¡Dios lo planificó perfectamente!

¡Entonces, de la nada, el 26 de marzo, mi esposo me pidió que reconciliara nuestro matrimonio!

¡Había rezado para que sucediera, pero no me di cuenta de que sería tan pronto!

Ahora tenemos un hermoso hijo de 3 meses y estamos trabajando en nuestro matrimonio con la ayuda de Dios todos los días. Nos tomará un tiempo para que ambos nos curemos completamente, pero nuestro Padre Celestial nos ha dado un Nuevo Comienzo y tenemos tantas bendiciones en nuestra vida, ¡me trae lágrimas cuando pienso en ellas! ¡Dios proveerá SIEMPRE a sus hijos y nos ama más de lo que podemos imaginar!

¡Soy una mujer bendita y permaneceré en humildad ante el poder de mi Señor! ".

¡Restaurado, la Gloria sea a Dios!

Doy gracias al Señor por Sus maravillosas promesas. Dios es fiel a aquellos que lo buscan sinceramente. ¡Si solo crees que "todas las cosas son posibles"!

Mi esposo se mudó en septiembre y se fue a vivir con la OM. Cuando lo supe, me da vergüenza decir que rompí toda su ropa. Después de una semana, me dijo que no regresaría solo cuando quisiera; de lo contrario, había decidido vivir con otra persona.

Busqué al Señor y le clamé a Él y fue entonces cuando encontré su sitio web. Mi amiga con quien solía trabajar me había dado sus copias impresas de los testimonios de los matrimonios restaurados. Los leía una y otra vez. Luego visité su sitio web y finalmente Dios me ayudó.

Comencé a orar y ayunar todos los martes y jueves mientras meditaba en la Palabra día y noche. Oraba cada vez que me impulsaba el Espíritu Santo.

Ya saben, hermanas, Dios es maravilloso porque Él trabajaba detrás de escena. Cuando casi me rendía (decía que no había ningún cambio en mi situación o en mi esposo), Él ESTABA trabajando y cambiando las cosas. Mi buen Señor es capaz y lo permitió porque aprendí a esperar pacientemente en el Señor durante estos tiempos.

El mes pasado vino mi esposo y dijo que quería volver a casa, pero que quería terminar primero con la otra mujer. Después de todo lo que había aprendido, ¡dije que estaba bien

Luego comenzó a telefonearme y a ir a mi trabajo. Creo que estaba viendo los cambios en mí. Había sido el tipo de mujer que le gritaría y le diría todo tipo de cosas para aburrirle. Pero ahora estoy realmente cambiada. Ahora solo escucho y estoy de acuerdo con lo que dice.

No había paz con la otra mujer con la que se quedaba (como sus amigos siempre me decían), así que comenzó a querer volver a casa.

¡Entonces anoche, finalmente llegó a su casa con su mochila! ¡Mi matrimonio está restaurado!

¡Gloria al Hijo del Dios vivo! ¡¡Gracias Jesús!! Amén."

Dios es fiel a Sus promesas y Él responde a las oraciones. Sin embargo, muchas veces, con demasiada frecuencia, el espeluznante esposo quiere dejar su situación adúltera, pero no llega a casa. Nos involucramos en una relación en nuestra iglesia hace solo un par de semanas. La esposa, que se había ido y se había mudado con otro hombre, aceptó al Señor en nuestro altar.

Erin tuvo el privilegio de hablar con ella como un trabajador del altar. Desafortunadamente, aunque ya no quiere estar en adulterio, y aunque ahora es una creyente nacida de nuevo, (realmente buscando a Dios) le tiene miedo a su marido. Él ha querido restaurar su matrimonio durante los 4 meses desde que se fue. Ha orado y ardido por el Señor, pero su conducta agresiva hacia ella le impide volver a su hogar. Nuestra oración es que él consiga los principios que enseñamos en Ministerios de Restauración para que ella se mudara a casa.

¡Dios se Movió Rápidamente y Restaurado!

Presento este reporte de alabanza para que otras mujeres sepan que Dios puede y restaurará su matrimonio.

Mi esposo y yo comenzamos a tener problemas después de 27 meses de matrimonio. Dijo que ya no me quería y quería estar soltero y salir. Me conecté a este sitio web a través de una amiga y compré el libro. Desde que mi esposo se mudó, tuve tiempo de leer, meditar y confesar la palabra de Dios para mi matrimonio. Seguí las instrucciones en el libro de Erin. Hace dos semanas fui a la tienda y regresé a casa para encontrar el auto de mi esposo en el estacionamiento. El había regresado a casa, dijo que echaba de menos las bendiciones de Dios, así que necesitaba regresar a su hogar.

¡Dios ha restaurado mi matrimonio y mi esposo y yo estamos tan contentos! Dios lo ha enviado a casa a tiempo para Acción de Gracias y Navidad. Estaba tan feliz de haberlo perdonado y estoy tan feliz de que Dios haya restaurado nuestro matrimonio.

Por favor, mientras lee este reporte de alabanza, entienda que hubo muchas cosas sucediendo durante el tiempo en que mi esposo se fue. Sufrí mucho y vi muchas cosas que realmente me dolían el corazón, pero clamé a Dios y Él me escuchó y movió el cielo y vino y me hizo más que un vencedor.

Dios es bueno, pero debes ser obediente a Su Palabra mientras esperas la manifestación de tu matrimonio restaurado. Camina por la fe y no mires las cosas que se ven.

Doy gracias a Dios por los Ministerios de Restauración, por Erin y su familia. Que Dios los bendiga ricamente a todos.

¡Dios Restauró!

Quiero presentar un reporte de alabanza porque necesito decirle a todos los lectores y miembros de este ministerio lo bueno que es Dios. Mi esposo no solo ha regresado, pero nuestro matrimonio es mucho mejor que nunca.

Él está feliz, y me llama tres veces al día solo para decir: -"¡Te amo!". Vamos al cine y al centro comercial tomados de la mano. Ahora sé que TODAS las cosas que Erin dijo en su libro son ciertas. Muchas veces no somos sumisas como mujeres. Queremos hacer las cosas a nuestra manera en lugar del camino de Dios.

Bueno, Erin, gracias por enseñarme cómo ser la esposa que Dios me ha llamado a ser. A las mujeres, por favor no se rindan. Dios no hace acepción de personas. Él puede y restaurará tu matrimonio. Soy un ejemplo vivo.

Aguanta y ve a Dios volver a ponerlo todo junto, y cuando lo haga, nadie podrá abrirlo nuevamente a menos que lo hagas tú mismo. Hice un desastre en mi matrimonio siendo contenciosa y mezquina.

¡Deje que Dios haga Su trabajo y ¡“quédese quieto y sepa que Él es Dios”!

¡ÉL ES BUENO TODO EL TIEMPO!!!

¡Matrimonio Restaurado!!

Me gustaría agradecerle por su sitio web. Me dio ánimos para buscar a Dios y creerle a Dios por mi matrimonio.

Mi esposo y yo nos casamos a edades muy jóvenes. Él tenía 17 años y yo tenía 19 años con una hija de 3 años y estaba embarazada de mi primer hijo. Pensamos que las cosas serían grandiosas: una familia, un departamento, hijos, amigos, etc. Lo que olvidamos fue a Dios. Siempre dirigimos nuestro matrimonio y nos sorprendió cuando las cosas comenzaron a ir mal. Los niños comenzaron a crecer, el dinero comenzó a desvanecerse, y teníamos más deudas de las que sabíamos qué hacer. Ambos pensamos que el “pasto tenía que ser más verde en el otro lado”. Ambos buscamos el amor en otros lugares.

Después del primer adulterio de mi esposo, comenzamos a trabajar en nuestro matrimonio. Llegamos a una gran iglesia y comenzamos a tomar clases para estar en puestos de liderazgo. Eventualmente, mi esposo comenzó a tocar el bajo en el grupo de adoración y comencé a enseñar en la Escuela Dominical a estudiantes de tercer grado. Pensé que lo teníamos todo bajo control. Estábamos haciendo el trabajo de Dios. Nuestros corazones estaban en el lugar correcto, así lo pensábamos.

En octubre de 2001, después de una discusión muy emotiva, mi esposo decidió dejar a su familia. Había conocido a otra persona en un bar y dijo que sabía que sería más feliz con ella. Estaba devastada. Creo que al principio estaba devastada, porque él parecía tan feliz y yo no lo estaba. Estaba celosa porque tenía a alguien y yo no. Traté de salir en citas, pero cada vez que intentaba salir, me enfermaba físicamente y nunca podía ir. (¡Una bendición de Dios!)

Dos meses después de que mi esposo se fue, comenzamos a hablar sobre una base civil. Teníamos órdenes de restricción entre nosotros, cargos de asalto, y estábamos en una batalla de divorcio y custodia muy acalorada. El desempeño de mi trabajo fue horrible; no podía comer, dormir, ni hacer nada. Luego, una noche mientras buscaba la "recuperación" del divorcio, tropecé con su sitio. Comencé a llorar cuando leí la primera página y decidí esa noche que iba a entregar todo a Dios.

Mi esposo me recordaba a diario que nuestra relación había terminado. Me contaba lo feliz que estaba con la otra mujer y cómo se iban a casar y tener más hijos. Esto me dolió mucho, ya que tuvieron que hacerme una histerectomía cuando tenía 25 años y siempre había deseado tener más hijos. Entonces grité a Dios diariamente, sin saber realmente por qué rezar.

El 20 de diciembre tuve que hacerme otra cirugía mayor. Desesperadamente quería que mi esposo estuviera allí para la cirugía. Le pedí que me acompañara y él estuvo de acuerdo. Fue la mejor sensación para despertar después de la cirugía y sentirlo dándome un abrazo.

El 27 de diciembre, su cumpleaños, fui a su casa con nuestros dos hijos y los vi abrir regalos con su padre. Me dolió estar en su casa y no poder decirle cuánto lo amaba. Recuerdo estar despierta por la noche solo mirándolo dormir y querer abrazarlo.

Las cosas comenzaron a convertirse en una amistad y estaba agradecida por esta bendición de Dios. Luego comenzamos a hablar más. Entonces, una noche, me desperté ante alguien que estaba mirando por encima de mí; era mi esposo allí parado. Estaba borracho y me dijo que solo quería que alguien lo abrazara. La otra mujer había roto la relación el día antes de su cumpleaños y estaba muy molesto al respecto. Por mucho que me doliera sostenerlo, no pude dudar de que era una bendición de Dios. Lentamente, las cosas comenzaron a avanzar hacia una relación genuina.

¡Entonces, de repente, mi esposo llegó a casa el 3 de enero!

Al principio, dijo que no regresaría; él se estaba quedando por un tiempo, ¡pero hemos sido tan felices! ¡Nunca pensé que las cosas pudieran ser tan buenas! Dios realmente nos ha bendecido con otra oportunidad. Nos damos cuenta de que nuestras prioridades estaban en mal estado. Mi esposo está de regreso en la banda y voy a enseñar a un grupo pequeño.

¡¡¡Dios es muy bueno!!! Él sabe exactamente lo que necesitamos y el cuándo. Él nos llevó de una posición devastadora a un amor aún mayor de lo que ninguno de nosotros había imaginado posible. Nunca olvidaré poner a Dios primero en mi vida. Cuando pones a Dios primero, todo lo demás cae en su lugar.

Muchas gracias por su aliento, oraciones y ayuda. ¡Creo que este sitio fue realmente un regalo de Dios! Sin su aliento, sigo creyendo que no habría encontrado a Dios cuando lo necesitaba y seguiría en el camino del divorcio. Por cierto, esa palabra (la palabra "D") ya no existe en nuestro hogar. Hemos prometido confiar en Dios para todas nuestras necesidades en lugar de buscar en otro lugar para satisfacer nuestras necesidades.

Gracias de nuevo por toda su ayuda. Dios los bendiga a ambos.

Matrimonio Restaurado: ¡Mi Esposo Está Sobrio!

Yo era una segunda esposa. Mi esposo estuvo casado antes y tuvo dos hijos de ese matrimonio. Busqué a Dios porque no estaba segura de qué hacer. Seguí sintiendo que Dios quería que siguiera con este matrimonio y que no me rindiera. Le pedí a Dios que confirmara mis sentimientos y luego leí una pregunta de un hombre (que no conocía; simplemente me envió una cantidad de preguntas, el día que me envió la dirección de su sitio web fue cuando publiqué mi solicitud de oración en un sitio cristiano).

Allí vi que habías usado la Escritura para hablar con una mujer sobre una situación similar. ¡Acababa de orar de rodillas cinco minutos antes para obtener una señal de confirmación!

¡Dios restauró nuestro matrimonio y continúa mejorando las cosas!

Mi esposo había estado bebiendo mucho durante algún tiempo. Había estado orando para que Dios le quitara al borracho y pusiera un hombre sobrio. He estado orando esto desde que escuché tu sugerencia en la cinta 7.

Sepan esto: me miró la otra noche, sin motivo aparente, y dijo: -"Oh, por cierto, no he tomado un trago todo el día". No dije nada. Nunca me había molestado en hacerlo incluso antes de que nuestro matrimonio se desmoronara. Luego, dos días después, dijo que aún no había tomado un trago. Anoche me dijo que aún no había tomado una copa. Ha pasado casi una semana sin que él haya tomado alcohol. ¡GUAUU!

Si solo conocieras la historia completa, solía beber 24 cervezas al día. ¡Solo sepa que esto es de DIOS! Mi esposo tenía un problema con la bebida, y después de haber orado que Dios le quitara al borracho y lo reemplazara con un hombre sobrio, ¡ÉL LO HIZO!

¡Dios nos ha puesto en grave ruina financiera para lograr esto y alabo a Dios por haber respondido mis oraciones! Sepa que estoy orando por ti y tu familia Erin.

¡Restauración y Salvación de Esposo en Alabama!

Hace unos 3 meses descubrí que mi esposo me estaba engañando y lo eché.

Realmente no sabía qué hacer y luego su amigo me compró el libro “Cómo Dios Puede y Va a Restaurar Su Matrimonio”. ¡Lo leí y me cambió mucho! Entonces vi que Dios tenía que cambiar las cosas que quería en mí, antes de llevar a mi esposo a casa.

Solo un mes después, mi esposo vino a pasar el fin de semana con los niños. ¡Al final del fin de semana pudo ver tanta diferencia que pidió volver a casa! Estuvo en casa por 2 meses y luego se fue con el mismo amigo que me dio su libro en un mercadillo, de todos los lugares. ¡Allí conoció a un hombre y mi esposo fue salvo allí en medio de la multitud del mercadillo! ¡Alabado sea nuestro Dios!

¡Nuestro matrimonio y nuestra vida han sido grandiosos desde entonces! Dios oye sus oraciones y tiene Su tiempo perfecto para todo, ¡simplemente obedezca y deje que Dios tome el control!

¡Pareja Salva, Matrimonio Restaurado!!!

Solo tuve que escribir y contarte sobre nuestro matrimonio que milagrosamente y gloriosamente fue restaurado debido a nuestro precioso Salvador. Quiero que lo publiques para animar a otros que piensan que su esposo (o esposa) se ha ido tan lejos que el Señor no puede alcanzarlos. Estaba al final de mi cuerda cuando mi amiga se me acercó y me presentó a su Señor y Salvador Jesucristo. Estaba sola con dos niños pequeños. Lloré mientras el grupo de mujeres orantes se arrodillaba junto a mí y oraban por mi matrimonio. Mi esposo se fue y me abandonó. ¡Una de las mujeres oró para que mi esposo no volviera a casa, sino que fuera salvo y tuviera una experiencia de Saulo como el apóstol Pablo en el camino a Damasco!

Solo dos semanas después de haber aceptado al Señor, vi a mi esposo detenerse en el camino de entrada y me entró el pánico. Pero cuando entró, su rostro estaba totalmente cambiado; su expresión era alegre, tan diferente de lo que había visto en mi vida. Me dijo que lo sentía haberme dejado y que no nos había dicho a dónde iba o cuando regresaba a casa. Fue entonces cuando noté una enorme Biblia debajo de su brazo, del tipo que se sienta en la mesa de café de alguien. Él dijo: -"Cariño, mientras yo no estaba, ¡acepté a Jesucristo como mi Señor y Salvador!" ¡Entonces él dijo que su abuela que había estado orando por él durante años le dio la Biblia! ¡Este es un milagro y una respuesta a las oraciones de mi y de todos los demás!

Mi esposo ha pasado horas y horas leyendo su Biblia. ¡No importa dónde vaya, lleva esta enorme Biblia con él! Él también lo recuerda, todo lo que lee en la Biblia ¡PALABRA POR PALABRA!

Tres meses después de que mi esposo regresó a casa, me dijo que Dios le dijo que volviera a donde vivíamos, cerca de nuestras familias, y que Dios quería que él abriera un restaurante para alimentar a los pobres. Estaba taaaaaaan feliz de que ya no tomaba drogas, no bebía o me era infiel con todas las mujeres, ¡pero ahora se había ido a lo profundo! Pero empacamos y nos mudamos.

Solo habíamos estado en nuestro apartamento un par de días cuando mi esposo fue al centro y vio un edificio vacío. Él puso sus manos sobre él para que Dios se lo entregase. Cuando llegó a casa me dijo que estaba realmente asustado. Solo pensé que estaba drogado o algo así. Luego oí que alguien tocaba la puerta. Fue un hombre y su esposa quienes nos entregaron a mi esposo y a mí un cheque y dijeron: - “El Señor nos dijo que le entregáramos esto para abrir el restaurante”. ¡El cheque era la cantidad exacta del edificio por el que mi esposo había orado! ¡¡¡A Dios sea la gloria!!! ¡Aleluya!

RSM Semana 3 Capítulo 16 
"Las Llaves del Cielo"

“Te daré las llaves
del reino de los cielos… ”
Mateo 16:19

Jesús nos dio las llaves del cielo para “atar” el mal y “desatar” el bien. “Te daré las llaves del reino de los cielos; todo lo que ates en la tierra quedará atado en el cielo, y todo lo que desates en la tierra quedará desatado en el cielo” Mateo 16:19.

Remueva el mal. Encuentre un versículo concerniente a lo que usted quiere remover. Usted primer debe atar al “hombre fuerte,” que es el espíritu que tiene atado a la persona por quien está orando. Busque un versículo que pueda orar. “Ahora bien, nadie puede entrar en la casa de alguien fuerte… a menos que primero lo ate” Marcos 3:27.

Reemplace el mal con el bien. ¡Esto es muy importante! “Cuando un espíritu maligno sale de una persona, va por lugares áridos buscando un descanso. Y al no encontrarlo, dice: ‘Volveré a mi casa, de donde salí.’ Cuando llega, la encuentra barrida y arreglada. Luego va y trae otros siete espíritus más malvados que él, y entran a vivir allí” Lucas 11:24–26.

Si usted no reemplaza. Si usted no reemplaza en lugar de lo que ha removido, se volverá peor que cuando usted oró primero. Usted siempre debe reemplazar algo malo con algo bueno. Esta es la razón por la que muchos que se someten a dietas en realidad terminan más gordos. Los expertos dicen que ellos dejan de comer todo lo malo, o intentar no comer en absoluto. Pero ellos nunca lo reemplazan con algo bueno, como oración, caminar, ejercicio o comer algo que es bueno para ellos. Otro ejemplo podría ser cuando alguien tiene una cara muy grasosa. Ella se talla con jabón y tal vez pone alcohol para secar el aceite. ¡Después de unas cuantas horas está más grasosa que nunca! Los dermatólogos dicen que usted tiene que reemplazar el aceite que removió por una pequeña porción de crema.

Reemplace las mentiras con la verdad. La verdad sólo se encuentra en Su Palabra. A no ser que lo que usted oiga, lea, o lo que alguien le diga concuerde con un principio de la Palabra de Dios, lo demás ¡ES UNA MENTIRA!

REEMPLACE EL “BRAZO DE LA CARNE” POR “EL SEÑOR”

Reemplace el confi ar en el “brazo de la carne” (usted, un amigo, quien sea) por confi anza en el Señor. “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor” Efesios 6:10.

¡Reemplace el huir por el correr hacia Él! “Dios es nuestro amparo y nuestra fortaleza, nuestra ayuda segura en momentos de angustia” Samo 46:1. ¡Corra al libro de los Salmos! Lea los Salmos (y Proverbios) todos los días. Lea los Salmos que corresponden al día del mes más 30 hasta el fi nal del mes, luego lea el correspondiente Proverbio (por ejemplo, en el día 5 del mes usted leería Salmo 5, 35, 65, 95, 125 y Proverbios 5). Una manera fácil de recordar el próximo Salmo es escribiendo qual sigue al fi nal del Salmo corriente (por ejemplo, al fi nal del Salmo 6 usted escribiría 36, al fi nal del 36 usted escribiría 66. Cundo llegue al 126 usted escribiría Proverbios 6). Por cuanto el Salmo 119 es demasiado largo, está reservado para el día 31 del mes.

Como recuerdo de nuestra Asociación de Restauración, usted podría ir a nuestro Devocional Diario en nuestra página de internet. ¡Vaya a www.RestoreMinistries.net para unírsenos!

¡Reemplace el clamor a otras personas con el clamor a Él! ¡Él promete escucharla y levantarla inmediatamente! Pero usted debe clamar. No se diga a sí misma: “Bueno, Dios no me ha ayudado en el pasado” Si Él no le ayudó, es simplemente porque usted no lo pidió. “Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán” Mateo 7:7.

Preparándonos para la Guerra

Póngase su armadura diariamente como se describe en Efesios 6:10–18.

Los planes del diablo. “Por último, fortalézcanse con el gran poder del Señor. Pónganse toda la armadura de Dios para que puedan hacer frente a las artimañas del diablo” Efesios 6:10–11. Recuerde quién es el verdadero enemigo: Satanás, no su esposo.

Toda la armadura de Dios. “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales. Por lo tanto, pónganse toda la armadura de Dios, para que cuando llegue el día malo puedan resistir hasta el fi n con firmeza” Efesios 6:12–13. Usted debe resistir el miedo que causa que huya o se rinda; manténgase firme y, habiendo hecho todo, continúe manteniéndose. Salmo 37 es una buena opción para orar cuando esté plagada de miedo.

Manténgase fi rme. “Manténganse fi rmes, ceñidos con el cinturón de la verdad… ” Efesios 6:14. La gente habla de “dar pasos de fe” ¡Puede ser mejor detenerse y sólo mantenerse fi rme! Puede que sea la diferencia entre confi ar en Dios y tentar a Dios. Algunas veces sentimos como que estamos tomando “pasos de fe,” pero en realidad nos estamos lanzando a nosotros mismos a un precipicio, como Satanás le dijo a Jesús que hiciera.

Muchas veces no debemos estar tomando “pasos” de fe sino “mantenernos” en fe. Nuestras convicciones nos deben permitir “mantenernos” fi rmes en lo que es correcto. Si nos movemos, podríamos caer a un precipicio. Si Dios trae adversidad a nuestra vida, nuestra posición será nuestro testimonio. No obstante, como usted verá más adelante en esta lección, algunas veces se nos pide que demos pasos y caminemos en el agua, como a Pedro se le pidió. El discernimiento es necesario aquí. Una regla que nos puede ayudar es el grado de urgencia. Usualmente su “carne” siente urgencia; Dios usualmente dice que esperemos.

Su justicia. “… protegidos por la coraza de justicia… ” Efesios 6:14. Dios está hablando de Su justicia, no la de usted. Él nos dice en Su Palabra que nuestra justicia no es sino “trapos de inmundicia” (Isaías 64:6).

Camine en paz. “…y calzados con la disposición de proclamar el evangelio de la paz” Efesios 6:15. Usted puede reclamar la promesa en Mateo: “Dichosos los que trabajan por la paz!” 5:9. ¡Mantenga la paz con TODOS en TODO tiempo!

El escudo de la fe. “Además de todo esto, tomen el escudo de la fe, con el cual pueden apagar todas las fl echas encendidas del maligno” Efesios 6:16. Usted debe tener fe—no en usted mismo o en alguien más como un refugio o un juez—fe en Dios, ¡solamente en Él! Las circunstancias no tienen nada que ver con la fe. Crea en Su Palabra solamente para la verdad acerca de su situación.

El casco de la salvación. “Tomen el casco de la salvación…” Efeisos 6:17. Usted debe ser salvo; usted debe ser uno de Sus hijos para realmente ganar una batalla espiritual. Es tan fácil como hablar con Dios ahora mismo. Sólo dígale en sus propias palabras que usted lo necesita, ahora. Pídale que se haga real para usted. Dele su vida a Él, la vida que está arruinada, y pídale al Señor que la haga nueva.

Dígale que usted hará lo que Él le pida, por cuanto Él ahora es su Señor. Pídale que lo “salve” de su situación y de la eternidad que está esperando a quienes no aceptan Su regalo de vida eterna. Dele gracias por Su muerte en la cruz, la muerte que Él sufrió por usted. Usted ahora puede creer que usted ya no vive sola; Dios siempre estará con usted y usted pasará su eternidad en el Cielo.

La espada del Espíritu. “Tomen… la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios” Efesios 6:17. Esto es exactamente lo que hemos estado enseñando: use Su Palabra para la batalla que será ganada. Cuando la batalla es del Señor, ¡la victoria es nuestra! Escriba en tarjetas de 3X5 las Escrituras que necesita para ayudarle en su batalla. Manténgalas con usted todo el tiempo en su bolsa de mano. Cuando usted sienta que el ataque viene, como el miedo, lea los versículos que se refi eren al miedo. (Vea Romanos 8:15 y Salmo 23 para encontrar versículos maravillosos para atacar el miedo.) Clame a Dios. Esté fi rme en la fe. “Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios” Salmo 46:10.

Ore todo el tiempo “Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos” Efesios 6:18. Ore desde lo profundo de su espíritu. Tenga tiempos designados para oración tres veces al día (como Daniel lo hacía). Esa fue una de las razones por las que fue arrojado en el pozo de los leones. No se preocupe, pero recuerde que aún si usted está en esencia dentro de un pozo de leones, ¡Dios cerrará las bocas de los leones!

Manténgase alerta. “Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos” Efesios 6:18. Ore por otra persona que usted conozca cada vez que el miedo la sobrecoge. “Por lo tanto, gustosamente haré más bien alarde de mis debilidades, para que permanezca sobre mí el poder de Cristo. Por eso me regocijo en debilidades, insultos, privaciones, persecuciones y dificultades que sufro por Cristo; porque cuando soy débil, entonces soy fuerte” Después de que haya orado por alguien, llámelo y dígale.

Ore por los que la persiguen. Dios también pidió que oráramos por alguien más: nuestros enemigos, cada uno de ellos. Ore por ellos y pídale a Dios que le muestre lo que Él quiere que usted haga para bendecirlos. No fue sino después de que Job oró por sus así llamados “amigos” que Dios restauró lo que Job había perdido: “Después de haber orado Job por sus amigos, el Señor lo hizo prosperar de nuevo y le dio dos veces más de lo que antes tenía” Job. 42:10. “Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por quienes los persiguen, para que sean hijos de su Padre que está en el cielo” Mateo 5:44–45.

Conozca la Palabra de Dios

Su Palabra no vuelve vacía. Usted debe conocer y aprender la Palabra de Dios. Usted necesita decidirse a buscar las promesas de bendición de Dios. Estos principios provienen de Su Palabra y cuando nosotros hablamos Su Palabra en oración a Él, no volverá vacía.

¡Esta es Su promesa para usted! “Así es también la palabra que sale de mi boca: No volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo deseo y cumplirá con mis propósitos” Isaías 55:11. Su deseo es que usted venza el mal de este mundo. Usted debe hacer lo que está garantizado por Dios mismo. No acepte imitaciones ni falsificaciones.

Busque sus Principios a lo largo de la Biblia. Busque entendimiento. Dios dice que si usted busca, usted encontrará. La Palabra de Dios da sabiduría. El buscar más profundamente el significado le da a usted un mejor entendimiento. “Así que les digo: Pidan, y se les dará; busquen, y encontrarán; llamen, y se les abrirá la puerta” Lucas 11:9. Y una vez que usted sepa lo que debe hacer, entonces usted puede aplicarlo a su vida. “Con sabiduría se construye la casa; con inteligencia se echan los cimientos. Con buen juicio se llenan sus cuartos de bellos y extraordinarios tesoros” Proverbios 24:3–4.

Lea Su Palabra con deleite. Marque los versículos en su Biblia. “Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” Salmo 37:4. Tome el tiempo para marcar los versículos para tener más rápidas referencias en tiempos de angustia (o cuando lo necesite para compartir con otros la verdad). En Lucas 4:4–10, ¿qué fue lo que Jesús respondió cuando Satanás estaba intentando tentarlo? “Jesús le respondió: ‘Escrito está… , escrito está… , también está escrito… ’”. Use un marcador amarillo o de específi cos colores claros para diferentes promesas.

Memorice. Medite día y noche Memorice las promesas que usted encuentre para que la seguridad de la bendición de ellas se hunda en su corazón. Usted debe aprender y conocer las promesas de Dios si usted quiere depender de Él solamente. “Sino que en la ley del Señor se deleita, y de día y noche medita en ella. Es como el árbol plantado a la orilla de un río que, cuando llega su tiempo, da fruto y sus hojas jamás se marchitan. ¡Todo cuanto hace prospera!” Salmo 1:2–3.

No importa cuán mal se vean las cosas, Dios está en control. Nuestro consuelo está en saber que Dios está en control, no nosotros y ciertamente tampoco Satanás. “Simón, Simón, mira que Satanás ha pedido zarandearlos a ustedes como si fueran trigo. Pero yo orado por ti, para que no falle tu fe. Y tú, cuando te hayas vuelto a mí, fortalece a tus hermanos” Lucas 22:31–32.

Zarandear. Jesús sabía el resultado, aunque Pedro de todas maneras tenía que pasar por el ser “zarandeado” para estar listo para el llamado de Dios en su vida. ¿Estará usted lista cuando Él la llame? “Y la constancia debe llevar a feliz término la obra, para que sean perfectos e íntegros, sin que les falte nada” Santiago 1:4.

Guerra Espiritual

Lleve sus pensamientos cautivos. Su batalla SERÁ ganada o perdida en su mente. “Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo. Y estamos dispuestos a castigar cualquier acto de desobediencia una vez que yo pueda contar con la completa obediencia de ustedes” 2 Corintios 10:5–6. No se arriesgue a ser atrapado por las manos del enemigo por estar jugando. No dé lugar a los pensamientos del mal. ¡Llévelos cautivos!

El Poder de Tres

Dos o tres congregados juntos. Encuentre a otras dos MUJERES para que oren por usted. “Cuando a Moisés se le cansaron los brazos, tomaron una piedra y se la pusieron debajo para que se sentara en ella; luego Aarón y Jur le sostuvieron los brazos, uno el izquierdo y otro el derecho, y así Moisés pudo mantenerlos fi rmes hasta la puesta del sol. Fue así como Josué derrotó al ejército amalecita a fi lo de espada” Éxodo 17:12–13.

Encuentre a otras dos mujeres para sostenerle para que usted no se canse demasiado. Ore y pídale a Dios ayuda para encontrar a otras dos personas que piensan igual que usted a este respecto. Usted puede encontrar una Compañera de Ánimo en nuestra página de internet.

El poder de tres. “Uno solo puede ser vencido, pero dos pueden resistir. ¡La cuerda de tres hilos no se rompe fácilmente!” Eclesiastés 4:12.

Para levantar a la otra. “Más valen dos que uno, porque obtienen más fruto de su esfuerzo. Si caen, el uno levanta al otro. ¡Ay del que cae y no tiene quien lo levante!” Eclesiastes 4:9–10.

Él está ahí con usted. “Porque donde dos o tres se reúnen en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos” Mateo 18:20. “En ese momento Nabucodonosor se puso de pie, y sorprendido les preguntó a sus consejeros: —¿Acaso no eran tres los hombres que atamos y arrojamos al fuego? —Así es, Su Majestad –le respondieron.—¡Pues miren!—exclamó—. Allí en el fuego veo a cuatro hombres, sin ataduras y sin daño alguno, ¡y el cuarto tiene la apariencia de un dios!” Daniel 3:24–25. ¡Usted nunca está sola!

Acuerdo. “Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo” Mateo 18:19. Cuando usted esté debatiéndose sin paz acerca de algo, llame a alguien que esté creyendo y orando con usted en acuerdo.

Que se interponga en la brecha. “Yo he buscado entre ellos a alguien que se interponga entre mi pueblo y yo, y saque la cara por él para que yo no lo destruya. ¡Y no lo he hallado!” Ezequiel 22:30.

Ore el uno por el otro. “Por eso, confiésense unos a otros sus pecados, y oren unos por otros, para que sean sanados. La oración del justo es poderosa y eficaz” Santiago 5:16. También, la confesión con una mujer que piense de la misma manera es la mejor manera de obtener un corazón puro.

Haga su confesión. Esdras sabía qué hacer cuando oraba: “Mientras Esdras oraba y hacía esta confesión llorando y postrándose delante del templo de Dios… ” Esdras. 10:1. Manténgase confesando la verdad.

¿Cuándo se rinde de orar? ¡Nunca! Tenemos un maravilloso ejemplo del hecho de que Dios no siempre quiere decir “no” cuando no tenemos una oración contestada.

Grande es su fe. La mujer cananea continuó rogándole a Jesús para que sanara a su hija. El resultado: “¡Mujer, qué grande es tu fe! —contestó Jesús—. Que se cumpla lo que quieres. Y desde ese momento quedó sana su hija” Mateo 15:28. Cuando oramos por algo que claramente está en la voluntad de Dios y parece que no hemos sido escuchados o que Él ha dicho lo que nosotros pensamos que es un “no,” ¡Dios puede simplemente querer tenernos pidiendo, esperando, rogando, ayunando, creyendo, derramando lágrimas y postrándonos delante de Él!

La batalla por su alma. ¿Está usted unida en yugo desigual? ¡La verdadera batalla en su hogar es la batalla por el alma de su esposo! ¿Está usted unida en yugo desigual? Recuerde que usted tiene la promesa: “… serán salvos tú y toda tu familia” Hechos 11:14. Recuerde, un esposo es santificado a través de su esposa. “Porque el esposo no creyente ha sido santificado por la unión con su esposa… ¿Cómo sabes tú, mujer, si acaso salvarás a tu esposo?” 1 Corintios 7:14, 16.

Oración y ayuno

Oración y ayuno. Jesús le dijo a sus apóstoles: “Pero este género no sale sino con oración y ayuno” Mateo 17:21 (VRV). Si usted ha estado orando fervientemente y ha verifi cado que sus caminos son puros, entonces tal vez sea necesario que ayune. Hay diferente duración de ayunos:

Ayuno de tres días. Esther ayunó “pidiendo favor” de parte de su esposo el rey. Ella ayunó tres días “pidiendo favor” “Ve y reúne a todos los judíos que están en Susa, para que ayunen por mí. Durante tres días no coman ni beban, ni de día ni de noche Yo, por mi parte, ayunaré con mis doncellas al igual que ustedes” Ester 4:16. Este ayuno (o el de 7 días) tiene otro benefi cio para quienes son contenciosas o que no pueden dejar de hablar. ¡Usted estará demasiado débil para pelear!

Ayuno de día. El ayuno de día comienza en la tarde después de su cena. Usted toma sólo agua hasta que el periodo de 24 horas es completado, y entonces come la cena del siguiente día. Usted ora y ayuna durante este tiempo por su petición. Este ayuno puede ser hecho un par de veces por semana.

Ayuno de siete días. Hay un ayuno de 7 días (siete días parece representar cumplimiento). “Al escuchar esto, me senté a llorar; hice duelo por algunos días, ayuné y oré al Dios del cielo” Nehemías 1:4. Usualmente será durante una gran pena que usted será “llamada” a ayunar por siete días.

Mis rodillas están débiles por ayunar. Cuando usted esté hambrienta, o débil, use ese tiempo para orar y leer Su Palabra. “De tanto ayunar me tiemblan las rodillas; la piel se me pega a los huesos” Salmo 109:24.

Para ser visto. Manténgase tan callada al respecto de su ayuno como le sea posible. Durante el ayuno, usted debe estar callada, nunca quejándose o atrayendo la atención hacia usted. “Cuando ayunen, no pongan cara triste como lo hacen los hipócritas, que demudan sus rostros para mostrar que están ayunando. Les aseguro que éstos ya han obtenido toda su recompensa. Pero tú, cuando ayunes, perfúmate la cabeza y lávate la cara para que no sea evidente ante los demás que estás ayunando, sino sólo ante tu Padre, que está en lo secreto; y tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará” Mateo 6:16–18.

Muchas me escriben porque dicen que ellas no pueden ayunar. Si es por razones médicas o por embarazo, entonces ayune “toda cosa buena” Si, no obstante, usted piensa que no puede ayunar porque está trabajando —¡está robando a usted y a Dios!

Cuando la batalla ha sido ganada, párese y vea. Una vez que usted sepa que usted ha orado, como hemos leído a lo largo de la Escritura, entonces haga como ésta dice: “Pero ustedes no tendrán que intervenir en esta batalla. Simplemente quédense quietos en sus puestos, para que vean la salvación que el Señor les dará” 2 Crónicas 20:17.

Nadie debe presumir. Dios dice que somos gente necia. Cuando una batalla es ganada o cuando la guerra se ha terminado, solamente presumamos de Él. Conservémonos humildes. “Porque por gracia ustedes han sido salvados mediante la fe; esto no procede de ustedes, sino que es el regalo de Dios, no por obras, para que nadie se jacte” Efesios 2:8–9.

“No vayas a pensar: ‘El Señor me ha traído hasta aquí, por mi propia justicia, para tomar posesión de esta tierra.’ ¡No! El Señor expulsará a esas naciones por la maldad que las caracteriza. De modo que no es por tu justicia ni por tu rectitud por lo que vas a tomar posesión de su tierra. ¡No! La propia maldad de esas naciones hará que el Señor tu Dios las arroje lejos de ti. Entiende bien que eres pueblo terco… has sido rebelde contra el Señor” Deuteronomio 9:4–7.

Todos hemos pecado y hemos sido hallados faltos delante de la gloria de Dios. Así que recordemos esto cuando la batalla sea ganada. Nuestra justicia no es nada sino trapos de inmundicia. ¡Gloríese en Él!

La intensidad de nuestras pruebas es una señal de que estamos cerca de la victoria. Sus pruebas se pueden llegar a intensificar cuando usted esté cerca de ganar la victoria. “Por eso, ¡alégrense, cielos, y ustedes que los habitan! Pero ¡ay de la tierra y del mar! El diablo, lleno de furor, ha descendido a ustedes, porque sabe que le queda poco tiempo” Apocalipsis 12:12.

Usted debe combatir de la manera apropiada. Haga lo que Dios diga; ¡eso va a funcionar! No trate de defenderse a sí misma; eso crea guerra y corazones duros. “En fi n, vivan en armonía los unos con los otros; compartan penas y alegrías, practiquen el amor fraternal, sean compasivos y humildes. No devuelvan mal por mal ni insulto por insulto; más bien, bendigan, porque para esto fueron llamados, para heredar una bendición” 1 Pedro 3:8. Asegúrese de caminar la milla extra y de bendecir a su esposo. Pregúntele a Dios cómo Él quiere que usted bendiga a su esposo.

Esta es una batalla espiritual. “¿Crees que no puedo acudir a mi Padre, y al instante pondría a mi disposición más de doce batallones de ángeles?” Mateo 26:53. Nuestro Padre Celestial llamará a los ángeles para pelear en nuestro favor en las “alturas” donde la verdadera batalla se está librando. “Porque nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales” Efesios 6:12.

Su esposo no es el enemigo. “¿Acaso no saben ustedes que, cuando se entregan a alguien para obedecerlo, son esclavos de aquel a quien obedecen? Claro que lo son, ya sea del pecado que lleva a la muerte, o de la obediencia que lleva a la justicia” Romanos 6:16. Una persona en pecado es en realidad solamente un esclavo del mal.

Nosotros podemos pensar que uno que peca es horrible, pero así mismo somos nosotros, si continuamos reaccionando en venganza. (Recuerde, ¡eso le pertenece a Él solamente!) “Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas” 2 Corintios 10:4. Vayamos a la raíz del problema en lugar de la síntoma.

Comprométase. Comprométase sin importar las consecuencias y déjele los resultados a Dios. “Si se nos arroja al horno en llamas, el Dios al que servimos puede librarnos del horno y de las manos de Su Majestad. Pero aun si nuestro Dios no lo hace así, sepa usted que no honraremos a sus dioses ni adoraremos a su estatua” Daniel 3:17.

Estos muchachos creyeron que Dios los liberaría, pero sin importar las consecuencias, ellos estaban resueltos a obedecer al Señor de todas maneras. Aún si ellos pudieran morir en el horno, ellos harían lo que ellos sabían que Dios quería que ellos hicieran y ellos dejaron los resultados en manos de Dios. Los muchachos no murieron, pero las cuerdas que los ataban fueron removidas cuando entraron al fuego. ¿Tiene usted ataduras (de pecado o de preocupación) que lo tienen cautivo? Dios lo liberará. ¡Es Su batalla! Clame al Dios de las multitudes; Él es el guerrero.

Para colocar su petición de oración o para encontrar una compañera de oración, vaya a nuestra página de internet en: www.RestoreMinistries.net.

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM