Semana 2: RSM Capítulo 10

"UN ESPIRITU SUAVE Y APACIBLE"

Pero primero Testimonios
de Matrimonios Restaurados Tomados de
Nada es Imposible con Dios!

¡De la Oscuridad a la Gloria en California en Tres Meses!

Gracias a mi Padre que está en los cielos. ¡Alabado sea Su santo nombre! Esta es la tercera vez que empiezo este Reporte de Alabanza. ¡No puedo expresar suficiente gloria, honor, gracias y alabanza a mi Señor por la restauración de nuestro matrimonio!

Mi esposo y yo nos separamos el 3 de febrero. El Señor me llevó al Ministerio de Restauración dos días después. ¿Cómo es eso para la obra de Dios? Tu ministerio abrió mis ojos a todo lo que estaba haciendo mal. Encontré el Ministerio de Restauración a través de un sitio web llamado marriagebuilders.com Alguien, en uno de los paneles de mensajes, preguntó si alguien sabía un sitio web que ofreciera apoyo basado en fundamentos Cristianos. Tenían tu enlace allí, y nunca volví. El tiempo del Señor es perfecto. ¡Después de leer el libro y hacer el estudio, me di cuenta rápidamente de lo que había hecho de mi matrimonio y cómo yo, con mis propias manos, había destruido mi casa!

En ese corto tiempo, ya había hecho tantas cosas equivocadas. Había tanta tensión en la casa. Estaba tan desesperada por hacer que mi esposo me amara de nuevo. Casi cada dos días me interponía frente a él y le decía que podíamos hacer que esto funcionara. Lo obligué a tomar una decisión que él no estaba listo para hacer y eligió el divorcio. Aunque a veces me decía que siempre me amaría, ¡alabado sea el Señor!, dijo que no podía ver cómo volvíamos a juntar nuestras vidas de nuevo.

Le dije que lo perdoné por sus pecados, pero probablemente por la mayor parte de mi auto-justificación. Incluso le prediqué, lo que él odiaba más. Ya había calumniado su nombre y él lo sabía. Despojé a mi esposo de su lugar como jefe de nuestra casa. Le negaba el derecho al placer de mi cuerpo cuando él lo deseaba. Incluso tratamos consejería matrimonial. El mundo me decía que no podía salvar mi matrimonio por mí misma. Cuando encontré a RMI, estaba perdiendo la esperanza rápidamente.

MI pecado estaba siempre delante de mí y yo ya no miraba más sus pecados. El perdón y el arrepentimiento pronto siguieron. Sigo orando para que mi esposo algún día pueda perdonarme por todo el daño que le he causado. El Señor es mi fortaleza y mi Libertador.

Cuando encontré a RMI, fue como si recuperara toda la esperanza que había perdido. Lloré al leer la introducción porque sonaba igual que yo. Todo lo que dijiste era exactamente lo que yo sentía. Ese mismo día pedí el libro y la guía de estudio con las cintas. Mientras leía el libro, mi Señor llenó mi corazón de convicción. Nunca había entendido lo que significaba "la paz que sobrepasa todo entendimiento". ¡Ahora la tengo! Dios es bueno conmigo. Mientras leía el libro y guía de estudio, tenía mi esperanza renovada, la paz y hasta gozo. ¡Tenía una comprensión de la Biblia que no había tenido antes!

El Salmo 23 tomó un nuevo significado para mí. Sabía que había perdonado verdaderamente a mi esposo porque mis pecados SIEMPRE estaban delante de mí. Nunca había tenido una relación tan íntima con Dios, y ciertamente nunca había ayunado antes. Comencé a orar antes de hacer algo. Sólo quería que el Señor me convirtiera en una esposa, madre y mujer piadosa. Oré para que el Señor me ayudara con mi hijo y para mantener mi casa en orden.

Los videos de "Estad Animada" fueron un tremendo apoyo para mí. O bien validaron lo que ya estaba haciendo o me hicieron hacer algo que no había pensado. "Todo lo puedo en Cristo que me fortalece". ¡GRACIAS, PADRE EN EL CIELO!

Perdí 20 libras y comencé a vestir de manera diferente. Concentré mi atención en aquellas cosas que había perdido de vista y dejé ir, especialmente mi Señor y Salvador. Nunca hablé con mi esposo acerca de nuestra situación marital a menos que lo mencionara. Por el contrario, hablábamos de nuestro hijo, la casa, o el trabajo. Cada vez que mi esposo se iba, rezaba y alababa al Señor por haberlo llevado a casa incluso por un corto tiempo.

Dios es muy bueno. Aunque estábamos separados, mi hijo y yo vimos a mi marido a menudo. Continuamos teniendo intimidad, alabado sea el Señor. Damas, si es posible, pónganse a disposición de sus esposos ... SIEMPRE. Este fue uno de mis pecados. Mi esposo continuó satisfaciendo nuestras necesidades financieras. Pagué todas nuestras facturas juntos y él siempre llamaba para asegurarse de que las cosas estaban bien con la casa, incluso llegando a cortar el césped. Tengo mucho que agradecer.

Mi compañera de oración fue un gran estímulo. Fue maravilloso tener a alguien que me mantuviera en el camino. Nos levantamos una a otra durante los malos tiempos, cuando el día era especialmente duro, o el momento en que caí. Mi esposo y yo tuvimos una fiesta de cumpleaños para nuestro hijo. Empezamos a hablar después de que todos se fueran. Por supuesto, que hablé demasiado. Ambos nos enojamos. No hace falta decir que me caí de rodillas después de que se fue. Mi compañera me recogió y me quitó el polvo, recordándome que caeríamos, pero que es importante buscar al Señor cuando lo hagamos. Para mí era importante tener a alguien que creyera en mi matrimonio conmigo.

Cuando mi esposo me preguntó si podía volver a casa, estaba un poco sorprendida. Casi me sentía como si no estuviera lista para tenerlo de vuelta, sólo porque sentía que la obra del Señor en mí no había terminado. Pero, Su tiempo es siempre perfecto; restauró nuestro matrimonio de repente. Él sabe lo mejor. El 14 de abril mi esposo me pidió regresar a casa y él regresó oficialmente el 30 de abril. ¡Gracias Jesús!

Porque nosotros (mi esposo y yo) estamos definitivamente pasando por un período de ajuste y hay momentos en que tengo esa sensación de malestar en la boca de mi estómago, estoy tan contenta de estar recibiendo una nueva compañera de oración del grupo de “Restaurados” para mantenerme en el camino durante esta nueva fase.

Ahora, mi enfoque es que estoy de pie en la brecha por mi esposo, rogando que llegue a un conocimiento de la salvación del Señor. No iré a la iglesia sin él; esperaré hasta que me pida que vaya con él. Lo difícil para mí ahora es sacar tiempo para mi Señor y para mí.

Erin y Dan, alabo al Señor por el llamado que Él puso en sus vidas. ¡Estaba ciega, pero ahora veo!

¡Esposo Regresa al Hogar en Nebraska!

Quiero dar gracias a mi Señor y Salvador por haber abierto mis ojos. Gracias, Erin, por ser fiel para decir la verdad sobre cómo restaurar los matrimonios de Dios. Yo estaba haciendo y diciendo cosas para tratar de cambiar a mi esposo. Me dijeron que siguiera la táctica de "amor firme" y vi que sólo empeoraba las cosas. Lo empujó hacia la OM.

Entonces, ¡leí el libro de Restaura Tu Matrimonio dos veces! La mañana de Pascua, le pedí a mi esposo que me perdonara las cosas malas que le he dicho. Después de pedir su perdón, tuve tanta paz. Yo no tenía esa paz cuando estaba siendo grosera y tratando de cambiar las cosas en la carne.

Dios ha hecho una gran obra en mí. Ya no soy esa persona negativa y sarcástica. Lo di todo a Dios y dejé de hacer las cosas en la carne. Me enamoré de Jesús. Le mostré a mi esposo el amor cuando tuve la oportunidad de verlo. Tenía fe total en Dios que él iba a restaurar nuestro matrimonio.

Yo ayuné y oré. Citaba diariamente las Escrituras: "Lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre", y otras Escrituras en el libro Restaura Tu Matrimonio. Sabía que no era la voluntad de Dios que este matrimonio terminara.

El domingo por la tarde, se detuvo para dejar algo y pude ver la batalla y la agitación en él; parecía triste. Yo ayuné y recé el lunes porque sabía que era una batalla espiritual. Bueno, a las 1:30 de la madrugada del martes, mi esposo me llamó y me preguntó si podía pasar a hablar conmigo. Me dijo que estaba cansado de correr y listo para volver a casa. Se sentía tan avergonzado. Dijo que me ama y me extraña. ¡Se está mudando de vuelta a casa hoy!

Dios puede y cambiará las cosas en un instante. Gracias Jesús. Gracias, Erin y Dan, por hablar la verdad y ser fieles a Dios. Que Dios los bendiga a ustedes y a sus hijos. Para otros allí afuera, aférrense a Jesús y tengan fe que Él restaurará lo que el diablo ha tomado.

¡Matrimonio Restaurado y un Nuevo Bebé en Mississippi!

¡Me regocijo en el Señor! En mi último Reporte de Alabanza (ver más abajo), anuncié el nacimiento de nuestro hijo y cómo mi esposo llegó inesperadamente al hospital. Después de eso, alabado sea Dios, se mudó del apartamento que estaba alquilando de la OM y de vuelta con su madre.

Después de eso, llamó para disculparse por lo que había hecho. Unos días más tarde, él se mudó, declarando que quería que mi hijo y yo regresáramos a su vida, aunque le tomara el resto de su vida probarlo. Doy gracias a Dios por liberarlo de la esclavitud, fuera de la relación adúltera con la OM.

Durante nuestra crisis, perdimos nuestra casa, así que él está viviendo con su mamá y yo todavía estoy en casa de mi mamá. Decidimos que empezaríamos a hablar y trabajar con las cosas durante sus visitas con nuestro hijo, pero Dios tenía un plan diferente. Exactamente tres semanas después de mudarse a casa, estábamos de visita con el bebé. Lo invité a mi graduación de una clase de 12 semanas que había tomado en mi iglesia llamada "Pureza con un Propósito". Se alegró de estar allí e incluso llegó quince minutos antes. Se veía muy, muy bonito.

Fue tocado durante la ceremonia; en realidad vi lágrimas cayendo de sus ojos. Él le preguntó si estaba bien si le pedía a nuestro pastor que orara con nuestro bebé, él y yo. Dijo que tal vez la oración nos ayudaría a avanzar en la reconciliación de nuestro matrimonio. ¡Qué maravillosa sorpresa!

Le pregunté si estaba seguro y él contestó, "SI". Fuimos al estudio del pastor, y mi pastor y su esposa estaban allí. Le ministraron sobre la importancia de la familia. Mi esposo estaba tan receptivo que estalló en lágrimas. Admitió que su orgullo le había impedido regresar a casa, a pesar de que lo deseaba con todo su corazón.

Otras cuestiones fueron discutidas, y entonces mi pastor preguntó si él estaba listo para dedicar su vida a su familia. Él dijo: "Sí", y luego el pastor le preguntó si realmente queríamos reconciliar nuestro matrimonio. Nos miramos a los ojos y dijimos: "Sí".

Mi familia no estaba contenta de que regresara y me aconsejaba que debía poner distancia entre nosotros. Ellos querían que yo lo hiciera sufrir por haberme dejado, antes de aceptarlo de vuelta, pero no es por eso por lo que he estado orando o por lo que me han llevado a hacer.

Mi pastor nos aconsejó comenzar el proceso de reconciliación ese día. Nos dijo que necesitábamos alejarnos y reavivar nuestra relación. Hemos hecho planes, para consternación de mi familia, pero como mi pastor dijo, esta es mi vida, mi matrimonio y mi esposo.

Gracias a Dios por la reconciliación de mi matrimonio. Gracias, Erin, por el Ministerio de Restauración.

¡Dios es Misericordioso y Bueno!

Estoy muy contenta mientras escribo y cuando di a luz a nuestro primer hijo el 28 de marzo. Pesaba cinco libras, doce onzas. Tres semanas antes de su nacimiento mi esposo había cortado toda comunicación. No pude sacarlo de mi mente, así que empecé a pedirle al Señor que nos pusiera el bebé y a mí en su mente y le hiciera que nos contactara. ¡Alabado sea Dios! Mi esposo llamó a la mañana siguiente después de tres semanas de silencio. Yo estaba atónita, ¡mira a Dios!

Tuvimos una conversación maravillosa. Me preguntó si podía llevarme a cenar y le dije: "¡Sí!" Yo era modesta, pero estaba llena de alegría por dentro. Él me dijo que sería dos semanas antes de nuestra cita porque estaba corto en efectivo, pero que estaba empezando un nuevo trabajo.

Me dijo que había estado pensando en mí y quería oír mi voz. Dijo que quería reconciliar nuestro matrimonio, pero quería trabajar y ahorrar dinero para que tuviera algo que ofrecer cuando regresara. También dijo que todavía se consideraba mi esposo y quería resolver las cosas si quería. ¡Él me dio un número para llegar a él en caso de una emergencia!

Yo estaba asombrada por la humildad de un hombre que había salido de mi casa cinco meses antes, desapareciendo sin dejar rastro. Luego, me escribió un correo electrónico desgarrador dos semanas más tarde para decirme que no quería volver, que estaba confundido acerca de lo que quería en la vida y que se estaba mudando cerca de su trabajo (de la OM). SIN EMBARGO, DIOS VOLVIÓ su corazón a su hijo y hacia mí, que era una de mis peticiones delante del Señor. ¡Gracias a Dios por la oración contestada!

Esa semana oraba para que mi esposo no estuviera satisfecho con la otra mujer y que ella no estaría satisfecha con él. Oré para que un cerco de protección alrededor de él y que él y la OM no podrían vivir pacíficamente unos con otros. Oré, en el nombre de Jesús, para que la OM se volviera tan amarga como el ajenjo y que ella lo expulsara. Oré para que algo le sucediera para que él regresara a casa con su mamá y papá.

¡Dios comenzó a responder a la oración! Con el deseo de mi esposo de reconciliar nuestro matrimonio, sentí que su relación con la OM estaba fallando. Pasó una semana y no oí nada, pero sabía que Dios estaba trabajando.

Mientras esperaba nuestra cita, oré para que Dios me diera las palabras para decirle que lo llevarían a regresar a casa y que mi esposo vería los cambios que Dios estaba haciendo en mí. A medida que avanzaba la semana, ¡Dios estaba trabajando entre bastidores! Resultó que mi esposo y yo no tendríamos que esperar tres semanas para vernos uno al otro.

Fui a una cita prenatal y mi presión arterial estaba muy alta. Mi médico revisó para ver si estaba en trabajo de parto prematuro. Después de que se determinó que no había dilatado, mi doctor me envió al hospital para supervisar mi presión arterial. Me dijeron que si no se estabilizaba podría tener toxemia. Después de unas horas de monitoreo, mi presión sanguínea no se había regulado y se esperaba que daría a luz al día siguiente.

Mi mamá llamó a la abuela de mi esposo para decirle que estaba en el hospital. Más tarde, la madre de mi esposo llamó. Le informé que podría dar a luz al día siguiente y me preguntó si quería que ella contactara a mi esposo. Le dije que esperara hasta que supiera con certeza que el médico iba a inducir el parto, porque no quería que hiciera un viaje innecesario. Dijo que iba a llamarlo. No esperaba que ella lo encontrara o que él viniera, pero me despertó el chirrido de una puerta mientras mi esposo entraba. ¡Estaba en estado de shock! Quería estar conmigo y asegurarse de que iba a estar bien. Se quedó la noche y al día siguiente. Me indujeron a las 3:13 p.m. Con mi esposo a mi lado.

Llevó a nuestro bebé a la guardería y luego lo trajo de vuelta a la recuperación para estar conmigo. Me dijo que hice un buen trabajo y que estaba orgulloso de mí. Se quedó dos noches más y se fue a trabajar. Confesó muchas cosas que había hecho mal a mi madre. Siguió expresando lo arrepentido que estaba por todo lo malo que me había hecho. Él me dijo que quería hacer las cosas bien y estar allí para el bebé y para mí si lo dejaba regresar de vuelta. Yo acepté su disculpa y le dije que sí, pero que teníamos que tomar las cosas lentamente, ya que tenemos muchas cosas que hacer para sanación.

¡Me dijo que hoy se mudó con su mamá y papá! Gracias, Señor, que él ya no vive con la OM. Le pregunté qué pasó y me dijo que lo explicaría este fin de semana. ¡Gracias a Dios por la liberación de mi esposo de la otra mujer!

Gracias a Dios por devolver el corazón de mi esposo a su hijo y a mí. ¡Señor, vuelve también su corazón hacia Ti! Gracias a Dios por Erin por el Ministerio de Restauración. Los principios bíblicos que han compartido realmente son efectivos. Dios te bendiga a ti y a tu familia.

¡Restaurada para Bien en Pennsylvania!

¡Alabado sea el Señor, mi esposo ha vuelto a casa! Mi esposo, que estaba viviendo con la OM, entró en nuestra casa inesperadamente la semana pasada y dijo: "Hola", y luego preguntó: "¿Quieres venir a ayudarme a sacar mis cosas del auto?"

¡Cuando Dios se mueve, Él se mueve repentinamente! No hemos hablado de lo que pasó, pero no importa. Lo que importa es que Dios lo hizo. ¡Él trajo a mi esposo a casa!

Aunque yo no lo merezco, Dios me ha mostrado Su infinita gracia y misericordia. No diría que estamos completamente restaurados todavía, pero mi esposo está en casa. Sé que Dios continuará trabajando hacia la restauración completa.

¡Dios es muy bueno! ¡Toda alabanza y gloria va al Señor!

Tres semanas después…

Mi esposo lleva tres semanas en casa. Alabado sea el Señor. Esperé un tiempo para escribir de nuevo para asegurarme de que su estancia fuera permanente. En los últimos dos años, se ha ido tres veces con la OM.

Sin embargo, esta vez era diferente. Sé que este era el final. ¡Mi esposo está en casa para siempre! Ha sido tan amable y amoroso conmigo. Habla de nuestro futuro juntos. La noche pasada dijo algo sobre nuestros futuros hijos. Estaba en la cena de Pascua de nuestra familia y era como si nunca se hubiera ido. Bromeaba con mi familia como en los viejos tiempos.

Él refinanció nuestra casa y ha trabajado para liberarnos casi completamente de la deuda. También, mencionó que quería aprender más sobre cómo reparar y hacer mejoras para el hogar.

¡Dios es tan maravilloso! Solía ​​preocuparme por todo, pero ya no. Después de lo que he visto al Señor hacer, ¿cómo podría alguna vez preocuparme de nuevo? Sé que Él se encargará de todo. Todo lo que tengo que hacer es confiar y obedecer. Toda alabanza y gloria van al Señor. ¡Nunca más quiero vivir sin Él!

¡Restaurada en Florida!

¡Acabo de mudarme a nuestra nueva casa con mi esposo después de estar separados por un año! No puedo comenzar a explicar todos los maravillosos milagros que Dios me ha dado durante los últimos doce meses. ¡Cada oración que puse ante Dios fue respondida más allá de lo que jamás podría pedir o imaginar!

¡Los milagros más recientes son que mi esposo preguntó ayer dónde estaba su Biblia! ¡Me ha estado diciendo constantemente cuán hermosa soy y cuánto me aprecia! Estamos esperando nuestro primer hijo y él ha mostrado preocupación y afecto como nunca he visto de él. Quiero decir, cuando Dios responde a las oraciones, realmente responde a las oraciones (sonrisa).

También, me gustaría pedir disculpas a ustedes que siguen creyendo en sus matrimonios por no haber enviado mi Reporte antes. Sé lo alentador que fue para mí llegar al sitio web y leer los Reportes de Alabanza de los matrimonios restaurados. Siempre aumentaron mi fe en Dios y me dieron la esperanza de que un día estaría escribiendo mi Reporte de un matrimonio restaurado.

Sigue orando hasta que consigas tu avance. ¡A Dios sea toda la gloria!

¡Otra restauración en Canadá! ¡¿No es Dios increíble?!

¡Debo alabar a mi Jesús! ¡Es tan fiel! ¡Mi esposo está en casa ahora! ¡Él no ha mencionado ni una vez la OM o el irse de nuevo!

¡Sé que mi Dios es fiel! ¡Estoy muy contenta de tener mi esposo casa! Las cosas no son perfectas y tenemos muchas cosas por trabajar, pero, ¡sé que Dios nos ayudará a atravesarlo todo! ¡Estoy creyendo para la sanación completa y la restauración de nuestro matrimonio y hogar! Mientras continúo apoyándome en las promesas de Dios, sé que Él nos estará acompañándo. ¡Que Dios los bendiga a todas y no se den por vencidas!

¡Estoy escribiendo para informar que Dios ha restaurado milagrosamente mi matrimonio! ¡Toda alabanza, gloria y honor a Él! Estoy trabajando en toda la historia y la enviaré muy pronto.

¿Qué haría usted si su pastor estuviera aconsejando a su amigo cercano que NO hiciera todas las cosas que le han enseñado de la Palabra? ¿Y qué haría usted si comenzara a aplicar los principios bíblicos de todos modos y que su matrimonio fuera restaurado, y luego abandonó la iglesia a petición de su esposo? ¿Qué harías si ese hombre fuera SU esposo? Bueno, puedo y responderé a todas esas preguntas. ¡He visto la poderosa mano de Dios, y Él me ha traído a otros dos para enseñarles como estoy aprendiendo a caminar en obediencia radical!

He examinado todos los recursos y escuché el llamado de Dios para ministrar a las mujeres encarceladas. ¡Dios puede hacer CUALQUIER COSA!

¡Restaurada en Canadá! ¡Toda Alabanza, Gloria y Honor para Él!

¡Estoy escribiendo para informar que Dios ha restaurado milagrosamente mi matrimonio! ¡Toda alabanza, gloria y honor a Él! Estoy trabajando en toda la historia y la enviaré muy pronto.

¿Qué harías si tu pastor estuviera aconsejando a tu amigo cercano a NO hacer todas las cosas que te han enseñado de la Palabra y que debemos hacer para que Dios restaure nuestros matrimonios? ¿Y qué haría usted si comenzara a aplicar los principios bíblicos de todos modos y que su matrimonio fuera restaurado, y luego abandonó la iglesia a petición de su esposo?

¿Qué harías si ese hombre fuera tu esposo? Bueno, puedo y responderé a todas esas preguntas. ¡He visto la poderosa mano de Dios, y Él me ha traído a otros dos para enseñarles como estoy aprendiendo a caminar en obediencia radical!

¡Dios puede hacer CUALQUIER COSA! Yo he estudiado por encima de todos los recursos, como usted sabe de sus registros, estoy escuchando el llamado de Dios para ministrar a las mujeres encarceladas.

¡Nuestro Dios es Increíble! ¡Restaurado en Ohio!

¡Dios verdaderamente es increíble! ¡Qué viaje me ha llevado para mostrarme su amor y su verdad! En pocas palabras, hace unas nueve semanas, mi esposo me dijo que no era feliz en nuestro matrimonio, que no me había amado durante mucho tiempo y que necesitaba un cambio. Descubrí que había otra mujer.

Al principio, eso me llevó a un espiral de venganza y defensa. Al escuchar los horrendos detalles del esposo de la OM, avergoncé a mi esposo de la peor manera posible (le dije a uno de sus compañeros de trabajo, a su familia, a varios de mis amigos e incluso al joyero donde mi esposo había comprado joyas para mí durante años). Limpié la caja de seguridad y la cuenta de ahorros, tomé todos los registros financieros y busqué el mejor abogado que el dinero podría comprar.

Después de que vine a su sitio web y pedí algunos materiales, Dios COMPLETAMENTE cambió MI corazón. Vi cómo mis pecados habían causado luchas en nuestro matrimonio. Dios me mostró lo que tenía que hacer: Arrepentirme y pedir perdón, empezando por mi esposo.

Le pedí a mi esposo que perdonara mi contención y mi boca calumniosa, así como otros pecados que había cometido para destruir nuestro matrimonio. Me disculpé con todas las personas por lo que había dicho, enfatizando mis pecados en deshonrar a mi esposo. También dejé ir a mi abogado, devolví todos los registros financieros, y luego no pensé en cómo mis hijos y yo nos arreglaríamos financieramente (está en las poderosas manos de Dios, no en las mías).

Me disculpé con mi esposo por calumniar a la OM con mis amigos y oré bendiciones para ella, para mi esposo, para la familia de mi esposo y conocidos. Pasé horas en oración, ayuno y meditación, pidiendo a Dios que me cambiara, moldeara y me conformara según Su voluntad.

Mi esposo continuó por el camino de la separación. Aseguró un apartamento y compró todos los muebles nuevos. Incluso refinanciamos la casa para poder pagar su nuevo lugar. Cuanto más cruel y distante se volvía, más me aferraba a Dios.

El viernes pasado, mi esposo se mudó. Sólo puedo describir lo que experimenté, como la paz sobrenatural que sólo se puede recibir de Dios. En el momento de mi vida que debí estar más desanimada, me sentí completamente contenta y alegre porque sabía que no importaba lo que pasara, Dios estaba conmigo. ¡Nunca había sentido tal paz!

Mi esposo llamó durante el fin de semana; en el transcurso de la conversación, lo "solté", mientras le entregaba mi futuro a Dios. El lunes por la noche, vino a ver a los niños y los puso a la cama. ¡Por la mañana, encontré una carta de él pidiéndome disculpas por lo que me ha hecho pasar!

Ayer, llamó desde el trabajo y ¡me pidió que arreglaramos las cosas! Se va a salir de su apartamento hoy (¡una estancia de cuatro días fue suficiente!) ¡Y volverá a casa esta noche! Dios cambió su corazón, ¡es verdad!

Dios me ha transformado y ha convertido el corazón de mi esposo. Es cierto que cuando uno entrega su vida a Dios, ¡la vida es mucho más fácil y más agradable! Dios tiene los ojos para ver nuestro futuro. Estoy tan contenta de haber puesto mi vida en Sus manos. ¡Qué Dios tan maravilloso!

¡Restaurada en Virginia del Oeste – Nunca se Rinda!

¡No renuncies a tu matrimonio! No importa lo duro que parezcan las cosas, Dios está trabajando y probándote para ver si estás lista. Hubieron unas cuantas veces que no pasé las pruebas, pero siempre pedí perdón y no me rendí.

Simplemente alabo a Dios por todo lo que Él ha hecho en mi vida y por llevarse a mi esposo por un corto tiempo. Me hizo apreciar a mi esposo más y aprender más sobre mi Señor y sobre mi misma.

Mi esposo ha estado en casa desde diciembre, y estamos esperando nuestro primer hijo en dos días! Anteriormente, mis embarazos (tres de ellos) terminaron en abortos involuntarios. Alabo al Señor por este niño y oro para que él sea un bebé sano.

El libro: “Cómo Dios Puede y Va a Restaurar Su Matrimonio” fue tan maravilloso. Ese libro es lo que cambió mi vida y me acercó a Dios. Aprendí mucho. El segundo libro que pedí fue el libro de trabajo para las mujeres, que me interesó en el área de disciplina infantil. Como he dicho, estoy embarazada y daré a luz en dos días. Nunca supe cómo o si iba a disciplinar a mi hijo. Este será mi primer hijo nacido y alabo a Dios por eso. Mis tres abortos ocurrieron cuando mi esposo y yo estábamos saliendo. Todavía me pregunto a veces si esa fue la razón por la que aborté. De todos modos, el libro más reciente que pedí fue "Trabajadoras en Casa", que me está ayudando en mi casa. ¡Todavía tengo algo de trabajo que hacer en esa área!

He visto tantos cambios en mi esposo desde que Dios empezó a cambiarme (tardó un poco). ¡Él es más amoroso y amable, y no hemos tenido discusiones! Cuando siento que Satanás está tratando de hacerme dudar y no confiar en mi esposo (lo que él hará), yo sólo oro.

Ruego por todos ustedes que vienen al Ministerio de Restauración, que no se rindan, sin importar las circunstancias, no importa lo mal que piensan que su esposo las esté tratando, y no importa lo que digan los demás. ¡ALABANZA AL SEÑOR EN TODO! Te estoy diciendo que no te rindas; todo vale la pena al final!

¡Gracias por este sitio y gracias a Dios por mi esposo!

RSM Semana 2 Capítulo 10 
"Él Vuelve El Corazón"

“En las manos del Señor el corazón del rey
es como un río: sigue el curso
que el Señor le ha trazado.”
Proverbios 21:1

¿Todos le han dicho que su esposo tiene su propia voluntad; por lo tanto él puede “escoger” no regresar a usted?

Mientras intenta restaurar su matrimonio usted será bombardeada, como otras mujeres han sido, por el ataque violento de aquellos que le dirán que es la elección de su esposo y que él tiene voluntad propia para escoger dejarle a usted o estar con otra mujer. Yo me enfrenté a la misma respuesta, especialmente por parte de pastores. Pero, ¡¡gloria a Dios, Él me enseñó la verdad!!

La clave es no su voluntad, sino la voluntad de Dios. Y mientras yo buscaba la voluntad de Dios, Él me enseñó que era Su voluntad el volver el corazón de mi esposo hacia mí, su esposa, porque es lo que Él unió. ¡Gloria a Dios!

Déjeme mostrarle lo que Él me mostró a mí:

¡¡NO es la voluntad del hombre sino la voluntad de Dios!!

• “Dios hace lo que quiere…” Daniel 4:35

• “…que el Altísimo es el soberano de todos los reinos del mundo, y que se los entrega a quien él quiere” Daniel 4:25.

• “… Dios… puede librarnos… ” Daniel 3:17.

Considere a Nabucodonosor. Después de que su orgullo le causara el arrastrarse como un animal, él dijo de Dios “Dios hace lo que quiere con los poderes celestiales y con los pueblos de la tierra. No hay quien se oponga a su poder ni quien le pida cuentas de sus actos” Daniel 4:35. ¿No es éste el mismo Dios que aún hace las cosas de acuerdo con Su voluntad? ¿Es su esposo mayor que el Rey Nabucodonosor?

Considere también a Jonás. Jonás no estaba dispuesto a hacer lo que Dios quería que él hiciera, pero Dios lo hizo estar dispuesto. “El Señor, por su parte, dispuso un enorme pez para que se tragara a Jonás, quien pasó tres días y tres noches en su vientre” Jonás. 1:17. ¡¡Dios ES INFINITAMENTE CAPAZ de hacer que su esposo esté dispuesto!!

Finalmente, considere a Pablo. “Mientras tanto, Saulo, respirando aún amenazas de muerte contra los discípulos del Señor… una luz del cielo relampagueó de repente a su alrededor… Saulo se levantó del suelo, pero cuando abrió los ojos no podía ver… el Señor Jesús… me ha enviado para que recobres la vista y seas lleno del Espíritu Santo. Al instante, cayó de los ojos de Saulo algo como escamas, y recobró la vista. Se levantó y fue bautizado” Hechos 9:1–18.

¡¡Dios es INFINITAMENTE CAPAZ de cambiar a su esposo en un instante!! ¡Lo he visto infi nitas veces, con mi propio esposo y con muchos otros esposos! Si usted dice “Pero usted no conoce a mi esposo” Yo le diría— ¡usted no conoce a Dios!

Volviendo el corazón

Usted oirá a pastores y a otros cristianos que dicen que es la voluntad de su esposo el abandonarle, divorciarse de usted, o estar con otra mujer. Pero nosotros acabamos de aprender en la Escritura que no es la voluntad del hombre sino la de Dios.

Puede ser la voluntad de su esposo el abandonarle, divorciarse de usted, o estar con alguien más. Sin embargo, ¡Dios puede cambiar su corazón!

No necesitamos preocuparnos por su voluntad. En lugar de eso necesitamos orar por el corazón de nuestros esposos para que sean cambiados. “En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado” Proverbios 21:1.

¡Ore que Dios le dé a su esposo un nuevo corazón y reemplace su corazón de piedra por uno de carne! “Les daré un nuevo corazón, y les infundiré un espíritu nuevo; les quitaré ese corazón de piedra que ahora tienen, y les pondré un corazón de carne” Ezequiel 36:26.

El primer paso para cambiar el corazón de su esposo es encontrar las promesas de Dios, Sus verdades, y luego cumplir con las condiciones para esas promesas. Estos son los versículos que yo memoricé y usé para volver el corazón de Dan hacia mí de nuevo.

• “Cuando el Señor aprueba la conducta de un hombre, hasta con sus enemigos lo reconcilia” Proverbios 16:7.

• “Deléitate en el Señor, y él te concederá los deseos de tu corazón” Salmo 37:4.

• “Encomienda al Señor tu camino; confía en él, y él actuará” Salmo 37:5.

• “Más bien, busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas” Mateo 6:33.

Cuando usted pone a Dios en primer lugar en su vida, Él empezará a volver el corazón de su esposo hacia usted de nuevo. Usted necesita renovar su mente con los versículos en este capítulo y buscar a Dios para que le quebrante y le cambie si usted espera alguna vez que su esposo se preocupe por usted de nuevo.

Veamos las Escrituras que nos dicen que cómo Dios cambió los corazones de hombres y aún de reyes:

• “Dios… que puso en el corazón del rey… ” Esdrás 7:27.

• “Yo voy a endurecer el corazón de los egipcios… ” Éxodo 14:17.

• “El Señor endureció el corazón del faraón… ” Éxodo 10:27.

• “En las manos del Señor el corazón del rey es como un río: sigue el curso que el Señor le ha trazado” Proverbios 21:1

En el libro de Proverbios aprendemos sabiduría. Proverbios 1 versículo 2 al 7 listan los benefi cios de los Proverbios.

• Para adquirir sabiduría.

• Para discernir palabras de inteligencia.

• Para recibir la corrección que da la prudencia, la rectitud, la justicia y la equidad.

• Para infundir sagacidad en los inexpertos.

• Para infundir conocimiento y discreción en los jóvenes.

¡Lea Proverbios todos los días para obtener sabiduría!

Dios es INFINITAMENTE CAPAZ de volver el corazón de su esposo hacia usted de nuevo, pero si usted sigue siendo contenciosa, si la amabilidad no está en su boda, si usted no muestra un espíritu suave y apacible, entonces una vez que su corazón regrese hacia usted, ¡la VIEJA usted causará que él le abandone de nuevo! ¡Asegúrese de leer y volver a leer este libro una y otra vez! ¡Usted debe ser una nueva mujer para que su esposo se quede con usted!

Recuerde, la razón por la que su esposo le ha dejado o ha sido cautivado en adulterio, es que su hogar no estaba edifi cado sobre la roca. Estaba dividido; estaba destruido por sus palabras y su actitud–en otras palabras, porque usted era una mujer contenciosa.

Veamos en Proverbios y en algunas otras Escrituras del Nuevo Testamento:

Sus propias manos. “La mujer sabia edifi ca su casa; la necia, con sus manos la destruye” Proverbios 14:1.

Casa del malvado. “La casa del malvado será destruida” Proverbios 14:11.

Casa dividida contra sí misma. “Todo reino dividido contra sí mismo quedará asolado, y toda ciudad o familia dividida contra sí misma no se mantendrá en pie” Mateo 12:25.

Pero no se derrumbó. “Por tanto, todo el que me oye estas palabras y las pone en práctica, es como un hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Cayeron las lluvias, crecieron los ríos, y soplaron los vientos y azotaron aquella casa; con todo, la casa no se derrumbó porque estaba cimentada sobre la roca” Mateo 7:24–25.

Edifi cados juntamente. “…siendo Cristo Jesús mismo la piedra angular. En él todo el edifi cio, bien armado, se va levantando para llegar a ser un templo santo en el Señor. En él también ustedes son edifi cados juntamente para ser morada de Dios por su Espíritu” Efesios 2:20–22.

No lo separe el hombre. “¿No han leído–replicó Jesús–que en el principio el Creador ‘los hizo hombre y mujer’, y dijo: ‘por eso dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su esposa, y los dos llegarán a ser un solo cuerpo’? Por tanto, lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” Mateo 19:4–6.

Dios ha prometido restaurarle a su esposo de regreso con usted. “La codicia de mi pueblo es irritable, por perversa, en mi enojo, lo he castigado; le he dado la espalda, pero él prefi rió seguir sus obstinados caminos. He visto sus caminos, pero lo sanaré; lo guiaré y lo colmaré de consuelo. Y a los que lloran por él les haré proclamar esta alabanza: ¡Paz a los que están lejos, y paz a los que están cerca! Yo los sanaré–dice el Señor” Isaías 57:17–19.

“Tal vez por eso Onésimo se alejó de ti por algún tiempo, para que ahora lo recibas para siempre, ya no como esclavo, sino como algo mejor: como a un hermano querido, muy especial para mí, pero mucho más para ti, como persona y como hermano en el Señor” Filipenses. 15–16.

¡NADA ES IMPOSIBLE PARA DIOS!

¡EL SEÑOR VUELVE EL CORAZÓN HACIA DONDE ÉL DESEA!

Compromiso personal: pedir a Dios que vuelva el corazón de mi esposo y no temer la voluntad del hombre. “Basada en lo que he aprendido en la Escritura, me comprometo a confi ar en el Señor para que vuelva el corazón de mi esposo. Yo disipo las mentiras de que mi esposo tiene una voluntad propia y por lo tanto, Dios no intervendrá a mi favor ni responderá mis oraciones. Por el contrario, creo que la ‘voluntad de mi esposo’ seguirá hacia donde Dios vuelva su corazón de regreso al hogar”

Por favor escriba un DIARIO con el SEÑOR sobre lo que está aprendiendo cada día por los próximos 30 Días para “Restaurar su Matrimonio”. 

Click Aquí Español: "Lo que aprendí" 30 Día RSM